Dream Bigger New York
Sueña más grande, Nueva York

  • English
  • Español

Dream Bigger New York

By Monica Sibri

Monica Sibri.

After years of organizing, the New York State legislature has finally listened to immigrant New Yorkers and passed the New York Dream Act.

It’s easy to get wrapped up in this call for celebration after the decade it took to be a reality. But no elected official should be celebrating it as a triumph without including driver’s licenses and ensuring our full inclusion in the community.

The Dream Act puts an end to a decade-long fight for immigrant youth to receive equal access to higher education, but then locks them in a room and throws away the key for them to not dream beyond the classroom.

Passing the Dream Act alone falls short of a true Justice Agenda Governor Cuomo promised New Yorkers earlier this year.

As an undocumented immigrant, I know firsthand the emotional pain and systemic barriers we face, including accessing financial aid to obtain higher education or living with the fear of deportation. Thousands of immigrant youth and families now live with those lifelong traumatic memories, thanks to the decade of gridlock in the legislature to pass the Dream Act.

One way for legislators, including Governor Cuomo, to demonstrate their true support and to stand up for immigrants is to restore driver’s licenses for all, regardless of immigration status.

Access to a driver’s license can help immigrants secure jobs, go to the doctor, and start living without the fear of being put into a deportation pipeline.

Also, as more undocumented youth enter and graduate college, it will be critical for them to have a driver’s license to ensure they find employment. This is particularly important for DACA recipients as their legal status remains a tenuous reality in the Trump administration after the program was revoked in 2017.

The benefits of this bill go beyond protecting immigrants. According to the Fiscal Policy Institute (FPI), the state will benefit with $57 million in annual state revenue and $26 million in one-time revenue just for granting access to driver’s licenses to an estimated 26,500 undocumented immigrants. Beyond ensuring that properly licensed and insured drivers are on our roads, the new revenue streams could serve all New Yorkers if used to fix long-standing issues, such as those at the MTA.

To date, twelve states and the District of Columbia have already granted undocumented immigrants access to driver’s licenses.

While other states have moved forward, New York remains stalled.

Governor Andrew Cuomo.

As far back as 2005, Utah adopted the bill. It was sponsored by a Republican. Wisconsin Governor Tony Evers just announced the state will be driver’s licenses for all as part of this year’s state budget.

New York will stop falling behind Republican states like Utah if our elected officials deliver on their promises and pass driver’s licenses for all now.

Dream Bigger, New York.

We can and must do this, now.

Monica Sibri came to the United States from Ecuador two months after her 16th birthday. She is a graduate student at George Washington University, completing a masters in Political Management. Monica is the founder of CUNY DREAMers and co-founder of New York DREAMers.

 

Sueña más grande, Nueva York

Por Mónica Sibri

Mónica Sibri.

Después de años de organización, la legislatura del estado de Nueva York finalmente escuchó a inmigrantes neoyorquinos y aprobó la Dream Act de Nueva York.

Es fácil quedar envuelto en esta convocatoria de celebración después de la década que tomó para ser una realidad. Pero ningún funcionario debe celebrarlo como un triunfo sin incluir las licencias de conducir y asegurar nuestra plena inclusión en la comunidad.

La Dream Act pone fin a una lucha de una década para que los jóvenes inmigrantes reciban el mismo acceso a la educación superior, pero luego los encierra en una habitación y tira la llave para que no puedan soñar más allá del aula.

La aprobación de la Dream Act por sí sola está por debajo de una verdadera Agenda de Justicia que el gobernador Cuomo prometió a los neoyorquinos a principios de este año.

Como inmigrante indocumentado, conozco de primera mano el dolor emocional y las barreras sistémicas a las que nos enfrentamos, incluido el acceso a la ayuda financiera para obtener una educación superior o vivir con el temor de ser deportados. Miles de jóvenes y familias inmigrantes ahora viven con esos recuerdos traumáticos de toda la vida, gracias a la década de estancamiento en la legislatura para aprobar la Dream Act.

Una forma para que los legisladores, incluido el gobernador Cuomo, demuestren su verdadero apoyo y para defender a los inmigrantes es restablecer las licencias de conducir para todos, independientemente de su estatus migratorio.

El acceso a una licencia de conducir puede ayudar a los inmigrantes a obtener un empleo, ir al médico y comenzar a vivir sin el temor de ser puestos en un camino a la deportación.

La Dream Act fue aprobada a principios de este año.

Además, a medida que más jóvenes indocumentados ingresen y se gradúen de la universidad, será fundamental para ellos tener una licencia de conducir para asegurar que encuentren empleo. Esto es particularmente importante para los receptores de DACA ya que su estatus legal sigue siendo una realidad tenue en la administración de Trump después de la revocación del programa en 2017.

Los beneficios de este proyecto de ley van más allá de proteger a los inmigrantes. Según el Instituto de Política Fiscal (FPI, por sus siglas en inglés), el estado se beneficiará con $57 millones de dólares en ingresos estatales anuales y $26 millones de dólares en ingresos únicos solo por otorgar acceso a licencias de conducir a un estimado de 26,500 inmigrantes indocumentados. Más allá de garantizar que los conductores con licencia y asegurados estén en nuestros caminos, las nuevas fuentes de ingresos podrían servir a todos los neoyorquinos si se usan para solucionar problemas de mucho tiempo, como los de la MTA.

Hasta la fecha, doce estados y el Distrito de Columbia ya han otorgado a inmigrantes indocumentados acceso a licencias de conducir.

Mientras que otros estados han avanzado, Nueva York sigue estancada.

Ya en 2005, Utah aprobó el proyecto de ley. Fue patrocinado por un republicano. El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, acaba de anunciar que el estado otorgará licencias de conducir para todos como parte del presupuesto estatal de este año.

Nueva York dejará de quedarse atrás de estados republicanos como Utah si nuestros funcionarios cumplen sus promesas y aprueban las licencias de conducir para todos ahora.

Sueña más grande, Nueva York.

Podemos y debemos hacer esto, ahora.

Mónica Sibri vino a los Estados Unidos desde Ecuador dos meses después de cumplir 16 años. Ella es una estudiante graduada en la Universidad George Washington, completando una maestría en Gestión Política. Mónica es la fundadora de CUNY DREAMers y co-fundadora de New York DREAMers.