Struggles persist for “excluded” workers
Persisten las dificultades para los trabajadores “excluidos”

  • English
  • Español

Struggles persist for “excluded” workers

By Gregg McQueen

The fund focuses on workers excluded from other forms of relief.

When the New York State legislature passed the $2.1 billion Excluded Workers Fund (EWF) in April as part of the most recent state budget, it promised to become a lifeline for hundreds of thousands of New Yorkers who were ineligible for Unemployment Insurance and other financial relief since the start of the pandemic.

The fund provides payments of up to $15,600 to help replace income lost due to Covid-19.

Luis, a Washington Heights resident, was one of those affected workers. In March 2020, he was laid off from his job at a restaurant where he was employed for 20 years.

“It was hard on me,” the 70-year-old Luis told Manhattan Times through an interpreter. “I’m older, so it’s been hard for me to find other work.”

“I was over a year behind on rent because I had no money. It was even difficult to feed myself,” he said.

Through the assistance of the Northern Manhattan Improvement Corporation (NMIC), Luis was able to apply for the EWF and recently received a payment from the state for over $15,000.

It is the first state-funded program of its kind in the United States.

“Thank God I had this opportunity and also someone to help me,” he said. “People may be out of work and desperate right now but there is a program to get money that puts food on the table.”

The EWF legislation, led by State Senator Jessica Ramos and State Assemblymember Carmen De La Rosa, was passed after hard-fought advocacy, becoming the first state-funded program of its kind in the United States.

“Immigrant communities across the state will finally feel a sense of relief after almost a year of being excluded from all government aid in the middle of a global pandemic,” said De La Rosa.

Now comes the difficult task of ensuring the money efficiently gets in the hands of those who need it most.

Community-based organizations such as NMIC, which assists low-income residents in Northern Manhattan and the Bronx with housing, immigration, public benefits, and legal services, have been enlisted to help New Yorkers apply for the program, which is run by the New York State Department of Labor (DOL).

“There’s still much more that needs to be done to get the word out about this. I don’t think enough people are aware of the program,” said Rodrigo Sánchez-Camus, legal director at NMIC, which is providing application assistance for the EWF.

“We share information with all clients about the fund, particularly our immigration clients, and have an internal referral mechanism to ensure staff can sign people up,” he said. “We are also sharing info widely on social media and email blasts, and working with our local elected officials to get the word out.”

To date, NMIC has provided application help to more than 100 clients, Sánchez-Camus said, most of whom have been restaurant workers, taxi drivers, and those who work in other service industries.

New Yorkers can apply for the EWF if they filed a tax return in 2018, 2019 or 2020 using a valid U.S. Individual Taxpayer Identification Number (ITIN), and can provide wage documentation.

If these criteria cannot be met, workers may instead be eligible to receive a $3,200 payment — the same amount of federal stimulus payments throughout the pandemic.

“There’s a lot of confusion over eligibility. Many people aren’t sure if they qualify,” Sánchez-Camus said. “One of the biggest obstacles has been getting the proper documentation to prove eligibility to the DOL.”

“In the case of Luis, he had no way of contacting his employers for documents since the restaurant was shut down and longer in existence,” explained Sánchez-Camus. “What we were able to do is follow up with a payroll processing company, and through them we were able to track down his employment information to get him verified.”

Rodrigo Sánchez-Camus.

For Luis, who struggles to read and write and speaks only Spanish, the help of a NMIC staffer was essential for him to complete the application.

“I couldn’t understand what many of the documents said,” Luis remarked. “Without help, I never would have been able to get this money.”

Another obstacle for applicants involves the need for an ITIN to qualify for the highest amount of financial assistance. While New Yorkers without an ITIN can apply for one through the Internal Revenue Service (IRS), a backlog of applications, pandemic-related closures and limited staff capacity at the IRS has created a months-long delay in receiving payments.

At a press conference on August 31, U.S. Senator Charles Schumer announced a new federal procedure designed to make it easier to access money from the EWF — going forward, the IRS will no longer require an in-hand ITIN to apply for payments. Rather, proof of a pending ITIN number and a stamped W-7 form will suffice.

“The IRS has found a new way so that these workers can get their money immediately and not have to wait for an ITIN for a whole year,” said Schumer, who announced that the IRS will use its Taxpayer Assistance Centers throughout the city to accept proof of a pending ITIN number.

If eligible New Yorkers present their pending ITIN application, they should receive money from the EWF more quickly, Schumer said.

Assemblymember Carmen De La Rosa was one of the bill’s lead sponsors.

Still, Sánchez-Camus expressed skepticism that the new IRS process would radically speed the ability to get EWF payments.

“Do I think it’s helpful? Yes. Do I think it’s a gamechanger? I’m not sure,” he remarked. “It will help us move applications faster. Accepting a pending ITIN application is one thing, but you still need the IRS to process the number and those delays could still be there. The IRS issue and delays have come up for multiple clients. A finished application will sit unless the IRS can move it along.”

When referring clients to the IRS, there is a limit to how much assistance NMIC can provide, Sánchez-Camus said.

“We typically advise them who to call. Sometimes if the IRS will let us, we’ll get on the phone to help but typically they’ll only talk to the applicant,” he said. “Often, they don’t know how [to explain their situation], have a language barrier or just don’t know how to properly communicate with a federal agency like the IRS. It can be challenging.”

Once an EWF is submitted, it typically takes three weeks to get approval and an additional two weeks for the money to arrive, Sánchez-Camus said.

Approved applicants will receive a one-time payment on a prepaid Visa card mailed to the address provided in their application, according to the DOL. The card can be used at ATMs and anywhere Visa debit cards are accepted.

The program is administered by NYS’ Labor Department.

One-time payment amounts range from $3,200 to $15,600.

As of September 14, more than 136,000 EWF applications have been submitted statewide, with 79,804 receiving approval, according to DOL statistics.

Despite challenges posed by applying for EWF funds, Sánchez-Camus indicated that the process has gone smoother than the state’s Emergency Rental Assistance Program (ERAP), which has seen financial assistance get bogged down with red-tape delays.

“In terms of applications we’re helping with, we see a far greater percentage of them being processed and approved than we see with ERAP,” said Sánchez-Camus. “[While] the process [is] difficult at times, at least we have been seeing movement with it.”

Word of mouth has also proven effective.

“When somebody gets approved for $15,000, they’re telling their friends and neighbors in the community,” he said. “That’s going to be very helpful in terms of promoting this program.”

 

For more information or to apply to the Excluded Workers Fund, go to dol.ny.gov/EWF.

To learn more about the Northern Manhattan Improvement Corporation, visit www.nmic.org.

Persisten las dificultades para los trabajadores “excluidos”

Por Gregg McQueen

El fondo se centra en los trabajadores excluidos de otras formas de ayuda.

Cuando la legislatura del estado de Nueva York aprobó el Fondo de Trabajadores Excluidos (EWF, por sus siglas en inglés) de $2.1 mil millones de dólares en abril como parte del presupuesto estatal más reciente, prometió convertirse en un salvavidas para cientos de miles de neoyorquinos que no eran elegibles para el seguro de desempleo ni otros tipos de ayuda financiera desde el inicio de la pandemia.

El fondo proporciona pagos de hasta $15,600 dólares para ayudar a reemplazar los ingresos perdidos debido a la Covid-19.

Luis, residente de Washington Heights, fue uno de los trabajadores afectados. En marzo de 2020, fue despedido de su empleo en un restaurante donde laboró durante 20 años.

“Fue difícil para mí”, dijo Luis, de 70 años, al Manhattan Times a través de un intérprete. “Soy mayor, así que me ha resultado difícil encontrar otro trabajo”.

“Llevaba más de un año atrasado con el alquiler porque no tenía dinero. Incluso fue difícil alimentarme”, dijo.

Gracias a la ayuda de la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan (NMIC, por sus siglas en inglés), Luis pudo solicitar al EWF y recientemente recibió un pago del estado por más de $15,000 dólares.

Es el primer programa de este tipo financiado por el estado en los Estados Unidos.

“Gracias a Dios tuve esta oportunidad y también a alguien que me ayudara”, dijo. “La gente puede estar sin trabajo y desesperada en este momento, pero existe un programa para obtener dinero que pone comida en la mesa”.

La legislación EWF, dirigida por la senadora estatal Jessica Ramos y la asambleísta estatal Carmen de la Rosa, fue aprobada después de una ardua labor de promoción, convirtiéndose en el primer programa de este tipo financiado por el estado en los Estados Unidos.

“Las comunidades de inmigrantes en todo el estado finalmente se sentirán aliviadas después de casi un año de haber sido excluidas de toda la ayuda del gobierno en medio de una pandemia mundial”, dijo de la Rosa.

Ahora viene la difícil tarea de garantizar que el dinero llegue de manera eficiente a quienes más lo necesitan.

Las organizaciones comunitarias como NMIC, que ayuda a los residentes de bajos ingresos en el norte de Manhattan y el Bronx con vivienda, inmigración, beneficios públicos y servicios legales, se han enlistado para ayudar a los neoyorquinos a aplicar al programa, que es administrado por el Departamento de Trabajo del estado de Nueva York (DOL, por sus siglas en inglés).

“Aún queda mucho por hacer para correr la voz sobre esto. No creo que suficientes personas estén al tanto del programa”, dijo Rodrigo Sánchez-Camus, director legal de NMIC, que brinda asistencia para la solicitud para el EWF.

“Compartimos información con todos los clientes sobre el fondo, en particular con nuestros clientes de inmigración, y tenemos un mecanismo interno de referencia para garantizar que el personal pueda inscribir a las personas”, dijo. “También estamos compartiendo información ampliamente en redes sociales y a través de correos electrónicos masivos, y estamos trabajando con nuestros funcionarios locales para hacer correr la voz”.

Hasta la fecha, NMIC ha brindado ayuda con la solicitud a más de 100 clientes, dijo Sánchez-Camus, la mayoría de los cuales han sido trabajadores de restaurantes, taxistas y quienes trabajan en otras industrias de servicios.

Los neoyorquinos pueden aplicar al EWF si presentaron una declaración de impuestos en 2018, 2019 o 2020 utilizando un número de identificación de contribuyente individual (ITIN, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos válido y pueden proporcionar documentación salarial.

Si no se pueden cumplir estos criterios, los trabajadores pueden ser elegibles para recibir un pago de $3,200 dólares, la misma cantidad de pagos de estímulo federal durante la pandemia.

“Existe mucha confusión sobre la elegibilidad. Mucha gente no está segura de si califica”, dijo Sánchez-Camus. “Uno de los mayores obstáculos ha sido obtener la documentación adecuada para demostrar la elegibilidad para el DOL”.

“En el caso de Luis, no tenía forma de ponerse en contacto con sus empleadores para pedir los documentos, pues el restaurante estaba cerrado y ya no existía”, explicó Sánchez-Camus. “Lo que pudimos hacer fue un seguimiento con una empresa de procesamiento de nóminas y, a través de ellos, pudimos rastrear su información de empleo para verificarlo”.

Rodrigo Sánchez-Camus.

Para Luis, quien tiene dificultades para leer y escribir y solo habla español, la ayuda de un miembro del personal de NMIC fue esencial para completar la solicitud.

“No podía entender lo que decían muchos de los documentos”, comentó. “Sin ayuda, nunca hubiera podido obtener este dinero”.

Otro obstáculo para los solicitantes implica la necesidad de un ITIN para calificar para la mayor cantidad de asistencia financiera. Si bien los neoyorquinos sin un ITIN pueden solicitar uno a través de la Hacienda Pública (IRS, por sus siglas en inglés), una acumulación de solicitudes, cierres relacionados con pandemias y una capacidad limitada de personal en el IRS ha creado una demora de meses en la recepción de pagos.

En una conferencia de prensa el 31 de agosto, el senador estadounidense Charles Schumer anunció un nuevo procedimiento federal diseñado para facilitar el acceso al dinero del EWF: en el futuro, el IRS ya no requerirá un ITIN disponible para solicitar pagos. Más bien, será suficiente la prueba de un número ITIN pendiente y un formulario W-7 sellado.

“El IRS ha encontrado una nueva forma para que estos trabajadores puedan obtener su dinero de inmediato y no deban esperar por un ITIN durante todo un año”, dijo Schumer, quien anunció que el IRS utilizará sus Centros de Asistencia al Contribuyente en toda la ciudad para aceptar prueba de un número ITIN pendiente.

Si los neoyorquinos elegibles presentan su solicitud ITIN pendiente, deberían recibir dinero del EWF más rápidamente, dijo Schumer.

La asambleísta Carmen de la Rosa fue una de las patrocinadoras principales del proyecto de ley.

Aun así, Sánchez-Camus expresó su escepticismo de que el nuevo proceso del IRS acelere radicalmente la capacidad de obtener pagos del EWF.

“¿Creo que es útil? Sí. ¿Creo que cambia las reglas del juego? No estoy seguro”, comentó. “Nos ayudará a mover las solicitudes más rápido. Aceptar una solicitud de ITIN pendiente es una cosa, pero aún necesita que el IRS procese el número y esos retrasos podrían seguir existiendo. El problema del IRS y las demoras han surgido para varios clientes. Una solicitud terminada seguirá así a menos que el IRS pueda moverla”.

Cuando se refiere a los clientes al IRS, existe un límite en la asistencia que la NMIC puede brindar, dijo Sánchez-Camus.

“Normalmente les aconsejamos a quién llamar. A veces, si el IRS nos lo permite, hablamos por teléfono para ayudar, pero por lo general solo hablarán con el solicitante”, dijo. “A menudo, no saben cómo [explicar su situación], tienen una barrera del idioma o simplemente no saben cómo comunicarse adecuadamente con una agencia federal como el IRS. Puede ser un desafío”.

Una vez que se envía un EWF, generalmente se necesitan tres semanas para obtener la aprobación y dos semanas adicionales para que llegue el dinero, dijo Sánchez-Camus.

Los solicitantes aprobados recibirán un pago único en una tarjeta Visa prepaga enviada por correo a la dirección proporcionada en su solicitud, según el DOL. La tarjeta se puede utilizar en cajeros automáticos y en cualquier lugar donde se acepten tarjetas de débito Visa.

El programa es administrado por el Departamento del Trabajo del estado de Nueva York.

Los montos de pago único oscilan entre $3,200 y los $15,600 dólares.

Hasta el 14 de septiembre, se habían presentado más de 136,000 solicitudes EWF en todo el estado, y 79,804 recibieron aprobación, según las estadísticas del DOL.

A pesar de los desafíos planteados por la solicitud de fondos de EWF, Sánchez-Camus indicó que el proceso ha sido más fluido que el Programa de Asistencia de Emergencia de Alquiler (ERAP, por sus siglas en inglés) del estado, que ha visto a la asistencia financiera empantanada con retrasos burocráticos.

“En términos de solicitudes con las que estamos ayudando, vemos un porcentaje mucho mayor de ellas procesadas y aprobadas de lo que vemos con ERAP”, dijo Sánchez-Camus. “[Si bien] el proceso [es] difícil a veces, al menos hemos visto un movimiento con él”.

El boca a boca también ha demostrado su eficacia.

“Cuando alguien obtiene la aprobación de $15,000 dólares, se lo dice a sus amigos y vecinos de la comunidad”, dijo. “Eso será muy útil en términos de promoción de este programa”.

 

Para obtener más información o para postularse al Fondo de Trabajadores Excluidos, vaya a dol.ny.gov/EWF.

Para obtener más información sobre la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan, visite www.nmic.org.