Late fees eliminated at NYC libraries
Eliminadas las multas por retraso en las bibliotecas

  • English
  • Español

Late fees eliminated at NYC libraries

By Gregg McQueen

Back to the books.

It’s a finale for the fees.

New York City library patrons will no longer be charged late fees on books and other borrowed materials.

The city’s three library systems — New York Public Library (NYPL), Brooklyn Public Library and Queens Public Library — all revealed the major policy change on October 5.

In addition, the three systems have cleared all prior late fines from patron accounts, creating a clean slate for library users.

The library systems said the policy was enacted to create a more equitable approach that does not disproportionately hinder low-income communities.

Late fees will permanently be eliminated.

Under the previous late fine policy, patrons would have their cards blocked if they accrued more than $15 in fines. At the time of the announcement, about 400,000 New Yorkers fit into this category, more than half in low-income communities, according to NYPL.

“This announcement is another major step towards making our public libraries, the heart of so many communities, accessible to all,” said Mayor Bill de Blasio. “Eliminating fines will let us serve even more New Yorkers, allowing them to enjoy all of the resources and programs that public libraries offer to grow and succeed.”

While New York City’s library systems had suspended fines in March 2020 due to the pandemic, the new announcement makes the policy permanent.

In a statement, NYPL President Anthony W. Marx called late fees “an antiquated, ineffective way” to encourage patrons to return their books, as many low-income families could not afford to pay.

“This is a step towards a more equitable society, with more New Yorkers reading and using libraries, and we are proud to make it happen,” Marx said.

According to NYPL, which serves the Bronx, Manhattan, and Staten Island, the 10 branches with the highest number of blocked library cards were located in neighborhoods with a median household income below $50,000, with one in five card holders blocked before October 5.

In the Bronx, 31 percent of all cardholders had fines on their accounts, the NYPL said, while 16 percent of all cardholders were blocked from borrowing new material.

New York becomes the largest public library system in the U.S. to end late fines for good.

Though late fines will no longer apply, New Yorkers will still need to pay replacement fees if they lose borrowed materials, which are considered lost if overdue for more than a month. If materials are returned, no fees will be assessed.

In an effort to welcome patrons back, the three library systems will be hosting a week of giveaways and special programs at all branch locations between October 18 and October 23.

Visitors to NYPL locations during this week will receive a free backpack filled with school supplies, while quantities last.

New York becomes the largest public library system in the U.S. to permanently eliminate late fines.

The power is (back) in your hands.

The move has proved beneficial in other cities. According to data from the Urban Libraries Council, Chicago Public Library reported that 11,000 users returned after the system eliminated fees in 2019, while more than 1,600 long-overdue books were brought back.

“Some might say fines teach accountability and ethics. I disagree. We can teach New Yorkers to be responsible and return their items so others can use them without a financial burden,” Marx said. “No one can learn responsibility at the library if they can’t use the library. Considering the size of the three systems, it has taken time, thoughtful discussion, and careful analysis to take this important step towards a more equitable library system. The time is now. We hope to see all New Yorkers at one of our branches soon.”

For more information, visit nypl.org/goodbyefines.

Eliminadas las multas por retraso en las bibliotecas

Por Gregg McQueen

De vuelta a los libros.

Es el fin de las multas.

A los usuarios de la biblioteca de la ciudad de Nueva York ya no se les cobrarán cargos por retrasos ​​en libros y otros materiales prestados.

Los tres sistemas de bibliotecas de la ciudad, la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL, por sus siglas en inglés), la Biblioteca Pública de Brooklyn y la Biblioteca Pública de Queens, revelaron el más importante cambio de política el 5 de octubre.

Las multas por retraso serán eliminadas de forma permanente.

Además, los tres sistemas eliminaron todas las multas tardías previas de las cuentas de los usuarios, creando una pizarra limpia para los usuarios de la biblioteca.

Los sistemas de bibliotecas dijeron que la política fue promulgada para crear un enfoque más equitativo que no obstaculice desproporcionadamente a las comunidades de bajos ingresos.

Bajo la política anterior de multas por retraso, a los usuarios se les bloqueaban sus tarjetas si acumulaban más de $15 dólares en multas. Al momento del anuncio, alrededor de 400,000 neoyorquinos estaban en esa categoría, más de la mitad en comunidades de bajos ingresos, según la NYPL.

“Este anuncio es otro paso importante para hacer que nuestras bibliotecas públicas, el corazón de tantas comunidades, sean accesibles para todos”, dijo el alcalde Bill de Blasio. “La eliminación de las multas nos permitirá servir a más neoyorquinos, permitiéndoles disfrutar de todos los recursos y programas que ofrecen las bibliotecas públicas para crecer y tener éxito”.

Si bien los sistemas de bibliotecas de la ciudad de Nueva York suspendieron las multas en marzo de 2020 debido a la pandemia, el nuevo anuncio hace que la política sea permanente.

En un comunicado, el presidente de la NYPL, Anthony W. Marx, calificó las multas por retrasos como “una forma anticuada e ineficaz” de alentar a los clientes a devolver sus libros, ya que muchas familias de bajos ingresos no podían pagar.

“Este es un paso hacia una sociedad más equitativa, con más neoyorquinos leyendo y usando bibliotecas, y estamos orgullosos de que esto suceda”, dijo Marx.

Según la NYPL, que presta servicios en el Bronx, Manhattan y Staten Island, las 10 sucursales con la mayor cantidad de tarjetas de biblioteca bloqueadas estaban ubicadas en vecindarios con un ingreso familiar promedio por debajo de $50,000 dólares, con uno de cada cinco titulares de tarjetas bloqueados antes del 5 de octubre.

En el Bronx, el 31 por ciento de todos los titulares de tarjetas tenían multas en sus cuentas, dijo la NYPL, mientras que el 16 por ciento de todos los titulares de tarjetas ya no podía pedir prestado material.

Nueva York se convierte en el sistema de bibliotecas públicas más grande de los Estados Unidos en terminar definitivamente con las multas por retraso.

Aunque las multas por demora ya no se aplicarán, los neoyorquinos aún deberán pagar tarifas de reemplazo si pierden los materiales prestados, que se consideran perdidos si están vencidos por más de un mes. Si se devuelven los materiales, no se cobrarán multas.

En un esfuerzo por dar la bienvenida a los usuarios, los tres sistemas bibliotecarios organizarán una semana de obsequios y programas especiales en todas las sucursales entre el 18 y el 23 de octubre.

Los visitantes a las ubicaciones de la NYPL durante esa semana recibirán una mochila gratis llena de útiles escolares, hasta agotar existencias.

Nueva York se convierte en el sistema de bibliotecas públicas más grande de los Estados Unidos en eliminar permanentemente las multas por retraso.

El poder está (de vuelta) en sus manos.

La medida ha resultado beneficiosa en otras ciudades. Según los datos del Consejo de Bibliotecas Urbanas, la Biblioteca Pública de Chicago informó que 11,000 usuarios regresaron después de que el sistema eliminó las tarifas en 2019, mientras que se devolvieron más de 1,600 libros no entregados.

“Algunos podrían decir que las multas enseñan responsabilidad y ética. Estoy en desacuerdo. Podemos enseñar a los neoyorquinos a ser responsables y devolver sus artículos para que otros puedan usarlos sin una carga financiera”, dijo Marx. “Nadie puede aprender a ser responsable en la biblioteca si no puede usar la biblioteca. Considerando el tamaño de los tres sistemas, se ha necesitado tiempo, una discusión reflexiva y un análisis cuidadoso para dar este importante paso hacia un sistema bibliotecario más equitativo. El momento es hoy. Esperamos ver pronto a todos los neoyorquinos en una de nuestras sucursales”.

Para obtener más información, visite nypl.org/goodbyefines