“I feel like nothing here”
“Me siento como nada aquí”

  • English
  • Español

“I feel like nothing here”

Puerto Rico evacuees in the city continue to struggle

Story and photos by Gregg McQueen

“I don’t see that the help is as good as people say
and think,” said Liz Cruz, right, with her daughter.

When Hurricane María hit, Liz Cruz’s home in Isabela was heavily damaged.

Her family was living without power and having difficulty accessing food and water.

It was a life thrown into uncertainty and chaos.

“We were only eating once per day,” Cruz recalled. “We had no lights. You’d see people fighting for water and food.”

The hurricane caused over $125 billion of dollars in damages to Puerto Rico and left 3.4 million residents without electric power, potable water, and telecommunications.

In December, Cruz and her husband made the decision to move to New York City with their three children.

They stayed in a hotel, under the Federal Emergency Management Agency’s Transitional Sheltering Assistance (TSA) program, until it expired in late June.

After that, Cruz ended up in the city’s shelter system, along with her husband and three children. She said she was turned down for housing assistance by the city.

“We thought coming here would be the best thing,” Cruz said. “I don’t think so. I don’t see that the help is as good as people say and think.”

The City University of New York’s Center for Puerto Rican Studies estimated in March that 135,592 Puerto Ricans have moved and resettled on the mainland since María.

The hurricane caused over $125 billion of
dollars in damages.

Cruz shared her experiences recently with City Comptroller Scott Stringer, who organized a roundtable discussion with Puerto Rico evacuees to learn of their challenges since arriving in New York City.

The meeting was held on August 23 at the Hunter College’s Silberman School of Social Work.

Stringer explained that his ties to the island were personal, as his stepfather is a native of Puerto Rico, and his parents have always maintained a residence on the island.

“For me, this is very real,” he said.

Families told Stringer they are having difficulty finding jobs, education or permanent housing. They also told Stringer that it’s been hard for them to navigate or get assistance from city agencies.

Nancy Rodríguez, who is currently residing with a family member in the Bronx, cares for her 23-year-old daughter, who has special needs and suffers from seizures.

Rodríguez said she has sought assistance from the city’s Homebase program, which is designed to help people without housing.

“Homebase said we’re not a priority because we don’t have a small child,” she said. “They can’t help me, is what they’re saying.”

City Comptroller Scott Stringer (center) hosted
the roundtable.

Cruz said her family ended up in the shelter after the city’s Human Resources Administration (HRA) declined to give them housing vouchers.

She insisted that HRA declined them for a voucher because the agency spelled her daughter Yadaliz’s name incorrectly on an application.

“It’s been a back and forth,” Cruz explained. “Her name starts with a ‘y’ but they put a ‘b.’ We’re trying to get a voucher but they’re saying no, but it was a mistake that they made.”

“I’ve heard a lot in my life, but that is a first,” remarked Stringer. “A ‘y’ or a ‘b’ and you’re in a shelter?”

Lizmary García, who arrived from Puerto Rico on December 24, said she received a housing voucher from the city, but so far, no landlord has accepted it.

“[Landlords] tell me a lot of things. They tell me the city doesn’t actually pay up the money for the voucher. They’ve said they don’t like people with vouchers. They discriminate against me,” she stated. “They give me a lot of stories.”

She said she is uncertain what her future holds if she stays in New York “What do I have to do now? What’s next?”

“What do I have to do now?” asked Lizmary García.

Stringer said that the city seemingly has programs in place to assist Puerto Rico evacuees, but too much red tape exists.

“It just seems that this bureaucracy is really not being helpful,” he said.

He acknowledged that an affordable housing shortage exists in the city, but said that displaced Puerto Rico residents should still be able to find assistance.

“We’re not talking about hundreds of thousands of people. We’re talking about a reasonable amount of people that can be absorbed in our city,” he stated.

Stringer said the city failed many of its own residents during Hurricane Sandy, saying it provided a delayed response in helping people in certain neighborhoods and in restoring power. He said it was now failing victims of Hurricane María.

“You would think that the city bureaucracy had learned from the previous mistake,” he said.

Cruz is living in the shelter with her husband, 14-year-old and 17-year-old daughters, and 15-year-old son. The men are in one room, and the women are in a separate room.

“We’re not having family time,” she said.

Families shared their stories.

Though Cruz’s parents initially came to New York City with her, they ended up returning to Isabela because her mother’s health was not suited for the shelter, she explained.

“We’re still having problems, because the medical situation in Puerto Rico is not good,” she said.

García and her two children have been staying with at her sister’s apartment in Co-op City since arriving from Puerto Rico. She said the situation is difficult because there are now seven people crammed into a three-bedroom apartment, and both of García’s children — ages four and five — are autistic and need a high degree of care.

“My sister works at night, and she needs the day for sleep, and my kids are running, screaming in the day hours. So, it’s very uncomfortable for us,” remarked García, who said she has been unable to work because she needs to care for her youngest child.

“I want to go back to work,” said García, who was a social worker back home. “I need to be productive. In Puerto Rico, I feel like I was doing something 22 hours a day. I feel like nothing here.”

She said many of her friends have needed to return to Puerto Rico because they could not obtain housing in New York City. She called on city agencies to reduce paperwork requirements for granting assistance to Puerto Rico evacuees.

The discussion was held at the Silberman School
of Social Work.

“You need a lot of documentation, but we don’t really have anything,” she said. “It’s not easy to get an apartment, but if you had [real] help, you can work and have your own space in the right way.”

“We came here not to be a part of the system,” added Cruz. “We came here to have a normal life, to work and have a place to live, not depend on the system.”

She suggested that the city has portrayed itself as more helpful to evacuees than it actually has been.

“It is a contradiction, that’s the best way to describe it,” said daughter Yadaliz.

After the meeting, Stringer expressed anger at the level of assistance provided to Puerto Rico families.

“I’m outraged hearing these stories,” he stated. “I’m outraged that the city is talking a good game, but clearly not everyone is benefitting from the resources the city is supposed to be giving.”

When asked what actions he would take to assist evacuees, he responded, “We’re going to start calling commissioners.”

Members of Stringer’s office took down the contact information of each roundtable attendee, as the Comptroller vowed to follow up with city agencies about their particular cases.

“I’m going to make sure that the people in this room get the services to which they’re untitled,” he said. “I’m not saying we can solve the problem overnight, but we’ll get them in touch with the right people and they’ll have someone following up for them.”

“Me siento como nada aquí”

Los evacuados de Puerto Rico en la ciudad continúan su lucha

Historia y fotos por Gregg McQueen

“No veo que la ayuda sea tan buena como la
gente dice y piensa”, dijo Liz Cruz, a la derecha,
con su hija.

Cuando golpeó el huracán María, la casa de Liz Cruz en Isabela sufrió graves daños.

Su familia vivía sin electricidad y tenía dificultades para acceder a comida y agua.

Fue una vida sumida en la incertidumbre y el caos.

“Solo comíamos una vez al día”, recordó Cruz. “No teníamos luz. Veías a gente luchando por agua y comida”.

El huracán causó más de $125 mil millones de dólares en daños a Puerto Rico y dejó a 3.4 millones de residentes sin energía eléctrica, agua potable y telecomunicaciones.

En diciembre, Cruz y su esposo tomaron la decisión de mudarse a la ciudad de Nueva York con sus tres hijos.

Se alojaron en un hotel, bajo el programa de Asistencia de Refugio de Transición (TSA, por sus siglas en inglés) de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, hasta su expiración en junio.

Después de eso, Cruz, junto con su esposo y sus tres hijos, terminó en el sistema de refugios de la ciudad. Ella dijo que fue rechazada por la ciudad para recibir asistencia de vivienda.

“Pensamos que venir aquí sería lo mejor”, explicó. “No lo creo. No veo que la ayuda sea tan buena como la gente dice y piensa”.

El Centro de Estudios Puertorriqueños de la City University de Nueva York estimó en marzo que 135,592 puertorriqueños se han mudado y se han reasentado en el continente desde María.

El huracán causó más de $125 mil millones de
dólares en daños.

Cruz compartió sus experiencias recientemente con el contralor de la Ciudad, Scott Stringer, quien organizó una mesa redonda  con los evacuados de Puerto Rico para conocer sus desafíos desde que llegaron a la ciudad de Nueva York.‎

La reunión se realizó el 23 de agosto en la Facultad Silberman de Trabajo Social del Hunter College.

Stringer explicó que sus vínculos con la isla son muy personales, ya que su padrastro es originario de Puerto Rico y sus padres siempre han mantenido una residencia en la isla.

“Para mí, esto es muy real”, dijo.

Las familias le dijeron a Stringer que tienen dificultades para encontrar trabajo, educación o vivienda permanente. También le dijeron que les ha resultado difícil navegar u obtener ayuda de las agencias de la ciudad.

Nancy Rodríguez, quien actualmente reside con un familiar en el Bronx, se preocupa por su hija de 23 años, quien tiene necesidades especiales y sufre convulsiones.

Rodríguez dijo que ha buscado ayuda del programa Homebase de la ciudad, que está diseñado para ayudar a las personas sin vivienda.

“Homebase dijo que no somos una prioridad porque no tenemos un niño pequeño”, comentó. “No pueden ayudarme, es lo que están diciendo”.

El contralor de la ciudad, Scott Stringer
(centro), organizó la mesa redonda.

Cruz dijo que su familia terminó en el refugio después de que la Administración de Recursos Humanos (HRA, por sus siglas en inglés) de la ciudad se negara a darles vales de vivienda.

Ella insistió en que la HRA les rechazó un cupón porque la agencia deletreó incorrectamente el nombre de su hija Yadaliz en una solicitud.

“Ha sido un ir y venir”, explicó Cruz. “Su nombre comienza con una ‘y’ pero ponen una ‘b.’ Estamos tratando de obtener un cupón, pero están diciendo que no, pero fue un error que cometieron”.

“He escuchado muchas cosas en mi vida, pero esa es la primera vez”, comentó Stringer. “¿Una ‘y’ o ‘b’ y están en un refugio?”.

Lizmary García, quien llegó de Puerto Rico el 24 de diciembre, dijo que recibió un cupón de vivienda de la ciudad, pero hasta ahora, ningún propietario lo ha aceptado.

“[Los propietarios] me dicen muchas cosas. Dicen que la ciudad no paga el dinero del cupón. Han dicho que no les gustan las personas con vales. Me discriminan”, afirmó. “Me cuentan muchas historias”.

Dijo que no está segura de su futuro si se queda en Nueva York. “¿Qué tengo que hacer ahora? ¿Qué sigue?”.

“¿Qué tengo que hacer ahora?”, preguntó
Lizmary García.

Stringer dijo que la ciudad aparentemente tiene programas para ayudar a los evacuados de Puerto Rico, pero existe demasiada burocracia.

 

“Parece que esta burocracia realmente no está siendo útil”, señaló.

Reconoció que existe una escasez de viviendas asequibles en la ciudad, pero dijo que los residentes desplazados de Puerto Rico deberían poder encontrar asistencia.

“No estamos hablando de cientos de miles de personas. Estamos hablando de una cantidad razonable de personas que pueden ser absorbidas por nuestra ciudad”, afirmó.

Stringer dijo que la ciudad les falló a muchos de sus propios residentes durante el huracán Sandy, diciendo que proporcionó una respuesta tardía para ayudar a las personas en ciertos vecindarios y restaurar la electricidad. Dijo que ahora les está fallando a las víctimas del Huracán María.

“Uno pensaría que la burocracia de la ciudad habría aprendido del error anterior”, comentó.

Cruz vive en el refugio con su esposo, sus hijas de 14 y 17 años, y su hijo de 15 años. Los hombres están en una habitación y las mujeres están en una habitación separada.

“No estamos teniendo tiempo familiar”, dijo ella.

Las familias compartieron sus historias.

Aunque los padres de Cruz llegaron inicialmente a Nueva York con ella, terminaron regresando a Isabela porque la salud de su madre no era adecuada para el refugio, explicó.

“Todavía estamos teniendo problemas, porque la situación médica en Puerto Rico no es buena”, dijo.

García y sus dos hijos se han estado quedando en el departamento de su hermana en Co-op City desde que llegaron de Puerto Rico. Ella dijo que la situación es difícil porque ahora hay siete personas apiñadas en un apartamento de tres habitaciones, y los dos hijos de García (de cuatro y cinco años) son autistas y necesitan un alto grado de cuidado.

“Mi hermana trabaja de noche y necesita el día para dormir, y mis hijos corren, gritan en el día. Por lo tanto, es muy incómodo para nosotros”, comentó García, explicando que no ha podido trabajar porque necesita cuidar a su hijo menor.

“Quiero volver al trabajo”, dijo, quien era una trabajadora social en su país. “Necesito ser productiva. En Puerto Rico, siento que estaba haciendo algo 22 horas del día. Me siento como nada aquí”.

Ella dijo que muchos de sus amigos han tenido que regresar a Puerto Rico porque no pudieron obtener una vivienda en la ciudad de Nueva York. Pidió a las agencias de la ciudad reducir los requisitos de trámites para otorgar asistencia a los evacuados de Puerto Rico.

La discusión se llevó a cabo en la Facultad
Silberman de Trabajo Social.

“Se necesita mucha documentación, pero realmente no tenemos nada”, dijo. “No es fácil conseguir un apartamento, pero si tienes ayuda [real], puedes trabajar y tener tu propio espacio de la manera correcta”.

“Vinimos aquí para no ser parte del sistema”, agregó Cruz. “Vinimos aquí para tener una vida normal, para trabajar y tener un lugar donde vivir, no depender del sistema”.

Ella sugirió que la ciudad se ha retratado así misma más útil para los evacuados de lo que realmente ha sido.

“Es una contradicción, esa es la mejor manera de describirlo”, dijo la hija Yadaliz.

Después de la reunión, Stringer expresó su enojo por el nivel de asistencia brindado a las familias de Puerto Rico.

“Estoy indignado al escuchar estas historias”, afirmó. “Estoy indignado porque la ciudad está hablando de un buen juego, pero es evidente que no todos se están beneficiando de los recursos que se supone que la ciudad debe dar”.

Cuando se le preguntó qué medidas tomaría para ayudar a los evacuados, respondió: “Vamos a comenzar a llamar a los comisionados”.

Los miembros de la oficina de Stringer tomaron la información de contacto de cada asistente de la mesa redonda, ya que el Contralor se comprometió a hacer un seguimiento con las agencias de la ciudad sobre sus casos particulares.

“Me aseguraré de que las personas de esta sala reciban los servicios a los que tienen derecho”, dijo. “No estoy diciendo que podamos resolver el problema de la noche a la mañana, pero los pondremos en contacto con las personas adecuadas y tendrán a alguien que los siga”.