“I’m only looking forward”
“Sólo estoy mirando hacia adelante”

  • English
  • Español

“I’m only looking forward”

Peer help for parolees

Story and photos by Gregg McQueen

Odyssey House fue fundada en 1967.

Odyssey House was founded in 1967.

An innovative new program based in part in the Bronx looks to help parolees return to the community after incarceration and lower their risk of relapsing into criminal behavior.

Powered by a $300,000 grant from the U.S. Department of Justice, local nonprofit Odyssey House will implement a pre- and post-release mentoring and recovery program for parolees from the Edgecombe Correctional Facility.

Dubbed the Edgecombe Peer Monitoring Program (EPMP), the initiative provides services for the formerly incarcerated to help them transition from prison to community living.

It will also help parolees maintain sobriety, as an estimated 80 percent of state prison inmates have histories of drug or alcohol abuse.

“This type of program we’re doing is very rare,” said Mary Callahan, Director of Outpatient Services for Odyssey House. “But I would say it’s the face of treatment and recovery for the future.”

"Este tipo de programa es muy raro", dijo Mary Callahan, directora de Servicios Ambulatorios en Odyssey House.

“This type of program is very rare,” said Mary Callahan, Director of Outpatient Services for Odyssey House.

Following release from Edgecombe, parolees will be paired with a “coach” at Odyssey House’s outpatient facility on Southern Boulevard in the Bronx, who they’ll meet with twice weekly to review recovery goals, receive substance abuse counseling and get connected with vital services.

Coaches will ensure that parolees follow through on appointments, and assist them with finding housing, job training, medical and mental health services and going back to school, as well as efforts to maintain sobriety.

The first few years after incarceration are a critical period when many inmates are at risk of relapse, said Callahan.

Approximately two-thirds of offenders in re-entry are arrested again within three years of release, with 52 percent returning to prison for a technical violation or a new crime.

Callahan said that individuals frequently receive treatment for substance abuse while in prison, but are often on their own once released to the community.

Boletín de invierno de 2014.

Winter 2014 Newsletter.

“This grant will pick up that part of things by linking people with coaches, who act like mentors, so when they leave prison they’ll still be getting the support they need,” she commented.

Participants in EPMP will be issued texting-enabled cell phones, so they can check in with each other routinely.

“We’ve found texting to be very successful with our other programs,” said Callahan. “Parolees will have 24/7 access to their mentor.”

The EPMP will launch in February and is expected to serve 200 parole clients over the next two years.

“And once they’re plugged into the strong recovery network we have here, parolees will still have the support they need once our grant ends,” said Callahan.

The certified recovery coaches employed by Odyssey House for EPMP are all in recovery from substance abuse and were previously incarcerated themselves, Callahan added.

“They can definitely speak more directly to the parolee and relate to them better,” she commented.

The EPMP builds off a program that Odyssey House currently sponsors at Edgecombe, which houses previously incarcerated males who have violated parole and also have a documented substance abuse issue.

Men are assigned to the facility for 45 days — during their entire stay, Odyssey House provides them with an intensive treatment program to help them overcome addiction.

Since Odyssey House began working with Edgecombe in 2008, more than 3,600 inmates have participated in the treatment program designed to reduce recidivism and substance abuse.

Callahan said that addressing the parolees’ sobriety issue is essential before they can accomplish anything else in the community.

Odyssey House también ofrece atención coordinada a los niños y las familias.

Odyssey House also offers coordinated care to children and families.

“That’s really the foundation of everything,” she remarked. “When you’re dependent on drugs or alcohol, you’re less likely to find employment, continue schooling or stay out of jail.”

Michael Everett would agree.

Everett, now a Certified Recovery Coach with Odyssey House, fought his own past battles with addiction and served several prison stints.

“I only wanted to get high,” he recalled. “When I’d get out of jail, I’d go right back to smoking and selling drugs and robbing people.”

Everett recently celebrated five years of sobriety and has been out of the prison system for 14 years.

Now, he has devoted himself to aiding others who are living through the same experiences.

“I didn’t have a program like this to help me when I got out of jail — I felt lost,” said Everett.

Más de 3,600 presos han participado en el programa de tratamiento.

More than 3,600 inmates have participated in the treatment program.

At Odyssey House, Everett has been helping to mentor young recovering addicts, some with a history of incarceration.

“Some people don’t even know how to apply to a school or who to turn to,” remarked Everett. “It’s about them making that transition back to accomplishing something positive.”

Callahan said that connecting parolees with housing is a major issue facing Odyssey House, as many individuals on parole have family members who reside in public housing.

“People on parole, they’re not permitted by law to live in public housing,” explained Callahan. “So, if that’s where their family lives, they can’t even go home to their family when they’re out of prison.”

Parolees will often end up in shelters, where they might reside with individuals who are not helpful to their recovery goals.

“A lot of times the shelters set them up to fail,” said Callahan. “There are a lot of barriers that these individuals face.”

"El cielo es el límite para mí ahora", dijo el entrenador certificado en recuperación, Michael Everett.

“The sky is the limit for me now,” said Certified Recovery Coach Michael Everett.

Everett knows first-hand about these struggles. Now his role is to make his clients believe they can overcome them.

“I keep hope alive for these individuals,” remarked Everett. “Once they get to a place where they feel they can accomplish one positive thing, it’s a big deal.”

Recovery coach Everett recently completed a 350-hour training course to become a substance abuse counselor. Once he completes his internship hours, he’ll be able to get a job in that field.

“The sky is the limit for me now,” said Everett. “I’m not looking back, I’m only looking forward.”

For more information on Odyssey House, please visit www.odysseyhouseinc.org.

 

“Sólo estoy mirando hacia adelante”

Compañeros ayudan a personas en libertad condicional

Historia y fotos por Gregg McQueen

Odyssey House fue fundada en 1967.

Odyssey House fue fundada en 1967.

Un nuevo e innovador programa basado en el Bronx busca ayudar a personas en libertad condicional de la ciudad de Nueva York a reincorporarse a la comunidad después de su encarcelamiento, y a reducir el riesgo de volver a caer en la delincuencia.

Desarrollado por una subvención de $300,000 dólares del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la organización local sin fines de lucro Odyssey House implementará un programa de mentores pre y post liberación, y de recuperación de libertad condicional, en el penal Edgecombe.

Bautizado como el Programa de Monitoreo de Compañeros Edgecombe (EPMP por sus siglas en inglés), la iniciativa ofrece servicios para los ex presos para ayudarles en la transición de la prisión a la vida en comunidad.

También les ayudará a mantener la sobriedad durante su libertad condicional, ya que se estima que el 80 por ciento de los reclusos de la prisión estatal tiene antecedentes de abuso de drogas o alcohol.

“Este tipo de programa que estamos haciendo es muy raro”, dijo Mary Callahan, directora de Servicios Ambulatorios en Odyssey House. “Pero yo diría que es la cara del tratamiento y la recuperación del futuro”.

"Este tipo de programa es muy raro", dijo Mary Callahan, directora de Servicios Ambulatorios en Odyssey House.

“Este tipo de programa es muy raro”, dijo Mary Callahan, directora de Servicios Ambulatorios en Odyssey House.

Luego de su liberación de Edgecombe, las personas en libertad condicional serán emparejadas con un “entrenador” en el centro ambulatorio Odyssey House en Southern Boulevard, en el Bronx, con el cual se deberán encontrar dos veces por semana para revisar los objetivos de recuperación, recibir asesoría sobre el abuso de sustancias y ser conectadas con servicios vitales.

Los entrenadores se asegurarán de que las personas en libertad condicional asistan a sus citas, y les ayudarán con la búsqueda de vivienda, la capacitación laboral, los servicios de salud médica y mental, con el regreso a la escuela y su esfuerzo por mantener su sobriedad.

Los primeros años después del encarcelamiento son críticos, pues muchos reclusos están en riesgo de recaída, dijo Callahan.

Aproximadamente dos tercios de los delincuentes que reingresan son arrestados nuevamente dentro de los tres años de libertad, con el 52 por ciento regresando a la cárcel por una violación técnica o un nuevo crimen.

Callahan dijo que las personas frecuentemente reciben tratamiento para el abuso de sustancias en la cárcel, pero son a menudo dejadas a su suerte una vez que son liberadas.

Winter 2014 Newsletter.

Winter 2014 Newsletter.

“Esta subvención retoma esa parte, vinculando a las personas con los entrenadores, quienes actúan como mentores, así que cuando salen de la cárcel van a recibir el apoyo que necesitan”, comentó.

Los participantes de EPMP recibirán teléfonos celulares con mensajes de texto habilitados para que puedan ponerse en contacto de forma rutinaria.

“Hemos encontrado que los mensajes de texto son un gran éxito en nuestros otros programas”, dijo Callahan. “Las personas bajo libertad condicional tendrán acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a su mentor”.

EPMP será puesto en marcha en febrero y se espera que sirva a 200 clientes de libertad condicional en los próximos dos años.

“Y una vez que estén conectados a la sólida red recuperación que tenemos aquí, las personas en libertad condicional seguirán teniendo el apoyo que necesitan una vez que termine nuestra subvención”, dijo Callahan.

Los asesores certificados de recuperación empleados por Odyssey House para EPMP están todos recuperados del abuso de sustancias y previamente estuvieron encarcelados, añadió Callahan.

“Definitivamente pueden hablar de forma más directa con las personas bajo libertad condicional y relacionarse mejor con ellas”, comentó.

El EPMP construye un programa que Odyssey House actualmente patrocina en Edgecombe, el cual alberga a varones, previamente encarcelados, que han violado su libertad condicional y también tienen un problema documentado de abuso de drogas.

Los hombres son asignados a la instalación por 45 días, y durante toda su estancia Odyssey House les ofrece un programa de tratamiento intensivo para ayudarles a superar la adicción.

Desde que Odyssey House comenzó a trabajar con Edgecombe en 2008, más de 3,600 presos han participado en el programa de tratamiento diseñado para reducir la reincidencia y la drogadicción.

Callahan dijo que tratar el tema de la sobriedad de las personas en libertad condicional es esencial antes de que puedan lograr cualquier cosa en la comunidad.

Odyssey House también ofrece atención coordinada a los niños y las familias.

Odyssey House también ofrece atención coordinada a los niños y las familias.

“Esa es realmente la base de todo”, comentó. “Cuando eres dependiente de las drogas o el alcohol, es menos probable encontrar empleo, continuar los estudios o evitar la cárcel”.

Michael Everett está de acuerdo.

Everett, ahora un entrenador certificado de recuperación de Odyssey House, luchó sus propias batallas en el pasado contra la adicción, y pasó varias temporadas en prisión.

“Sólo quería drogarme”, recordó. “Cuando salía de la cárcel, regresaba a consumir tabaco, vender drogas y robar a la gente”.

Everett recientemente celebró cinco años de sobriedad y ha estado fuera del sistema penitenciario durante 14 años.

Ahora se dedica a ayudar a otras personas que están pasando por las mismas experiencias.

“Yo no tuve un programa como éste cuando salí de la cárcel, me sentía perdido”, dijo Everett.

En Odyssey House, Everett ha ayudado a guiar a los jóvenes adictos en recuperación, algunos con antecedentes de encarcelamiento.

Más de 3,600 presos han participado en el programa de tratamiento.

Más de 3,600 presos han participado en el programa de tratamiento.

“Algunas personas ni siquiera saben cómo inscribirse a una escuela o a quién recurrir”, comentó Everett. “Se trata de que ellos hagan la transición de vuelta para lograr algo positivo”.

Callahan dijo que conectar a las personas en libertad condicional con un lugar dónde vivir es un problema mayor que enfrenta Odyssey House, ya que muchas personas en libertad condicional tienen familiares que residen en viviendas públicas.

“Las personas en libertad condicional, no pueden, por ley, residir en una vivienda pública”, explicó Callahan. “Así que, si es donde vive su familia, ni siquiera pueden visitarlos cuando salen de la cárcel”.

Las personas bajo libertad condicional a menudo terminan en refugios, donde podrían residir con personas que no son útiles a sus objetivos de recuperación.

“Muchas veces los refugios los alistan para el fracaso”, dijo Callahan. “Estas personas enfrentan muchos obstáculos”.

"El cielo es el límite para mí ahora", dijo el entrenador certificado en recuperación, Michael Everett.

“El cielo es el límite para mí ahora”, dijo el entrenador certificado en recuperación, Michael Everett.

Everett conoce de primera mano estas luchas. Ahora su papel es hacer que sus clientes crean que pueden superarlas.

“Mantengo viva la esperanza para estas personas”, comentó Everett. “Llegar a un lugar donde sienten que pueden lograr algo positivo es muy importante”.

El entrenador en recuperación Everett recientemente completó un curso de formación de 350 horas para convertirse en consejero del abuso de drogas. Una vez que complete sus horas de prácticas, podrá conseguir un trabajo en ese campo.

“El cielo es el límite para mí ahora”, dijo Everett. “No voy a mirar atrás, sólo estoy mirando hacia adelante”.

Para más información sobre Odyssey House, por favor visite www.odysseyhouseinc.org.