Go Green
Va la verde

  • English
  • Español

Go Green

New law permits driver’s licenses for undocumented residents

By Gregg McQueen

“This is not just about protecting immigrant families, this is about the safety of our roads,” said Yatziri Tovar.

Drive time.

Despite late concerns, the state legislature has approved a bill providing undocumented immigrants the right to obtain driver’s licenses – and it’s already been signed into law by Governor Andrew Cuomo.

The Driver’s License and Privacy Act, nicknamed the Green Light Bill, will allow New York residents to obtain licenses – regardless of immigration status.

It reverses a ban enacted in 2001 and is estimated to affect between 250,000 to 750,000 New Yorkers.

The bill’s passage makes New York State the 13th state in the nation to allow undocumented residents to apply for licenses; other states include California, Vermont, Utah and Maryland.

After the State Assembly, led by Assemblymember Marcos Crespo, approved the bill 86 to 47 on Fri., June 12, the Senate followed suit on Monday after a vigorous debate where some Senators expressed reticence about the legislation.

The Senate ultimately passed the bill 33 to 29.

“In a time when immigrants are being scapegoated for every ill in our country, this is our opportunity for New York State to show our courage and strength, and stand up for the marginalized communities,” said State Senator Luis Sepúlveda, the bill’s sponsor. “For economic, safety, and moral reasons, our communities deserve the Green Light Bill.”

Cuomo signed the bill into law late Monday evening.

Though Cuomo had repeatedly voiced support for granting licenses to the undocumented in recent months, he worried supporters of the bill with some mixed signals at the eleventh hour. He cited concerns that the Green Light Bill could place personal information on undocumented immigrants in the federal government’s hands.

“You’re creating a database of undocumented people which a federal government that is trying to aggressively find quote/unquote illegal people might actually seize and you might actually inadvertently end up creating a database the federal government might end up taking,” Cuomo said. “You might actually be hurting the people you’re trying to help.”

Cuomo’s office issued a letter to Solicitor General Barbara Underwood requesting her legal opinion on whether the bill could expose the immigration status of undocumented immigrants to the Trump administration, and whether it would hold up if challenged in court.

State Attorney Letitia James was the one who responded, vowing that the bill could withstand legal muster.

“The legislation is well-crafted and contains ample protections for those who apply for driver’s licenses,” said James. “If this bill is enacted and challenged in court, we will vigorously defend it.”

Assemblymember Marcos Crespo served as bill sponsor.

The Governor’s office then quickly signaled that he would move to enact the law.

“With that said, based on the Attorney General’s representation, the Governor will sign the bill,” said Counsel to the Governor Alphonso David in a release.

At a rally held outside Cuomo’s office on June 14, advocates for the bill pointed to studies indicating that driver’s licenses for all would add $57 million to the state economy, and said it would improve road safety if all New Yorkers went through the same process to acquire a license.

“This is not just about protecting immigrant families, this is about the safety of our roads,” said Yatziri Tovar, a Bronx resident and organizer with Make the Road New York (MRNY). “If every single person on the road is licensed, that means their car is also insured. That makes the road safer.”

Tovar said that undocumented immigrants are sometimes forced to drive due to a medical emergency or an urgent appointment.

“There’s a fear that a traffic stop can lead to separation and detention,” she said.

Fellow MRNY organizer Carlos Vargas noted that a dozen other states had already passed similar legislation, and said New York’s bill would especially benefit residents of places like Staten Island and Long Island, where public transportation is scarce.

“Think about that father who has to drive his child to the hospital, to the doctor,” he remarked. “Twelve states have already led the way.”

On deck.

The bill will allow non-commercial driver’s license or learner’s permit applicants to be able to submit additional proofs of identity to be eligible. It also waives the Social Security number requirement if the applicant signs an affidavit that they have not been issued a Social Security number and provides the DMV with discretion to approve additional proofs of identity and age.

Lawmakers said that the bill includes data protection measures to ensure the privacy of applicant information.

“By passing this needed legislation, we are growing our economy while at the same time making our roads safer,” said State Senate Majority Leader Andrea Stewart-Cousins in a statement. “This is the right step forward for New York State as we continue to advocate for comprehensive immigration reform on the federal level.”

“We are glad to see that Governor Cuomo ultimately did the right thing by quickly signing the Green Light NY bill into law,” said Steve Choi, Executive Director of the New York Immigration Coalition (NYIC). “Our New York State electeds have sent a message — that while Donald Trump and his cronies look to scapegoat immigrants, the Empire State will protect them. We’ve done that by restoring driver’s licenses, and we’re just getting started.”

The bill will take effect in 180 days.

 

Va la verde

Nueva ley permite licencias de conducir para indocumentados

Por Gregg McQueen

Los legisladores que apoyaron el proyecto de ley incluyeron al senador estatal Robert Jackson (centro) y a los miembros de la asamblea Carmen de la Rosa (extremo izquierdo) e Inez Dickens (extremo derecho).

Hora de manejar.

A pesar de las preocupaciones tardías, la legislatura estatal aprobó un proyecto de ley que otorga a los inmigrantes indocumentados el derecho a obtener licencias de conducir, y el gobernador Andrew Cuomo ya lo ha convertido en ley.

La Ley de Licencia y Privacidad del Conductor, apodada la Ley Green Light, permitirá que los residentes de Nueva York obtengan licencias, independientemente de su estatus migratorio.

Revierte una prohibición promulgada en 2001 y se estima que afecta aproximadamente a entre 250,000 y 750,000 neoyorquinos.

La aprobación del proyecto de ley convierte al estado de Nueva York en el decimotercer estado de la nación que permite a los residentes indocumentados solicitar licencias; otros estados incluyen California, Vermont, Utah y Maryland.

Después de que la Asamblea del Estado de Nueva York aprobó el proyecto de ley 86 votos a 47 el viernes 12 de junio, el Senado hizo lo mismo el lunes después de un vigoroso debate en el que algunos senadores expresaron reticencia sobre la legislación.

El Senado terminó aprobando el proyecto de ley 33 a 29.

“Doce estados ya han liderado el camino”, dijo el defensor Carlos Vargas.

Cuomo firmó el proyecto de ley el lunes por la noche.

Si bien Cuomo había expresado repetidamente su apoyo para otorgar licencias a los indocumentados en los últimos meses, preocupó a los partidarios del proyecto de ley con algunas señales mixtas de última hora. Citó la preocupación de que el proyecto de ley Green Light podría poner información personal sobre inmigrantes indocumentados en manos del gobierno federal.

“Ustedes está creando una base de datos de personas indocumentadas la cual un gobierno federal que está tratando de encontrar de manera agresiva a las personas ilegales y podrían de hecho ser detenidas, podrían terminar creando una base de datos que el gobierno federal puede tomar”, dijo Cuomo. “Es posible que de hecho lastime a las personas a las que intenta ayudar”.

Además, la oficina de Cuomo emitió una carta a la fiscal general Barbara Underwood solicitando su opinión legal sobre si el proyecto de ley podría exponer el estatus migratorio de los inmigrantes indocumentados a la administración Trump, y si se sostendría si fuese impugnada en el tribunal.

La fiscal del estado, Letitia James, fue la que respondió y prometió que el proyecto de ley podría resistir la asamblea legal.

“La legislación está bien elaborada y contiene amplias protecciones para quienes solicitan licencias de conducir”, dijo James. “Si este proyecto de ley se promulga y es impugnado en los tribunales, lo defenderemos enérgicamente”.

Nueva York se une a otros 12 estados.
Gráfico: Centro Nacional de Derecho de Inmigración

La oficina del gobernador rápidamente señaló que se movería para promulgar la ley.

“Dicho esto, con base en la representación de la fiscal general, el gobernador firmará el proyecto de ley”, dijo el consejero del gobernador, Alphonso David, en un comunicado.

“En un momento en que los inmigrantes son chivos expiatorios de cada enfermedad en nuestro país, esta es nuestra oportunidad para que el estado de Nueva York demuestre nuestro valor y fortaleza y defienda a las comunidades marginadas”, dijo el senador estatal quien presentó el proyecto de ley, Luis Sepúlveda. “Por razones económicas, de seguridad y morales, nuestras comunidades merecen el Proyecto de Ley Green Light”.

En una manifestación afuera de la oficina de Cuomo el 14 de junio, defensores de la ley señalaron estudios que indican que las licencias de conducir para todos agregarían $57 millones de dólares a la economía del estado, y dijeron que mejoraría la seguridad vial si todos los neoyorquinos pasaran por el mismo proceso para adquirir una licencia.

“No se trata solo de proteger a las familias inmigrantes, se trata de la seguridad de nuestras calles”, dijo Yatziri Tovar, residente del Bronx y organizadora de Make the Road New York (MRNY). “Si cada persona en la calle tiene licencia, eso significa que su automóvil también está asegurado. Eso hace que las calles sean más seguras”.

Tovar dijo que los inmigrantes indocumentados a veces se ven obligados a conducir debido a una emergencia médica o una cita urgente.

“Existe el temor de que una parada de tráfico pueda llevar a la separación y la detención”, dijo.

El compañero organizador de MRNY, Carlos Vargas, señaló que una docena de otros estados ya han aprobado una legislación similar, y dijo que el proyecto de ley de Nueva York beneficiaría especialmente a los residentes de lugares como Staten Island y Long Island, donde el transporte público es escaso.

“Piense en ese padre que tiene que llevar a su hijo al hospital, al médico”, comentó. “Doce estados ya han liderado el camino”.

El senador estatal Luis Sepúlveda (centro) se regocija con la aprobación del proyecto de ley.

El proyecto de ley permitirá a los solicitantes de licencias de conducir no comerciales o permisos de aprendiz poder presentar pruebas de identidad adicionales para ser elegibles para una licencia de Nueva York. También prescinde del requisito del número de seguridad social si el solicitante firma una declaración jurada de que no se le ha emitido un número de seguridad social y proporciona al DMV discreción para aprobar pruebas adicionales de identidad y edad.

Los legisladores dijeron que el proyecto de ley incluye medidas de protección de datos para garantizar la privacidad de la información del solicitante.

“Al aprobar esta legislación necesaria estamos haciendo crecer nuestra economía, al mismo tiempo que hacemos que nuestras calles sean más seguras”, dijo en una declaración Andrea Stewart-Cousins, líder de la mayoría en el Senado Estatal. “Este es el paso correcto para el estado de Nueva York mientras continuamos defendiendo una reforma migratoria integral a nivel federal”.

“Nos complace ver que el gobernador Cuomo finalmente hizo lo correcto al firmar rápidamente el proyecto de ley Green Light NY”, dijo Steve Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC, por sus siglas en inglés). “Nuestros electos del estado de Nueva York han enviado un mensaje: que mientras Donald Trump y sus amigos buscan a chivos expiatorios inmigrantes, el Empire State los protegerá. Lo hemos hecho restaurando las licencias de conducir, y apenas estamos empezando”.

El proyecto de ley entrará en vigor en 180 días.