Grieving a Child
Llorando por un niño/a

  • English
  • Español

Grieving a Child

By Carolina Pichardo

La pérdida final de un niño siempre es dolorosa.

The untimely loss of a child is always painful.

Although there’s a lot of here and now to be grateful for, we can’t forget those many wonderful individuals no longer with us, especially if the one that’s been lost is a child or an adolescent.

Those untimely losses can be almost too difficult to bear.

You’re always left wondering what could’ve been, and you count the years differently—with them in mind.

You think, “He would be this much older” or “She would be graduating high school by now.”

In my own family, we’ve never fully recovered from the death of a cousin almost a decade ago.

He passed away at just 13, from a motorcycle accident in the Dominican Republic.

He was in the passenger seat, there was a car driving much too quickly on the road, and suddenly he was gone.

Although it has been a day-to-day process, we’re often still surprised by those brief moments that just “hit” and remind us that he’s no longer around to enjoy the rest ofour lives. This means the many birthdays he (oddly enough) shared with his older brother, the birth of various nieces, and the arrival of an even younger and almost identical brother.

There are others in our community who have suffered a similar fate.

Recently, in the Bronx, 5-year-old Stewart Espinal was found unconscious and pronounced dead.

We also heard of the baby girl who died in a Bronx fire next to her mother’s body.

Patricia Loder, a twice-bereaved parent, knows the difficulties all too well.

As the executive director of The Compassionate Friends(TCF), a national self-help bereavement organization for families going through the natural grieving process after the death of a child, she feels that there are many ways to help a grieving family during the holidays.

Below are her organization’s 8 ways to remember a child during this time:

  1. Write down memories — especially funny stories — of the child to give the family. Try to get others who knew the child to write a story and then make a scrapbook for the family that can be added to in the future.
  2. As difficult as it may sound, encourage the family to talk about the child, while understanding that some tears may fall. This provides a tribute to the child who died.
  3. Share photos or videos of the child with the family that they may not have seen before.
  4.  “Adopt a child” for the holidays by giving gifts in remembrance of the child who died. You could also make a donation to a favorite charity in honor of the child. This is best if the child passed away from a disease or condition that could benefit from the recognition and monetary gift.
  5. If you send a card, make certain to mention that you’re thinking of the child (by name), even if it’s been many years since the child died.
  6. Give the family an ornament that in some way will remind the family of the child.
  7. Give the family time and space so they can handle the holidays in a manner that works for them. Be understanding.
  8. Light a candle in honor of the child during birthdays, holidays, and moments of remembrance.
Expresando sus pensamientos y los pensamientos de su niño, dibujando o escribiendo puede ayudar.

Expressing your thoughts, and your child’s thoughts, in drawing or writing can help.

Above all things, remember that grief is difficult for all people, of all ages. For our own children, the loss of someone with whom they related to on a peer-to-peer level can be doubly hard, and confusing.

Never hesitate to speak openly about their own memories of the lost child, and let them express their thoughts in writing and drawings if they wish.

And join in.

While you may think you’re helping your child, it may be that you end up helping each other work through the sadness.

Llorando por un niño/a

Por Carolina Pichardo

Expresando sus pensamientos y los pensamientos de su niño, dibujando o escribiendo puede ayudar.

Expresando sus pensamientos y los pensamientos de su niño, dibujando o escribiendo puede ayudar.

Aunque tenemos mucho por lo cual dar gracias, no podemos olvidar aquellos grandes individuos que ya no están con nosotros, especialmente si el que se ha perdido es un niño/a o un adolescente.

Estas pérdidas prematuras pueden ser bien difíciles de sobrellevar.

Siempre te dejan preguntándote lo que pudiera haber sido, y cuentas los años de manera diferente – con ellos en mente.

Piensa, “Tendría tantos años” o “Ahora se estaría graduando de escuela superior”.

En mi propia familia, nunca nos hemos recuperado completamente de la muerte de un primo hace casi una década atrás.

Falleció a los 13, en un accidente de motora en la República Dominicana.

Estaba en el asiento del pasajero, había un auto conduciendo demasiado rápido en la carretera y de repente el no estaba.

Aunque ha sido un proceso de día a día, a menudo todavía nos sorprendemos por aquellos pequeños momentos que solo llegan y nos recuerdan que ya no está alrededor para disfrutar el resto de nuestras vidas. Esto significa los muchos cumpleaños que el (curiosamente) compartió con su hermano mayor, el nacimiento de varias sobrinas y la llegada de un hermano aun más joven y casi idéntico.

Hay otros en nuestra comunidad que han sufrido un destino similar.

Recientemente, en el Bronx, Stewart Espinal de 5 años de edad fue encontrado inconciente y declarado muerto.

También escuchamos de la bebe que murió en un fuego en el Bronx junto al cuerpo golpeado de su madre.

Patricia Loder, madre dos veces desconsolada, conoce esto demasiado bien.

Como directora ejecutiva de The Compassionate Friends(TCF), una organización nacional de autoayuda de duelo para familias pasando a través del proceso natural de duelo luego de la muerte de un niño, siente que hay muchas maneras de ayudar a una familia con pérdida durante los días de fiesta.

Aquí hay 8 maneras de su organización para recordar un niño durante esta época:

  1. Escriba memorias – especialmente historias jocosas – del niño para darle a la familia. Trate de que otros que conocieron al niño escriban una historia y entonces haga un álbum para la familia que puede ser añadido en el futuro.
  2. Aunque difícil, anime a la familia a hablar acerca del niño, entendiendo que pueden caer algunas lágrimas. Esto provee un tributo al niño que murió.
  3. Comparta fotos o videos del niño con la familia que a lo mejor no han visto antes.
  4.  “Adopte un niño” durante los días festivos dándole regalos en recuerdo del niño que murió. También podría hacer una donación a su entidad benéfica favorita en honor del niño. Esto es mejor si el niño falleció de una enfermedad o condición que podría beneficiarse del reconocimiento y el regalo monetario.
  5. Si usted envía una tarjeta, asegúrese de mencionar que usted está pensando en el niño (por el nombre), aunque hayan pasado muchos años de su muerte.
  6. Déle a la familia un adorno que de alguna manera le haga recordar al niño a la familia.
  7. Déle a la familia tiempo y espacio para que puedan manejar los días de fiesta de una manera que funcione para ellos. Sea comprensible.
  8. Encienda una vela en honor del niño durante su cumpleaños, días de fiesta y momentos de recordación.
La pérdida final de un niño siempre es dolorosa.

La pérdida final de un niño siempre es dolorosa.

Sobre todas las cosas, recuerde que el duelo es difícil para todas las personas, de todas las edades. Para nuestros propios niños, la pérdida de alguien con quien ellos se relacionaban puede ser doblemente fuerte y confusa.

Nunca dude en hablar abiertamente acerca de sus propias memorias del niño perdido y déjeles expresar sus pensamientos escribiendo y dibujando lo que deseen.

Y únase.

Aunque podría pensar que está ayudando a su niño, podría ser que usted termine ayudándose el uno al otro a través de la tristeza.