Love for Ms. Pac-Man
Amor para Ms. Pac-Man

  • English
  • Español

Love for Ms. Pac-Man

By Kathleen M. Pike

The lady of leisure.

I don’t know about you, but I am exhausted from the deluge of discussions about hand sanitizer and health care policy, travel bans and super delegates. Sometimes we need a break, and that is where Ms. Pac-Man comes in. I fell in love with Ms. Pac-Man the summer I worked as a waitress after graduating from college. In that lull between breakfast and lunch, dropping a few quarters into this new arcade game that sat in the vestibule of the restaurant during my 20-minute break became routine. I didn’t really understand why I delighted in playing this silly maze game so much. At the end of the summer, I headed off to graduate school in psychology and learned a few things about my love affair with Ms. Pac-Man.

1. Play. We live in an ever-accelerating work culture today. Getting “downtime” has become more difficult in our hyper connected world. Checking email before we are out of bed. Texting under the table at meetings. Turning off airplane mode on our smart phones nanoseconds after touchdown. In contrast, as much as the old-fashioned arcade games made use of early computer technologies, they were designed as entertainment that would help us disconnect from the stresses of everyday pressures, news, and decisions. It is all about play! Our conscious experience is that we play for fun rather than for any immediate practical purpose. But the truth is that play is good for us, serving to promote learning, relieve stress, and promote mental health and well-being.

Laughter is the proverbial best medicine.

2. Distraction. A customer is unhappy with me because I forgot to deliver his morning coffee. I feel bad about not doing a great job. I hear that another waitress had a car accident. I worry about my coworker. One of the benefits of play is that it is distracting. Taking some stolen moments to get Ms. Pac-Man through a few mazes can work wonders. By the time Ms. Pac-Man ultimately succumbs to the monsters, I will have gained some distance, relief and perspective, making my distress easier to manage. In fact, we can see the benefits of such temporary distraction in terms of reducing activity of the amygdala, a structure of the brain that can contribute to depression, mood and anxiety. The key here is that distraction works as a temporary coping strategy – not to be confused with finding a longer term solution to our concerns.

The work culture is ever-accelerating.

3. Mastery. Music starts. Joy stick left, down, right, up, pause. At just the right moment I gobble the energizer pellet which gives me temporary super powers to eat all the monsters. And if I time it just right I might get the cherries, too. How often does that happen in real life? Especially when life is stressful, having the experience of being able to operate on something with a sense of control and mastery has positive mental health benefits. Of course, getting to the next level maze of Ms. Pac-Man is a fairly narrow skillset, but in its own way, it is a reminder that the world is not completely upside down.

Play is good for us.

4. Laughter. The iconic sound effects of Ms. Pac-Man tell you when you are getting close to the monsters, when you score bonus points by eating the wild fruit, when you have superpowers to gobble the monsters, and when you wither from bumping into the monsters at the wrong time. The thrill of escaping the chase by exiting the right side of the screen via one of the warp tunnels and reappearing on the left side of the screen always fills me with mirth. The thrill of successfully gobbling all the pellets and moving on to the next level of the game is so satisfying I sometimes laugh out loud. Laughter really is the proverbial best medicine. Laughter engages the reward system in the brain, including the nucleus accumbens. Laughter even has the potential to elevate our pain threshold.

Distraction can serve as a temporary coping strategy.

5. Comfort. At a time when coronavirus and the political landscape lead to worry, discomfort and anxiety, familiar games bring us comfort. I have no idea how to play Nintendo Switch. I can’t even figure out who is controlling which character on the screen. No comfort there for me. For someone else the familiar practice of completing the morning crossword or Sudoku puzzle would serve the purpose. The key psychological understanding is that familiarity breeds comfort, which is associated with enjoyment. And enjoyment is associated with a more positive mental health outlook.

Over the years, I played Ms. Pac-Man any chance I got. I booked the “Cape Henlopen” Ferry, a refurbished WWII landing craft that participated in D-Day, whenever we traveled to Maine to see my oldest sons for summer camp visiting weekend. The Cape Henlopen was a little slower than some of the newer ferries, but it had a game room with Ms. Pac-Man, and I always had quarters ready. So you can only imagine how over the moon I am with the most extravagant birthday gift: my very own Ms. Pac-Man Arcade game! I am so happy to be able to get some downtime and clear my head. Open invitation to anyone who wants to come over to play.

Kathleen M. Pike, PhD is Professor of Psychology and Director of the Global Mental Health Program at the Columbia University Medical Center (CUMC). For more information, please visit cugmhp.org or call 646.774.5308.

Amor para Ms. Pac-Man

Por Kathleen M. Pike

La dama del ocio.

No sé ustedes, pero estoy agotada de la avalancha de discusiones sobre desinfectante de manos y las política de atención médica, las prohibiciones de viaje y los súper delegados. A veces necesitamos un descanso, y ahí es donde entra Ms. Pac-Man. Me enamoré de Ms. Pac-Man el verano que trabajé como camarera después de graduarme de la universidad. En esa calma entre el desayuno y el almuerzo, echar unas monedas a este nuevo juego de arcade que descansaba en el vestíbulo del restaurante durante mi descanso de 20 minutos, se convirtió en rutina. Realmente no entendía por qué me deleitaba tanto jugar este tonto juego de laberintos. Al final del verano, me dirigí a la escuela de posgrado en psicología y aprendí algunas cosas sobre mi historia de amor con Ms. Pac-Man.

1. Juego. Hoy vivimos en una cultura laboral cada vez más acelerada. Obtener “tiempo de inactividad” se ha vuelto más difícil en nuestro mundo hiper conectado. Revisar el correo electrónico antes de salir de la cama. Mensajes de texto debajo de la mesa en las reuniones. Desactivar el modo avión en nuestros teléfonos inteligentes en nanosegundos después del aterrizaje. Por el contrario, por mucho que los juegos arcade pasados de moda utilizaran las primeras tecnologías informáticas, fueron diseñados como entretenimiento que nos ayudaba a desconectarnos del estrés de las presiones, noticias y decisiones cotidianas. ¡Se trata de jugar! Nuestra experiencia consciente es que jugamos por diversión más que por cualquier propósito práctico inmediato. Pero la verdad es que el juego es bueno para nosotros, ya que sirve para promover el aprendizaje, aliviar el estrés y promover la salud mental y el bienestar.

La risa es la mejor medicina conocida.

2. Distracción. Un cliente no está contento conmigo porque olvidé entregarle el café de la mañana. Me siento mal por no hacer un gran trabajo. Escuché que otra camarera tuvo un accidente automovilístico. Me preocupo por mi compañero de trabajo. Uno de los beneficios del juego es que distrae. Tomar algunos momentos robados para llevar a Ms. Pac-Man a través de algunos laberintos puede hacer maravillas. Para cuando Ms. Pac-Man finalmente sucumba ante los monstruos, habré ganado cierta distancia, alivio y perspectiva, haciendo que mi angustia sea más fácil de manejar. De hecho, podemos ver los beneficios de dicha distracción temporal en términos de reducción de la actividad de la amígdala, una estructura del cerebro que puede contribuir a la depresión, el estado de ánimo y la ansiedad. La clave aquí es que la distracción funciona como una estrategia de afrontamiento temporal, que no debe confundirse con encontrar una solución a largo plazo para nuestras preocupaciones.

La cultura del trabajo es cada vez más acelerada.

3. Dominio. La música comienza. Joystick a la izquierda, abajo, derecha, arriba, pausa. En el momento justo me trago la píldora energizante que me da súper poderes temporales para comerme a todos los monstruos. Y si calculo bien, también podría obtener las cerezas. ¿Con qué frecuencia sucede eso en la vida real? Especialmente cuando la vida es estresante, tener la experiencia de poder operar algo con un sentido de control y dominio tiene beneficios positivos para la salud mental. Por supuesto, llegar al laberinto del siguiente nivel de Ms. Pac-Man requiere un conjunto de habilidades bastante limitado, pero a su manera, es un recordatorio de que el mundo no está completamente al revés.

Jugar es bueno para nosotros.

4. Risa. Los icónicos efectos de sonido de Ms. Pac-Man te dicen cuándo te estás acercando a los monstruos, cuándo obtienes puntos de bonificación al comer la fruta silvestre, cuando tienes súper poderes para engullir a los monstruos y cuándo te topas con los monstruos en el momento equivocado. La emoción de escapar de la persecución al salir del lado derecho de la pantalla a través de uno de los túneles de urdimbre y reaparecer en el lado izquierdo de la pantalla, siempre me llena de alegría. La emoción de engullir con éxito todos los gránulos y pasar al siguiente nivel del juego es tan satisfactoria que a veces me río a carcajadas. La risa es realmente la mejor medicina conocida. La risa involucra el sistema de recompensas en el cerebro, incluido el núcleo accumbens. La risa incluso tiene el potencial de elevar nuestro umbral de dolor.

La distracción puede servir como una estrategia de afrontamiento temporal.

5. Consuelo. En un momento en que el coronavirus y el panorama político generan preocupación, incomodidad y ansiedad, los juegos familiares nos brindan consuelo. No tengo idea de cómo jugar Nintendo Switch. Ni siquiera puedo entender quién controla qué personaje en la pantalla. No hay consuelo para mí. Para alguien más, la práctica familiar de completar el crucigrama de la mañana o el sudoku serviría para el propósito. La comprensión psicológica clave es que la familiaridad genera comodidad, que se asocia con el disfrute. Y el disfrute está asociado con una perspectiva de salud mental más positiva.

A través de los años, he jugado a Ms. Pac-Man en cualquier oportunidad que he tenido. Reservé el ferry “Cape Henlopen”, una lancha de desembarco restaurada de la Segunda Guerra Mundial que participó en el Día D, cada vez que viajábamos a Maine para ver a mis hijos mayores para visitar el campamento de verano el fin de semana. El Cape Henlopen era un poco más lento que algunos de los transbordadores más nuevos, pero tenía una sala de juegos con Ms. Pac-Man, y siempre tenía cuartos listos. Así que solo pueden imaginar cómo estoy con el regalo de cumpleaños más extravagante: ¡mi propio juego de arcade Ms. Pac-Man! Estoy muy feliz de poder tener un tiempo de inactividad y aclarar mi mente. Invitación abierta a cualquiera que quiera venir a jugar.

Kathleen M. Pike, PhD, es profesora de Psicología y directora del Programa Mundial de Salud Mental en el Centro Médico de la Universidad Columbia (CUMC, por sus siglas en inglés). Para más información, por favor visite cugmhp.org o llame al 646.774.5308.