Se estima que más de 1,000 restaurantes han cerrado en la ciudad desde marzo de 2020.

Savor and Survey
Sabor y encuesta

  • English
  • Español

Savor and Survey

Open Restaurants comment period now open

By Gregg McQueen

The Open Restaurants was begun by executive order during the pandemic.

Weigh in.

The city is seeking New Yorkers to open up with a new public engagement process to allow New Yorkers a say in creating design rules that will shape the future of the Open Restaurants program, which has been made permanent by the city.

Started by an emergency executive order in June 2020 to allow food and drink establishments to offer outdoor seating during the pandemic, the Open Restaurants initiative will remain in place but requires zoning text amendments to operate post-pandemic.

Co-led by the Department of City Planning (DCP) and Department of Transportation (DOT), the public engagement process includes a slate of in-person and remote roundtables that will take place throughout the winter.

This citywide public engagement process will focus on design rules for sidewalk and roadway setups.

New Yorkers can also respond to a survey on DOT”s website, to provide responses on what they consider the pros and cons of Open Restaurants and how to improve on the emergency program.

Public input via the survey will shape the coming design rules, the DOT said.

The deadline for survey responses is Dec. 31.

“While helping us to recover from a devastating pandemic, the coming citywide Open Restaurants program is a key to helping us build healthier and safer shared streets, and stronger and vibrant communities. Don’t sit on the sidelines. Fill out the survey and get involved in designing rules that will shape the look and feel of outdoor dining in New York City,” said DCP Director Anita Laremont, who also serves as Chair of the City Planning Commission.

“A business that’s closed doesn’t help the city,” said Jeffrey García, President of the New York State Latino Restaurant Association.

On November 15, the City Planning Commission voted in favor of the Open Restaurants zoning text amendment that aims to remove geographic restrictions on where sidewalk cafes can be located within New York City.

This citywide public engagement process for the coming design rules for sidewalk and roadway setups aims to promote accessibility, ensure guidelines are clear and enforceable, and address quality-of-life issues such as trash and noise, city officials said.

“The incredible success of outdoor dining shows how we can reimagine our streetscape to better serve our neighborhoods,” said DOT Commissioner Hank Gutman. “We have learned so much about how to make this overwhelmingly popular program even better, and that’s exactly what we’re going to do. We’re thrilled to start this robust conversation with the public to craft guidelines that will increase accessibility, safety and address concerns such as noise, hours of operation and sanitation.”

The Open Restaurants program, which now includes 11,000 establishments citywide, has been considered widely successful in providing an economic boost to eateries struggling during the pandemic.

Mayor Bill de Blasio has credited the program as saving 100,000 jobs in New York City.

“Open Restaurants was a big, bold experiment in supporting a vital industry and reimagining our public space. And it worked,” said de Blasio at a media briefing in September while announcing that the program would be made permanent. “As we begin a long-term recovery, we’re proud to extend and expand this effort to keep New York City the most vibrant city in the world. It’s time for a new tradition.”

As the next phase of the Open Restaurants program begins to take shape, some restaurateurs have expressed concerns that not all eateries are rebounding the same, and are worried that some neighborhoods are being left behind.

“We think that drinks to go should be brought back,” García said.

“At least from what I’ve seen personally, it’s really affecting a lot more of the minority neighborhoods than they are downtown and the higher end restaurants,” said Jeffrey García, President of the New York State Latino Restaurant Association.

It is estimated that over 1,000 restaurants have closed in the city since March 2020.

García recounted a recent visit to a high-end restaurant in Manhattan. “It was packed. Tables were turning around. As soon as somebody got up, somebody else got in,” he said. “That’s not happening uptown, whether it’s because of high crime that’s happening in these areas, whether it’s the vaccine mandate.”

García’s association is currently lobbying the State Liquor Authority to once again allow New York City restaurants to sell alcoholic beverages to go, as they were permitted to during the height of the pandemic.

“We think that drinks to go should be brought back. We want it to be so when you order food, you can take your favorite cocktail or favorite beer back home,” García said.  “We feel that will help some of the losses restaurants have had during the pandemic. Last year, it definitely helped.”

Garcia urged the city to look at revising the ban on propane heaters for outdoor seating, as well as the fine structures handled by city agencies.

“If someone is in the kitchen by themselves at 9:30 at night, cleaning the kitchen and not wearing a mask and an inspector walks in and gives them a summons, they have to pay $3,000 for that. It makes no sense,” he said.

City agencies should work with businesses in a way to help them stay open, he said.

“A business that’s closed doesn’t help the city. The question we need to focus on is, how do we keep these businesses open in a safe manner?” García said. “Especially, post-Covid, I think the best thing we can do now is keep businesses open, keep them vibrant, keep people employed and see how we can get out of it.”

DCP and DOT intend to release a first report on the design of the permanent Open Restaurants in March 2022.

The program is expected to be in place by 2023.

For more information or to take the survey, please visit on.nyc.gov/3oRYeCq.

Sabor y encuesta

Abierto el período de comentarios de Open Restaurants

Por Gregg McQueen

Open Restaurants inició por orden ejecutiva durante la pandemia.

Opine.

La ciudad busca que los neoyorquinos se abran con un nuevo proceso de participación pública para que tengan voz en la creación de reglas de diseño que darán forma al futuro del programa Open Restaurants, que la ciudad ha hecho permanente.

Iniciada por una orden ejecutiva de emergencia en junio de 2020 para permitir que los establecimientos de comida y bebida ofrecieran asientos al aire libre durante la pandemia, la iniciativa Open Restaurants se mantendrá, pero requiere enmiendas al texto de zonificación para operar después de la pandemia.

Codirigido por el Departamento de Planificación Urbana (DCP, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Transporte (DOT, por sus siglas en inglés), el proceso de participación pública incluye una lista de mesas redondas presenciales y remotas que se llevarán a cabo durante todo el invierno.

Este proceso de participación pública de toda la ciudad se centrará en las reglas de diseño para la instalación de aceras y calzadas.

Los neoyorquinos también pueden responder a una encuesta en el sitio web del DOT, para opinar sobre lo que consideran los pros y los contras de Open Restaurants y cómo mejorar el programa de emergencia.

Los comentarios del público a través de la encuesta darán forma a las próximas reglas de diseño, dijo el DOT.

La fecha límite para responder la encuesta es el 31 de diciembre.

“Si bien nos ayudó a recuperarnos de una devastadora pandemia, el próximo programa Open Restaurants en toda la ciudad es clave para ayudarnos a construir calles compartidas más saludables y seguras, y comunidades más fuertes y vibrantes. No se quede al margen. Complete la encuesta y participe en el diseño de reglas que darán forma a la apariencia de las comidas al aire libre en la ciudad de Nueva York”, dijo la directora del DCP, Anita Laremont, quien también se desempeña como presidenta de la Comisión de Planificación de la ciudad.

“Un negocio cerrado no ayuda a la ciudad”, dijo Jeffrey García, presidente de la Asociación de Restaurantes Latinos del estado de Nueva York.

El 15 de noviembre, la Comisión de Planificación de la ciudad votó a favor de la enmienda del texto de zonificación de Open Restaurants que tiene como objetivo eliminar las restricciones geográficas sobre dónde se pueden ubicar los cafés al aire libre dentro de la ciudad de Nueva York.

Este proceso de participación pública en toda la ciudad para las próximas reglas de diseño para la instalación de aceras y calzadas tiene como objetivo promover la accesibilidad, garantizar que las pautas sean claras y aplicables, y abordar problemas de calidad de vida como la basura y el ruido, dijeron funcionarios de la ciudad.

“El increíble éxito de las cenas al aire libre muestra cómo podemos re imaginar nuestro paisaje urbano para servir mejor a nuestros vecindarios”, dijo el comisionado del DOT, Hank Gutman. “Hemos aprendido mucho sobre cómo hacer que este programa tan popular sea aún mejor, y eso es exactamente lo que vamos a hacer. Estamos encantados de iniciar esta sólida conversación con el público para elaborar pautas que aumentarán la accesibilidad, la seguridad y abordarán inquietudes como el ruido, las horas de operación y la limpieza y recolección de basura”.

El programa Open Restaurants, que ahora incluye 11,000 establecimientos en toda la ciudad, se ha considerado un gran éxito en brindar un impulso económico a los restaurantes que luchan durante la pandemia.

El alcalde Bill de Blasio ha reconocido que el programa ha salvado 100,000 puestos de trabajo en la ciudad de Nueva York.

“Open Restaurants fue un experimento grande y audaz para apoyar una industria vital y reinventar nuestro espacio público. Y funcionó”, dijo de Blasio en una conferencia de prensa en septiembre, mientras anunciaba que el programa sería permanente. “Al comenzar una recuperación a largo plazo, estamos orgullosos de extender y expandir este esfuerzo para mantener a la ciudad de Nueva York como más vibrante del mundo. Es hora de una nueva tradición”.

A medida que la siguiente fase del programa Open Restaurants comienza a tomar forma, algunos restauradores han expresado su preocupación de que no todos los restaurantes se estén recuperando de la misma manera, y les preocupa que algunos vecindarios estén siendo olvidados.

“Creemos que las bebidas para llevar deben regresar”, dijo García.

“Al menos por lo que he visto personalmente, realmente está afectando mucho más a los vecindarios minoritarios que al centro y a los restaurantes de alto nivel”, dijo Jeffrey García, presidente de la Asociación de Restaurantes Latinos del Estado de Nueva York.

Se estima que más de 1,000 restaurantes han cerrado en la ciudad desde marzo de 2020.

García relató una visita reciente a un restaurante de lujo en Manhattan. “Estaba lleno. Las mesas daban vueltas. Tan pronto como alguien se levantaba, alguien más entraba”, dijo. “Eso no está sucediendo en el Alto Manhattan, ya sea por la alta criminalidad que está sucediendo en estas áreas, ya sea por el mandato de vacunación”.

La asociación de García actualmente está presionando a la Autoridad Estatal de Licores para que una vez más permita que los restaurantes de la ciudad de Nueva York vendan bebidas alcohólicas para llevar, como se les permitió durante el apogeo de la pandemia.

“Creemos que las bebidas para llevar deberían regresar. Queremos que sea así cuando pida su comida, que pueda llevarse su cóctel favorito o su cerveza favorita a casa”, dijo García. “Creemos que ayudará a algunas de las pérdidas que han tenido los restaurantes durante la pandemia. El año pasado, definitivamente ayudó”.

García instó a la ciudad a considerar la revisión de la prohibición de los calentadores de propano para asientos al aire libre, así como las estructuras finas manejadas por las agencias de la ciudad.

“Si alguien está solo en la cocina a las 9:30 de la noche, limpiando la cocina y sin mascarilla y un inspector entra y le da una citación, tiene que pagar $3,000 dólares por eso. No tiene sentido”, dijo.

Las agencias de la ciudad deberían trabajar con los negocios para ayudarles a permanecer abiertos, dijo.

“Un negocio que está cerrado no ayuda a la ciudad. La pregunta en la que debemos enfocarnos es: ¿cómo mantenemos estos negocios abiertos de manera segura?”, dijo García. “Especialmente, post Covid, creo que lo mejor que podemos hacer ahora es mantener abiertos los negocios, mantenerlos dinámicos, mantener a la gente empleada y ver cómo podemos salir de la pandemia”.

El DCP y el DOT tienen la intención de publicar un primer informe sobre el diseño del permanente Open Restaurants en marzo de 2022.

Se espera que el programa esté en funcionamiento en 2023.

Para obtener más información o responder la encuesta, por favor visite on.nyc.gov/3oRYeCq.