“We don’t have an answer”
“No tenemos una respuesta”

  • English
  • Español

“We don’t have an answer”

Summer camp budget cuts spark concern

By Gregg McQueen

Summer camp fun may be in peril for many middle schoolers.

Summer fun may be finished.

As the school year nears its end, many New York City children look forward to summer camp.

But, should city budget cuts proceed, many providers are warning of a joyless season ahead.

Mayor Bill de Blasio’s preliminary budget for Fiscal Year 2022 eliminates funding for summer School’s Out NYC (SONYC) programs, affecting more than 43,000 middle school students.

The programs provide free, structured recreational activities and trips for youth specifically in grades 6, 7 and 8.

Providers of SONYC summer camps are “bracing for a devastating impact” on middle schoolers if cuts are not restored, said Nora Moran, Director of Policy and Advocacy for United Neighborhood Houses (UNH), which represents 44 settlement houses throughout the city.

“These children had fewer opportunities this year for in-person learning, compared to other students. Due to the pandemic, they’re facing high levels of isolation, and their families might have experienced death, financial loss, economic challenges,” Moran said. “Across the board, it’s been a very difficult year for young people. If there are no summer options for enriching activities, that’s very concerning.”

Mike Halpern, Director of Youth Services at Mosholu Montefiore Community Center (MMCC), called the pandemic “a nightmare for these kids.”

“Their schools keep closing. Kids sit on a screen all day. They don’t really have a chance to socialize,” he said.

Each summer, MMCC takes about 400 middle school kids from 11 SONYC sites throughout Northern Manhattan and the Bronx to a day camp in Harriman State Park three days a week.

Though campers participate in swimming, boating, archery, soccer, tennis and other physical activities, the socialization aspect is one of the most important benefits, Halpern said.

“The relationships they create with others, it’s crucial to the development of children. For the city to take that away, it’s insane,” he remarked.

“A lot of students have been going to school in their bedroom for the past year. There hasn’t been a lot of social interaction with other students their age and they haven’t seen many other adults outside of the people in their immediate household,” added Moran.

At a City Council hearing on March 11, Moran testified that city-funded summer programs are essential for the emotional well-being of children.

“The mental health toll of this pandemic will be with this generation for years to come, and the disparate impacts on young people of color and low-income young people threaten to widen already existing racial and economic gaps,” Moran told legislators.

A MMCC staffer takes a camper’s temperature in 2020.

When de Blasio released his FY22 Preliminary budget in January, he said the city needed to make “responsible choices in light of deep revenue losses due to COVID-19.”

The city has shouldered nearly $6 billion in unexpected costs due to the pandemic, de Blasio said, and faces a budget gap of approximately $5.25 billion, an increase from $3.75 billion in November 2020.

De Blasio’s proposed budget eliminates all funding for summer SONYC this year, cutting $5.7 million in baselined funding and forgoing expansion funds that have been included in the adopted budgets from FY16 to FY20.

At the Council hearing, Moran called for the city to invest $25.7 million to support 43,000 summer SONYC slots.

“The Mayor and City Council must work together to restore Summer SONYC funding immediately,” she stated. “This funding must be restored by the Executive Budget, otherwise we run the risk of providers not being able to use these funds because they arrive too late.”

The American Rescue Plan, the $1.9 trillion federal stimulus bill passed by Congress in the wake of COVID-19, includes funding earmarked for summer youth programming.

“We’re hopeful that those funds can be used to restore summer SONYC,” Moran said.

Mayor Bill de Blasio’s preliminary budget eliminates funding for summer programs.

Nelson Palacios, Children and Youth Services Coordinator for Southeast Bronx Neighborhood Centers (SEBNC), noted that summer SONYC programs, which are funded through the Department of Youth and Community Development (DYCD), cater to children from low-income families. His organization runs camp activities at several public schools and typically receives more applicants than available lottery slots.

Applicants are always accepted to the program, even though it means SEBNC must operate the camps at a financial loss.

“We’re not turning anyone down,” Palacios said. “The most important thing is to get them off the streets and get them doing something worthwhile. These are families that desperately need this.”

“When we see kids in the neighborhood right now, they ask me if we’re having a summer camp this year. Parents are constantly asking me about it. We don’t have an answer for them,” he said.

Moran expressed concern that lack of summer camps will create a problem for parents who need childcare.

“We’re very worried that parents won’t have affordable childcare options for this summer, especially if they’re essential workers,” she said. “Where will kids go if that’s the case?”

The proposed cuts would impact more than 43,000 middle school students.

Palacios was blunt in his assessment of the proposed budget cuts.

“Eliminating SONYC programs, it’s going to create chaos and some of these kids won’t survive the summer,” he stated. “I think that kids could end up dead because of it. That’s the way that I feel.”

Loss of summer programming will also create job losses in the city, Halpern said.

“A lot of the kids who have gone through our summer SONYC program end up coming back to work for us as counselors,” he said.

A summer camp option at MMCC that requires parents to pay tuition has seen a 25 percent jump in enrollment for summer 2021, Halpern reported. “That shows how much families want camp this year,” he said, “but many families need those free slots instead.”

When contacted for comment on the proposed budget cuts, the de Blasio administration said it traditionally works with the City Council at Budget Adoption in June to address the final funding levels for summer youth programming.

“We are currently exploring funding options for summer youth programs,” City Hall spokeswoman Laura Feyer wrote in an email.

Moran pointed out that new Schools Chancellor Meisha Porter has indicated an interest in partnerships between the Department of Education and community-based organizations this summer, with both academic and enrichment activities happening alongside each other.

MMCC’s Mike Halpern.

“We think this is a positive thing and we hope that interest on her part will lead to a restoration of these funds,” Moran said.

Youth advocates and camp providers are accustomed to summer camp funding being caught up in the annual budget process. In 2020, the city’s Preliminary Budget slashed all summer camp funding. While the final Executive Budget restored some of the cuts, the money was allotted for kids in elementary school COMPASS programs.

“If something doesn’t change, this will be two years in a row that kids of middle school age won’t have these programs,” Halpern said.

Last year, the Mayor and City Council did not agree on a final budget deal until July 1.

Another eleventh-hour agreement would take a toll on camp providers, who need sufficient time to get permits in place, staff cleared by background checks and COVID-19 safety plans prepared.

“Some of our summer camps could not even run last year because we couldn’t get set up in time. If DYCD says you’ve been funded a week before camp happens, we are running around like chickens without heads, no matter how good your planning is,” remarked Palacios.

He called on the city to imbed baseline funding in its annual budgets for summer youth programming.

“We need it to be baselined. We cannot play politics with our children,” he said. “We cannot cheat them year in and year out and expect them to become model citizens.”

“No tenemos una respuesta”

Los recortes presupuestarios amenazan los campamentos

Por Gregg McQueen

Los proveedores de campamentos están pidiendo financiación básica.

La diversión del verano puede haber terminado.

A medida que el año escolar se acerca a su fin, muchos niños de la ciudad de Nueva York esperan con ansias el campamento de verano.

Pero, en caso de que continúen los recortes presupuestarios, muchos proveedores advierten que se avecina una temporada triste.

El presupuesto preliminar del alcalde Bill de Blasio para el año fiscal 2022 elimina los fondos para los programas de la escuela de verano Out NYC (SONYC), que afectaría a más de 43,000 estudiantes de secundaria.

Los programas brindan actividades recreativas estructuradas y gratuitas y viajes para jóvenes específicamente en los grados 6, 7 y 8.

Los proveedores de los campamentos de verano de SONYC se están “preparando para un impacto devastador” en los estudiantes de secundaria si no se restauran los recortes, dijo Nora Moran, directora de políticas y defensa de United Neighborhood Houses (UNH), que representa a 44 casas de asentamiento en toda la ciudad.

“Estos niños tuvieron menos oportunidades este año para el aprendizaje en persona, en comparación con otros estudiantes. Debido a la pandemia, enfrentan altos niveles de aislamiento, sus familias podrían haber experimentado muerte, pérdidas financieras, desafíos económicos”, dijo Moran. “En general, ha sido un año muy difícil para los jóvenes. Si no hay opciones de verano para actividades enriquecedoras, eso es muy preocupante”.

Mike Halpern, director de Servicios Juveniles del Centro Comunitario Mosholu Montefiore (MMCC, por sus siglas en inglés), calificó la pandemia como “una pesadilla para estos niños”.

“No podemos jugar a la política con nuestros hijos”, dijo el Coordinador de Servicios Juveniles Nelson Palacios.

“Sus escuelas siguen cerrando. Los niños se sientan frente a una pantalla todo el día. Realmente no tienen oportunidad de socializar”, dijo.

Cada verano, MMCC lleva a unos 400 niños de secundaria de 11 sitios de SONYC en todo el norte de Manhattan y el Bronx a un campamento diurno en el Parque Estatal Harriman tres días a la semana.

Aunque los campistas participan en natación, paseos en bote, tiro con arco, fútbol, ​​tenis y otras actividades físicas, el aspecto de la socialización es uno de los beneficios más importantes, dijo Halpern.

“Las relaciones que crean con los demás son cruciales para el desarrollo infantil. Que la ciudad elimine eso, es una locura”, comentó.

“Muchos estudiantes asistieron a la escuela en su dormitorio durante el año pasado. No ha habido mucha interacción social con otros estudiantes de su edad y no han visto a muchos otros adultos además de las personas de su hogar inmediato”, agregó Moran.

En una audiencia del Concejo Municipal el 11 de marzo, Moran testificó que los programas de verano financiados por la ciudad son esenciales para el bienestar emocional de los niños.

“El costo de la salud mental de esta pandemia estará con esta generación en los próximos años, y los impactos dispares sobre los jóvenes de color y los jóvenes de bajos ingresos amenazan con ampliar las brechas raciales y económicas ya existentes”, dijo Moran a los legisladores.

Cuando de Blasio publicó su presupuesto preliminar para el año fiscal 22 en enero, dijo que la ciudad necesitaba tomar “decisiones responsables a la luz de las profundas pérdidas de ingresos debido a la COVID-19”.

La ciudad ha asumido casi $6 mil millones de dólares en costos inesperados debido a la pandemia, dijo de Blasio, y enfrenta una brecha presupuestaria de aproximadamente $5.25 mil millones de dólares, un aumento de $3.75 mil millones de dólares en noviembre de 2020.

El presupuesto propuesto de De Blasio elimina todos los fondos para SONYC de verano este año, recortando $5.7 mil millones en fondos de línea base y renuncia a los fondos de expansión que se han incluido en los presupuestos adoptados del año fiscal 2016 al año fiscal 2020.

En la audiencia del Concejo, Moran pidió a la ciudad que invierta $25.7 millones de dólares para apoyar 43,000 lugares SONYC de verano.

“Ha sido un año muy difícil para los jóvenes”, dijo Nora Moran de UNH.

“El alcalde y el Concejo Municipal deben trabajar juntos para restaurar inmediatamente los fondos de SONYC de verano”, afirmó. “Este financiamiento debe ser restituido por el Presupuesto Ejecutivo, de lo contrario corremos el riesgo de que los proveedores no puedan usar estos fondos porque llegan demasiado tarde”.

El Plan de Rescate Estadounidense, el proyecto de ley de estímulo federal de 1.9 billones de dólares aprobado por el Congreso a raíz de la COVID-19, incluye fondos destinados a la programación juvenil de verano.

“Tenemos la esperanza de que esos fondos se puedan utilizar para restaurar el SONYC de verano”, dijo Moran.

Nelson Palacios, coordinador de Servicios para Niños y Jóvenes de los Centros Southeast Bronx Neighborhood (SEBNC, por sus siglas en inglés), señaló que los programas de verano de SONYC, que son financiados a través del Departamento de Desarrollo Juvenil y Comunitario (DYCD, por sus siglas en inglés), atienden a niños de familias de bajos ingresos. Su organización lleva a cabo actividades de campamento en varias escuelas públicas y, por lo general, recibe más solicitantes que los espacios disponibles en la lotería.

Los solicitantes siempre son aceptados en el programa, a pesar de que significa que SEBNC debe operar los campamentos con una pérdida financiera.

“No vamos a rechazar a nadie”, dijo Palacios. “Lo más importante es sacarlos de las calles y hacer que hagan algo que valga la pena. Estas son familias que necesitan esto desesperadamente”.

“Cuando vemos niños en el vecindario en este momento, me preguntan si vamos a tener un campamento de verano este año. Los padres me preguntan constantemente al respecto. No tenemos una respuesta para ellos”, dijo.

El parque estatal Harriman ofrece actividades al aire libre como natación y paseos en bote.

Moran expresó su preocupación de que la falta de campamentos de verano creará un problema para los padres que necesitan cuidado infantil durante el verano.

“Estamos muy preocupados de que los padres no tengan opciones de cuidado infantil asequibles para este verano, especialmente si son trabajadores esenciales”, dijo. “¿A dónde irán los niños si ese es el caso?”.

Palacios fue franco en su evaluación de los recortes presupuestarios propuestos.

“Al eliminar los programas de SONYC, se creará un caos y algunos de estos niños no sobrevivirán el verano”, afirmó. “Creo que los niños podrían terminar muertos por eso. Así es como me siento”.

La pérdida de la programación de verano también generará pérdidas de empleo en la ciudad, dijo Halpern.

“Muchos de los niños que han pasado por nuestro programa SONYC de verano terminan volviendo a trabajar para nosotros como consejeros”, dijo.

Una opción de campamento de verano en MMCC que requiere que los padres paguen la matrícula ha experimentado un aumento del 25 por ciento en la inscripción para el verano de 2021, informó Halpern. “Eso muestra cuánto quieren las familias el campamento este año”, dijo, “pero muchas familias necesitan esos lugares gratuitos”.

Un miembro del personal de MMCC toma la temperatura de una joven en 2020.

Cuando se le contactó para comentar sobre los recortes presupuestarios propuestos, la administración de Blasio dijo que tradicionalmente trabaja con el Concejo Municipal en la Adopción del Presupuesto en junio para abordar los niveles finales de financiamiento para la programación juvenil de verano.

“Actualmente estamos explorando opciones de financiamiento para programas juveniles de verano”, escribió la portavoz del Ayuntamiento, Laura Feyer, en un correo electrónico.

Moran señaló que la nueva canciller de escuelas, Meisha Porter, ha indicado un interés en las asociaciones entre el Departamento de Educación y las organizaciones comunitarias este verano, con actividades académicas y de enriquecimiento que se llevan a cabo juntas.

“Creemos que esto es algo positivo y esperamos que su interés conduzca a la restauración de estos fondos”, dijo Moran.

Defensores de la juventud y proveedores de campamentos están acostumbrados a que la financiación de los campamentos de verano quede atrapada en el proceso presupuestario anual. En 2020, el presupuesto preliminar de la ciudad recortó todos los fondos para los campamentos de verano. Si bien el Presupuesto Ejecutivo final restauró algunos de los recortes, el dinero se asignó a los niños en los programas COMPASS de escuela primaria.

La diversión del campamento de verano puede estar en peligro para muchos jovenes.

“Si algo no cambia, serán dos años seguidos en los que los niños en edad de escuela intermedia no tendrán estos programas”, dijo Halpern.

El año pasado, el alcalde y el concejo municipal no llegaron a un acuerdo presupuestario final hasta el 1 de julio.

Otro acuerdo de última hora afectaría negativamente a los proveedores de campamentos, que necesitan tiempo suficiente para obtener los permisos y el personal autorizado mediante verificaciones de antecedentes y la preparación de planes de seguridad COVID-19.

“Algunos de nuestros campamentos de verano ni siquiera pudieron llevarse a cabo el año pasado porque no pudimos prepararnos a tiempo. Si DYCD avisa que los fondos están disponibles una semana antes de que comience el campamento, estaríamos corriendo como pollos sin cabeza, sin importar qué tan buena sea su planificación”, comentó Palacios.

Hizo un llamado a la ciudad para incorporar fondos de referencia en sus presupuestos anuales para la programación juvenil de verano.

“Necesitamos una línea de base. No podemos jugar a la política con nuestros hijos”, dijo. “No podemos engañarlos año tras año y esperar que se conviertan en ciudadanos modelo”.