Trump’s Threat
La amenaza de Trump

  • English
  • Español

Trump’s Threat

Calling all LGBTQ, Latinx and HIV/AIDS Communities

By Guillermo Chacón

Guillermo Chacón.

In the decades since the initial outbreak of HIV/AIDS, our community has made great strides in the treatment and care of those impacted by this epidemic. More than 1.1 million people in the U.S. are living with HIV today, but now what once was thought of as a death sentence can now be managed as a chronic condition through continued care and monitoring.

From 2010 to 2015, the estimated number of annual HIV infections in the U.S. declined 8 percent thanks to medical advances allowing individuals to virally suppress HIV.

This progress did not happen in a vacuum.

It took years of advocacy to inform policy changes, secure funding for groundbreaking research and ensure patient access to these lifesaving medications. Those of us who have been on the frontlines of this fight know what’s at stake if we allow this progress to stagnate. We know what could happen if the Trump administration is able to strip HIV/AIDS and other chronically ill individuals of essential patient protections.

The Centers for Medicare and Medicaid Services recently proposed changes to critical safeguards known as Medicare’s six protected classes of medications. These six classes of drugs serve patients living with complex conditions such as HIV/AIDS, mental illness, epilepsy and cancer, which require individualized treatment regimens to maximize success. Medicare insurance plans must cover all drugs in these classes to ensure the best possible health outcomes for patients. Unfortunately, under the Trump administration’s proposed changes to these protections could be curtailed, allowing plans to cover fewer of these critical medications.

Patients in need of tailored care, particularly those who belong to marginalized communities who already face barriers to health care access, could suffer as a result of these new policies. HIV disproportionately affects the African American and Latino communities.

In 2016, African Americans represented 12 percent of the U.S. population, but accounted for 44 percent of HIV diagnoses. Meanwhile, Hispanics/Latinos represented about 18 percent of the U.S. population, but accounted for 25 percent of HIV diagnoses. Further complicating this issue, 58 percent of Latinos 18 years and older have never been tested for HIV in their lifetime, despite 1 in 6 living unaware that they have been exposed to HIV.

We have been facing these realities for many years, but the Trump administration’s proposal stands to make this climb even harder for patients. Restricting treatment options will not only impact those recently diagnosed with HIV, but also those who for years have seen success with their current treatment plans. Disruptions to care correlates with reduced adherence to treatment regimens, demoralizing patients and undermining their effectiveness. For conditions like HIV/AIDS, this is not merely a threat to individual health outcomes, but public health as well, as once managed conditions may come back and potentially put at others at risk.

Progress has come through years of advocacy.

Leaving these communities with limited treatment options is counterproductive to Medicare’s public health mandate.

While those living with HIV/AIDS have enjoyed, in recent years, long sought visibility, compassion and health care breakthroughs, we know that all this progress can be undermined by shortsighted policymaking. We cannot advance together so long as these disparities continue to exist and widen. Leaders must reject the curtailing of these basic patient protections and work to advance ending the HIV/AIDS epidemic in our communities.

We have come too far to turn back now.

Guillermo Chacón is President of the Latino Commission on AIDS and Founder of the Hispanic Health Network. For more information, please visit latinoaids.org or call 212.675.3288.

La amenaza de Trump

Llamando a todas las comunidades LGBTQ, Latinx y VIH/SIDA

Por Guillermo Chacón

Guillermo Chacón.

En las décadas transcurridas desde el brote inicial del VIH/SIDA, nuestra comunidad ha avanzado mucho en el tratamiento y la atención de las personas afectadas por esta epidemia. Más de 1.1 millones de personas en los Estados Unidos viven con VIH hoy en día, pero lo que antes se pensaba que era una sentencia de muerte ahora se puede tratar como una condición crónica a través de la atención y el monitoreo continuos.

De 2010 a 2015, el número estimado de infecciones anuales por VIH en los Estados Unidos disminuyó un 8 por ciento gracias a los avances médicos que permiten a las personas eliminar el VIH de forma viral.

Este progreso no sucedió en el vacío.

Tomó años de defensa informar cambios en las políticas, obtener fondos para investigaciones innovadoras y garantizar el acceso de los pacientes a estos medicamentos que salvan vidas. Quienes hemos estado en la primera línea de esta lucha sabemos lo que está en juego si permitimos que este progreso se estanque. Sabemos lo que podría suceder si el gobierno de Trump logra eliminar las protecciones esenciales para los pacientes de VIH/SIDA y con enfermedades crónicas.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid propusieron recientemente cambios en las críticas salvaguardas, conocidas como las seis clases protegidas de medicamentos de Medicare, las cuales sirven a pacientes que viven con enfermedades complejas como el VIH/SIDA, enfermedades mentales, epilepsia y cáncer, que requieren regímenes de tratamiento individualizados para maximizar el éxito. Los planes de seguro de Medicare deben cubrir todos los medicamentos en estas clases para garantizar los mejores resultados posibles de salud para los pacientes. Desafortunadamente, bajo el gobierno de Trump, los cambios propuestos a estas protecciones podrían reducirse, permitiendo que los planes cubran menos de estos medicamentos críticos.

Se están proponiendo cambios a clases protegidas de medicamentos.

Los pacientes que necesitan atención personalizada, particularmente quienes pertenecen a comunidades marginadas que ya enfrentan barreras para acceder a la atención médica, podrían sufrir como resultado de estas nuevas políticas. El VIH afecta desproporcionadamente a las comunidades afroamericanas y latinas.

En 2016, los afroamericanos representaron el 12 por ciento de la población de Estados Unidos, pero representaron el 44 por ciento de los diagnósticos de VIH. Mientras tanto, los hispanos/latinos representaron alrededor del 18 por ciento de la población de los Estados Unidos, pero representaron el 25 por ciento de los diagnósticos de VIH. Para complicar aún más este problema, el 58 por ciento de los latinos mayores de 18 años nunca se han realizado la prueba del VIH en su vida, a pesar de que 1 de cada 6 personas no saben que han estado expuestas al VIH.

Hemos estado enfrentándonos a estas realidades durante muchos años, pero la propuesta del gobierno de Trump hace que esta escalada sea aún más difícil para los pacientes. La restricción de las opciones de tratamiento no solo afectará a los recién diagnosticados con VIH, sino también a quienes durante años han tenido éxito con sus tratamiento actuales. Las interrupciones en el cuidado se correlacionan con una adherencia reducida a los regímenes de tratamiento, desmoralizando a los pacientes y socavando su efectividad. Para enfermedades como el VIH/SIDA, esto no es solo una amenaza para los resultados individuales de salud, sino también la salud pública, ya que una vez que las enfermedades están controladas, pueden volver y potencialmente poner a otros en riesgo.

El progreso ha llegado a través de años de defensa.

Abandonar estas comunidades con opciones de tratamiento limitadas es contraproducente para el mandato de salud pública de Medicare.

Si bien quienes viven con VIH/SIDA han disfrutado, en los últimos años, muchos han buscado avances en la visibilidad, la compasión y la atención médica desde hace mucho tiempo, sabemos que todo este progreso puede verse socavado por la formulación de políticas miopes. No podemos avanzar juntos mientras estas disparidades sigan existiendo y ampliándose. Los líderes deben rechazar el recorte de estas protecciones básicas para el paciente y trabajar para avanzar para poner fin a la epidemia de VIH/SIDA en nuestras comunidades.

Hemos llegado demasiado lejos para dar marcha atrás ahora.

Guillermo Chacón es presidente de la Comisión Latina sobre el SIDA y fundador de la Red de Salud Hispana. Para obtener más información, por favor visite latinoaids.org o llame al 212.675.3288.