Drive Time
Hora de manejar

  • English
  • Español

Drive Time

Law set to provide driver’s licenses for all immigrants

By Gregg McQueen

Supporters rallied for the bill’s passage earlier this year.

“Do your job.”

Lawmakers and advocates are demanding that county clerks throughout the state fulfill their responsibilities – no matter their politics.

New York State is set to become the 13th state in the country to offer undocumented immigrants the ability to obtain a driver’s license.

Starting December 14, all immigrants in the state, regardless of status, will be eligible to gain a license from the Division of Motor Vehicles (DMV) after proving residency and passing their driving tests.

The new law, known as Green Light NY, was passed in June and restores the ability of all New York immigrants to access a license, after former Governor George Pataki reversed the measure via executive order in 2001.

According to a report by the Fiscal Policy Institute, Green Light NY is expected to affect about 265,000 people throughout the state, including 150,000 alone in New York City.

Advocates for the bill have said it will help immigrants travel to jobs and doctor’s appointments, boost the state economy and improve road safety by reducing hit-and-runs and lowering the number of uninsured drivers.

New York would receive $57 million in annual revenue and $26 million in one-time revenue from the purchase of driver’s licenses, cars, registrations, and sales and gas taxes, said the Fiscal Policy Institute’s report.

“Driver’s licenses make all of New York a stronger state,” argued NYIC Executive Director Steven Choi.

“Driver’s licenses make all of New York a stronger state. It makes our roads safer, it makes our economy more robust, and it makes our communities more cohesive,” argued Steven Choi, Executive Director of the New York Immigration Coalition (NYIC), at a media briefing on December 9. “This is going to be good not just for immigrant New Yorkers, it’s going to be good for all New Yorkers.”

Choi said the law would benefit New Yorkers outside of the city the most, where cars are needed to get around.

Immigrant applicants are required to provide several documents to the DMV as proof of age and identity, and will also need to take a driving course, pass a written test and road test in order to get a license, just like any other applicant for a New York driver’s license.

Non-citizens can only be issued a standard license, which cannot be used to board an airplane or access a federal facility, but can be used to drive a vehicle.

Beginning December 14, applicants do not need to provide a Social Security number or card to obtain a license in New York — they can instead sign an affidavit attesting that they do not have one.

Also, the DMV is not permitted to ask questions about immigration status of applicants, said Anu Joshi, Senior Director of Immigration Policy for NYIC.

While many immigrants have expressed concern over privacy protection, Joshi stressed that the law prevents the DMV from keeping copies of documents.

“The DMV will no longer scan or keep copies of any of the forms of proof of identity or age that applicants provide for a standard license,” Joshi said. “They will simply look at it, authenticate it, and hand it right back to you. That is incredibly important to ensure that applicant info is safe and not even available in a DMV database.”

One major change the law provides for is the acceptance of foreign-issued documents for proof of identity and age, Joshi said. These include valid foreign passports or driver’s licenses.

Erie County Clerk Mickey Kerns (center) is among those that have voiced concerns.

The DMV will also accept IDNYC, major credit card, or U.S. high school ID with report card as proof of identification.

“We’re hearing a lot of excitement on the ground, and we’re fielding many calls with questions on how to apply,” said Charlie HoYun Cheon, an organizer with the MinKwon Center for Community Action.

“Over the next few months, we’ll hear feedback regarding their experience with the DMV,” he said. “As the rollout of the new licenses provides equal access to many immigrants for whom English is not their first language, we urge New York State to take measures to ensure that language access is upheld as a priority at the DMV in all phases of the application process, including the road test.”

State Assemblymember Marcos Crespo, who sponsored the bill in the Assembly, acknowledged there could be reluctance among some immigrants to apply for a license due to concerns about information sharing and distrust of government.

But in crafting the legislation, insisted Crespo, state lawmakers sought to safeguard against the misuse of sensitive data.

“We have done everything we can in the language of this bill to be as protective as possible of the information,” said Crespo. “We have been very careful to limit the interaction between the Department of Motor Vehicles and federal agencies that enforce immigration laws.”

“Can we guarantee everyone that nothing will ever occur? No. But I can assure you that I trust in our Attorney General and the language of this bill,” he added.
He called on the state to hold county clerks accountable for processing the licenses.

Lawmakers celebrated in Albany earlier this year.

“Do your job,” Crespo said. “You should not put your politics ahead of your responsibility.”

Crespo noted that the bill includes language that allows the DMV to expand the types of documentation that can be submitted.

“If you do not meet the qualifications today, we can start to have conversations about additional documentation that should be considered,” Crespo said.

“I think we can learn from other states that have implemented this, like California and Washington State, where the advocacy community there worked closely with the DMV and government to improve the process,” Joshi said. “They saw their number of applicants increase dramatically as they were able to work with the DMV to improve the process.”

However, Choi said he expected the rollout of the Green Light bill to be relatively smooth.

“There are 12 other states that have done this,” he said. “This is not rocket science. And it was the law of the land in New York for decades. So, we know how to do this.”

For information directly from NYS Department of Motor Vehicles, please visit on.ny.gov/2PCarty.

Hora de manejar

Ley establece proporcionar licencias de conducir a todos los inmigrantes

Por Gregg McQueen

El asambleísta Marcos Crespo en junio de 2019.

“Hagan su trabajo”.

Legisladores y defensores exigen que los empleados del condado en todo el estado cumplan con sus responsabilidades, sin importar su política. El estado de Nueva York se convertirá en el decimotercer estado del país en ofrecer a los inmigrantes indocumentados la posibilidad de obtener una licencia de conducir.

A partir del 14 de diciembre, todos los inmigrantes en el estado, independientemente de su estatus, serán elegibles para obtener una licencia de la División de Vehículos Motorizados (DMV, por sus siglas en inglés) después de comprobar residencia y aprobar sus exámenes de manejo.

La nueva ley, conocida como Green Light NY, fue aprobada en junio y recobra la capacidad de todos los inmigrantes de Nueva York para tener acceso a una licencia, después de que el ex gobernador George Pataki revirtiera la medida mediante una orden ejecutiva en 2001.

Según un informe del Instituto de Política Fiscal, se espera que Green Light NY afecte a unas 265,000 personas en todo el estado, incluidas 150,000 tan solo en la ciudad de Nueva York.

Los defensores del proyecto de ley han dicho que ayudará a los inmigrantes a viajar a sus empleos y a las citas médicas, a impulsar la economía del estado y a mejorar la seguridad vial al reducir los atropellos con fugas y la cantidad de conductores sin seguro.

Nueva York recibiría $57 millones de dólares en ingresos anuales y $26 millones de dólares en ingresos únicos por la compra de licencias de conducir, automóviles, registros e impuestos sobre ventas y gasolina, según el informe del Instituto de Política Fiscal.

“Las licencias de conducir hacen de Nueva York un estado más fuerte”, argumentó el director ejecutivo de NYIC, Steven Choi.

“Las licencias de conducir hacen de Nueva York un estado más fuerte. Hacen que nuestras vías sean más seguras, hacen que nuestra economía sea más sólida y hacen que nuestras comunidades sean más cohesivas”, argumentó Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC, por sus siglas en inglés), en una conferencia de prensa el 9 de diciembre. “Esto va a ser bueno no solo para los inmigrantes neoyorquinos, sino para todos los neoyorquinos”.

Choi dijo que la ley beneficiaría más a los neoyorquinos que se encuentran fuera de la ciudad, en donde se necesitan automóviles para desplazarse.

Los solicitantes inmigrantes deben proporcionar varios documentos al DMV como prueba de edad e identidad, y también deberán tomar un curso de manejo, aprobar un examen escrito y un examen práctico para obtener una licencia, al igual que cualquier otro solicitante de un Nuevo Licencia de conducir de York.

A los no ciudadanos solo se les puede emitir una licencia estándar, que no se puede usar para abordar un avión o para tener acceso a una instalación federal, pero se puede usar para conducir un vehículo.

A partir del 14 de diciembre, los solicitantes no necesitan proporcionar un número de Seguro Social ni una tarjeta para obtener una licencia en Nueva York; en cambio, pueden firmar una declaración jurada que acredite que no tienen una.

Además, el DMV no tiene permitido hacer preguntas sobre el estatus migratorio de los solicitantes, dijo Anu Joshi, director senior de Política de Inmigración de NYIC.

Si bien muchos inmigrantes han expresado su preocupación por la protección de la privacidad, Joshi enfatizó que la ley impide que el DMV conserve copias de los documentos.

La ley entra en vigor el 14 de diciembre.

“El DMV ya no escaneará ni guardará copias de ninguna de las formas de prueba de identidad o edad que los solicitantes proporcionen para una licencia estándar”, dijo Joshi. “Simplemente las verán, las autenticarán y se las devolverán de inmediato. Eso es increíblemente importante para garantizar que la información del solicitante esté segura y ni siquiera esté disponible en una base de datos del DMV”.

Joshi dijo que un cambio importante que prevé la ley es la aceptación de documentos emitidos en el extranjero como prueba de identidad y edad. Estos incluyen pasaportes extranjeros válidos o licencias de conducir.

El DMV también aceptará la IDNYC, tarjeta de crédito de un banco principal o identificación de bachillerato estadounidense con boleta de calificaciones como prueba de identificación.

“Estamos escuchando mucha emoción en el terreno y estamos respondiendo muchas llamadas con preguntas sobre cómo presentar una solicitud”, dijo Charlie HoYun Cheon, organizador del Centro MinKwon para la Acción Comunitaria.

“En los próximos meses, escucharemos comentarios sobre su experiencia con el DMV”, dijo. “Dado que la implementación de las nuevas licencias proporciona el mismo acceso a muchos inmigrantes para quienes el inglés no es su lengua materna, instamos al estado de Nueva York a tomar medidas para garantizar que el acceso al idioma se mantenga como una prioridad en el DMV en todas las fases de la solicitud proceso, incluida la prueba práctica”.

El gobernador George Pataki revocó la medida en 2001.

El asambleísta estatal Marcos Crespo, quien presentó el proyecto de ley ante la Asamblea, reconoció que podría haber reticencia entre algunos inmigrantes a solicitar una licencia debido a las preocupaciones sobre el intercambio de información y la desconfianza del gobierno.

Pero al elaborar la legislación, insistió Crespo, los legisladores estatales trataron de protegerse contra el mal uso de datos confidenciales.

“Hemos hecho todo lo posible en el lenguaje de este proyecto de ley para proteger la información lo más posible”, dijo Crespo. “Hemos tenido mucho cuidado de limitar la interacción entre el Departamento de Vehículos Motorizados y las agencias federales que hacen cumplir las leyes de inmigración”.

“¿Podemos garantizar a todos que nunca ocurrirá nada? No. Pero puedo asegurarles que confío en nuestra fiscal general y en el lenguaje de este proyecto de ley”, agregó.

Pidió al estado responsabilizar a los empleados del condado por el procesamiento de las licencias.

“Hagan su trabajo”, dijo Crespo. “No deben poner su política por encima de su responsabilidad”.

Crespo señaló que el proyecto de ley incluye un lenguaje que permite al DMV expandir los tipos de documentación que pueden presentarse.

“Si usted no cumple con los requisitos hoy, podemos comenzar a tener conversaciones sobre documentación adicional que debe ser considerada”, dijo Crespo.

“Creo que podemos aprender de otros estados que han implementado esto, como California y el Washington, donde la comunidad de defensa trabajó estrechamente con el DMV y el gobierno para mejorar el proceso”, dijo Joshi. “Vieron que su número de solicitantes aumentó dramáticamente a medida que pudieron trabajar con el DMV para mejorar el proceso”.

Sin embargo, Choi dijo que espera que la implementación del proyecto de ley Green Light sea relativamente fluida.

“Hay otros 12 estados que han hecho esto”, dijo. “No es ninguna ciencia, y fue la ley en Nueva York durante décadas. Entonces, sabemos cómo hacer esto”.

Para obtener información directamente del Departamento de Vehículos Motorizados del estado de Nueva York, por favor visite on.ny.gov/2PCarty.