Mental HealthNews

The Long Shadow of Trauma
La larga sombra del trauma

The Long Shadow of Trauma

By Kathleen M. Pike, PhD

The effects of trauma can linger, fluctuate and return. Typically, the immediate aftermath of a traumatic event is the window of time when we are most emotionally and psychologically impacted. As days turn to weeks turn to months, we gradually move to a place where the trauma is less raw and its apparent impact on our daily lives recedes. This is true for most of us, most of the time. However, even the most resilient of us can be assailed by a traumatic experience such that the impact endures in ways that can be impairing and even debilitating. In the case of a mass-casualty, for example, about 1 out of 10 people experience continued symptoms long after the event and develop what is known as complicated grief.

What increases risk? Some evidence suggests that violent deaths are more likely to cause complicated grief disorder among family members and friends, but complicated grief can follow many different losses. Reminders such as anniversaries can prolong complicated grief or even reactivate grief and trauma. On the anniversary of the Parkland school shooting, dozens of media outlets re-posted information about the original shooting in combination with memorials. Columbia epidemiologist Dr. Madelyn Gould researches suicide contagion, and the impact of reporting on suicide on others. After the Parkland and Sandy Hook suicides, she warns that these first suicides, coupled with the anniversary of the Parkland shooting, and the reporting, could be associated with increased risk for other suicides.

The idea that we can “take care of trauma once and for all” is naive; and the rush to “move on” is problematic. Of course, we want to provide resources and support to help survivors cope with traumatic events. But “grief isn’t something to get over” and the risk of trying to move on too quickly is not only unhelpful, but potentially, a high-risk strategy. Each of us needs time and space to fully feel what is unique to our evolving emotional and psychological journeys, and trying to rush to some imagined “finish line” will be more elusive than recovering the holy grail.

Collective trauma. After a mass shooting, trauma manifests not only individually, but also collectively, as the community grieves together. In the case of collective trauma, not only are we united in our exposure to the traumatic event, but we share a common psychological experience in the aftermath. Such is the case for veterans who battled together and survivors of the holocaust, for example. Collective trauma is evident among survivors of the terrorist attacks of 9/11. More than five years later, 4 of 10 people described full-scale complicated grief, and 3 of 10 reported suicidal ideation. In the case of mass shootings, survivors are at great risk for mental health difficulties, with those most directly exposed to the shooting most likely to develop depression, anxiety and post-traumatic stress disorder.

How to help. Recognizing that trauma has a long shadow is the first step. The tragic suicides following the traumatic school shootings of Parkland and Sandy Hook are clear evidence of this. Perhaps in our “hurry-up” world, these most recent deaths remind us that community supports matter not only in the immediate aftermath of traumatic events but also for individuals who continue to suffer over time. Knowing the signs of risk of suicide and intent to harm oneself, can help prevent additional tragic deaths.

La larga sombra del trauma

Por Kathleen M. Pike, PhD

Los efectos del trauma pueden persistir, fluctuar y regresar. Por lo general, las secuelas inmediatas de un acontecimiento traumático son el período en el que estamos más afectados emocional y psicológicamente. A medida que los días se convierten en semanas y meses, pasamos gradualmente a un lugar en el que el trauma es menos crudo y su impacto aparente en nuestra vida diaria retrocede. Esto es cierto para la mayoría de nosotros, la mayor parte del tiempo. Sin embargo, incluso el más resistente de nosotros puede ser asaltado por una experiencia traumática de tal manera que el impacto perdura de manera que puede ser perjudicial e incluso debilitante. En el caso de un siniestro masivo, por ejemplo, aproximadamente 1 de cada 10 personas experimenta síntomas continuos mucho tiempo después del suceso y desarrolla lo que se conoce como duelo complicado.

¿Qué aumenta el riesgo?

Algunas pruebas sugieren que las muertes violentas son más propensas a causar un trastorno de duelo complicado entre los miembros de la familia y los amigos, pero el duelo complicado puede seguir a muchas pérdidas diferentes. Los recordatorios, como los aniversarios, pueden prolongar el duelo complicado o incluso reactivar el duelo y el trauma. En el aniversario del tiroteo en la escuela Parkland, docenas de medios de comunicación volvieron a publicar información sobre el tiroteo original en combinación con memoriales. La Dra. Madelyn Gould, epidemióloga de Columbia, investiga el contagio del suicidio y el impacto de la información sobre el suicidio en otros. Después de los suicidios de Parkland y Sandy Hook, advierte que estos primeros suicidios, junto con el aniversario del tiroteo de Parkland, y la información, podrían estar asociados con un mayor riesgo de otros suicidios.

La idea de que podemos “ocuparnos del trauma de una vez por todas” es ingenua; y las prisas por “seguir adelante” son problemáticas. Por supuesto, queremos proporcionar recursos y apoyo para ayudar a los supervivientes a superar los acontecimientos traumáticos. Pero “el duelo no es algo que se supere” y el riesgo de tratar de seguir adelante demasiado rápido no sólo no es útil, sino que puede ser una estrategia de alto riesgo. Cada uno de nosotros necesita tiempo y espacio para sentir plenamente lo que es único en nuestros viajes emocionales y psicológicos en evolución, y tratar de apresurarse hacia alguna “línea de meta” imaginada será más esquivo que recuperar el santo grial. 

Trauma colectivo. Después de un tiroteo masivo, el trauma se manifiesta no sólo de forma individual, sino también colectivamente, ya que la comunidad se aflige junta. En el caso del trauma colectivo, no sólo estamos unidos en nuestra exposición al evento traumático, sino que compartimos una experiencia psicológica común en las secuelas. Tal es el caso de los veteranos que lucharon juntos y de los supervivientes del holocausto, por ejemplo. El trauma colectivo es evidente entre los supervivientes de los ataques terroristas del 11-S. Más de cinco años después, 4 de cada 10 personas describieron un duelo complicado a gran escala, y 3 de cada 10 declararon tener ideas suicidas. En el caso de los tiroteos masivos, los supervivientes corren un gran riesgo de sufrir problemas de salud mental, y los más directamente expuestos al tiroteo tienen más probabilidades de desarrollar depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático.

Cómo ayudarReconocer que el trauma tiene una larga sombra es el primer paso. Los trágicos suicidios que siguieron a los traumáticos tiroteos escolares de Parkland y Sandy Hook son una clara prueba de ello. Tal vez en nuestro mundo “apresurado”, estas muertes más recientes nos recuerdan que los apoyos de la comunidad son importantes no sólo en las secuelas inmediatas de los eventos traumáticos, sino también para las personas que siguen sufriendo con el tiempo. Conocer los signos de riesgo de suicidio y la intención de hacerse daño, puede ayudar a prevenir otras muertes trágicas.

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker