Skip the Sugary Drinks
Evite las bebidas azucaradas

  • English
  • Español

Skip the Sugary Drinks

By George Hulse

George Hulse is Vice President of External Affairs at Healthfirst

George Hulse is Vice President of External Affairs at Healthfirs

According to the New York City Department of Health and Mental Hygiene, Americans today consume close to 300 more calories daily than 30 years ago, and nearly half of these extra calories are drunk in the form of sugary drinks. Those 300 calories take almost 70 city blocks of walking to burn. So here is my question: Is it really worth it?

In summertime, it’s especially tempting for kids to turn to soda and other sugary drinks for relief from the heat. But these beverages are not only caloric and fattening, they can also rot kids’ teeth and lead to serious health problems like diabetes.

It’s better for kids to quench their thirst with healthy, naturally refreshing drinks rather than to weigh themselves down with artificially flavored and colored beverages loaded with sugar.

Here are a few ways you can help your child steer clear of sugary drinks:

• Substitute natural fruit juices (especially those mixed with vegetable juice) and whole fruit for soda and powdered beverages high in sugar.
• Stock the fridge with bottled water so kids, having easy access, can grab one on the go.
• If you want to save money on store-bought purified water, use a water filter.
• Treat your family to chilled pitchers of fresh lemonade or decaffeinated ice tea (but go easy on the sugar).
• Limit or eliminate pre-sweetened coffee and tea drinks, and shakes.

glassesC(web)Another important point to consider: if your child drinks lots of milk, you should try switching to fat-free or to one-percent milk. They’re both still rich in calcium and Vitamin D but don’t contain all the fat of regular milk. Low-fat milk has fewer calories, too, so it’s a healthy drink option that can help keep kids slim and fit.

So remember, encourage kids to grab a healthy beverage instead of reaching for that soft drink or sugary juice. They’ll feel better, and you will too, knowing that they’re staying hydrated the healthy way.

George Hulse is Vice President of External Affairs at Healthfirst.

For more tips on leading a healthier lifestyle, go to www.healthfirst.org.

Evite las bebidas azucaradas

Por George Hulse

George Hulse es el vicepresidente de asuntos externos de Healthfirst

George Hulse es el vicepresidente de asuntos externos de Healthfirst

De acuerdo con el Departamento de salud e higiene mental de la ciudad de Nueva York, los estadounidenses hoy en día consumen cerca de 300 calorías más a diario en comparación con 30 años atrás y casi la mitad de estas calorías extra se consumen en forma de bebidas azucaradas. Es necesario caminar aproximadamente 70 cuadras para quemar estas 300 calorías. Mi pregunta es: ¿Realmente vale la pena?

En el verano, es una tentación para los niños beber refrescos y otras bebidas azucaradas para aplacar el calor. Sin embargo, estas bebidas no solo son calóricas y engordan, también afectan los dientes de los niños y ocasionan problemas de salud graves como la diabetes.

Es mejor para los niños calmar la sed con bebidas saludables y naturalmente refrescantes en vez de ingerir bebidas con colorantes y saborizantes artificiales y azúcar. A continuación le presentamos diferentes maneras mediante las cuales puede ayudar a su hijo a evitar las bebidas azucaradas:

• Sustituya los jugos de frutas naturales (especialmente los que están combinados con jugos de vegetales) y las frutas enteras por refrescos y bebidas con alto contenido de azúcar.
• Llene el refrigerador con botellas de agua para que los niños, al tener un fácil acceso, puedan tomar una al pasar.
• Si quiere ahorrar dinero en agua purificada que compra en la tienda, use un filtro de agua.
• Prepare para su familia jarras de limonada fresca o té helado descafeinado (pero no use mucha cantidad de azúcar).
• Limite o elimine café, té y batidos previamente endulzados.

glassesC(web)Otro punto importante a tener en cuenta: si su hijo bebe mucha leche, debería intentar cambiar por leche desnatada o con uno por ciento de grasa. Ambas son ricas en calcio y vitamina D pero no contienen toda la grasa de la leche regular entera. La leche con bajo contenido graso tiene menos calorías, por lo tanto, es una opción más saludable que puede ayudar a que los niños se mantengan delgados y en forma.

Recuerde: aliente a sus hijos a consumir bebidas saludables en lugar de consumir refrescos o jugos azucarados. Ellos se sentirán mejor y usted también, con la seguridad de que se mantienen hidratados de manera saludable.

George Hulse es el vicepresidente de asuntos externos de Healthfirst.

Para más consejos sobre cómo llevar un estilo de vida más saludable, visite el sitio web de Healthfirst en www.healthfirst.org.