UNIDOS against underage drinking

UNIDOS contra menores bebiendo alcohol

  • English
  • Español

UNIDOS against underage drinking

Story and photos by Robin Elisabeth Kilmer

DSC_0517 v2 WEB

The Council brainstorms.

A 2011 survey done by Monitoring the Future, an organization that studies teen behaviors, reported that nationwide, 70 percent of 12th graders had tried alcohol, and 40 percent of 12th grader responders admitted to having drunk at least once in a 30-day time frame.

A two-year study done by the local UNIDOS Coalition shows the problem is even more prevalent in Northern Manhattan.

The study, conducted between 2010 and 2012, reveals that teens here are outpacing their counterparts in other parts of the country.

Based on the study, 77 percent of 12th graders in Northern Manhattan have tried alcohol, while 42 percent of responders admitted to drinking at least once in a 30-day time frame.

Angelo Ortiz, UNIDOS Coalition Coordinator, was at first surprised by the results.

“It was so in our face, we didn’t see it,” he said. “But binge drinking is off the charts.”

Ortiz and members of the Washington Heights Inwood Youth Council, which is part of the UNIDOS Coalition, feel it is past time to address the issue.

DSC_0527 WEB

“It was so in our face, we didn’t see it,” said Angelo Ortiz, UNIDOS Coalition Coordinator, of underage drinking in Northern Manhattan (beside Denise Hykes, World Vision Youth Development Specialist).

To start, the Coalition has received a $10,000 grant from the Partnership for a Healthier New York to launch an awareness campaign.

Many of the affects of underage drinking are troubling.

The UNIDOS report said that underage drinking influences high-risk behavior, including teen pregnancy, violence and rape, school dropout rates and delinquency.

“It [alcohol] is a precipitating factor in all these behaviors,” said Ortiz.

Ortiz discussed the findings of the UNIDOS report in Under 21, an Educational Video Center video which served as a youth-produced documentary about the issue of underage drinking.

There are issues specific to northern Manhattan.

For example, the UNIDOS study found 420 licensed vendors of alcohol in the three square miles area of Northern Manhattan.

155 of the locations are on-premise establishments.

Ortiz said that many of these establishments lack proper measures meant to keep minors out; many do not have proper signage warning away minors.

Even worse, “nobody is carding,” said Ortiz.

Also a problem is how bars and clubs advertise themselves.

“Bars and lounges used the promotion of sexualized imagery,” said Ortiz.

Starting this month, Ortiz said the coalition will start dialoguing with local bars and clubs to see if they will change their practices. They will also be honoring businesses that make the biggest strides.

“We want to create partners, not enemies,” emphasized Ortiz.

But the problem, says the Council, is not just the high level of access offered by businesses.

The UNIDOS study determined that 73 percent of minors said that it is ‘very easy’ or ‘somewhat easy’ for them to get alcohol from friends, relatives or siblings 21 or older. Only 9 percent reported that it was ‘very difficult’.

“They don’t realize they’re hurting their friends and siblings,” said Francesca García, 19, a member of the Youth Council, of those that are facilitating the consumption of alcohol for minors.

Further strengthening the associations between fun, glamour and drinking are marketing campaigns and social media users, sometimes teen peers, who post pictures of themselves in the thick of alcohol-fueled social scenarios.

“They don’t show you someone fighting, or getting pregnant,” said Francesca. “They don’t show you the effects. They just show you the fun.”

And the Council members were quick to note that the effects are all around them.
“I had a friend who dropped out because he drinks excessively. He takes vodka and Nyquil to get to bed every night,” said Vianeli García, president of the Youth Council.
“You don’t need alcohol in your life to have fun,” added fellow Council member Pablo García.

In response, the Youth Council is seeking to project what it feels is a more accurate representation of the effects of drinking, and is planning on an aggressive social media campaign, set to launch in mid-April.

“It’s the fun you usually see, but we’re [also] going to shoot the effects of what happens [after],” said García.

The campaign will include videos highlighting what happens after all the “fun” stops.

Plots may revolve around car crashes, violence, teen pregnancy, suicide, and other themes.

Moreover, they are advocating for alternative ways of engaging youths, such as more after-school programs and places where they can feel comfortable socializing.

“It’s easier to keep drinking because teens just go to someone’s house and just sit there,” said Pablo.

The Council also is urging parents to create an open dialogue with their teenagers, not just about drinking, but about life in general.

“The main thing is communication,” said Vianeli. “Teens go through more than adults think we do. It’s important to have parental bonding. If you don’t have that piece, teens will go somewhere else.”

Many in the group know personally of the challenges faced.

Vianeli, for example, admitted to drinking at friends’ homes when she was in middle school.

“Someone would usually come with alcohol in a Lipton bottle,” she recalled.

But the Council President no longer drinks, however.

“I stopped when I joined the Youth Council,” she said. “You have to lead by example.”

For more on the UNIDOS work against underage drinking, please visit
www.inwoodcommunityservices.org.

 

UNIDOS contra menores bebiendo alcohol

Historia y fotos por Robin Elisabeth Kilmer

DSC_0517 v2 WEB

El Concejo buscando ideas.

Una encuesta del 2011 realizada por ‘Monitoring the Future’, una organización que estudia los comportamientos de los adolescentes, reportó que a nivel nacional, el 70 por ciento de los estudiantes de doceavo habían probado alcohol y un 40 por ciento de los que respondieron de doceavo admitieron haberse emborrachado por lo menos una vez en un plazo de 30 días.

Un estudio de dos años hecho por la Coalición UNIDOS muestra que el problema es aun más frecuente en el Norte de Manhattan.

El estudio, conducido entre el 2010 y el 2012, revela que los adolescentes aquí están pasando a sus homólogos en otras partes del país.

Basado en el estudio, el 77 por ciento de los estudiantes de doceavo en el Norte de Manhattan han probado alcohol, mientras que un 42 por ciento de los que respondieron admitieron haber tomado por lo menos una vez en un plazo de 30 días.

Angelo Ortiz, coordinador de la Coalición UNIDOS, primero se sorprendió por los resultados. “Estaba ahí en nuestras caras, no lo vimos”, dijo el. “Pero el abuso de la bebida está por las nubes”. Ortiz y miembros del Concejo de Jóvenes de Washington Heights Inwood, el cual es parte de la Coalición UNIDOS, siente que ya es hora de abordar el asunto.

Para comenzar, la Coalición ha recibido una subvención de $10,000 de la organización ‘Partnership for a Healthier New York’ para lanzar una campaña de concientización.

Muchos de los efectos del consumo de alcohol por menores son inquietantes.

El reporte de UNIDOS dijo que el consumo de alcohol por menores influencia un comportamiento de alto riesgo, incluyendo embarazos, violencia y violaciones, promedios de deserción escolar y delincuencia.
“Es un factor precipitante en todos estos comportamientos”, dijo Ortiz.

Ortiz discutió los hallazgos del reporte de UNIDOS en ‘Under 21’, un video educativo que sirve como documental acerca del asunto del consumo de alcohol entre menores.

Hay asuntos específicos del Norte de Manhattan.

Por ejemplo, el estudio encontró 420 vendedores con licencia de alcohol en un área de solo tres cuartos de millas.

155 de las ubicaciones están en establecimientos en los predios.

DSC_0527 WEB

“Estaba ahí en nuestras caras, no lo vimos”, dijo Angelo Ortiz, coordinador de la Coalición UNIDOS, de los menores de edad bebiendo en el Norte de Manhattan (al lado Denise Hykes, especialista de desarrollo de ‘World Vision Youth’).

Ortiz dijo que muchos de estos establecimientos carecen de las medidas propias para mantener a los menores fuera; muchos no tienen letreros advirtiéndoles a los menores.

Un problema también es como las barras y los clubes se anuncian.

“Las barras y los lounges utilizan la promoción de imágenes sensuales”, dijo Ortiz.

Comenzando este mes de abril, Ortiz dijo que la coalición comenzaría a dialogar con barras locales y clubes para ver si ellos cambian sus prácticas. También se premiarán a los negocios que hacen los mayores avances.

“Deseamos crear socios, no enemigos”, enfatizó Ortiz.

Pero el problema, dijo el Concejo, no es solo el alto nivel de acceso a estos negocios. El estudio de UNIDOS determinó que el 73 por ciento de los menores dijeron que es ‘bien fácil’ para ellos conseguir alcohol de amigos, familiares o hermanos mayores de 21. Solo un 9 por ciento reportó que era ‘bien difícil’.

“No se dan cuenta que están hiriendo a sus amigos y hermanos”, dijo Francesca García, de 19 años, miembro del Concejo de Jóvenes, de aquellos que están facilitando el consumo de alcohol a los menores.

En lugar de reforzar la asociación con la diversión, el glamour y la bebida son campañas de mercadeo y usuarios de las redes sociales, algunas veces compañeros adolescentes, que colocan fotos de ellos en medio de escenarios sociales llenos de alcohol.

“No te muestran a alguien luchando o quedando embarazada”, dijo Francesca. “No te muestran los efectos solo te muestran la diversión”.

Y los miembros del Concejo fueron rápidos en señalar que los efectos están todos a su alrededor.

“Tengo un amigo que se salió de la escuela porque toma excesivamente. Toma vodka y Nyquil para dormir todas las noches”, dijo Vianeli García, presidenta del Concejo de Jóvenes. “Tu no necesitas alcohol en tu vida para divertirte”, añadió el compañero del Concejo Pablo García.

En respuesta, el Concejo de Jóvenes está buscando proyectar lo que se siente es una representación más exacta de los efectos de tomar, y están planeando en una agresiva campaña en los medios de comunicación, lista para lanzarse a mediados de abril.

“Es la diversión que normalmente ves, pero también vamos a filmar los efectos de lo que sucede cuando ya no estas divirtiéndote”, dijo García.

La campaña incluirá videos destacando lo que sucede luego de que la “diversión” se detiene. Los asuntos incluirán accidentes de autos, violencia, embarazos en los adolescentes, suicidios y otros temas. Por otra parte, están abogando por maneras alternas de llegar a los jóvenes, tales como más programas luego del horario escolar y lugares donde se puedan sentir a gusto socializando.

“Es más fácil continuar bebiendo porque los jóvenes solo tienen que ir a la casa de alguien y solo sentarse ahí”, dijo Pablo.

El Concejo también está exhortando a los padres a crear un diálogo abierto con sus adolescentes, no solo acerca de la bebida, sino acerca de la vida en general.

“Lo principal es la comunicación”, dijo Vianeli. “Los adolescentes pasan por más de lo que los adultos piensan. Es importante tener ese vínculo con los padres. Si no tienes esa pieza, los jóvenes irán a otro lado”.

Vianeli también exhorta a los padres y los mayores de 21 a que sean modelos de comportamiento.

Y muchos en el grupo saben personalmente de los desafíos que enfrentan.

Por ejemplo, Vianeli admitió haber bebido en casas de amistades cuando estaba en secundaria.

“Normalmente alguien venía con alcohol en una botella de Lipton”, recordó.

Sin embargo, la presidenta del Concejo ya no bebe.

“Lo dejé cuando me uní al Concejo de Jóvenes”, dijo ella. “Tienes que dirigir con el ejemplo”.

Para más del trabajo de UNIDOS contra las bebidas a menores de edad, favor de visitar www.inwoodcommunityservices.org.