“Now is the time for action”
“Ahora es el momento de actuar”

  • English
  • Español

“Now is the time for action”

Task force members seek to combat uptown noise

By Gregg McQueen

Some uptown residents moved to form an anti-noise task force.

In 2020, Washington Heights and Inwood zip codes logged more noise complaints than any other area of Manhattan, according to the city’s 311 data.

Last year’s summer was a noise nightmare, filled with an endless cacophony of fireworks, dirt bikes, and loud music, for some uptown residents who felt compelled to form a community-led task force.

As a new summer nears, the group’s members are eager for a quieter summer.

The task force has recently released a host of recommendations for city government to help reduce chronic noise issues in Washington Heights and Inwood.

“We know the summer is coming, and that’s when noise issues typically get worse,” said Task Force Chair Tanya Bonner, who also services as Vice-Chair of Community Board 12. “Now is the time for action.”

Among the recommendations, the task force called on the city to create a chart that clearly outlines city agency responsibilities around noise violation enforcement; for the NYPD to establish enforcement solutions for illegal firework activity; and for city agencies to work together to crack down on illegal dirt bike and vehicle activity.

The group also suggested that the city’s Fireworks Task Force, created by Mayor Bill de Blasio last year to target illegal fireworks suppliers and distributors, begin immediate efforts to disrupt supply chains that could lead to problems this summer.

During June 2020, noise complaints to 311 regarding fireworks increased by nearly 300 times compared to the same period in 2019.

“The fireworks were obviously a huge problem last year,” Bonner said. “I think the Fireworks Task Force is worthwhile but the city needs to get a jump on enforcing the flow of illegal fireworks into our neighborhoods and not wait until Memorial Day.”

The task force, made up of local residents, small business owners, community-based organizations and environmental noise experts, began hosting monthly Zoom meetings in November 2020.

El grupo tiene aproximadamente 21 participantes.

A number of city entities joined the virtual meetings, including the NYPD, FDNY, Mayor’s Office, Department of Environmental Protection (DEP) and NYC Parks, as well as the offices of numerous elected officials.

“That was our goal from the beginning, to have city officials and agencies support us and help implement solutions,” Bonner said. “We wanted the community to lead this effort, but without the buy-in from those in power, things won’t change.”

In addition to a list of short-term recommendations designed to calm noise during the summer of 2021, the task force has issued a series of long-term suggestions for the city that would take more time to implement.

These include: updating the City Noise Code; performing an audit of 311 complaints and response times; enlisting new technologies to measure noise levels; installing traffic calming devices at known hotspots for drag racing and dirt bike activity; and developing an education program about noise-related offenses, including use of outdoor speakers and DJs.

“We can’t wave a magic wand and make this go away. Some of it will take time. But we feel like we can fix a lot of these issues over the long-term,” Bonner said.

The task force also suggested that the city appoint a Noise/Quality of Life Czar, similar to the Commissioner of the NYC Office of Nightlife, who would coordinate between city agencies to address quality of life issues and serve a point of contact for the general public.

“We’ve discovered in doing this work that there is very little collaboration between agencies when it comes to noise reduction,” remarked Bonner. “Having a point person to oversee things would be a good start and would take some of the strain off of the NYPD.”

“We’re hoping that city agencies and elected officials seriously consider these recommendations,” added Bonner. “These are complex issues to solve but by collaborating we can start to move the needle forward.”

The task force plans to issue a report soon featuring the recommendations as well as a background brief on how the group came together and its goals.

Currently, the WaHi-Inwood Task Force on Noise has 21 participants, including several Community Board 12 members. Bonner described its makeup as diverse.

“Half of the members are people of color. The average length of time they have lived uptown is 22 years, and we have people who have been here 30 years, 50 years,” she said. “These are not newcomers to the neighborhoods trying to assert their will.”

The task force’s collaboration with city agencies, added Bonner, is already leading to some progress in Washington Heights and Inwood.

The NYPD’s 33rd and 34th Precincts have been confiscating illegal dirt bikes in the community, Bonner said, while the 33rd Precinct has been conducting joint operations with DEP in known problem areas.

Bonner acknowledged that the NYPD has received extensive criticism from many community members for what they perceive as a failure to crackdown on illegal fireworks. However, she emphasized that curtailing excessive noise activity requires the efforts of multiple areas of city government.

“Now is the time for action,” said Task Force Chair Tanya Bonner.

“This is not just an NYPD issue,” she remarked. “This is a multi-agency issue.”

The police have “been at the table” and willing to engage with the task force, Bonner explained. Though the group has recommended an increase in enforcement solutions, that might be a difficult ask.

“In our conversations with the NYPD, they have expressed little interest in criminalizing fireworks, such as arresting people,” Bonner said. “I don’t anticipate that they will be eager or willing to increase enforcement. They are focused on disrupting the supply chain, and keeping the supply from getting into the community.”

“The task force is also not interested in seeing people arrested for [setting off fireworks]. We just want intervention to disrupt the activity when it is discovered because it is a public health threat,” added Bonner, noting that a building fire on Nagle Avenue in Inwood last year was caused by illegal fireworks activity.

“Just having police presence in firework activity hotspots could be a deterrent,” she said.

Bonner called on community members to play a role in keeping decibel levels respectful.

“All of us can do something to contribute to this,” she said. “If we do that, it will lead to better quality of life for our community.”

“Ahora es el momento de actuar”

Combatiendo el ruido del Alto Manhattan

Por Gregg McQueen

Algunos residentes formaron un grupo de trabajo contra el ruido.

En 2020, los códigos postales de Washington Heights e Inwood registraron más quejas por ruido que cualquier otra área de Manhattan, según la información del 311 de la ciudad. El verano del año pasado fue una pesadilla de ruido -lleno de una interminable cacofonía de fuegos artificiales, motos de cross y música a todo volumen- para algunos residentes del Alto Manhattan que se sintieron obligados a formar un grupo de tarea liderado por la comunidad.

A medida que se acerca un nuevo verano, los miembros del grupo están ansiosos por un verano más tranquilo.

El grupo de tarea ha publicado recientemente una serie de recomendaciones para que el gobierno de la ciudad ayude a reducir los problemas crónicos de ruido en Washington Heights e Inwood.

“Sabemos que se acerca el verano y es entonces cuando los problemas de ruido suelen empeorar”, dijo la presidenta del Grupo de Tarea, Tanya Bonner, quien también se desempeña como vicepresidenta de la Junta Comunitaria 12. “Ahora es el momento de actuar”.

Entre las recomendaciones, el grupo de tarea pidió a la ciudad crear una tabla que describa claramente las responsabilidades de las agencias de la ciudad en torno a la aplicación de las infracciones por ruido; que el NYPD cree soluciones para hacer cumplir la ley en cuanto a la actividad ilegal de fuegos artificiales; y que las agencias de la ciudad trabajen juntas para tomar medidas enérgicas contra la actividad ilegal de motocicletas y vehículos todo terreno.

El grupo también sugirió que el Grupo de Tarea de Fuegos Artificiales de la ciudad, creado por el alcalde Bill de Blasio el año pasado para atacar a los proveedores y distribuidores ilegales de fuegos artificiales, comience a realizar esfuerzos inmediatos para interrumpir las cadenas de suministro que podrían generar problemas este verano.

Durante junio de 2020, las quejas por ruido al 311 con respecto a los fuegos artificiales aumentaron casi 300 veces en comparación con el mismo período en 2019.

“Los fuegos artificiales obviamente fueron un gran problema el año pasado”, dijo Bonner. “Creo que el Grupo de Tarea de Fuegos Artificiales vale la pena, pero la ciudad necesita dar un salto para prohibir el flujo de fuegos artificiales ilegales en nuestros vecindarios y no esperar hasta el Día de los Caídos”.

El grupo de tarea, compuesto por residentes locales, propietarios de pequeños negocios, organizaciones comunitarias y expertos en ruido ambiental, comenzó a organizar reuniones mensuales de Zoom en noviembre de 2020.

El grupo tiene aproximadamente 21 participantes.

Varias entidades de la ciudad se unieron a las reuniones virtuales, incluidos el NYPD, el FDNY, la Oficina del alcalde, el Departamento de Protección Ambiental (DEP, por sus siglas en inglés) y Parques de NYC, así como las oficinas de numerosos funcionarios.

“Ese fue nuestro objetivo desde el principio, que los funcionarios y las agencias de la ciudad nos apoyaran y ayudaran a implementar soluciones”, dijo Bonner. “Queríamos que la comunidad liderara este esfuerzo, pero sin la aceptación de quienes están en el poder, las cosas no cambiarán”.

Además de una lista de recomendaciones a corto plazo diseñadas para calmar el ruido durante el verano de 2021, el grupo de tarea ha emitido una serie de sugerencias a largo plazo para la ciudad que llevaría más tiempo implementar.

Estos incluyen: actualización del Código de ruido de la ciudad; realizar una auditoría de quejas al 311 y sus tiempos de respuesta; contratar nuevas tecnologías para medir los niveles de ruido; instalar dispositivos para calmar el tráfico en puntos conocidos de carreras de autos y actividades de motocross; y el desarrollo de un programa educativo sobre delitos relacionados con el ruido, incluyendo el uso de altavoces y DJ al aire libre.

“No podemos agitar una varita mágica y hacer que esto desaparezca. Algunas cosas llevarán tiempo, pero, sentimos que podemos solucionar muchos de estos problemas a largo plazo”, dijo Bonner.

El grupo de tarea también sugirió que la ciudad nombre un zar del ruido/calidad de vida, similar al comisionado de la Oficina de Vida Nocturna de la ciudad de Nueva York, quien coordinaría entre las agencias de la ciudad para abordar los problemas de calidad de vida y servir como punto de contacto para el público en general.

“Hemos descubierto al hacer este trabajo que hay muy poca colaboración entre las agencias en lo que respecta a la reducción del ruido”, comentó Bonner. “Tener una persona clave para supervisar las cosas sería un buen comienzo y aliviaría un poco la tensión del NYPD”.

“Esperamos que las agencias de la ciudad y los funcionarios consideren seriamente estas recomendaciones”, agregó Bonner. “Estos son problemas complejos de resolver, pero colaborando podemos comenzar a hacer avanzar la aguja”.

El grupo de tarea planea publicar pronto un informe con las recomendaciones, así como un resumen de antecedentes sobre cómo se formó el grupo y sus objetivos.

Actualmente, el Grupo de Tarea WaHi-Inwood sobre Ruido tiene 21 participantes, incluidos varios miembros de la Junta Comunitaria 12. Bonner describió su composición como diversa.

“La mitad de los miembros son personas de color. El tiempo promedio que han vivido en el Alto Manhattan es de 22 años, y tenemos personas que han estado aquí 30 años, 50 años”, dijo. “Estos no son recién llegados a los vecindarios que intentan hacer valer su voluntad”.

“Ahora es el momento de actuar”, dijo la presidenta del Grupo de Trabajo, Tanya Bonner.

La colaboración del grupo de tarea con las agencias de la ciudad, agregó Bonner, ya está conduciendo a algunos avances en Washington Heights e Inwood.

Las comisarías 33 y 34 del NYPD han estado confiscando motos de cross ilegales en la comunidad, dijo Bonner, mientras que la comisaría 33 ha estado realizando operaciones conjuntas con el DEP en áreas problemáticas conocidas.

Bonner reconoció que el NYPD ha recibido amplias críticas de muchos miembros de la comunidad por lo que perciben como un fracaso en cuanto a la represión de los fuegos artificiales ilegales. Sin embargo, enfatizó que reducir la actividad de ruido excesivo requiere de esfuerzos de múltiples áreas del gobierno de la ciudad.

“Este no es solo un problema del NYPD”, comentó. “Este es un problema de varias agencias”.

La policía ha “estado en la mesa” y está dispuesta a participar con el grupo de tarea, explicó Bonner. Si bien el grupo ha recomendado un aumento en las soluciones de aplicación de la ley, esa podría ser una tarea difícil.

“En nuestras conversaciones con el NYPD, el departamento ha expresado poco interés en criminalizar los fuegos artificiales, como arrestar personas”, dijo Bonner. “No anticipo que estarán ansiosos o dispuestos a aumentar la aplicación de la ley. Están enfocados en interrumpir la cadena de suministro y evitar que ingresen a la comunidad”.

“El grupo de tarea tampoco está interesado en ver a personas arrestadas [por encender fuegos artificiales]. Solo queremos una intervención para interrumpir la actividad cuando sea descubierta porque es una amenaza para la salud pública”, agregó Bonner, y señaló que un incendio en un edificio en la avenida Nagle, en Inwood, el año pasado, fue causado por una actividad ilegal de fuegos artificiales.

“El solo hecho de tener presencia policial en los puntos críticos de actividad de fuegos artificiales podría ser un impedimento”, señaló.

Bonner pidió a los miembros de la comunidad desempeñar un papel para mantener los decibelios en un nivel respetuoso.

“Todos podemos hacer algo para contribuir a esto”, dijo. “Si lo hacemos, habrá lugar para una mejor calidad de vida para nuestra comunidad”.