Una comunidad tan compleja y vibrante como la de nosotros espera y requiere muchas cosas de la educación en la una escuela elemental. Bien entrenados, creativos, cuidadosos y dedicados maestros...

Voces de Padres – Los daños causados por los exámenes escolares

  • Español

Voces de Padres –  Los daños causados por los exámenes escolares

Por Diana Zavala y Andrea Mata

Una comunidad tan compleja y vibrante como la de nosotros espera y requiere muchas cosas de la educación en la una escuela elemental.

Bien entrenados, creativos, cuidadosos y dedicados maestros y administradores son necesarios.

También es esencial un currículo atractivo y riguroso que reúna las diversas necesidades de los estudiantes. Un ambiente escolar que le de la bienvenida y reconozca las contribuciones de familias de una amplia variedad de culturas y origines.

Y uno de los requisitos más fundamentales, particularmente en la educación temprana, es la habilidad de alimentar un amor por el aprendizaje y estimular el pensamiento crítico.

Desafortunadamente, en el contexto actual de las altas políticas educativas y las prácticas, las escuelas sirviendo a nuestros niños están luchando más y más en entregar esos ingredientes esenciales.

El término de altas políticas educativas se refiere al continuo creciente número de maneras en las cuales los resultados de las pruebas de exámenes estandarizados son utilizados para medir el aprendizaje del estudiante.

A pesar de los graves defectos en la validez y la fiabilidad de estos exámenes, las calificaciones de los exámenes se utilizan para medir los logros individuales del estudiante, determinar la promoción de grado, evaluar escuelas individuales y evaluar profesores y directores.

La educación no es una fórmula de “el mismo tamaño le sirve a todos”. Muchos de nosotros hacemos la pregunta, ¿Cómo sabemos que los estudiantes están aprendiendo si no se comprueba con exámenes estandarizados (algo que no ocurre en las escuelas privadas)? A uno de nuestros hijos en tercer grado se le hizo la misma pregunta y su respuesta refleja un proceso de aprendizaje más centrado.

El dijo: “para los principiantes, tu sientes como que haz estado participando más y sientes que sabes cual es la pregunta sin tener que tomar el examen, puedes ver que el niño te está mirando, que se están concentrando y cooperando”.

En esencia, cuando un niño se involucra, enfocado en la tarea y el proceso, produciendo un resultado, y se conecta con sus compañeros y maestra, así es como sabemos que un niño está aprendiendo.

El daño causado por la excesiva dependencia de los resultados de las pruebas es tal vez más grave para los niños más pequeños.

Las escuelas, bajo presión para demostrar mejoría año tras año, a menudo se ven obligados a sustituir temas como ciencias, estudios sociales, educación física y las artes con exámenes de preparación estrechamente enfocados.

Currículos especializados como el aprendizaje de lenguaje dual y otros acercamientos para servir a los que están aprendiendo inglés, y otros enfoques, ya que los exámenes son sólo administrados en inglés y no reconoce el aprendizaje en otros lenguajes.

Estos exámenes son particularmente estresantes para los estudiantes con incapacidades. El acomodar los estudiantes con un Plan Educativo Individualizado (IEP, pos sus siglas en inglés) incluye añadir tiempo a los ya extensos exámenes, tiempo extra que podría ser de ayuda para algunos y perjudicial para otros.

A través de los años los servicios mandados para estudiantes con necesidades especiales merman para poder pasar tiempo en la preparación de los exámenes, y los niños experimentan un nivel poco saludable de ansiedad, miedo y falta de motivación.

Para todos nuestros niños, la instrucción a temprana edad que valora lo natural de un estudiante y diferentes estilos de aprendizaje de niños, está bajo ataque.

Se espera de los maestros en Jardín Infantil, 1ro y 2do grado – hasta en Pre-Jardín en algunos casos – que se enfoquen en preparar estudiantes para los exámenes de 3er grado.

Los resultados finales son jóvenes niños muy a menudo desarrollando relaciones sociales negativas con la escuela y el aprendizaje, familias bajo un nivel de estrés no productivo, y la pérdida potencial de algunos de nuestros mejores maestros frustrados por la presión de enfocarse exclusivamente en la preparación de los exámenes.

Todo esto es hecho en un esfuerzo para promover la “responsabilidad”, a pesar del hecho que los exámenes estandarizados no producen exactas medidas de lo que el estudiante sabe o puede hacer.

Como padres de niños de tercer grado, hemos decidido optar por sacar a nuestros niños de los exámenes estandarizados este año. Deseamos ser bien claros que los exámenes no son el problema.

Una serie de evaluaciones periódicas son necesarias para medir el aprendizaje del estudiante.

Sin embargo, creemos firmemente que las consecuencias negativas para el desarrollo intelectual y social (hasta físico) de los niños de escuela elemental asociado con los exámenes no son aceptables.

Cualquiera interesado en saber más acerca de estos exámenes pueden visitar la página electrónica changethestakes.org para más información.