CommunityMental Health

What’s in a Number?
¿Qué hay en un número?

What’s in a Number?

By Kathleen M. Pike, PhD

My oldest son’s high school basketball jersey was number 24. We bought a house with 24 as the street address. Next, younger siblings picked 24 for their team jerseys. Before we knew it, 24 became our family’s lucky number. Proof of its portending good fortune, my first grandchild was born on the 24th of June this year.

Numbers matter.

Numbers carry meaning based on experience, and some carry meaning for one generation but not another. Decades after first being imprinted in my brain, five sets of numbers still carry major emotional and psychological import for me. Shared with others from my generation, they are likely to be just numbers for the next generation. 

The terrorist attacks were witnessed directly by over 100,000 people.

9/11. This month marked twenty-one years since the coordinated suicide terrorist attacks conducted by al-Qaeda against the United States. Anyone alive on that tragic day in September 2001 has 9/11 seared in memory both for the significance of that day’s events, and the impact of those events on the trajectory of subsequent historical events. I was in Japan on September 11, 2001, and I remember the exact details of hearing so quickly about the first plane crash. I was already watching the reporting on television when the second plane flew into the World Trade Center. Over 100,000 people witnessed the terrorist attacks directly, while countless others watched or listened to television or other real-time media as events unfolded. 9/11 was a collective trauma shared by groups of people, communities, and societies worldwide. A study of 2,733 people across the U.S. conducted one to two months after the attacks found that 11.2% of NYC residents and 4% of US residents met criteria for Post-Traumatic Stress Disorder. Another study led by long-time colleague, Dr. Sandro Galea, further documented that people’s proximity to the attacks was a significant factor, with those in closer proximity having higher rates of PTSD.

The musical breaks down a year into precise minutes.

525,600 (minutes). If you are like me, you cannot say this number without singing it. Thanks to “Seasons of Love” from the 1996 Broadway musical Rent, written and composed by Jonathan Larsen, we all know that a year contains 525,600 minutes. Beyond counting the minutes, the song entreats us to consider how to measure what matters in a year of a person’s life. Set in a quickly gentrifying neighborhood in downtown Manhattan, the AIDS crisis, homophobia, transgender activism, and economic inequality are front stage in this musical. Rent brought home the intimate link between HIV/AIDS and mental health. According to the National Institute of Mental Health, people living with HIV and AIDS are at higher risk of developing mood, anxiety, and cognitive disorders, and depression is one of the most common mental health conditions faced by people living with HIV. Both HIV-related medical conditions and HIV medications can contribute to depression, on top of the mental health burden associated with stigma related to HIV/AIDS.

Yankee Roger Maris hit his sixty-first home run in 1961.

61 in 61. Baseball fans from my generation know this reference immediately. On the first of October 1961, in the last game of the season against the Boston Red Sox, Yankee Roger Maris hit his sixty-first home run.  In that moment, he set a new Major League Baseball single-season home run record, surpassing Babe Ruth’s previous record of sixty, and holding the title until 1998. Sports and exercise are tied to mental health in multiple ways. Exercise has well-documented benefits for mental health and overall well-being. By releasing endorphins in the brain, exercise can relieve stress and pain, increase energy levels, elevate mood, and boost self-esteem. In fact, exercising for as little as 35 minutes a day can treat mild to moderate depression as effectively as antidepressant medication. And maintaining a regular routine of exercise helps prevent relapse of depression. Compared to individual sports, team sports tend to have a greater positive impact on mental health for adults and teens alike. Of course, the competitive pressures of sports can eclipse the mental health benefits of exercise, as highlighted in recent years by Michael Phelps, Simone Biles, and Naomi Osaka.

Anticipatory anxiety around the world can be fanned by the media.

Y2K. Remember the hype leading up to the year 2000?! With ever-accelerating media coverage, fears of a “millennium bug” grew as the world marched towards the year 2000 with computer programs designed in the 1960s using a two-digit code for the year (e.g., 64 instead of 1964). Many worried that computer systems would interpret “00” as 1900 instead of 2000, causing global systems failure, upending critical infrastructures like power plant radiation monitoring systems, aviation schedules, and banking calculations of interest rates. Some countries (e.g., USA and UK) spent hundreds of millions of dollars to avert disaster. Others (e.g., Italy, Russia, South Korea) spent virtually nothing. The anticipatory anxiety around the world was fanned by the media, who painted a dire picture of a computer-induced apocalypse, with large-scale blackouts, infrastructure damage, and even political chaos. Anxiety is a common mental health issue globally, and in anticipation of Y2K, multiple studies reported elevations in generalized anxiety disorder. From a mental health perspective, Y2K represents the quintessential conditions for inducing anxiety: anticipated change, high-level ambiguity, rampant speculation, unknown expertise, perceived risk, low level of personal agency to mitigate such risk, and media hype. When only a few issues arose after the date passed, some people dismissed Y2K as a “hoax” while others asserted that effective strategic efforts averted disaster. This is an age-old dilemma for effective prevention strategies. When they work, people tend to discount the concern rather than value the prevention efforts.

Music has profound links to mental health.

33 or 45 or 78 (revolutions per minute). This takes us back to the era of vinyl and the explosion of music in the sixties and seventies. Many of us can still see the print and pictures on those paper sleeves that protected our cherished records against scratches, the iconic designs of original album covers, and record players themselves. Music has profound links to mental health. The psychological benefits of listening to music are plentiful: improved cognitive performance and memory, reduced stress, enhanced pain management, increased motivation, diminished symptoms of depression, and more. Listening to specific genres of music has been found to reduce the stress hormone cortisol, which is part of why music is associated with relaxation. Music therapy is a safe, low-risk way to help reduce depression and anxiety in patients suffering from neurological conditions such as dementia, stroke, and Parkinson’s disease.

The anniversary of 9/11 got me thinking about the link between numbers and mental health. The start of the new school year got me thinking that most students from kindergarten through university will have no personal experience with these numbers that are seared in my generation’s memory. I wonder what numbers will carry emotional and psychological significance for GenZ and beyond. And I am intent on asking my nonagenarian parents for the numbers that help tell their generation’s stories and history.

¿Qué hay en un número?

Por Kathleen M. Pike, PhD
ICONO DE DIÁLOGO DIRECTO

La camiseta de baloncesto que llevaba mi hijo mayor en la preparatoria era el número 24. Compramos una casa con el 24 como dirección. Luego, los hermanos menores eligieron el 24 para las camisetas de sus equipos. Antes de darnos cuenta, el 24 se convirtió en el número de la suerte de nuestra familia. Como prueba de su buena suerte, mi primer nieto nació el 24 de junio de este año. 

Los números importan.

Los números tienen un significado basado en la experiencia, y algunos tienen un significado para una generación, pero no para otra. Décadas después de haberse grabado en mi cerebro, cinco grupos de números siguen teniendo una gran importancia emocional y psicológica para mí. Compartidos con otros de mi generación, es probable que sólo sean números para la siguiente. 

El 11 de septiembre fue un trauma colectivo.

9/11. Este mes se han cumplido veintiún años de los atentados terroristas suicidas coordinados por Al Qaeda contra Estados Unidos. Cualquiera que estuviera vivo en ese trágico día de septiembre de 2001 tiene el 11-S grabado en la memoria, tanto por la importancia de los acontecimientos de ese día como por el impacto de los mismos en la trayectoria de los acontecimientos históricos posteriores. Yo estaba en Japón el 11 de septiembre de 2001, y recuerdo los detalles exactos de la rápida noticia del primer accidente aéreo. Ya estaba viendo la información en la televisión cuando el segundo avión se estrelló contra el World Trade Center. Más de 100,000 personas fueron testigos directos de los ataques terroristas, mientras que otras innumerables vieron o escucharon la televisión u otros medios de comunicación en tiempo real mientras se desarrollaban los acontecimientos. El 11-S fue un trauma colectivo compartido por grupos de personas, comunidades y sociedades de todo el mundo. Un estudio de 2,733 personas de todo Estados Unidos realizado entre uno y dos meses después de los atentados reveló que el 11.2% de los residentes de Nueva York y el 4% de los residentes de Estados Unidos cumplían los criterios del trastorno de estrés postraumático. Otro estudio dirigido por el Dr. Sandro Galea, colega desde hace mucho tiempo, documentó además que la proximidad de las personas a los atentados era un factor importante, ya que los que estaban más cerca tenían mayores tasas de TEPT.

El musical analiza un año en minutos precisos.

525,600 (minutos). Si es usted como yo, no puede decir este número sin cantarlo. Gracias a “Seasons of Love” del musical de Broadway Rent de 1996escrito y compuesto por Jonathan Larsen, todos sabemos que un año contiene 525,600 minutos. Más allá de contar los minutos, la canción nos invita a considerar cómo medir lo que importa en un año de la vida de una persona. Ambientada en un barrio del centro de Manhattan que se está aburguesando rápidamente, la crisis del sida, la homofobia, el activismo transgénero y la desigualdad económica son los protagonistas de este musical. Rent puso de manifiesto la íntima relación entre el VIH/SIDA y la salud mental. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, las personas que viven con VIH y SIDA corren un mayor riesgo de desarrollar trastornos cognitivos, de ansiedad y del estado de ánimo, y la depresión es una de las condiciones de salud mental más comunes a las que se enfrentan las personas con VIH. Tanto las condiciones médicas relacionadas con el VIH como los medicamentos para el VIH pueden contribuir a la depresión, además de la carga de salud mental asociada al estigma relacionado con el VIH/SIDA.  

El jugador de los Yankees, Roger Maris, consiguió su sexagésimo primer jonrón en 1961.

61 en 61. Los aficionados al béisbol de mi generación conocen esta referencia inmediatamente. El 1 de octubre de 1961, en el último partido de la temporada contra los Medias Rojas de Boston, el yanqui Roger Maris conectó su sexagésimo primer jonrón. En ese momento, estableció un nuevo récord de jonrones en una temporada de las Grandes Ligas, superando el anterior récord de Babe Ruth, de sesenta, y manteniendo el título hasta 1998. El deporte y el ejercicio están vinculados con la salud mental de múltiples maneras. El ejercicio tiene beneficios bien documentados para la salud mental y el bienestar general. Al liberar endorfinas en el cerebro, el ejercicio puede aliviar el estrés y el dolor, aumentar los niveles de energía, elevar el estado de ánimo y aumentar la autoestima. De hecho, hacer ejercicio durante tan sólo 35 minutos al día puede tratar la depresión leve o moderada con la misma eficacia que la medicación antidepresiva. Y mantener una rutina regular de ejercicio ayuda a prevenir las recaídas de la depresión. En comparación con los deportes individuales, los deportes de equipo tienden a tener un mayor impacto positivo en la salud mental tanto de los adultos como de los adolescentes. Por supuesto, las presiones competitivas del deporte pueden eclipsar los beneficios del ejercicio para la salud mental, como han puesto de manifiesto en los últimos años Michael Phelps, Simone Biles y Naomi Osaka.

La ansiedad anticipada en todo el mundo puede ser avivada por los medios de comunicación.

Y2K. ¿Recuerda el revuelo que se armó antes del año 2000? Con una cobertura mediática cada vez más intensa, creció el temor a un “error del milenio”, a medida que el mundo avanzaba hacia el año 2000 con programas informáticos diseñados en la década de 1960 que utilizaban un código de dos dígitos para el año (por ejemplo, 64 en lugar de 1964). A muchos les preocupaba que los sistemas informáticos interpretaran el “00” como 1900 en lugar de 2000, lo que provocaría un fallo en los sistemas mundiales, poniendo en peligro infraestructuras críticas como los sistemas de control de la radiación de las centrales eléctricas, los horarios de la aviación y los cálculos bancarios de los tipos de interés. Algunos países (por ejemplo, Estados Unidos y el Reino Unido) gastaron cientos de millones de dólares para evitar el desastre. Otros (por ejemplo, Italia, Rusia y Corea del Sur) no gastaron prácticamente nada. La ansiedad anticipada en todo el mundo fue avivada por los medios de comunicación, que pintaron una imagen nefasta de un apocalipsis inducido por la informática, con apagones a gran escala, daños en las infraestructuras e incluso caos político. La ansiedad es un problema de salud mental común en todo el mundo, y en previsión del efecto 2000, múltiples estudios informaron de un aumento del trastorno de ansiedad generalizada. Desde el punto de vista de la salud mental, el efecto 2000 representa la quintaesencia de las condiciones que inducen a la ansiedad: cambio anticipado, ambigüedad de alto nivel, especulación desenfrenada, experiencia desconocida, riesgo percibido, bajo nivel de agencia personal para mitigar dicho riesgo y exageración mediática. Cuando sólo surgieron unos pocos problemas después de la fecha, algunas personas tacharon el efecto 2000 de “engaño”, mientras que otras afirmaron que los esfuerzos estratégicos eficaces evitaron el desastre. Se trata de un viejo dilema para las estrategias de prevención eficaces. Cuando funcionan, la gente tiende a descartar la preocupación en lugar de valorar los esfuerzos de prevención.

La música tiene profundos vínculos con la salud mental.

33 o 45 o 78 (revoluciones por minuto). Esto nos lleva a la era del vinilo y a la explosión de la música en los años sesenta y setenta. Muchos de nosotros aún podemos ver la impresión y las imágenes de aquellas fundas de papel que protegían nuestros preciados discos contra los arañazos, los diseños icónicos de las portadas originales de los álbumes y los propios tocadiscos. La música tiene profundos vínculos con la salud mental. Los beneficios psicológicos de escuchar música son abundantes: mejora del rendimiento cognitivo y la memoria, reducción del estrés, mejora del manejo del dolor, aumento de la motivación, disminución de los síntomas de la depresión, etc. Se ha comprobado que escuchar determinados géneros musicales reduce la hormona del estrés, el cortisol, que es una de las razones por las que la música se asocia a la relajación. La musicoterapia es una forma segura y de bajo riesgo de ayudar a reducir la depresión y la ansiedad en pacientes que sufren afecciones neurológicas como demencia, derrame cerebral y enfermedad de Parkinson.

El aniversario del 11-S me hizo pensar en la relación entre los números y la salud mental. El comienzo del nuevo año escolar me hizo pensar que la mayoría de los estudiantes desde el jardín de infancia hasta la universidad no tendrán ninguna experiencia personal con estos números que están grabados en la memoria de mi generación. Me pregunto qué números tendrán un significado emocional y psicológico para la Generación Z y las siguientes. Y tengo la intención de preguntar a mis padres nonagenarios por los números que ayudan a contar los relatos y la historia de su generación.

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker