Fighting to the last straw
Luchando hasta la última pajilla

  • English
  • Español

Fighting to the last straw

Advocates call for plastic straw ban

Story and photos by Gregg McQueen

Making noise.

Making noise.

Please give a sip.

So urged environmental advocates who rallied in support of City Council legislation that would implement a ban on plastic straws and stirrers at the city’s eateries.

Known as Intro 936, the bill would prevent food establishments and bars from offering consumers single-use beverage straws or beverage stirrers made of plastic or any non-biodegradable material. After a two-year phase-in period, the law would levy fines on eateries that fail to comply.

In May, scientists estimated there are as many as 140,000 plastic straws floating in New York City waterways, said City Councilmember Rafael Espinal, who introduced the bill.

“We must stop and think about the fact that every one of those plastic items that we’ve used in our lifetimes still exist somewhere today, whether it be in a landfill, or worse yet, in the ocean,” Espinal said at the June 23 rally.

“New York is where we can make a difference,” said WCS Executive Vice President John Calvelli.

“New York is where we can make a difference,”
said WCS Executive Vice President John Calvelli.

“It’s becoming increasingly clear that recycling alone cannot help us. We have to reduce consumer products themselves,” he added.

John Calvelli, Executive Vice President of Public Affairs for the Wildlife Conservation Society (WCS), said his group began a campaign in March called “Give A Sip” for New Yorkers to pledge that they will give up using plastic straws.

He said that more than 80,000 individuals, as well as 154 businesses, have signed up for the pledge.
“New York is the place where we can make a difference, because when New York does it the rest of the world follows,” Calvelli said.

Advocates called on the public to use straws made of metal, paper or other biodegradable material.
Actor Adrian Grenier, who serves as an Environmental Goodwill Ambassador with the United Nations and is co-founder of advocacy group Lonely Whale, said that pollution from New York City’s rivers directly flow into the ocean, impacting marine life there.

“What happens to plastic when it gets out into the ocean, it doesn’t degrade,” he said. “It photodegrades into smaller and smaller microplastic, which allows fish to eat it.”

Cantina Restaurant announced it was using biodegradable utensils.

Cantina Restaurant announced it was using
biodegradable utensils.

New York City Hospitality Alliance Executive Director Andrew Rigie said the bill is getting support from business owners. He said his organization has surveyed 700 businesses, and 85 percent of them indicated support for the ban.

“While our city’s over-regulated, they support sensible legislation that protects our environment,” he remarked.

The rally was held immediately before a City Council hearing on the issue. At the hearing, Mayor’s Office of Sustainability Director Mark Chambers said that City Hall backed the legislation.

“Single-use plastic straws and stirrers are a pernicious problem and source of pollution,” he said. “They are among the most common types of litter worldwide.”

Espinal said the city would give businesses two years before facing fines under the legislation.

“We’ll educate you on the process, to make sure you’re doing the right thing,” said Espinal, who explained that fines would start at $100 for a first offense, and $400 for a second offense.

Activist Adrian Grenier and Councilmember Rafael Espinal.

Activist Adrian Grenier and Councilmember
Rafael Espinal.

The same day as the hearing, popular Italian food marketplace Eataly announced it would ban plastic straws at its five U.S. locations by July 31.

“Since our founding, we have always worked alongside our producers, defending local food traditions, preserving food biodiversity, and promoting quality artisanal products. Like our producer partners, we know that high-quality ingredients cannot exist without a healthy, clean environment,” Eataly Chief Executive Officer Nicola Farinetti said in a statement.

In addition, the city of Seattle implemented a plastic straw ban effective July 1, and California is mulling a statewide ban.

Advocates said that 100,000 marine creatures die annually from plastic entanglement, and estimated that as many as 15 million plastic straws are used in New York City every day.

“That’s why this is so important. We need to start getting rid of the single-use plastic, and we’ll start by using reusable straws,” remarked Grenier, who said that straws and stirrers were part of a larger problem of environmental pollution that needs to be addressed.

“We’re starting with plastic straws as a gateway to the bigger problem, but it’s an important first small step,” he said.

For more information on the campaign, please visit giveasip.nyc.

Luchando hasta la última pajilla

Defensores piden prohibición de pajillas de plástico

Historia y fotos por Gregg McQueen

La campaña en línea ofrece un kit de herramientas.

La campaña en línea ofrece un kit de herramientas.

Por favor, den un sorbo.

Así instaron los defensores del medio ambiente quienes se manifestaron para apoyar la legislación del Concejo Municipal que implementaría la prohibición de pajillas de plástico y agitadores en los restaurantes de la ciudad.

Conocido como Intro 936, el proyecto de ley evitaría que los establecimientos de comida y bares ofrezcan a los consumidores pajillas de un solo uso para bebidas o agitadores de bebidas hechos de plástico o cualquier material no biodegradable. Después de un período de incorporación gradual de dos años, la ley impondría multas a los restaurantes que no cumplieran con la disposición.

En mayo, científicos estimaron que hay hasta 140,000 pajillas de plástico flotando en las vías fluviales de la ciudad de Nueva York, dijo el concejal Rafael Espinal, quien presentó el proyecto de ley.

“Debemos detenernos y pensar en el hecho de que cada uno de esos artículos de plástico que hemos usado en nuestras vidas todavía existen en algún lugar, ya sea en un vertedero, o, peor aún, en el océano”, dijo Espinal en una manifestación el 23 de junio.

Los activistas se reunieron en el Ayuntamiento.

Los activistas se reunieron en el Ayuntamiento.

“Cada vez es más claro que el reciclaje por sí solo no puede ayudarnos. Tenemos que reducir los productos de consumo”, agregó.

John Calvelli, vice presidente ejecutivo de Asuntos Públicos de la Sociedad por la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés), dijo que su grupo comenzó una campaña en marzo llamada “Give A Sip” para que los neoyorquinos se comprometieran a renunciar a usar pajillas de plástico.

Dijo que más de 80,000 personas, así como 154 empresas, se han inscrito a la promesa.

“Nueva York es el lugar donde podemos hacer una diferencia, porque cuando Nueva York lo hace, el resto del mundo sigue”, dijo Calvelli.

Más de 150 empresas se han inscrito para la promesa.

Más de 150 empresas se han
inscrito para la promesa.

Los defensores pidieron al público usar pajillas hechas de metal, papel u otro material biodegradable.

El actor Adrian Grenier, quien funge como embajador de Buena Voluntad Ambiental ante las Naciones Unidas y cofundador del grupo de defensa Lonely Whale, dijo que la contaminación de los ríos de la ciudad de Nueva York fluye directamente al océano, afectando la vida marina.

“Lo que le sucede al plástico cuando sale al océano es que no se degrada”, dijo. “Se foto degrada en micro plástico cada vez más pequeño, permitiendo que los peces lo coman”.

Andrew Rigie, director ejecutivo de la Alianza de Hospitalidad de ciudad de Nueva York dijo que el proyecto de ley está recibiendo apoyo de los propietarios de negocios. Dijo que su organización ha encuestado a 700 empresas, y el 85 por ciento de ellas indicó su apoyo a la prohibición.

“Si bien nuestra ciudad está sobre regulada, ellos respaldan una legislación sensata que proteja nuestro medio ambiente”, comentó.

La manifestación se llevó a cabo inmediatamente antes de una audiencia del Concejo Municipal sobre el tema. En la audiencia, el director de la Oficina de sustentabilidad del alcalde, Mark Chambers, dijo que el Ayuntamiento respaldó la legislación.

"[Los negocios] respaldan una legislación sensata", dijo el director ejecutivo de la Alianza de la Hospitalidad, Andrew Rigie.

“[Los negocios] respaldan una
legislación sensata”, dijo el director
ejecutivo de la Alianza de la
Hospitalidad, Andrew Rigie.

“Las pajillas y agitadores de plástico de un solo uso son un problema pernicioso y una fuente de contaminación”, dijo. “Se encuentran entre los tipos más comunes de basura en todo el mundo”.

Espinal dijo que la ciudad daría a las empresas dos años antes de enfrentar multas en virtud de la legislación.

“Los educaremos sobre el proceso, para asegurarnos de que estén haciendo lo correcto”, dijo Espinal, quien explicó que las multas comenzarían en $100 dólares por una primera ofensa y $400 dólares por una segunda ofensa.

El mismo día de la audiencia, el popular mercado de comida italiana Eataly anunció que prohibiría las pajillas de plástico en sus cinco ubicaciones en Estados Unidos antes del 31 de julio.

“Desde nuestra fundación siempre hemos trabajado junto a nuestros productores, defendiendo las tradiciones alimentarias locales, preservando la biodiversidad de los alimentos y promoviendo productos artesanales de calidad. Al igual que nuestros socios productores, sabemos que los ingredientes de alta calidad no pueden existir sin un entorno saludable y limpio”, dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de Eataly, Nicola Farinetti.

Además, la ciudad de Seattle implementó una prohibición de pajilla de plástico a partir del 1 de julio, y California está considerando una prohibición estatal.

Los defensores dijeron que 100,000 criaturas marinas mueren anualmente debido al enredo de plásticos, y estimaron que se usan hasta 15 millones de pajitas de plástico en la ciudad de Nueva York todos los días.

Una nueva imaginación del clásico.

Una nueva imaginación del clásico.

“Es por eso que esto es tan importante. Tenemos que empezar a deshacernos del plástico de un solo uso y comenzaremos usando pajillas reutilizables”, comentó Grenier, quien dijo que las pajillas y los agitadores son parte de un problema mayor de contaminación ambiental que debe ser abordado.

“Estamos comenzando con pajillas de plástico como una puerta de acceso al problema más grande, pero es un primer pequeño paso importante”, dijo.

Para obtener más información sobre la campaña, por favor visite giveasip.nyc.