Eradicate color-blindness in NYC land use policy
Erradicar el daltonismo en la política de uso de la tierra de NYC

  • English
  • Español

Eradicate color-blindness in NYC land use policy

Why racial impact studies are needed for equitable housing

By Paul Epstein

Residents rallied against the Inwood rezoning.

When I was a young project manager in Mayor Lindsay’s office, my most satisfying project improved dental health services for thousands of children from low-income families, mostly Black and Puerto Rican. Fast forward almost four decades, and my management consulting cycled back to public health.

Nationwide, public health organizations share the goal of reducing persistent health disparities. People of color earning low incomes invariably have the worst health outcomes, often determined by where they live. Too often, they live in overcrowded housing in unhealthy condition, and in neighborhoods that are segregated and under-resourced due to institutional racism. Where people live impacts their access to healthy food, opportunities for exercise, where their children attend school, access to gainful employment, and exposure to disease-causing pollution.

The coronavirus pandemic exposed the harsh consequences of this racism, with Black, Indigenous, and Latinx peoples dying of Covid-19 at twice the age-adjusted rate of Whites.

Now, as a community activist in my 70s fighting an unjust rezoning in my neighborhood, I see the same issues in my own city, and I want answers.

Why, 53 years after passage of the Fair Housing Act, is New York still highly segregated by race? Why, in this city of great wealth are so many people of color living in housing they can barely afford, or end up in a municipal shelter?

My community experience tells me that institutional racism is baked into the way the city governs land use and housing.

New York is still highly segregated by race, argues the author.

A major reason for housing disparities is the city’s color-blind approach to land use, which determines what kind of housing can be built in an area. Nowhere in New York City’s land use review procedure, or its environmental review process, is there a requirement to consider race. Environmental impact statements for a rezoning can be over a thousand pages. But nowhere in those thousand pages is any indication of whether disparate impacts on people of different races or ethnicities can be expected. Will displacement burdens fall more heavily on Latinx, Black, or Asian residents than on Whites? Will opportunities for affordable housing be greater for some racial or ethnic groups than others? The city ignores these questions.

No wonder New York is one of the most segregated cities in the country.

To help answer those questions, Public Advocate Jumaane Williams and City Council Land Use Chair Rafael Salamanca have introduced a bill that would require racial disparity reports on proposed land use actions involving at least four adjacent blocks or a permitted increase or change of use of at least 50,000 square feet of floor area.

Councilmember Rafael Salamanca.

My neighborhood of Inwood, at the northern tip of Manhattan island, has a population of about 40,000 that is about 70% Latinx, and a wide income distribution from families below the poverty level to those with six-figure incomes. Higher income residents are concentrated among the approximately 10% of households that own their homes. Most renters are Latinx and have household incomes below $53,700 which is 50% of the area median income (AMI) for a family of three. The 2018 Inwood rezoning includes Mandatory Inclusionary Housing (MIH) with 25% of units at rents affordable to households averaging 60% of AMI and the rest at market rate. This appears to leave out most Inwood renters, especially those with the lowest incomes who are most at risk of displacement and homelessness.

The Inwood rezoning process would clearly have benefited from a racial impact report on likely effects of the rezoning on people of color. Yet, despite repeated requests by Inwood residents, the city refused to conduct such a study and the rezoning passed without any analysis of disparate impacts of risks and benefits by race or ethnicity.  So, Inwood Legal Action led a lawsuit that claimed, among other things, that the city should have studied racial impact of residential displacement.  In 2019, the trial judge agreed and ordered the city to conduct such studies. While that decision was reversed on appeal, the appeals court said if we want those studies to be required, we should raise them with our legislative body.

So, it is up to City Council, and they have a bill before them.

Public Advocate Jumaane Williams.

The Williams-Salamanca bill will go a long way toward meeting the need for information on likely disparate impacts by race before land use actions are approved. While it will come too late for Inwood and other low-income minority communities already rezoned, a requirement for racial disparity reports will be a major improvement of the city’s process for future land use actions.

With such information available to residents, businesses, community boards, borough presidents, the City Planning Commission, and City Council, they will have a better basis for decision-making, including opportunities to revise land use proposals to reduce disparities by race. That is why I support the racial disparity report bill and I am working with the Racial Impact Study Coalition to make the bill even better. If you believe housing justice is racial justice, call your Councilmember and demand that they sign on as co-sponsors of Int. 1572-2019.

Let’s eradicate our color-blindness. It kills.

 

Paul Epstein, co-chair of Inwood Legal Action, previously worked in the offices of Mayor John Lindsay and Ed Koch. Epstein was a management consultant to governments, non-profits, and the United Nations for 40 years. For more, please visit facebook.com/InwoodLegalAction or follow @InwoodLegal.

Erradicar el daltonismo en la política de uso de la tierra de NYC

Por qué se necesitan estudios de impacto racial para una vivienda equitativa

Por Paul Epstein

Los residentes se manifestaron contra la rezonificación de Inwood.

Cuando era un joven director de proyectos en la oficina del alcalde Lindsay, mi proyecto más satisfactorio mejoró los servicios de salud dental para miles de niños de familias de bajos ingresos, en su mayoría negros y puertorriqueños. Avanzamos rápidamente casi cuatro décadas, y mi consultoría volvió a la salud pública. A nivel nacional, las organizaciones de salud pública comparten el objetivo de reducir las persistentes disparidades de salud. Las personas de color con bajos ingresos invariablemente tienen los peores resultados de salud, a menudo determinados por el lugar en el que viven. Con demasiada frecuencia, habitan viviendas hacinadas en condiciones insalubres y en barrios segregados y con escasos recursos debido al racismo institucional. El lugar donde vive la gente afecta su acceso a alimentos saludables, a oportunidades para ejercitarse, al lugar donde sus hijos asisten a la escuela, el acceso a un empleo remunerado y la exposición a contaminación que causa enfermedades.

La pandemia de coronavirus expuso las duras consecuencias de este racismo, con personas negras, indígenas y latinxs muriendo de Covid-19 al doble de la tasa ajustada por edad de los blancos.

Ahora, como activista comunitario de 70 años que lucha contra una rezonificación injusta en mi vecindario, veo los mismos problemas en mi propia ciudad y quiero respuestas.

¿Por qué, 53 años después de la aprobación de la Ley de Vivienda Justa, Nueva York sigue estando muy segregada por raza? ¿Por qué en esta ciudad de gran riqueza hay tanta gente de color habitando viviendas que apenas pueden pagar, o acaban en un albergue municipal?

Mi experiencia comunitaria me dice que el racismo institucional está integrado en la forma en que la ciudad gobierna el uso de la tierra y la vivienda.

Nueva York todavía está muy segregada por raza, argumenta el autor.

Una de las principales razones de las disparidades de vivienda es el enfoque daltónico de la ciudad para el uso de la tierra, que determina qué tipo de vivienda se puede construir en un área. En ninguna parte del procedimiento de revisión del uso del suelo de la ciudad de Nueva York, o su proceso de revisión ambiental, existe un requisito para considerar la raza. Las declaraciones de impacto ambiental para una rezonificación pueden tener más de mil páginas. Pero en ninguna parte de esas mil páginas hay indicios de si se pueden esperar impactos dispares en personas de diferentes razas o etnias. ¿La carga del desplazamiento recaerá más sobre los residentes latinxs, negros o asiáticos que sobre los blancos? ¿Las oportunidades de vivienda asequible serán mayores para algunos grupos raciales o étnicos que para otros? La ciudad ignora estas preguntas.

No es de extrañar que Nueva York sea una de las ciudades más segregadas del país.

Para ayudar a responder esas preguntas, el defensor del pueblo, Jumaane Williams, y el presidente de Uso de la Tierra del Concejo Municipal, Rafael Salamanca, presentaron un proyecto de ley que requeriría informes de disparidad racial sobre las acciones propuestas de uso de la tierra que involucren al menos cuatro manzanas adyacentes o un aumento o cambio de uso permitido de al menos 50,000 pies cuadrados de área de piso.

El concejal Rafael Salamanca.

Mi vecindario de Inwood, en el extremo norte de la isla de Manhattan, tiene una población de aproximadamente 40,000 habitantes, es decir, aproximadamente un 70% de latinxs, y una amplia distribución de ingresos desde familias por debajo del nivel de pobreza hasta aquellas con ingresos de seis cifras. Los residentes de mayores ingresos se concentran en aproximadamente el 10% de los hogares que son propietarios de sus viviendas. La mayoría de los inquilinos son latinxs y tienen ingresos familiares por debajo de $53,700 dólares, que es el 50% del ingreso medio del área (AMI, por sus siglas en inglés) para una familia de tres. La rezonificación de Inwood de 2018 incluye Viviendas Inclusivas Obligatorias (MIH, por sus siglas en inglés) con un 25% de las unidades con alquileres asequibles para los hogares que promedian 60% del AMI y el resto a tasa de mercado. Esto parece dejar fuera a la mayoría de los inquilinos de Inwood, especialmente a aquellos con los menores ingresos, quienes están en mayor riesgo de ser desplazados y quedar sin hogar.

El proceso de rezonificación de Inwood claramente se habría beneficiado de un informe de impacto racial sobre los posibles efectos de la rezonificación en las personas de color. Sin embargo, a pesar de las repetidas solicitudes de los residentes de Inwood, la ciudad se negó a realizar tal estudio y la rezonificación se aprobó sin ningún análisis de los impactos dispares de los riesgos y beneficios por raza o etnia. Entonces, Acción Legal de Inwood lideró una demanda que afirmaba, entre otras cosas, que la ciudad debería haber estudiado el impacto racial del desplazamiento residencial. En 2019, la juez de primera instancia estuvo de acuerdo y ordenó a la ciudad realizar dichos estudios. Si bien esa decisión fue revocada en la apelación, la corte de apelaciones dijo que, si queremos que se requieran esos estudios, debemos plantearlos con nuestro cuerpo legislativo.

Entonces, es turno del Concejo de la ciudad, y tienen ante sí un proyecto de ley.

El defensor público Jumaane Williams.

El proyecto de ley Williams-Salamanca contribuirá en gran medida a satisfacer la necesidad de información sobre posibles impactos dispares por raza antes de que se aprueben las acciones de uso de la tierra. Si bien llegará demasiado tarde para Inwood y otras comunidades minoritarias de bajos ingresos ya rezonificadas, el requisito de informes de disparidad racial será una mejora importante del proceso de la ciudad para futuras acciones de uso de la tierra.

Con dicha información disponible para los residentes, los negocios, las Juntas Comunitarias, los presidentes de los condados, la Comisión de Planificación de la ciudad y el Concejo Municipal, todos tendrán una mejor base para la toma de decisiones, incluyendo las oportunidades para revisar las propuestas de uso de la tierra para reducir las disparidades por raza. Es por eso que apoyo el proyecto de ley del informe de disparidad racial y estoy trabajando con la Coalición de Estudio de Impacto Racial para mejorar aún más el proyecto de ley. Si cree que la vivienda justa es justicia racial, llame a su concejal y exíjale que firme como co patrocinador del proyecto de ley Int. 1572-2019.

Erradiquemos nuestro daltonismo, que mata.

 

Paul Epstein, co presidente de Acción Legal de Inwood, anteriormente trabajó en las oficinas del alcalde John Lindsay y Ed Koch. Epstein fue consultor de gobiernos, organizaciones sin fines de lucro y las Naciones Unidas, durante 40 años. Para obtener más información, por favor visite facebook.com/InwoodLegalAction o siga @InwoodLegal.