Ranked Roundtable
Votación por elección clasificada

  • English
  • Español

Ranked Roundtable

City hosts forum on Ranked Choice Voting

By Gregg McQueen

The primary election is here.

Patience, please.

New Yorkers might not know the outcome of many of the primary races until several weeks after the election, as the city’s Board of Elections (BOE) must accept absentee ballots for up to 14 days after Election Day.

Moreover, for the upcoming primary election in June, New York City is preparing to roll out a new system: Ranked Choice Voting (RCV) ‒ which will allow voters to rank up to five candidates in order of preference.

New York City debuted RCV in January and has already employed it in four special elections for City Council.

This is the first time it is used for citywide races.

“Some of the reasons why we switched toward Ranked Choice Voting in city races is because it gives more voters a say in who wins, it could increase candidate civility, and it can also lead to more diverse candidates winning elections,” Allie Swatek, Director of Policy and Research for the NYC Campaign Finance Board, said a recent virtual roundtable for members of the community and ethnic media on May 20.

In June, New Yorkers will cast votes for Mayor, Public Advocate, City Comptroller, Borough Presidents and most of the City Council’s 51 seats.

The primary date is Tues., June 22, with an early voting period available from June 12 to June 20.

“We need to make sure people can make a plan,” said Chief Democracy Officer Laura Wood.

The general election will be held in November.

Recently, Mayor Bill de Blasio committed $15 million for a public education campaign to inform New Yorkers of the new RCV system in advance of the June primary.

“I think Ranked Choice Voting is not that complicated, but we need to make sure people know about it and can make a plan,” said Laura Wood, the city’s Chief Democracy Officer.

“As we know in New York, it is often the primary elections that really determine who ultimately goes on to become our next Mayor, Comptroller, and so on,” Wood said.

She noted that some New York elections prior to RCV had races decided by a small percentage of the vote.

“Part of what Ranked Choice Voting is attempting to do is ensure that the ultimate winner of these primary elections has a much broader base of support,” Wood said.

The new system allows for voters to rank candidates.

“For certain races, we no longer have to have costly runoff elections in which we tended to have extremely low participation, so that is a huge benefit of moving toward RCV,” she added.

The new voting system will be used in special and primary elections for city offices, but not general elections.

“We’re not going to ever use Ranked Choice Voting to elect the President, a Congressmember or the Governor, and we’re also not going to use it in local races for district attorney or for judges,” said Swatek.

The race for Manhattan District Attorney will be single-choice on the ballot, she said.

If a candidate receives more than 50 percent of first-place votes in the election, they automatically win.

“It’s simple math. They win outright,” Swatek said.

With RCV, voters are able to rank up to five candidates in order of preference. If a voter’s first-choice candidate is eliminated, their vote is transferred to their second-choice candidate. If their second-choice is eliminated, their vote moves to their third-choice candidate, etc.

If voters prefer not to rank, they can simply select one candidate and their ballot will still be counted.

While ranking candidates, voters should only rank candidates they would want to potentially win, Swatek stressed.

“Do not vote for anyone you don’t like ‒ your vote could end up with that candidate in the end, if your more favorite candidates are eliminated,” she said.

New Yorkers might not know the outcome of many of the primary races until several weeks after the election, as the city’s Board of Elections (BOE) must accept absentee ballots for up to 14 days after election day.

Though the BOE will report unofficial results on election night, those numbers include in-person votes only.

The city’s $15 million educational campaign will place an emphasis on community and ethnic media, direct outreach and language outreach resources.

The effort includes radio, TV and print advertising and a $2 million allotment to translate key voter material into up to 19 languages.

New Yorkers can visit nyc.gov/democracynyc to view sample ballots in various languages.

The city plans to distribute RCV and election information at vaccination sites.

“In addition to the vaccine sites, which are very high-traffic, we are looking into other places where we know New Yorkers will be in the next few weeks. We are excited to do more in-person events,” remarked Wood, who said that web-based voter workshops, text banking and phone banking will also continue.

“We want to reach all New Yorkers regardless of their comfort level,” she said. “We have seen a high level of engagement with our online workshops.”

“It gives more voters a say in who wins,” said NYC Campaign Finance Board’s Allie Swatek.

Gagan Kaur, Advisor for Language Access and Community Boards at the NYC Civic Engagement Commission, said the BOE provides language interpretation in Spanish citywide. The Civic Engagement Commission provides supplemental poll site assistance in 11 languages: Arabic, Bangla, Chinese, French, Haitian Creole, Italian, Korean, Polish, Russian, Urdu and Yiddish.

New Yorkers have a right to bring an interpreter into the voting booth with them if necessary, Kaur said.

“We are very lucky to live in one of the most diverse cities in the world,” Kaur said. “New Yorkers speak so many different languages, and language should never be a barrier to accessing information or participating in your democracy.”

 

For more information, go to voting.nyc or call 866.VOTE.NYC.

 

Votación por elección clasificada

Se organiza mesa redonda sobre las elecciones primarias

Por Gregg McQueen

La elección primaria está aquí.

Paciencia, por favor.

Es posible que los neoyorquinos no conozcan el resultado de muchas de las elecciones primarias hasta varias semanas después de la elección, ya que la Junta Electoral de la ciudad (BOE, por sus siglas en inglés) debe aceptar boletas de voto ausente hasta 14 días después del día de las elecciones.

Además, para las próximas elecciones primarias de junio, la ciudad de Nueva York se está preparando para implementar un nuevo sistema: Votación por elección clasificada (RCV, por sus siglas en inglés), que permitirá a los votantes clasificar hasta cinco candidatos en orden de preferencia.

La ciudad de Nueva York debutó con la RCV en enero y ya lo ha empleado en cuatro elecciones especiales para el Concejo Municipal.

Esta es la primera vez que se utiliza para carreras electorales de toda la ciudad.

“Algunas de las razones por las que cambiamos a la votación por orden de preferencia en las elecciones municipales es porque les da a más votantes la posibilidad de opinar sobre quién gana, podría aumentar la cortesía de los candidatos y también puede llevar a que más candidatos ganen las elecciones”, dijo Allie Swatek, directora de Políticas e Investigación para la Junta de Financiamiento de Campañas de la ciudad de Nueva York, dijo una mesa redonda virtual reciente para miembros de la comunidad y los medios étnicos el 20 de mayo.

En junio, los neoyorquinos votarán para elegir alcalde, defensor público, contralor de la ciudad, presidentes de condado y la mayoría de los 51 escaños del Concejo Municipal.

“Necesitamos asegurarnos de que la gente pueda hacer un plan”, dijo Laura Wood, Directora de Democracia.

La fecha principal es el martes 22 de junio, con un período de votación anticipada disponible del 12 al 20 de junio.

Las elecciones generales se llevarán a cabo en noviembre.

Recientemente, el alcalde Bill de Blasio comprometió $15 millones de dólares para una campaña de educación pública para informar a los neoyorquinos del nuevo sistema RCV antes de las primarias de junio.

“Creo que la votación por orden de preferencia no es tan complicada, pero debemos asegurarnos de que la gente lo sepa y pueda hacer un plan”, dijo Laura Wood, directora de democracia de la ciudad.

“Como sabemos en Nueva York, a menudo son las elecciones primarias las que realmente determinan quién finalmente se convertirá en nuestro próximo alcalde, contralor, etc.”, dijo Wood.

Señaló que algunas elecciones de Nueva York antes de RCV tenían elecciones decididas por un pequeño porcentaje de los votos.

“Parte de lo que está tratando de hacer la votación por elección clasificada es asegurar que el ganador final de estas elecciones primarias tenga una base de apoyo mucho más amplia”, dijo Wood.

El nuevo sistema permite a los votantes clasificar a los candidatos.

“Para ciertas carreras, ya no tenemos que tener costosas elecciones de segunda vuelta en las que solíamos tener una participación extremadamente baja, por lo que es un gran beneficio avanzar hacia la RCV”, agregó.

El nuevo sistema de votación se utilizará en elecciones primarias y especiales para cargos municipales, pero no en elecciones generales.

“No vamos a utilizar nunca la votación por orden de preferencia para elegir al presidente, a un congresista o al gobernador, y tampoco la vamos a utilizar en las contiendas locales para fiscales de distrito o jueces”, dijo Swatek.

La carrera por el fiscal de distrito de Manhattan será de elección única en la boleta, dijo.

Si un candidato recibe más del 50 por ciento de los votos del primer lugar en la elección, automáticamente gana.

“Es matemática simple. Ganan por completo”, dijo Swatek.

Con la RCV, los votantes pueden clasificar hasta cinco candidatos en orden de preferencia. Si se elimina al candidato de primera opción de un votante, su voto se transfiere al candidato de segunda opción. Si se elimina su segunda opción, su voto se traslada a su candidato de tercera opción, etc.

Si los votantes prefieren no clasificar, simplemente pueden seleccionar un candidato y su boleta aún será contada.

Mientras clasifican a los candidatos, los votantes solo deben clasificar a los candidatos que desearían que ganen potencialmente, enfatizó Swatek.

“No vote por nadie que no le agrade; su voto podría terminar con ese candidato al final, si sus candidatos más favoritos son eliminados”, dijo.

Es posible que los neoyorquinos no conozcan el resultado de muchas de las elecciones primarias hasta varias semanas después de la elección, ya que la Junta Electoral de la ciudad (BOE, por sus siglas en inglés) debe aceptar boletas de voto ausente hasta 14 días después del día de las elecciones.

Aunque la BOE informará los resultados no oficiales la noche de las elecciones, esos números incluyen solo los votos en persona.

La campaña educativa de la ciudad de $15 millones de dólares hará hincapié en los medios comunitarios y étnicos, la divulgación directa y los recursos de divulgación lingüística.

El esfuerzo incluye publicidad en radio, televisión e impresos y una asignación de $2 millones de dólares para traducir material de votantes clave a hasta 19 idiomas.

Los neoyorquinos pueden visitar nyc.gov/democracynyc para ver boletas de muestra en varios idiomas.

La ciudad planea distribuir información sobre la RCV y electoral en los sitios de vacunación.

“Además de los sitios de vacunas, que tienen mucho tráfico, estamos buscando otros lugares donde sabemos que los neoyorquinos estarán en las próximas semanas. Estamos emocionados de hacer más eventos en persona”, comentó Wood, explicando que los talleres para votantes basados en la web, mensaje de texto y banca por teléfono también continuarán.

“Queremos llegar a todos los neoyorquinos sin importar su nivel de comodidad”, dijo. “Hemos visto un alto nivel de participación con nuestros talleres en línea”.

“Les da a más votantes la posibilidad de opinar sobre quién gana”, dijo Allie Swatek de la Junta de Finanzas de Campañas de la Ciudad de Nueva York.

Gagan Kaur, asesor de Juntas Comunitarias y de Acceso Lingüístico de la Comisión de Participación Cívica de la ciudad de Nueva York, dijo que la BOE ofrece interpretación de idiomas en español en toda la ciudad. La Comisión de Participación Cívica proporciona asistencia adicional en el sitio de votación en 11 idiomas: árabe, bengalí, chino, francés, criollo haitiano, italiano, coreano, polaco, ruso, urdu y yiddish.

Los neoyorquinos tienen derecho a llevar un intérprete a la cabina de votación con ellos si es necesario, dijo Kaur.

“Tenemos mucha suerte de vivir en una de las ciudades más diversas del mundo”, dijo Kaur. “Los neoyorquinos hablan muchos idiomas diferentes, y el idioma nunca debería ser una barrera para acceder a la información o participar en su democracia”.

 

Para más información, vaya a voting.nyc o llame al  866.VOTE.NYC.