Leaders in the Field
Líderes en el campo

  • English
  • Español

Leaders in the Field

Redefining what it means to be a Latino in construction

By Edgar Almonte

Edgar Almonte.

The construction industry is booming throughout the nation, and city skylines across America are transforming before our eyes.

But if you take a closer look at the structures shaping our cities, you may notice an underrepresented portion of the construction workforce has been at the forefront of this transformation for decades: the Latino community.

The Latino population has played a critical role in the construction of our country’s metropolitan areas by taking on a considerable share of the labor roles on these projects. Yet, in recent years the Latino workforce has also begun stepping out of blue-collar jobs and succeeding in leadership positions not traditionally filled by minorities.

As we look back on Hispanic Heritage Month, it’s important that construction companies across the country recognize the contributions the Latino workforce has made to the industry and provide new opportunities to expand the roles these workers can play in the sector.

Construction has long been a mainstay industry for immigrants, particularly Hispanic immigrants, who come to the United States to start new lives and build careers.

I am a testament to that.

When I arrived in the States four years ago from the Dominican Republic, I sought employment in construction knowing the sector would be welcoming to Hispanic workers like me, especially those who had recently immigrated. In fact, according to the National Association of Home Builders, immigrant workers account for 25 percent of the entire construction workforce. My community has taken on many of the labor roles construction firms often struggle to fill, such as carpentry, plumbing, and masonry.

Latinos are underrepresented in leadership positions, asserts the author.

With approximately 59 million of us living in the States, it’s no surprise Hispanics comprise 30.7 percent of the nation’s construction workforce and play a significant role in the industry’s economic activity. A report by the Latino Donor Collaborative found Latinos contribute a gross domestic product (GDP) of $164.8 billion to the country’s $1.3 trillion construction sector.

Despite data showing the enormous impact the Hispanic community has on the construction industry, many fail to recognize these contributions include both labor and executive roles.

Over the past several years, Hispanics have effectively scaled up the corporate ladder and started their own businesses and in many cases have even helped build the careers of their fellow Latinos. Most industry insiders are surprised to know that Hispanics own 10 percent, or approximately 341,000, of all construction firms in the country.

In fact, my first employer in the U.S. was a small Hispanic-owned construction firm that gave me the platform I needed to build a portfolio and hone my skills. Although I started my career as a skilled trade worker, I was provided opportunities to participate in management meetings, learn how to utilize sophisticated construction management software and technologies, and network with industry leaders, which helped me gain the knowledge needed to progress professionally. Fast forward to today, and I am currently a superintendent at Suffolk, one of the most innovative and successful construction management firms in the nation.

The Hispanic population has been a critical workforce.

However, despite my career trajectory and the progress made by many in the Latino community, there is still clearly a Latino leadership shortage. The majority of construction professionals in leadership positions, 89.5 percent, are white, while Hispanics only account for less than three percent. Although Hispanics in the field are demonstrating high performance and are highly capable of attaining management positions, construction employers must do their part by setting more aggressive diversity goals to achieve equal representation across all levels of their organizations.

Hispanics are more than capable of achieving white-collar and leadership positions, but it’s time for the industry to join together and take real action.

The Hispanic population has been a critical workforce for the construction industry throughout history, particularly during our recent recovery from the Great Recession. And experts predict we will account for 30 percent of the entire workforce by the year 2050 which will allow us to play a key role in shaping the industry’s future.

In honor of this past Hispanic Heritage Month, let us envision a future where the cities of tomorrow are built with Hispanic hands but also with Hispanic leadership, innovation and ingenuity.

Edgar Almonte is a Superintendent at Suffolk, one of the nation’s most innovative and successful construction management firms. In his role, Almonte is responsible for managing and maintaining contracts, monitoring production and record rates, and ensuring compliance with contract documents. Almonte is a graduate of the Instituto Tecnológico de Santo Domingo where he received a Bachelor’s degree in Civil Engineering and a Master’s degree in Construction Management.


Líderes en el campo

Redefiniendo lo que significa ser latino en la construcción

Por Edgar Almonte

Edgar Almonte.

La industria de la construcción está en auge en todo el país, y los horizontes de las ciudades de Estados Unidos se están transformando ante nuestros ojos.

Pero si observa de cerca las estructuras que dan forma a nuestras ciudades, puede notar que una parte sub representada de la fuerza laboral de la construcción ha estado a la vanguardia de esta transformación durante décadas: la comunidad latina.

La población latina ha desempeñado un papel fundamental en la construcción de las áreas metropolitanas de nuestro país al asumir una parte considerable de los roles laborales en estos proyectos. Sin embargo, en los últimos años, la fuerza laboral latina también ha comenzado a salir de los trabajos manuales y a tener éxito en puestos de liderazgo que tradicionalmente no ocupaban las minorías.

En retrospectiva durante el Mes de la Herencia Hispana, es importante que las compañías de construcción en todo el país reconozcan las contribuciones que la fuerza laboral latina ha hecho a la industria y brinden nuevas oportunidades para ampliar el papel que estos trabajadores pueden desempeñar en el sector.

La construcción ha sido durante mucho tiempo una industria fundamental para los inmigrantes, especialmente los hispanos, quienes vienen a los Estados Unidos para comenzar una nueva vida y desarrollar carreras.

Soy un testimonio de ello.

Cuando llegué a los Estados Unidos hace cuatro años desde la República Dominicana, busqué empleo en la construcción sabiendo que el sector daría la bienvenida a los trabajadores hispanos como yo, especialmente a quienes habían inmigrado recientemente. De hecho, según la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas, los trabajadores inmigrantes representan el 25 por ciento de toda la fuerza laboral de la construcción. Mi comunidad ha asumido muchos de los roles laborales que las empresas de construcción a menudo luchan por cumplir, como la carpintería, la plomería y la mampostería.

Los latinos están sub representados en posiciones de liderazgo, afirma el autor.

Con aproximadamente 59 millones de nosotros viviendo en los Estados Unidos, no es de extrañar que los hispanos conformen el 30.7 por ciento de la fuerza laboral de la construcción del país y desempeñen un papel importante en la actividad económica de la industria. Un informe de Latino Donor Collaborative encontró que los latinos contribuyen con un producto interno bruto (PIB) de $164.8 mil millones de dólares al sector de la construcción de $1.3 mil millones de dólares del país.

A pesar de los datos que muestran el enorme impacto que tiene la comunidad hispana en la industria de la construcción, muchos no reconocen que estas contribuciones incluyen roles laborales y ejecutivos.

En los últimos años, los hispanos han aumentado efectivamente la escala corporativa y comenzaron sus propios negocios y, en muchos casos, incluso han ayudado a desarrollar las carreras de sus compañeros latinos. La mayoría de los expertos de la industria se sorprenden al saber que los hispanos poseen el 10 por ciento, o aproximadamente 341,000 de todas las empresas de construcción en el país.

La población hispana ha sido una fuerza laboral crítica.

De hecho, mi primer empleador en los Estados Unidos fue una pequeña empresa de construcción de propiedad hispana que me dio la plataforma que necesitaba para crear una cartera y perfeccionar mis habilidades. Aunque comencé mi carrera como trabajador comercial calificado, se me brindó la oportunidad de participar en reuniones de administración, aprendí a utilizar tecnologías y software sofisticados de administración de la construcción, y a crear contactos con líderes de la industria, lo que me ayudó a obtener el conocimiento necesario para progresar profesionalmente. Avanzando rápidamente hasta el día de hoy, actualmente soy superintendente en Suffolk, una de las empresas de administración de la construcción más innovadoras y exitosas de la nación.

Sin embargo, a pesar de mi trayectoria profesional y el progreso logrado por muchos en la comunidad latina, claramente aún existe una escasez de liderazgo latino. La mayoría de los profesionales de la construcción en puestos de liderazgo, el 89.5 por ciento, son blancos, mientras que los hispanos solo representan menos del tres por ciento. Si bien los hispanos en el campo están demostrando un alto desempeño y son altamente capaces de alcanzar puestos gerenciales, los empleadores de la construcción deben hacer su parte, estableciendo objetivos de diversidad más agresivos para lograr una representación equitativa en todos los niveles de sus organizaciones.

Los hispanos son más que capaces de alcanzar puestos administrativos y de liderazgo, pero es hora de que la industria se una y tome medidas reales.

La población hispana ha sido una fuerza laboral crítica para la industria de la construcción a lo largo de la historia, particularmente durante nuestra reciente recuperación de la Gran Recesión. Y los expertos predicen que representaremos el 30 por ciento de toda la fuerza laboral para el año 2050, lo que nos permitirá desempeñar un papel clave en la configuración del futuro de la industria.

En honor a este pasado Mes de la Herencia Hispana, imaginemos un futuro en el que las ciudades del mañana se construyan con manos hispanas, pero también con liderazgo, innovación e ingenio hispanos.

Edgar Almonte es superintendente en Suffolk, una de las firmas de administración de la construcción más innovadoras y exitosas de la nación. En su papel, Almonte es responsable de administrar y mantener contratos, monitorear la producción y registra las tasas, y garantizar el cumplimiento de los documentos del contrato. Almonte se graduó en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo, donde recibió una licenciatura en Ingeniería Civil y una maestría en Administración de la Construcción.