Skin Safe
Salvo bajo el sol

  • English
  • Español

Skin Safe 

On moles, melanoma, and staying safe in the sun

Submitted by Health Matters | NYP

Skin cancer is the most commonly diagnosed cancer in the United States, with melanoma being the most dangerous form.

One in five Americans will develop skin cancer by age 70.

According to the American Cancer Society, many of the more than 5 million skin cancer cases diagnosed each year in the U.S. could be prevented by protecting skin from excessive sun exposure.

Health Matters spoke with Dr. Larisa Geskin, a skin cancer expert and the director of the Comprehensive Skin Cancer Center at NewYork-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center, to discuss moles, melanoma, and the importance of regularly checking your skin for signs of changes.

Can you explain to us what moles are, and how we get them?
Moles are made of the cells called melanocytes. Melanocytes produce pigment called melanin and are evenly distributed through the skin, giving the skin its natural color. People of all races and skin colors have the same number of melanocytes, but melanocytes of darker skin individuals make more melanin. When melanocytes make a cluster, they form a mole.

Protection is paramount.

Protection is paramount.

Moles can come in many colors (brown, pink, white, blue or gray — depending on how much melanin is produced by the melanocytes); sizes (very small or very large, sometimes covering half of the person’s body); and shapes. We usually wind up with moles because of our genetic makeup, but it is also possible to get them as a result of sun exposure. We are born with some, but they also may develop later in life.

Are moles inherently dangerous?
Moles are not inherently dangerous, but on rare occasions they become malignant if the person has a genetic predisposition and, possibly, is exposed to harmful sun rays. Those moles may turn into melanoma, the most dangerous form of skin cancer. Having said that, most commonly melanoma starts on normal skin without a pre-existing mole.

What might cause a person to develop melanoma or another type of skin cancer?
There are a few factors that may contribute to a person developing melanoma. The first one is our hereditary disposition, or the genes we get from our parents, which is out of our control. Secondly, age is certainly a factor, because we develop more genetic mutations as we grow older, which are what increase our chances of developing melanoma or other forms of cancer. Lastly, sun exposure plays a large role in our skin health, and if we aren’t careful, it can have detrimental effects.

Share your SPF.

Share your SPF.

How can people tell if they have a mole that is developing into melanoma?
A common abbreviation used is the ABCDE test. Each letter stands for a different criterion that is important to check for a mole or skin abnormality. “A” is for asymmetry. If a mole is asymmetrical, meaning if you draw a line down the middle and get two very different halves, it may be a warning sign of skin cancer. “B” is for border, noting that malignant moles may have uneven or notched borders. “C” is for color. Often, benign moles will be one color, so if a mole is multi-colored it may be a warning sign. “D” is for diameter, as malignant moles will usually have a larger diameter than benign ones. And “E” is for evolution, or change over time in the size, shape, color, or symptoms, such as developing itching, bleeding, or pain in the mole.

Is there one letter in ABCDE that is most important?
I always tell my patients that the “E” for evolution or change is the most important warning sign for melanoma. While some benign moles may be slightly asymmetrical, or may have two colors, any sort of evolution or change in a mole should be taken seriously and could be significant. Moles can transform in many ways — in color and size — but they also may start to become itchy or painful. Don’t brush off the change in the mole as nothing. Seek an evaluation by a specialist.

Is melanoma only developed through moles?

A useful guide.

A useful guide.

Moles are just one way that melanoma develops, but more often than not melanomas may develop on normal skin where a mole wasn’t previously present. There are many types of melanoma; for example, melanoma that arises in the eye, or gut, or on the sole of the foot, on the areas where there are no moles. There is a type of melanoma that can develop in a freckle — usually a large freckle — that can change very slowly over time and become darker and multi-colored. Because the change is very slow in this type of melanoma, people may not be able to notice the change. This is why it remains so important to keep an eye on your skin.

How can people be proactive about their skin health?
Everyone should see a dermatologist at least once in their life to figure out what care is necessary for their skin health. For some people who have fair skin and a lot of moles, the dermatologist may recommend that they come in more frequently for melanoma surveillance than someone who has fewer moles and no history of sunburns. We also use a “mole map” — a series of digital images of the whole body’s skin surface (like a world map of your skin). Such maps help us to track the moles over time and detect any changes very early, before they can be noted by a patient. Mole mapping is recommended for anyone who has a personal or family history of melanoma, abnormal moles, fair skin, a lot of moles, and other factors. We find many melanomas and very abnormal moles using this system and use this preventive measure to save a person’s life.

What is the best thing people can do to protect themselves from having to deal with skin cancer later in life?

Dr. Larisa Geskin.

Dr. Larisa Geskin.

People need to be vigilant about their skin and take note of anything abnormal or changing. If you notice something that doesn’t feel right, don’t hesitate to have it checked out. If there is a genetic predisposition for melanoma, we need to focus on what we can do to protect ourselves. One of the clear and well-established risk factors for melanoma and skin cancer is sun exposure. Sun protection is especially important for people who have family history of melanoma, fair skin, and many moles. Sun protective clothing and sunblock use are cornerstones of such protection. Wear a hat and other sun protective clothing, and seek out shade whenever possible.

When choosing a sunscreen, what are some things people should look for on the label?
I recommend a physical sunblock, which contains a high concentration of zinc oxide (at least 10 percent, but more is better; some sunblock products contain as much as 20 percent zinc oxide). It is very important to make sure that you are using enough sunblock (a full shot glass to cover the entire body) and are reapplying frequently, especially if you sweat or swim. Remember that when you look at the SPF it only reflects UVB coverage and not UVA rays, which can also cause skin cancer. Recent studies have shown that people who put on sunblock spend more time in the sun and sunburn more. This is because the sunblock application gives people a false sense of security. Application of a sunblock once a day is not going to be sufficient to protect you from the harmful UV radiation. People should be diligent about combining all these measures — frequent application of good sunblock and wearing sun protective clothing.

Dr. Larisa Geskin is Director of the Comprehensive Skin Cancer Center at the Department of Dermatology at NewYork-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center and an Associate Professor of Dermatology at Columbia University Vagelos College of Physicians and Surgeons. For more information, please visit https://bit.ly/2LJUKNK.

Salvo bajo el sol

DIÁLOGO DIRECTO

Por Health Matters | NYP

El cáncer de piel es el cáncer más comúnmente diagnosticado en los Estados Unidos, y el melanoma es la forma más peligrosa. Uno de cada cinco estadounidenses desarrollará cáncer de piel a los 70 años. De acuerdo con la Sociedad Estadounidense del Cáncer, muchos de los más de 5 millones de casos de cáncer de piel diagnosticados cada año en los Estados Unidos podrían prevenirse protegiendo la piel de la exposición excesiva al sol.

Health Matters habló con la Dra. Larisa Geskin, una experta en cáncer de piel y directora del Centro Integral de Cáncer de Piel en el New York-Presbyterian/Centro Médico Irving de la Universidad Columbia, para hablar sobre los lunares, el melanoma y la importancia de revisar regularmente su piel en busca de señales de cambio.

¿Puede explicarnos qué son los lunares y cómo los obtenemos?

Revisa tu piel con frecuencia.

Revisa tu piel con frecuencia.

Los lunares están hechos de las células llamadas melanocitos. Los melanocitos producen un pigmento llamado melanina y se distribuyen uniformemente a través de la piel, dándole su color natural. Las personas de todas las razas y colores tienen el mismo número de melanocitos, pero los de las personas con piel más oscura producen más melanina. Cuando los melanocitos forman un grupo, crean un lunar.

Los lunares pueden tener muchos colores (marrón, rosa, blanco, azul o gris, dependiendo de la cantidad de melanina que produzcan los melanocitos); tamaños (muy pequeños o muy grandes, que a veces cubren la mitad del cuerpo de la persona); y formas. Por lo general, terminamos con lunares debido a nuestra constitución genética, pero también es posible obtenerlos como resultado de la exposición al sol. Nacemos con algunos, pero también pueden desarrollarse más tarde en la vida.

¿Los lunares son intrínsecamente peligrosos?
Los lunares no son inherentemente peligrosos, pero en raras ocasiones se vuelven malignos si la persona tiene una predisposición genética y, posiblemente, está expuesta a los dañinos rayos del sol. Esos lunares pueden convertirse en melanoma, la forma más peligrosa de cáncer de piel. Habiendo dicho eso, lo más común es que el melanoma comience en piel normal sin un lunar preexistente.

¿Qué podría causar que una persona desarrolle melanoma u otro tipo de cáncer de piel?
Hay algunos factores que pueden contribuir a que una persona desarrolle melanoma. El primero es nuestra disposición hereditaria, o los genes que obtenemos de nuestros padres, que está fuera de nuestro control. En segundo lugar, la edad es ciertamente un factor, porque desarrollamos más mutaciones genéticas a medida que envejecemos y son las que aumentan nuestras posibilidades de desarrollar melanoma u otras formas de cáncer. Por último, la exposición al sol juega un papel importante en la salud de nuestra piel, y si no tenemos cuidado, puede tener efectos perjudiciales.

¿Cómo pueden las personas saber si tienen un lunar que se está convirtiendo en melanoma?

Lea la letra pequeña.

Lea la letra pequeña.

Una abreviatura común utilizada es el examen ABCDE. Cada letra representa un criterio diferente que es importante para detectar una anomalía en el lunar o en la piel. “A” es por asimetría. Si un lunar es asimétrico, lo que significa que si dibuja una línea en el medio y obtiene dos mitades muy diferentes, puede ser una señal de advertencia de cáncer de piel. “B” es por borde, señalando que los lunares malignos pueden tener bordes desiguales o con muescas. “C” es por color. A menudo, los lunares benignos tendrán un color, por lo que, si es multicolor, podría ser una señal de advertencia. “D” es por diámetro, ya que los lunares malignos generalmente tendrán un diámetro mayor que los benignos. Y “E” es por evolución, o cambio con el tiempo en el tamaño, la forma, el color o los síntomas, como la aparición de picazón, sangrado o dolor en el lunar.

¿Hay una letra en ABCDE que sea más importante?
Siempre les digo a mis pacientes que la “E” de evolución o de cambio es la señal de advertencia más importante para el melanoma. Si bien algunos lunares benignos pueden ser ligeramente asimétricos, o pueden tener dos colores, cualquier tipo de evolución o cambio en un lunar debe tomarse en serio y podría ser significativo. Los lunares se pueden transformar de muchas maneras, en color y tamaño, pero también pueden comenzar a causar picazón o dolor. No reste importancia al cambio del lunar. Busque la evaluación de un especialista.

¿El melanoma solo se desarrolla a través de los lunares?

La protección es primordial.

La protección es primordial.

Los lunares son solo una de las formas en que se desarrolla el melanoma, pero la mayoría de las veces, los melanomas pueden desarrollarse en la piel normal, donde un lunar no estaba presente previamente. Hay muchos tipos de melanoma, por ejemplo, el que surge en el ojo, o en el intestino, o en la planta del pie, en las áreas donde no hay lunares. Existe un tipo de melanoma que puede desarrollarse en una peca, generalmente una peca grande, que puede cambiar muy lentamente con el tiempo y volverse más oscura y multicolor. Debido a que el cambio es muy lento en este tipo de melanoma, es posible que las personas no puedan notar el cambio. Por eso sigue siendo tan importante vigilar su piel.

¿Cómo pueden las personas ser proactivas en cuanto a la salud de su piel?
Todos deberían ver a un dermatólogo al menos una vez en su vida para descubrir qué cuidados son necesarios para la salud de su piel. Para algunas personas que tienen piel clara y muchos lunares, el dermatólogo puede recomendar que regresen con más frecuencia para buscar melanoma que a alguien que tiene menos lunares y no tiene antecedentes de quemaduras por el sol. También usamos un “mapa de lunares” — una serie de imágenes digitales de la superficie de la piel de todo el cuerpo (como un mapa mundial de su piel). Dichos mapas nos ayudan a rastrear los lunares con el tiempo y detectar cualquier cambio muy temprano, antes de que un paciente pueda observarlo. El mapeo de lunares se recomienda para cualquier persona que tenga antecedentes personales o familiares de melanoma, lunares anormales, piel blanca, lunares y otros factores. Encontramos muchos melanomas y lunares muy anormales usando este sistema y usamos esta medida preventiva para salvar la vida de una persona.

¿Qué es lo mejor que las personas pueden hacer para protegerse de tener que lidiar con el cáncer de piel más adelante en la vida?

Comparte tu SPF.

Comparte tu SPF.

La gente necesita estar atenta a su piel y tomar nota de cualquier cosa anormal o cambiante. Si nota algo que no se siente bien, no dude en que lo revisen. Si hay una predisposición genética para el melanoma, debemos centrarnos en lo que podemos hacer para protegernos. Uno de los factores de riesgo claro y bien establecido para el melanoma y el cáncer de piel es la exposición al sol. La protección solar es especialmente importante para las personas que tienen antecedentes familiares de melanoma, piel blanca y muchos lunares. El uso de ropa con protección solar y de bloqueador solar son las piedras angulares de dicha protección. Use un sombrero y otras ropas protectoras contra el sol y busque sombra siempre que sea posible.

Al elegir un protector solar, ¿qué cosas debería buscar la gente en la etiqueta?
Recomiendo un protector solar físico, que contenga una alta concentración de óxido de zinc (al menos un 10 por ciento, pero más es mejor, algunos productos bloqueadores solares contienen hasta un 20 por ciento de óxido de zinc). Es muy importante asegurarse de que esté usando suficiente bloqueador solar (una copita llena para cubrir todo el cuerpo) y vuelva a aplicar con frecuencia, especialmente si suda o nada. Recuerde que cuando mira el FPS, solo refleja la cobertura de los rayos UVB y no los UVA, que también pueden causar cáncer de piel. Estudios recientes han demostrado que las personas que se ponen bloqueador solar pasan más tiempo bajo el sol y se queman más. Esto se debe a que, la aplicación de bloqueador solar, da a las personas una falsa sensación de seguridad. La aplicación de un bloqueador solar una vez al día no será suficiente para protegerlo de la dañina radiación UVA. La gente debería ser cuidadosa al combinar todas estas medidas, aplicación frecuente de buen protector solar y el uso de ropa protectora contra el sol.

La Dra. Larisa Geskin es directora del Centro Integral de Cáncer de Piel en el Departamento de Dermatología en New York-Presbyterian/Centro Médico Irving de la Universidad Columbia y profesora asociada de Dermatología en la Facultad Vagelos de Médicos y Cirujanos de la Universidad Columbia. Para obtener más información, por favor visite https://bit.ly/2LJUKNK.