Skip the Chip
Omitir el chip

  • English
  • Español

Skip the Chip

Advocates raise concerns on new IDNYC technology

Story by Gregg McQueen

Photos: John McCarten

Mayor’s Office of Immigrant Affairs (MOIA) Commissioner Bitta Mostofi offered testimony.

Not so smart a start.

Advocates are expressing reservations about the city’s plan to add a smart chip to the IDNYC card in an effort to enable payment and banking capabilities.

At a City Council oversight hearing on Mon., Feb.11th, Mayor’s Office of Immigrant Affairs (MOIA) Commissioner Bitta Mostofi testified that the de Blasio administration was currently seeking proposals from financial services providers who could implant smart chip technology in the IDNYC card. The smart chip could allow users to access banking transactions or even make contactless Metrocards payment for subway and bus fares.

However, advocates issued sharp rebukes during the hearing and warned that the technology could pose privacy issues, and could risk divulging identity information for vulnerable New Yorkers to the federal government.

“We are deeply concerned that the potential integrations to the IDNYC will put immigrants at even greater risk of ICE surveillance, as the data collected through multiple points associated with the ID can become a very useful tool for creating profiles about people or groups or people,” said Mizue Aizeki, Deputy Director of the Immigrant Defense Project (IDP).

“We’re going to do the research,” pledged Council’s Immigration Committee Chair Carlos Menchaca.

“ICE is using data from a variety of different sources,” she said. “This is how they find people.”

A Request for Information (RFI) was issued May 2018 by MOIA to solicit proposals from a range of vendors, and then in December, it issued a Notice of Intent.

This procurement process – known as a negotiated acquisition – is non-binding, allowing for city to engage in a more robust back-and-forth with potential vendors. It also permits MOIA to walk away if the it finds that vendor is unable to meet stated needs or concerns.

The Notice of Intent closed on January 18th.

But due to the confidential nature of the process, the financial services vendors that responded thus far are not known to the public.

Should a satisfactory vendor be identified by MOIA, the contract is set to begin January 2020.

During the hearing, Betsy Plum, Vice President of Policy of the New York Immigration Coalition (NYIC), praised the benefits IDNYC has provided to immigrants who previously were cut off from obtaining government-issued identification.

The smart chip would be added to the ID card.

“Because of this program, we have seen barrier after barrier overcome to make New York a truly inclusive city,” said Plum, who said the proposed changes “go too far beyond IDNYC’s original intent” and warned that immigrants living in fear of the Trump administration would be reticent to apply to the card.

“We have to acknowledge the fear of immigrant communities in our current moment and work to build back trust,” she said. “It is absolutely not the time to play with the program that has been a benefit to so many New Yorkers. Privacy must be maintained and legitimacy must be afforded to the program.”

Make the Road New York Co-Chair Natalia Aristizabal went so far as to say her advocacy group would stop recommending that immigrants sign up for IDNYC.

“Unfortunately, if this program is expanded this way, we as a community organization cannot just assure community members that this is the best way to go,” Aristizabal told the Council’s Immigration Committee Chair Carlos Menchaca, who led the hearing. “They’re going to ask if we should be continuing to have this ID and unfortunately, if our worries are not addressed, our answer has to be no.”

The card is now carried by 1.2 million New Yorkers, Mostofi said — more than 18 percent of the city’s population age 10 and older.

Last year, the city issued a Request for Expressions of Interest, seeking proposals from firms to imbed an open-architecture smart chip proposal into the card.

Mostofi said one of the city’s primary objectives in adding the chip would be to “make a large-scale dent” in the number of unbanked and underbanked New Yorkers, which was part of the original goals for IDNYC when it launched in 2015. So far, the card is not permitted for use in opening an account by most banks.

She stressed that the card does not contain information on immigration status and said that the city does not collect that information from applicants.

“I want to make it clear that if we are not satisfied that we can obtain the protections and benefits that we seek for IDNYC cardholders, we are not under any obligation to award a contract and will not do so,” stated Mostofi.

The city has conducted aggressive enrollment outreach.

Deyanira Del Rio, Co-Director of the New Economy Project, pointed out that the chip wouldn’t change the fact that banks fail to accept IDNYC for opening an account — which is what the administration has claimed was a priority — but would only allow for the card to contain a reloadable debit card capability.

“This proposal is not the way to do it,” said Del Rio, who called the city’s effort “problematic and dangerous.”

She was blunt in her conclusion: “We are calling on the Mayor to abandon this dangerous plan.”

After the hearing, Menchaca said that the Council would review all of the data and concerns brought forth by advocates and the administration.

“This gave us an opportunity to get everything on the table,” he said. “We’re going to do the research. We need to return to the core concepts of ensuring safety, privacy and security for all cardholders.”

Menchaca, whose office has signaled that it was open to holding more public hearings, cautioned that it was very early in the process.

“We’re not at the phase of any decision making,” he said. “If at any point, we need to say stop, we’ll say stop.”

Omitir el chip

Historia por Gregg McQueen

Fotos: John McCarten

“Pedimos al alcalde que abandone este peligroso plan”, dijo Deyanira del Río, codirectora del Proyecto Nueva Economía.

No es un comienzo tan inteligente.

Defensores están expresando reservas sobre el plan de la ciudad para agregar un chip inteligente a la tarjeta IDNYC, en un esfuerzo por habilitar las capacidades bancarias y de pago.

En una audiencia de supervisión del Concejo de la Ciudad celebrada el lunes 11 de febrero, la comisionada de la Oficina del alcalde de Asuntos de Inmigrantes (MOIA, por sus siglas en inglés), Bitta Mostofi, declaró que la administración de Blasio está buscando actualmente propuestas de proveedores de servicios financieros que pudieran implantar tecnología de chip inteligente en la tarjeta IDNYC. El chip inteligente podría permitir a los usuarios acceder a transacciones bancarias o incluso realizar pagos de Metrocards sin contacto para viajes de metro y autobús.

Sin embargo, los defensores emitieron fuertes críticas durante la audiencia y advirtieron que la tecnología podría plantear problemas de privacidad y podría arriesgar la divulgación de información de identidad de neoyorquinos vulnerables al gobierno federal.

“Estamos profundamente preocupados de que las posibles integraciones a la IDNYC pongan a los inmigrantes en un riesgo aún mayor de vigilancia del ICE, ya que los datos recopilados a través de múltiples puntos asociados con la identificación pueden convertirse en una herramienta muy útil para crear perfiles sobre personas o grupos o personas”, dijo Mizue Aizeki, directora adjunta del Proyecto de Defensa del Inmigrante (IDP, por sus siglas en inglés).

“La privacidad debe mantenerse”, dijo Betsy Plum de NYIC.

“ICE está utilizando información de una variedad de fuentes diferentes”, dijo. “Así es como encuentran las personas”.

Una solicitud de información (RFI) fue emitida en mayo de 2018 por MOIA para solicitar propuestas de una variedad de proveedores, y luego, en diciembre, emitió un Aviso de intención.

Este proceso de adquisición, conocido como una adquisición negociada, no es vinculante, lo que permite a la ciudad participar en una alternativa más sólida con posibles proveedores. También permite que MOIA se aleje si encuentra que el proveedor puede satisfacer las necesidades o inquietudes indicadas.

El Aviso de Intención se cerró el 18 de enero.

Pero debido a la naturaleza confidencial del proceso, los proveedores de servicios financieros que respondieron hasta ahora no son conocidos por el público.

En caso de que MOIA identifique un proveedor satisfactorio, el contrato está programado para comenzar en enero de 2020.

Durante la audiencia, Betsy Plum, vicepresidenta de Políticas de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC, por sus siglas en inglés), elogió los beneficios que la IDNYC ha brindado a los inmigrantes que anteriormente no podían obtener una identificación emitida por el gobierno.

“Debido a este programa, hemos visto que superarse una barrera tras otra para hacer de Nueva York una ciudad verdaderamente incluyente”, dijo Plum, señalando que los cambios propuestos “van más allá de la intención original de la IDNYC” y advirtió que los inmigrantes que viven con miedo al gobierno de Trump serían reticentes a solicitar la tarjeta.

Natalia Aristizabal, copresidenta de Make the Road Nueva York.

“Tenemos que reconocer el temor de las comunidades inmigrantes en nuestro momento actual y trabajar para recuperar la confianza”, dijo. “Definitivamente no es el momento de jugar con el programa que ha sido un beneficio para muchos neoyorquinos. La privacidad debe mantenerse y la legitimidad debe otorgarse al programa”.

Natalia Aristizabal, copresidenta de Make the Road Nueva York, llegó al extremo de decir que su grupo de defensa dejaría de recomendar que los inmigrantes se inscriban a la IDNYC.

“Desafortunadamente, si este programa se expande de esta manera, nosotros, como organización comunitaria, no podemos simplemente asegurarles a los miembros de la comunidad que esta es la mejor manera de hacerlo”, dijo Aristizabal al presidente del Comité de Inmigración del Concejo, Carlos Menchaca, quien dirigió la audiencia. “Van a preguntar si deberíamos seguir teniendo esta identificación y, desafortunadamente, si no se abordan nuestras preocupaciones, nuestra respuesta debe ser no”.

La tarjeta ahora es llevada por 1.2 millones de neoyorquinos, dijo Mostofi, más del 18 por ciento de la población de la ciudad de 10 años o más.

El año pasado, la ciudad emitió una Solicitud de Expresiones de Interés, en busca de propuestas de las empresas para insertar una propuesta de chip inteligente de arquitectura abierta en la tarjeta.

Mostofi dijo que uno de los principales objetivos de la ciudad al agregar el chip sería “hacer una mella a gran escala” en el número de neoyorquinos sin banca y con pocos bancos, que formaba parte de los objetivos originales de la IDNYC cuando se lanzó en 2015. Hasta ahora, el uso de la tarjeta no está permitido para abrir una cuenta en la mayoría de los bancos.

Mizue Aizeki se desempeña como directora adjunta del Proyecto de Defensa de Inmigrantes (IDP, por sus siglas en inglés).

Destacó que la tarjeta no contiene información sobre el estatus de inmigración y dijo que la ciudad no recopila esa información de los solicitantes.

“Quiero dejar claro que, si no estamos satisfechos de poder obtener las protecciones y los beneficios que buscamos para los titulares de tarjetas de IDNYC, no estamos obligados a otorgar un contrato y no lo haremos”, afirmó Mostofi.

Deyanira del Río, codirectora del Proyecto Nueva Economía, señaló que el chip no cambiaría el hecho de que los bancos no acepten la IDNYC para abrir una cuenta, que es lo que el gobierno afirmó que era una prioridad, sino solo permitiría que la tarjeta tenga una capacidad de tarjeta de débito recargable.

“Esta propuesta no es la forma de hacerlo”, dijo del Río, quien calificó el esfuerzo de la ciudad como “problemático y peligroso”.

Ella fue contundente en su conclusión: “hacemos un llamado a la alcaldía para abandonar este peligroso plan”.

Después de la audiencia, Menchaca dijo que el Concejo revisaría todos los datos y las preocupaciones presentadas por los defensores y la administración.

“Esto nos dio la oportunidad de poner todo sobre la mesa”, dijo. “Vamos a hacer la investigación. Tenemos que volver a los conceptos básicos de garantizar la seguridad, privacidad y confianza para todos los titulares de tarjetas”.

Menchaca, cuya oficina ha señalado que está abierta a la celebración de más audiencias públicas, advirtió que era muy temprano en el proceso. “No estamos en la fase de toma de decisiones”, dijo. “Si en algún momento tenemos que decir basta, vamos a decir basta”.