The Difficult Conversation Must be Had
La conversación difícil que hay que tener

  • English
  • Español

The Difficult Conversation Must be Had

By José Alfaro, LCSW

José Alfaro.

José Alfaro.

Raising a Puerto Rican son in Washington Heights, I often wondered what to tell him about dealing with the police.  Though today the Heights is an area undergoing rapid gentrification, during the 1980’s, it was viewed as a violent, drug-infested community.

As a community activist, I was admittedly leery of the police. My son’s mother and I warned him that the police were not to be considered his friends.  We gave him the warnings that parents often give Brown and Black children, especially the male child: when confronted by the police, don’t make a sudden movement, keep your hands in sight, don’t run, and don’t hang on the corner where the drug dealers are.

I wish that tensions had decreased, but today it seems that relations between communities of color and the police have grown more acerbic than ever.  The killings of Eric Garner in Staten Island, NY, Michael Brown in Ferguson, MO, Oscar Grant in Oakland, CA, and perhaps the most disturbing, 12-year old Tamir Rice in Ohio, as well as so many others, have created a sustained rage throughout the U.S.

Sadly, the challenge for parents of color remains the same today – how do we have the conversation with our children about the police without traumatizing them?

I don’t think we can do it alone. We have to seek others to support our efforts to have these conversations with our youth.

These conversations should take place in religious institutions, social service agencies, community centers, unions, and just about any place that people congregate.

And as a parent and a retired social worker for the city’s Department of Education, I feel that school personnel have a particular responsibility to have this conversation with all youths, particularly youths of color.

Students spend about a third of their day in school.  While some teachers envision themselves as only responsible for covering academics, others realize that they can play an important role in providing the social emotional support that young people need to become adults.

Dealing with issues of race and racism is such an integral aspect of the social emotional development of children that I believe that schools, in providing an education for life, must face these “difficult conversations.”

I realize that there are many obstacles.

One is that in New York City, as in much of the U.S., the teaching staff has become increasingly white as the number of teachers of color diminishes.  This often means having a non-person of color facilitating a conversation about race and racism, a prospect that I believe that many parents of color are concerned about.  I share these concerns, as I have had numerous conversations with teachers about these issues and have too often been met with silence, or comments such as “I don’t see color, it’s too divisive, it’s too emotional, I don’t know how to have the conversation, I don’t want to depress the students even more, and/or it’s not my responsibility.”

Es hora que hablemos en nuestras escuelas.

Bring the discussion into the schools.

Yet, I have also found that there are teachers, of all races and nationalities, who rise to the challenge presented by the reality of their students’ lives and have the “difficult conversation,” as intimidating as it may be.

An important initial step in having this conversation is for teachers to carefully listen to what students and their families are saying.

When we listen carefully, we find that students are already having the conversation without us, often with a mixture of anger, cynicism, and feelings of disempowerment.  I also suspect that sometimes the trauma of these experiences, even if limited to vicarious trauma, can be reflected in a student’s inappropriate behavior and academic difficulties.

I propose that throughout the nation schools open their doors and welcome the communities they serve to begin consistently having these “difficult conversations.” Schools must be provided with the financial resources to train staff, students, and community members so that these discussions, while painful and challenging, can take place within a safe, empowering and hopeful space.

As adults, our goal in these conversations is to sharpen our listening skills in order to deepen our understanding of the issues, and perhaps more importantly, help us develop an emotional grounding that will allow us to be present in the heat of the discussion.

When having these conversations, I utilize a restorative practice circle derived from indigenous cultures where people sat in circle discussing community issues.  Today it is used in the legal system as a way of holding people accountable and in schools to build “caring communities.”  This approach has been found to be an effective way to reduce inappropriate behavior, reduce suspensions and break the “school to prison pipeline.”

In a restorative circle, the circle keeper passes a talking piece around and participants are encouraged to respond to the prompts of the circle keeper.  It is a democratic process that encourages participants to develop a trust with one another so that they feel safe when having the more “difficult conversations.”  Safe enough to respect and challenge one another, but at the same time uncomfortable, which occurs when hard dialogue happens and the scars of racism are exposed.

Logo

Logo

Circles can be incredibly therapeutic. As a psychologist friend frequently reminds me, “you don’t have to be a therapist to be therapeutic.”

Can the school system meet the challenge of opening the discussion?

Truthfully I’m not sure, in fact, I have doubts.  But I’ve seen enough young people and adults trying out the conversation to believe that it’s possible.  I also believe that history has shown us that without the protests in the streets, much of America would not even be considering having these “difficult conversations.”

As parents and as educators, when we are silent about difficult issues, it says to our youth that these issues are either too difficult to discuss and/or not worthy of discussion.

It is a form of denying reality – the reality of our youth of color.

When we say that school is for discussing important subjects, yet omit race and racism, we send the message that the issues they are facing do not merit the time or attention that the traditional academic issues do.

That is a dangerous message for adults to give to young minds.

Let’s start talking.

 

José Alfaro, LCSW is a retired public school teacher and school social worker who returns to schools as a member of Teachers Unite to help schools develop programs of restorative practice, including restorative justice, in an effort to create “caring communities.” For more information please contact him at joalfaro49@aol.com and/or Teachers Unite at www.TeachersUnite.net.

 

Resources

La conversación difícil que hay que tener

Por José Alfaro, LCSW

José Alfaro.

José Alfaro.

Criando a un hijo puertorriqueño en Washington Heights, a menudo me preguntaba qué decirle sobre cómo lidiar con la policía. Aunque hoy the Heights es un área en proceso de aburguesamiento, durante los años 80 era vista como una comunidad violenta e infestada de drogas. Como activista comunitario estaba muy receloso de la policía, y la madre de mi hijo y yo le advertimos que la policía no debía ser considerada una amiga. Le dimos las advertencias habituales que los padres a menudo dan a los de tez trigueña y los chicos negros, especialmente a los hijos varones: al enfrentarte con la policía no hagas movimientos repentinos, mantén las manos a la vista, no corras y no pases el tiempo en la esquina donde los traficantes de drogas están.

Me gustaría que decir que las tensiones han disminuido, pero parece que hoy las relaciones entre las comunidades de color y la policía se han vuelto más ásperas que nunca. Los asesinatos de Eric Garner en Staten Island, NY; Michael Brown en Ferguson, MO; Oscar Grant en Oakland, CA; y quizás el más inquietante, Tamir Arroz, de 12 años de edad, en OH; así como otros tantos, han creado una continua furia en todos los Estados Unidos que se difunde a través de las redes sociales.

Por desgracia, el desafío para los padres de color sigue siendo el mismo hoy: ¿cómo tenemos con nuestros hijos la conversación sobre la policía sin traumatizarlos? Yo no creo que podamos hacerlo solos. Creo que tenemos que buscar a otros que apoyen nuestros esfuerzos para tener estas conversaciones con nuestros jóvenes.

Creo que estas conversaciones deberían tener lugar en instituciones religiosas, agencias de servicios sociales, centros comunitarios, sindicatos y casi cualquier lugar de reunión; sin embargo, como padre y trabajador social jubilado del Departamento de Educación de Nueva York, siento que el personal escolar tiene la responsabilidad particular de tener esta conversación con todos los jóvenes, especialmente con los de color. A pesar de los muchos cambios en el sistema educativo (pruebas excesivas, privatización, etc.) que pueden disminuir la relación entre los estudiantes y el personal docente, los estudiantes pasan un tercio del día en la escuela. Si bien algunos maestros se ven a sí mismos como solamente responsables de cubrir lo académico, otros se dan cuenta de que pueden jugar un papel importante brindando a los chicos el apoyo social y emocional que necesitan para convertirse en adultos. Lidiar con las cuestiones de raza y el racismo es un aspecto integral del desarrollo social y emocional de los niños, y  creo que las escuelas, en su labor de educar para la vida, deben enfrentar, a través de estas “conversaciones difíciles”.

Es hora que hablemos en nuestras escuelas.

Es hora que hablemos en nuestras escuelas.

Al mismo tiempo me doy cuenta de que hay muchas razones por las que las escuelas sienten que no son el lugar adecuado para tener la conversación y/o tienen miedo de tenerla. Un obstáculo es que en la ciudad de Nueva York, como en gran parte de los Estados Unidos, el personal docente se ha vuelto cada vez más blanco, mientras que el número de profesores de color va disminuyendo. Esto significa que con frecuencia, una persona que no es de color es quien facilita la conversación sobre la raza y el racismo con los estudiantes, algo que creo preocupa a muchos padres de color. Comparto estas preocupaciones, sobre todo porque he tenido numerosas conversaciones con maestros sobre estos temas y por desgracia a menudo me he encontrado con silencio o comentarios como: “Yo no veo color, es demasiado divisivo, es demasiado emocional, yo no sé cómo tener la conversación, yo no quiero deprimir a los estudiantes aún más y/o no es mi responsabilidad”.

Al mismo tiempo, me parece que hay maestros de todas las razas y nacionalidades, quienes a pesar de no tener la experiencia de discutir la raza y el racismo en sus vidas o sus clases, abordan el desafío presentado por la realidad de las vidas de sus alumnos y tienen la “conversación difícil”, tan intimidante como pueda ser.

Creo que un paso inicial importante para tener estas conversaciones es que los profesores escuchen atentamente lo que los estudiantes y sus familias están diciendo. He encontrado que cuando escuchamos con atención, vemos que los estudiantes tienen la conversación sin nosotros, a menudo con una mezcla de rabia, cinismo y sentimientos de impotencia. También sospecho que a veces el trauma de estas experiencias, aunque se limite a una situación indirecta, se puede reflejar en el comportamiento inapropiado de un estudiante y/o dificultades académicas.

Propongo que las escuelas, en toda la nación, abran sus puertas y den la bienvenida a las comunidades a las que sirven para empezar a tener de forma consistente estas “conversaciones difíciles”, que requieren tanto de voluntad como de habilidad. Esto significa que las escuelas deben contar con los recursos financieros para capacitar al personal, los estudiantes y los miembros de la comunidad para que estas discusiones, aunque dolorosas y desafiantes, puedan tener lugar dentro de un espacio seguro, empoderado y esperanzador. Como adultos, nuestro objetivo con estas conversaciones es agudizar nuestras habilidades de escucha, con el fin de profundizar nuestra comprensión de los problemas y, tal vez más importante, nos ayudará a desarrollar un fundamento emocional que nos permita estar presentes en la discusión. Creo que esta puede ser una de las campañas educativas más importantes que nuestros sistemas escolares emprendan en una sociedad que evita las conversaciones sobre la raza.

Cuando tengo estas conversaciones con jóvenes y con adultos utilizo un círculo de la práctica restaurativa, derivado de las culturas indígenas, donde las personas se sientan en círculo para discutir los temas de la comunidad. Hoy en día se utiliza en el sistema legal como una forma de responsabilizar a las personas, y también en las escuelas para construir “comunidades solidarias”. Este enfoque ha demostrado ser una forma efectiva para reducir el comportamiento inapropiado, disminuir suspensiones y romper el “canal de la escuela a la prisión”.

Logo

Logo

En un círculo de restauración, el guardián del círculo va pasando una pieza hablada y anima a los participantes a responder. Es un proceso democrático que busca que los participantes confíen en sus compañeros para sentirse seguros cuando tienen las más “difíciles conversaciones”. Suficientemente seguros para respetarse y desafiarse mutuamente, pero a la vez incómodos, el tipo de malestar que se produce cuando las conversaciones difíciles ocurren y las cicatrices del racismo están expuestas. Los círculos pueden ser increíblemente terapéuticos y como un amigo psicólogo con frecuencia me recuerda: “no tienes que ser terapeuta para ser terapéutico”.

¿Puede el sistema escolar afrontar el reto de “abrir el debate”? A decir verdad no estoy seguro, de hecho tengo dudas, pero he visto a muchos jóvenes y adultos intentar tener estas conversaciones creyendo que es posible. Al mismo tiempo, pienso que la historia nos ha demostrado que sin las protestas en las calles, gran parte de América ni siquiera estaría pensando en tener estas difíciles conversaciones.

Como padres y educadores, cuando nos mantenemos callados sobre cuestiones difíciles, enviamos a nuestros jóvenes el mensaje de que estos temas son demasiado complicados para que sean discutidos y/o no valen la pena. En cierto modo es una forma de negar la realidad de los jóvenes de color, porque cuando decimos que la escuela es para discutir temas importantes, pero omitimos la raza y el racismo, enviamos el mensaje de que un problema que ellos enfrentan constantemente no merece el tiempo de los temas académicos tradicionales. Creo que ese es un mensaje peligroso de los adultos para las mentes jóvenes.

 

José Alfaro, LCSW es un maestro jubilado de escuelas públicas de NYC y trabajador social escolar que regresa a las escuelas como miembro de Teachers Unite para ayudarlas a desarrollar programas de práctica restaurativa, incluida la justicia restaurativa, en un esfuerzo para crear “comunidades solidarias”, reducir suspensiones y eliminar lo que es referido como “el  canal de la escuela a  la prisión”. Él anima firmemente a las escuelas a tener “conversaciones difíciles” sobre temas desafiantes de manera constante. Para obtener más información, póngase en contacto con él en joalfaro49@aol.com y/o a través de  Teachers Unite en www.TeachersUnite.net.

 

Recursos: