Pitch Perfect
Lanzamiento perfecto

  • English
  • Español

Pitch Perfect

Made-to-order app wins uptown pitchfest

By Gregg McQueen

“It’s a real opportunity for startups,” said CEO Clayton Banks.

It was tailor-made tech.

Startup companies from New York City and the Netherlands faced off on April 8 during the annual Haarlem to Harlem Pitchfest.

The collaborative event was founded to establish international contacts and stimulate technology growth within Haarlem, a city in the Netherlands, and the Northern Manhattan neighborhood that adopted its name.

Each year, three startups from New York City and three international hopefuls make pitches on their company’s idea to a team of judges. The winner receives a monetary prize and assistance getting connected with capital to move their ideas forward.

This year, the winning team was Lab141, which has created a process for consumers to purchase new designer women’s clothing in a made-to-fit format.

Lab141 will partner with designers to offer particular clothing items, then tailor the dress to order, explained co-founder Andrea Madho.

“Sustainability is key,” she said, noting that the fashion industry creates a high level of waste. “It’s a reduction in productions. You’re not making items that people won’t buy.”

The competition is in its fourth year.

“It’s a real opportunity for startups to be highlighted on an international stage,” said Clayton Banks, Co-Founder and Chief Executive Officer of Silicon Harlem, which coordinates the event together with the Municipality of Haarlem. “Some of the past participants have gone on to get investors. Getting access to capital is the biggest struggle these folks face.”

This year’s pitchfest was held at Silicon Harlem’s new headquarters at 2785 Frederick Douglass Boulevard. The location will serve as a co-working space for tech entrepreneurs, and also offer adult coding classes and summer programs for youth, said Co-Founder and Chief Technology Officer Bruce Lincoln.

“We support the ecosystem of entrepreneurship and tech and innovation here in Harlem, but also throughout the city,” said Lincoln. He noted that the organization sponsors an annual summer program for 20 public schools where students learn tech skills.

“All of the students who have participated have gone onto college and studied for a tech career,” Lincoln said.

Founded in 2013 to help make its neighborhood namesake into an innovation hub, Silicon Harlem focuses on securing investment capital, hosts monthly meetups and advocates for expansion of broadband service in underserved neighborhoods.

In 2017, a declaration of intent was signed by Manhattan Borough President Gale Brewer and Haarlem Mayor Jos Wienen to explore collaboration in a number of areas, including technology.

“None of us are here for technology for technology’s sake,” Brewer said. “We’re here to solve problems using technology.”

“There are historical bonds between Harlem and Haarlem, so that makes it nicer because you have different connections in the world where innovation and entrepreneurship is the focus,” said Valerie Vallenduuk, who serves as one of Haarlem to Harlem’s coordinators.

The team of Lab141 emerged as the winners.

Among the startups presenting at this year’s pitchfest were See Through, which has devised a way to help consumers navigate ingredient lists in cosmetics, and Lifesaver, a Harlem-based company that created an app designed to connect underserved communities with banks and credit unions, also presented.

“We offer them financial literacy tools on everything from saving for retirement to opening an account,” said Co-Founder and CEO Karen Rios. “There’s still a large unbanked population in New York City and these resources are really important to them.”

Banks remarked that while Harlem might not often be considered a technology hub, the key is getting community members interested in becoming entrepreneurs and supporting them with resources.

“We try to get them to understand that they don’t just need to be tech users — they can also be makers,” he said.

To learn more, please visit www.siliconharlem.net.

Lanzamiento perfecto

Aplicación de hecha a medida gana el pitchfest

Por Gregg McQueen

La aplicación confecciona ropa a la medida, explicó la cofundadora Andrea Madho.

Fue tecnología hecha a la medida.

Empresas de nueva creación de la ciudad de Nueva York y los Países Bajos se enfrentaron el 8 de abril durante el evento anual Pitchfest de Haarlem a Harlem.

El evento de colaboración fue fundado para establecer contactos internacionales y estimular el crecimiento de la tecnología dentro de Haarlem, una ciudad en los Países Bajos, y el barrio del norte de Manhattan que adoptó su nombre.

Cada año, tres nuevas empresas de la ciudad de Nueva York y tres optimistas internacionales hacen lanzamientos sobre la idea de su compañía a un equipo de jueces. El ganador recibe un premio monetario y ayuda para conectarse con el capital para hacer avanzar sus ideas.

Este año, el equipo ganador fue Lab141, que ha creado un proceso para que los consumidores compren ropa de mujer de nuevos diseñadores en un formato hecho a medida.

Lab141 se asociará con los diseñadores para ofrecer prendas de ropa particulares, y luego ajustará el vestido a pedido, explicó la cofundadora Andrea Madho.

“La sostenibilidad es clave”, dijo, señalando que la industria de la moda genera un alto nivel de desperdicio. “Es una reducción de producción. No hacen artículos que la gente no comprará”.

La competición está en su cuarto año.

“Es una oportunidad real para que las nuevas empresas se destaquen en un escenario internacional”, dijo Clayton Banks, cofundador y director ejecutivo de Silicon Harlem, que coordina el evento junto con el Municipio de Haarlem. “Algunos de los participantes anteriores han ido a buscar inversionistas. Obtener acceso al capital es la lucha más grande que enfrentan estas personas”.

El equipo Lab141 fue el ganador.

El festival de este año se llevó a cabo en la nueva sede de Silicon Harlem en el No. 2785 del bulevar Frederick Douglass. La ubicación servirá como un espacio de trabajo conjunto para los empresarios de tecnología, y también ofrecerá clases de codificación para adultos y programas de verano para jóvenes, dijo el cofundador y director de tecnología Bruce Lincoln.

“Apoyamos el ecosistema de espíritu empresarial, tecnología e innovación aquí en Harlem, pero también en toda la ciudad”, dijo Lincoln. Señaló que la organización patrocina un programa anual de verano para 20 escuelas públicas donde los estudiantes aprenden habilidades técnicas.

“Todos los estudiantes que han participado han ido a la universidad y han estudiado para una carrera de tecnología”, dijo Lincoln.

Fundada en 2013 para ayudar a que su vecindario se convierta en un centro de innovación, Silicon Harlem se enfoca en asegurar capital de inversión, organiza reuniones mensuales y defiende la expansión del servicio de banda ancha en los barrios marginados.

En 2017, la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, y el alcalde de Haarlem, Jos Wienen, firmaron una declaración de intención para explorar la colaboración en varias áreas, incluida la tecnología.

“Ninguno de nosotros está aquí por el bien de la tecnología”, dijo Brewer. “Estamos aquí para resolver problemas usando tecnología”.

La aplicación está diseñada para un fácil manejo financiero.

“Hay vínculos históricos entre Harlem y Haarlem, así que eso lo hace más agradable porque tiene diferentes conexiones en el mundo donde la innovación y el espíritu empresarial son el foco”, dijo Valerie Vallenduuk, quien funge como una de las coordinadoras de Haarlem a Harlem.

Entre las nuevas empresas que se presentaron en el pitchfest de este año se encuentran See Through, que ha ideado una manera de ayudar a los consumidores a navegar por las listas de ingredientes en cosméticos, y Lifesaver, una compañía con sede en Harlem que creó una aplicación diseñada para conectar a las comunidades desfavorecidas con bancos y cooperativas de crédito, también presentó.

“Les ofrecemos herramientas de educación financiera en todo, desde ahorrar para la jubilación hasta abrir una cuenta”, dijo la co fundadora y directora general Karen Ríos. “Aún hay una gran población no bancarizada en la ciudad de Nueva York y estos recursos son realmente importantes para ellos”.

Los bancos comentaron que, si bien Harlem no suele considerarse un centro tecnológico, la clave es lograr que los miembros de la comunidad se interesen en convertirse en empresarios y apoyarlos con recursos.

“Tratamos de que comprendan que no solo tienen que ser usuarios de tecnología, también pueden ser fabricantes”, dijo.

Para obtener más información, por favor visite www.siliconharlem.net.