The forgotten first responders
Los socorristas olvidados

  • English
  • Español

The forgotten first responders

By Gregg McQueen

Calls for 911 assistance reached record levels last year.

Lieutenant Paramedic Anthony Almojera has lived through the nightmare.

He is still haunted by the memory of marathon shifts during the height of the Covid-19 pandemic.

During March and April 2020, calls for 911 assistance reached record levels throughout New York City.

“There were more than 6,500 calls daily. Since so many colleagues were out sick, we were doing 16-hour shifts,” said Almojera, who began his emergency medical service (EMS) career 17 years ago in Harlem and is now based in Brooklyn. “We dealt with lots of cardiac arrests every day. I saw more people die in that two-month span than the previous 10 years of my career combined.”

The new fund seeks to assist first responders with illness, injury or financial hardship.

During the apex of the pandemic in New York City, nearly 25 percent of the EMS workforce was out sick, Almojera said, causing many 911 callers to suffer.

“We had [people] holding for hours because we didn’t have any ambulances left,” he recalled. “You think of how many ancillary people died because they didn’t want to go to the hospital during Covid or they didn’t have an ambulance to come get them.”

Though the call volume eventually subsided, the pandemic left an indelible toll on Emergency Medical Technicians (EMTs) and paramedics who work under the New York City Fire Department Bureau of Emergency Medical Services (FDNY EMS).

The FDNY division answers emergency calls in all five boroughs and employs more than 4,000 members.

“The stuff we face every day takes its toll,” said Lieutenant Paramedic Anthony Almojera, a 17-year veteran.
Photo: AFSCME

Among first responders, these workers are also the most financially vulnerable, Almojera said.

“We had members become financially destitute. We’re paid, on average, about $30,000 less than firefighters or cops. A lot of us work two or three jobs. And when we get hurt, we don’t have enough to cover,” said Almojera.

To help those in need, first responders are relying on the EMS FDNY Help fund, a nonprofit created to help EMTs and paramedics deal with illness, injury or financial hardship.

Launched in 2018, the fund has raised more than $1 million to date, Almojera said.

It was started by Uniformed EMS Officers Union, AFSCME Local 3621 and Uniformed EMTs, Paramedics and Fire Inspectors Local 2507 to solicit donations that will directly help members in distress.

Since the pandemic began, the EMS FDNY Help Fund has aided more than 100 EMTs and paramedics, helping first responders with mortgage and rent payments, Covid-related funeral costs and medical bills.

“We’ve helped members who were homeless, living in their cars. We’ve helped people pay rent. A member passed away and we paid for the funeral,” said Almojera, who serves as a board member for the fund.

In addition to financial assistance, the Fund connects FDNY EMS members with mental health support. The confidential, free counseling sessions include therapies to deal with Post-Traumatic Stress Disorder (PTSD).

Esther Ford, an EMT working in the Bronx, was linked with counseling sessions last year.

“It’s a stressful job,” said Almojera.

After losing several close friends to Covid-19 and witnessing first-hand how the virus ravaged the Bronx, Ford discovered she was suffering from PTSD and sought treatment from the Fund.

“I was trying to carry on. I was going to work every day and trying to be the same cheerful person. But I hadn’t been sleeping for two months,” said Ford, a single mother residing in Parkchester.

“I was able to get care. Having a conversation with a therapist opened my eyes,” she said. “It made me realize that I was too busy worrying about coping with the job and mom duties. They showed me the importance of dealing with my own health as well.”

“I want people to find solutions,” explained Esther Ford, a 13-year EMT veteran.

Ford, a 13-year EMT veteran, is now preparing to continue training to become a paramedic. She is also devoted to advocating for her colleagues to address mental health issues.

“I’m trying to help other first responders find wellness solutions that work for them. I want people to find solutions before they hit the brick wall,” remarked Ford. “Any chance I get to talk about it is a good thing. I see how much the therapy has changed my life, and if it wasn’t for the Help Fund I never would have found that.”

Struggling with the strains of the job is a common experience for EMS workers — according to a 2018 study published in Prehospital Emergency Care Journal, the suicide rate among EMTs is more than twice as high as that of the general population.

The FDNY division employs more than 4,000 members.

Five EMS workers have committed suicide in New York City since the start of the pandemic, Almojera said.

“It’s a stressful job to begin with. We’re dealing with everything from gunshot wounds, cardiac arrests, delivering babies, to just holding grandma’s hand on the way to the hospital,” said Almojera.

“You’re issued gear to work on fire scenes, you’re issued a bullet proof vest, all this medical equipment. You’re a jack of all trades. Then you had the pandemic on top of it. The stuff we face every day takes its toll.”

According to Almojera, EMS workers are often overlooked when it comes to first responders.

The responders answer emergency calls in all five boroughs.

“EMS members are generally forgotten about,” he said. “We get lumped in with other emergency responders and people tend to think of firefighters or police first. We’re doing a job that is thankless, in many ways.”

Along with other EMS FDNY Help Fund board members, Almojera is working to solicit donations for the fund throughout the holiday season. He called the city to provide better pay and benefits for EMS workers.

“We had to create the fund because the city is not taking care of our members like it should,” said Almojera.

The Help Fund has aided more than 100 EMTs and paramedics to date.

“We’ve got members coming to us because they can’t pay the rent. We have a workforce that can no longer afford to live in the city they’re serving,” he added. “I hope there’s one day when we don’t need the help fund.”

Almojera said the low pay and high stress is driving people from the profession, and expressed hope that Mayor-elect Eric Adams will improve contracts and working conditions for emergency workers.

“During his campaign, [Adams] said several times in the media that he realized that the EMS workforce is highly underfunded and underpaid. He stated that he is willing to correct that, and we’re going to hold him to his word,” said Almojera. “The men and women of EMS do an amazing job with what we have. But we could do so much more.”

Despite the challenges, Almojera insisted he would not want another profession.

“When I’m out there taking calls, I feel like I’m a fish in water,” he said. “I love it. When people make that call to us, they’re in need.”

“I’ve tried other areas of public service and nothing compares to EMS,” said Ford. “There’s an energy there and a sense of community that comes from helping people. It feels like home.”

For more information on the EMS FDNY Help Fund, or to make a donation, please visit emsfdnyhelpfund.com.

Los socorristas olvidados

Por Gregg McQueen

Las llamadas de ayuda al 911 alcanzaron niveles récord el año pasado.

Ahora ellos necesitan la ayuda.

El teniente paramédico Anthony Almojera ha vivido una pesadilla.

Aún lo atormenta el recuerdo de los maratónicos cambios durante el apogeo de la pandemia de Covid-19.

Durante marzo y abril de 2020, las llamadas de asistencia al 911 alcanzaron niveles récord en toda la ciudad de Nueva York.

“Había más de 6,500 llamadas diarias. Dado que muchos colegas estaban enfermos, hacíamos turnos de 16 horas”, dijo Almojera, quien comenzó su carrera en el servicio médico de emergencia (EMS, por sus siglas en inglés) hace 17 años en Harlem y ahora tiene su sede en Brooklyn. “Lidiamos con muchos paros cardíacos todos los días. Vi morir a más personas en ese lapso de dos meses que en los 10 años anteriores de mi carrera combinados”.

El nuevo fondo busca ayudar a los socorristas en caso de enfermedad, lesión o dificultades económicas.

Durante la cúspide de la pandemia en la ciudad de Nueva York, casi el 25 por ciento de la fuerza laboral de EMS estaba enferma, dijo Almojera, lo que provocó que muchas personas que llamaban al 911, sufrieran.

“Tuvimos [gente] esperando durante horas porque no nos quedaban ambulancias”, recordó. “Piensas en cuántas personas colaterales murieron porque no querían ir al hospital durante la Covid o no tenían una ambulancia que fuese a buscarlas”.

Si bien el volumen de llamadas finalmente disminuyó, la pandemia pasó factura a los técnicos de emergencias médicas (EMT, por sus siglas en inglés) y en los paramédicos que trabajan bajo la Oficina de Servicios Médicos de Emergencia del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York (FDNY EMS, por sus siglas en inglés).

La división del FDNY responde a las llamadas de emergencia en los cinco condados y emplea a más de 4,000 miembros.

“Las cosas que enfrentamos todos los días pasan factura”, dijo el teniente paramédico Anthony Almojera, un veterano de 17 años.
Foto: AFSCME

Entre los socorristas, estos trabajadores también son los más vulnerables financieramente, dijo Almojera.

“Tuvimos miembros que se volvieron económicamente indigentes. Nos pagan, en promedio, alrededor de $30,000 dólares menos que a los bomberos o a los policías. Muchos de nosotros tenemos dos o tres trabajos. Y cuando nos lastimamos, no tenemos suficiente para cubrirlo”, dijo Almojera.

Para ayudar a los necesitados, los socorristas dependen del fondo de ayuda EMS FDNY, una organización sin fines de lucro creada para ayudar a los técnicos de emergencias médicas y paramédicos a lidiar con enfermedades, lesiones o dificultades financieras.

Lanzado en 2018, el fondo ha recaudado más de $1 millón de dólares hasta la fecha, dijo Almojera.

Fue iniciado por el Sindicato de Oficiales Uniformados de EMS, AFSCME Local 3621 y EMT Uniformados, Paramédicos e Inspectores de Bomberos Local 2507 para solicitar donaciones que ayudarán directamente a los miembros en apuros.

Desde el inicio de la pandemia, el Fondo de Ayuda EMS FDNY ha apoyado a más de 100 técnicos de emergencias médicas y paramédicos, ha ayudado a los socorristas con los pagos de la hipoteca y el alquiler, con costos funerarios relacionados con la Covid y con facturas médicas.

“Hemos ayudado a miembros sin hogar que vivían en sus autos. Hemos ayudado a la gente a pagar el alquiler. Un miembro falleció y pagamos el funeral”, dijo Almojera, quien se desempeña como miembro de la junta del fondo.

Además de la asistencia financiera, el Fondo conecta a los miembros de FDNY EMS con apoyo para la salud mental. Las sesiones de asesoramiento son gratuitas y confidenciales e incluyen terapias para tratar el trastorno de estrés postraumático (PTST, por sus siglas en inglés).

“Es un trabajo estresante”, dijo Almojera.

Esther Ford, una EMT que trabaja en el Bronx, fue dirigida a sesiones de asesoramiento el año pasado.

Después de perder a varios amigos cercanos a causa de la Covid-19 y de presenciar de primera mano cómo el virus devastaba el Bronx, Ford descubrió que sufría de trastorno de estrés postraumático y buscó tratamiento en el Fondo.

“Estaba tratando de continuar. Iba a trabajar todos los días y trataba de ser la misma persona alegre. Pero no había dormido durante dos meses”, dijo Ford, una madre soltera que reside en Parkchester.

“Pude recibir atención. Tener una conversación con un terapeuta me abrió los ojos”, dijo. “Me hizo darme cuenta de que estaba demasiado ocupada preocupándome por hacer frente al trabajo y los deberes de mamá. También me mostraron la importancia de ocuparme de mi propia salud”.

“Quiero que la gente encuentre soluciones”, explicó Esther Ford, una experta en EMT de 13 años.

Ford, una EMT veterana de 13 años, ahora se está preparando para continuar su capacitación para convertirse en paramédico. También se dedica a defender a sus colegas para que enfrenten los problemas de salud mental.

“Estoy tratando de ayudar a otros socorristas a encontrar soluciones de bienestar que funcionen para ellos. Quiero que la gente encuentre soluciones antes de chocar contra la pared de ladrillos”, comentó Ford. “Cualquier oportunidad que tengo de hablar de ello es algo bueno. Veo cuánto ha cambiado mi vida la terapia, y si no fuera por el fondo de ayuda, nunca la habría encontrado”.

Luchar con las tensiones del trabajo es una experiencia común para los trabajadores de EMS, según un estudio de 2018 publicado en Prehospital Emergency Care Journal, la tasa de suicidios entre los técnicos de emergencias médicas es más del doble que la de la población general.

La división del FDNY emplea a más de 4,000 miembros.

Cinco trabajadores de EMS se han suicidado en la ciudad de Nueva York desde el inicio de la pandemia, dijo Almojera.

“Es un trabajo estresante para empezar. Lidiamos con todo, desde heridas de bala, paros cardíacos, partos de bebés, hasta simplemente tomar la mano de la abuela en el camino al hospital”, dijo Almojera.

“Se te entrega equipo para trabajar en escenas de incendios, se te entrega un chaleco antibalas, todo este equipo médico. Eres un experto en todos los oficios. Luego tienes la pandemia encima. Las cosas a las que nos enfrentamos todos los días, pasan factura”.

Según Almojera, a los trabajadores de EMS a menudo se les abandona cuando se trata de los socorristas.

Los socorristas responden a las llamadas de emergencia en los cinco condados.

“Generalmente se olvida a los miembros de los EMS”, dijo. “Nos agrupan con otros socorristas y la gente tiende a pensar primero en los bomberos o en la policía. Estamos haciendo un trabajo que es desagradecido, en muchos sentidos”. Junto con otros miembros de la junta del Fondo de Ayuda de EMS FDNY, Almojera está trabajando para solicitar donaciones para el fondo durante la temporada de fiestas. Pidió a la ciudad proporcionar mejores salarios y beneficios a los trabajadores de EMS.

“Tuvimos que crear el fondo porque la ciudad no está cuidando a nuestros miembros como debería”, dijo Almojera.

“Tenemos miembros que vienen a nosotros porque no pueden pagar el alquiler. Tenemos una fuerza laboral que ya no puede permitirse vivir en la ciudad a la que sirve”, agregó. “Espero que llegue un día en el que no necesitemos el fondo de ayuda”.

Almojera dijo que los bajos salarios y el alto estrés están alejando a las personas de la profesión y expresó su esperanza de que el alcalde electo Eric Adams mejore los contratos y las condiciones laborales de los trabajadores de emergencia.

El Fondo de ayuda ha apoyado a más de 100 técnicos de emergencias médicas y paramédicos hasta la fecha.

“Durante su campaña, [Adams] dijo varias veces en los medios de comunicación que se dio cuenta de que la fuerza laboral de EMS está muy mal financiada y mal pagada. Dijo que está dispuesto a corregir eso y vamos a hacer que cumpla su palabra”, dijo Almojera. “Los hombres y mujeres de EMS hacemos un trabajo increíble con lo que tenemos. Pero podríamos hacer mucho más”.

A pesar de los desafíos, Almojera insistió en que no querría otra profesión.

“Cuando salgo a responder llamadas, me siento como pez en el agua”, dijo. “Me encanta. Cuando las personas nos llaman, necesitan ayuda”.

“He probado otras áreas del servicio público y nada se compara con EMS”, dijo Ford. “Hay una energía ahí y un sentido de comunidad que proviene de ayudar a las personas. Se siente como mi hogar”.

Para obtener más información sobre el Fondo de ayuda EMS FDNY, o para hacer una donación, por favor visite emsfdnyhelpfund.com.