“Every year we go through this”
“Cada año pasamos por esto”

  • English
  • Español

“Every year we go through this”

Rallying for youth program funding

Story and photos by Gregg McQueen

“We’re doing the dance that’s unnecessary,” said City Councilmember Debi Rose.

They are done with the dance.

Chanting “Don’t be a bummer, save our summer,” public school students and service providers assembled at City Hall on March 28 to urge Mayor Bill de Blasio to protect summer camp funding for middle school youth in the latest budget – and fiercely criticized the perennial need to push for youth resources.

The city’s Fiscal Year 2020 budget proposes to cut summer programs for over 34,000 middle school youths throughout the city.

“We’re doing the dance that’s unnecessary,” said City Councilmember Debi Rose, Chair of the Council’s Youth Services Committee. “We are pitting our young people against other things in the budget.”

Nelson Palacios is Coordinator of Children and Youth Services for Southeast Bronx Neighborhood Centers. The group runs summer and afterschool programs for middle school youths in the McKinley Houses and other locations. Palacios said retaining the funding is crucial.

“This is life and death for us, especially in the Bronx. It’s life and death,” he said. “These children, without summer camp, there’s nothing to do, and they then become idle. And some of them won’t make it. They’ll end up on the streets, doing things they’re not supposed to be doing.”

For the past several years, the de Blasio administration has threatened to slash money for summer camps, though the funding has been rescued by the City Council each time and included in the budget.

Youths took part in the rally.

“We need to make sure that [kids] have educational opportunities, that they have fun, but safely, and that parents have peace of mind during the summer,” said Rose.

Advocates said that low-income families would be hit the hardest.

Founded in 2011, the Campaign for Children is comprised of over 150 coalition member groups – including early childhood education and after-school providers throughout the city.

In a survey conducted by the organization, 91 percent of parents said they relied on summer programs to be able to go to work or school. In addition, 64 percent of respondents said they rely on summer programs for free, healthy meals for their children.

And it is not only families and children enrolled in the programs that are affected.

Raysa Rodríguez, Associate Executive Director for Policy and Advocacy, of the Citizens’ Committee for Children, a nonprofit and nonpartisan child advocacy organization, said that the late inclusion of summer camp funding in the budget creates problems for some service providers.

Last year, funding was not restored until June, only a few weeks before summer camps were starting.

“Oftentimes the money is made available too late, and programs can’t plan effectively, keep the staff that they need,” Rodríguez said. “This time we want to see the changes and investments made now, early on, to make sure we can plan accordingly for these kids.”

Student Mark Anthony, who attended a Beacon summer program, said it had a profound effect on him.

“This is life and death for us,” said Services Coordinator Nelson Palacios.

“It was way better than me staying cooped up in my room watching TV,” he remarked. “I met friends, had activities, learned about engineering, and now I’m thinking I might even apply to MIT when I grow up.”

Many at the rally also called on the city to expand funding for afterschool programs for elementary school students.

“We would have to let students go if more funding doesn’t come through,” said Lizzette Mejía, Program Director of Sunnyside Community Services, which runs an after-school program that offers homework help, dance, sports, STEM classes and other activities. “We operate in the community, and it’s a safe haven for them.”

Palacios explained that summer camp also helps bridge an educational gap during the summertime, and helps kids engage in constructive activities in the community. He said that summer camp funding should be baselined in the city’s annual budget.

“Every year we got through this. This is the same political dance that goes on year in, year out,” said Palacios. “Every year we come here and beg for money, hold these rallies. At the very last minute, the City Council usually bails us out, but we have to go through this process, which is very difficult, and at times a lot of kids fall through the cracks.”

For more, please visit campaignforchildrennyc.com.

“Cada año pasamos por esto”

Mitin por financiación de programa juvenil

Historia y fotos por Gregg McQueen

 

Los recortes presupuestarios podrían afectar a más de 34,000 jóvenes en toda la ciudad.

Están hartos del baile.

Cantando “No sean un fastidio, salven nuestro verano”, estudiantes de escuelas públicas y proveedores de servicios se reunieron en el Ayuntamiento el 28 de marzo para instar al alcalde Bill de Blasio a proteger los fondos de los campamentos de verano para jóvenes de escuelas intermedias en el último presupuesto, y criticaron ferozmente la necesidad perenne de presionar por recursos juveniles.

El presupuesto del año fiscal 2020 de la ciudad propone recortar los programas de verano para más de 34,000 jóvenes de escuelas intermedias en toda la ciudad.

“Estamos haciendo el baile que es innecesario”, dijo la concejal Debi Rose, presidenta del Comité de Servicios Juveniles del Concejo. “Estamos enterrando a nuestros jóvenes con otras cosas en el presupuesto”.

Nelson Palacios es el coordinador de Servicios para Niños y Jóvenes de los Centros Vecinales del Southeast Bronx. El grupo lleva a cabo programas de verano y para después de clases para jóvenes de escuela intermedia en las Casas McKinley y otros lugares. Palacios dijo que retener la financiación es crucial.

“Esto es vida y muerte para nosotros, especialmente en el Bronx. Es la vida y la muerte”, dijo. “Estos niños, sin el campamento de verano, no tienen nada que hacer, y luego se vuelven inactivos. Y algunos de ellos no lo lograrán. Terminarán en las calles, haciendo cosas que se supone que no deben hacer”.

Durante los últimos años, la administración de Blasio ha amenazado con recortar dinero para los campamentos de verano, aunque la financiación ha sido rescatada por el Concejo Municipal cada vez e incluida en el presupuesto.

El concejal Mark Levine.

“Necesitamos asegurarnos de que [los niños] tengan oportunidades educativas, que se diviertan, pero con seguridad, y que los padres tengan tranquilidad durante el verano”, dijo Rose.

Los defensores dijeron que las familias de bajos ingresos serían las más afectadas.

Fundada en 2011, la Campaña para los Niños está compuesta por más de 150 grupos miembros de la coalición, que incluyen proveedores de educación infantil y para después de clases en toda la ciudad.

En una encuesta realizada por la organización, el 91 por ciento de los padres dijo confiar en los programas de verano para poder ir al trabajo o la escuela. Además, el 64 por ciento de los encuestados dijo confiar en los programas de verano para obtener comidas gratuitas y saludables para sus hijos.

Y no solo las familias y los niños inscritos en los programas se ven afectados.

Raysa Rodríguez, directora ejecutiva asociada de Políticas y Promoción del Comité de Ciudadanos por la Infancia, una organización sin fines de lucro y no partidista de defensa de los niños, dijo que la inclusión tardía de los fondos para los campamentos de verano en el presupuesto crea problemas para algunos proveedores de servicios.

El año pasado, la financiación no se recuperó hasta junio, solo unas pocas semanas antes de que comenzaran los campamentos de verano.

“A menudo, el dinero está disponible demasiado tarde, y los programas no pueden planear de manera efectiva, mantener al personal que necesitan”, dijo Rodríguez. “Esta vez queremos ver los cambios y las inversiones realizadas ahora, desde el principio, para asegurarnos de que podamos planificar en consecuencia para estos niños”.

El estudiante Mark Anthony, quien asistió a un programa de verano de Beacon, dijo que tuvo un profundo efecto en él.

“Los programas no se pueden planificar de manera efectiva”, argumentó Raysa Rodríguez, del Comité de Ciudadanos por la Infancia.

“Era mucho mejor que estar encerrado en mi habitación viendo la televisión”, comentó. “Conocí a amigos, tuve actividades, aprendí sobre ingeniería y ahora estoy pensando que incluso podría aplicar al MIT cuando crezca”.

Muchos en el mitin también pidieron a la ciudad que amplíe los fondos para programas extracurriculares para estudiantes de escuelas primarias.

“Tendríamos que dejar ir a los estudiantes si no se reciben más fondos”, dijo Lizzette Mejía, directora del Programa de Servicios Comunitarios Sunnyside, que administra un programa para después de la escuela que ofrece ayuda con las tareas escolares, baile, deportes, clases STEM y otras actividades. “Operamos en la comunidad, y es un refugio seguro para ellos”.

Palacios explicó que el campamento de verano también ayuda a cerrar una brecha educativa durante el verano, y ayuda a los niños a participar en actividades constructivas en la comunidad. Dijo que la financiación de los campamentos de verano debería basarse en el presupuesto anual de la ciudad.

“Cada año hemos superado esto. Este es el mismo baile político que se desarrolla año tras año”, dijo Palacios. “Todos los años venimos aquí y pedimos dinero, realizamos estos mítines. En el último minuto, el Concejo Municipal generalmente nos rescata, pero tenemos que pasar por este proceso, que es muy difícil, y en ocasiones muchos niños se desmoronan”.

Para más información, por favor visite campaignforchildrennyc.com.