#GirlGoals

  • English
  • Español

#GirlGoals

Student coding event focuses on women in tech

By Sherry Mazzocchi

The black box is gone.

Jennifer O’Neill always thought she’d be a nurse.

But a recent class has the Washington Heights eighth grader thinking differently.

“I would love to help people,” she said. “But for all I know, I could end up using this in my career. Or if I go to another career path, I may end up using coding.”

O’Neill and 19 other young girls from around the city took part in Tech4Girls, a special one-day coding event.

Galina Fishman, a computer teacher at M.S. 322 Salome Ureña Leadership Academy (SULA), brought O’Neill and three more students to the event. At school, they spend time learning basic computer applications, graphic design and introductory coding. On Fri., Mar. 22nd, high in the Times Square skyscraper office of telecom giant BT, each student received a Kano computer kit. The first part of the day was assembling the computer – which each student got to keep.

“It’s really hands on,” said Ana Tavares Lattibeaudiere, head of GSMA’s North America Unit. GSMA, the multinational company that develops and promotes emerging technologies, sponsored the Tech4Girls event, which was designed to attract young women to tech-based careers.

“The way we see it, the growth rate for technology jobs is three times higher than for other jobs. However, only one in five people in technology careers is a woman,” said Tavares Lattibeaudiere. “We want to change that.”

The participants from M.S. 322 Salome Ureña Leadership Academy (SULA).

After setting up the computers, the students, aged 10 to 14, worked with other applications like word processing software. “It goes from the hardware to the software,” she said.

Tavares Lattibeaudiere said learning these skills early on are important, not just for girls, but for everyone. “We think this type of skill set is fundamental in this new age,” she argued. “Technology touches every industry. You can’t expect to become a doctor or become an architect and you don’t have to deal with technology. It’s part of everything.”

“The whole thing is learning by doing,” said Ollie Dotsch, a sales specialist from Kano, which donated the Raspberry Pi computers. The colorful kits include bright orange keyboards and red cables. The monitors are made with clear plastic, so the components are visible. It takes the black box out of the equation, and participants can see exactly how things work.

After building the computers, the students learned some programming, connected to WiFi and installed updates.

“They assembled the computer,” said Fishman. “Eventually everything seemed to work at the end of the day.”

Tavares Lattibeaudiere said that the open assembly format makes things interesting. “When it’s in your phone, it works, but people don’t really know how it works.”

“Technology touches every industry,” said Ana Tavares Lattibeaudiere, head of GSMA’s North America Unit.

Brianna Wright, another SULA eighth grader, said, “It was challenging, but it wasn’t too hard.”

Wright said while some might think working with computers could be boring, her experience was fun. She is interested in a career in art and animation. “I guess I will have to learn a little bit about programming when I do it,” she said.

During the second half of the day, the students learned coding commands to make a picture.

SULA eighth grader Victoria López said, “I had an amazing time.” She focused on how to make an apple out of pixels. “I knew what pixels were,” she said, “but I didn’t know the steps you had to take to make pixels.” She especially liked that the process involved thinking conceptually and mathematically. “I learned how to do it step-by-step.”

“This was a great learning experience for me,” O’Neill said. She added that she’d had other coding classes in elementary school. “Now that I’m doing it again, it really sparks a fire.”

#GirlGoals

Evento estudiantil se enfoca en mujeres en tecnología

Por Sherry Mazzocchi

Las estudiantes se llevaron las computadoras armadas a casa.

Jennifer O’Neill siempre había pensado que sería una enfermera.

Pero una clase reciente tiene a la alumna de octavo grado de Washington Heights pensando de manera diferente.

“Me encantaría ayudar a la gente”, dijo. “Pero por lo que sé, podría terminar usando esto en mi carrera. O si voy a otra carrera, puedo terminar usando programación”.

O’Neill y otras 19 niñas de toda la ciudad participaron en Tech4Girls, un evento especial de programación de un día.

Galina Fishman, profesora de computación en la M.S. 322, Academia de Liderazgo Salome Ureña (SULA, por sus siglas en inglés), llevó a O’Neill y a otras tres estudiantes al evento. En la escuela, pasan tiempo aprendiendo aplicaciones básicas de computación, diseño gráfico e introducción a la programación. El viernes 22 de marzo, en lo alto de la oficina en un rascacielos de Times Square del gigante de telecomunicaciones BT, cada estudiante recibió un kit de computadora Kano. La primera parte del día fue armar la computadora, que cada estudiante se llevó a casa después.

“Es realmente práctico”, señaló Ana Tavares Lattibeaudiere, jefa de la Unidad de Norteamérica de GSMA, la compañía multinacional que desarrolla y promueve tecnologías emergentes y la cual patrocinó el evento Tech4Girls, que fue diseñado para atraer a mujeres jóvenes a carreras basadas en tecnología.

“De la forma en que lo vemos, la tasa de crecimiento de los empleos en tecnología es tres veces mayor que en otros empleos. Sin embargo, solo una de cada cinco personas en carreras de tecnología es una mujer”, dijo Tavares Lattibeaudiere. “Queremos cambiar eso”.

La clase fue un evento de un día completo.

Después de armar las computadoras, las estudiantes, de 10 a 14 años de edad, se involucraron con otras aplicaciones como el software de procesamiento de textos. “Va del hardware al software”, dijo.

Tavares Lattibeaudiere comentó que aprender estas habilidades desde el principio es importante, no solo para las niñas, sino para todos. “Creemos que este tipo de conjunto de habilidades es fundamental en esta nueva era”, argumentó. “La tecnología afecta a todas las industrias. No pueden esperar ser médicos o arquitectos y no tener que tratar con la tecnología. Es parte de todo”.

“Se trata de aprender haciendo”, dijo Ollie Dotsch, especialista en ventas de Kano, que donó las computadoras Raspberry Pi. Los coloridos kits incluyen teclados de color naranja brillante y cables rojos. Los monitores están hechos de plástico transparente, por lo que los componentes son visibles. Quita la caja negra de la ecuación y los participantes pueden ver exactamente cómo funcionan las cosas.

Después de construir las computadoras, las estudiantes aprendieron algo de programación, se conectaron a WiFi e instalaron actualizaciones.

“Ellas armaron la computadora”, dijo Fishman. “Todo pareció funcionar al final del día”.

Tavares Lattibeaudiere Dijo que el formato de ensamblaje abierto hace las cosas interesantes. “Cuando está en tu teléfono, funciona, pero la gente realmente no sabe cómo funciona”.

El programa pretende que las participantes vean exactamente cómo funcionan las cosas.

Brianna Wright, otra estudiante de octavo grado de SULA, dijo: “fue un reto, pero no fue demasiado difícil”.

Wright comentó que aunque algunos podrían pensar que trabajar con computadoras puede ser aburrido, su experiencia fue divertida. Ella está interesada en una carrera en el arte y la animación. “Creo que tendré que aprender un poco sobre programación cuando lo haga”, dijo.

Durante la segunda mitad del día, las estudiantes aprendieron los comandos de programación para hacer una imagen.

Victoria López, estudiante de octavo grado de SULA, dijo: “Me lo pasé de maravilla”. Se centró en cómo hacer una manzana con píxeles. “Sabía lo que eran los píxeles”, dijo, “pero no sabía los pasos que tenía que tomar para hacerlos”. A ella le gustó especialmente que el proceso involucrara el pensamiento conceptual y matemático. “Aprendí cómo hacerlo paso a paso”.

“Esta fue una gran experiencia de aprendizaje para mí”, señaló O’Neill. Añadió que tuvo otras clases de programación en la escuela primaria. “Ahora que lo estoy haciendo de nuevo, realmente desencadena un incendio”.