Census Check: New questions emerge on privacy protections
Revisión del Censo: surgen nuevas preguntas sobre protección de la privacidad

  • English
  • Español

Census Check: New questions emerge on privacy protections

By Sherry Mazzocchi

New concerns have been raised.

Critics of the U.S. Commerce Department said the decision to add a citizenship question to the 2020 Census violates an E-Government Act that requires a Privacy Impact Assessment (PIA).

Electronic Privacy Information Center (EPIC) said that while the Census Bureau does take several measures to protect privacy, the addition of a citizenship question seems to have happened outside of normal means.

“It seems to be a very aggressive effort by the agency to put a question on the census that is not fully vetted,” said John Davisson, a lawyer at EPIC who specializes in litigation and Freedom of Information Act cases.

For the past 20 years, EPIC has been a government watchdog.  A Washington, D.C.-based nonprofit, it closely follows consumer privacy, civil liberties and technology issues. EPIC filed an injunction in November, alleging the Commerce Department is required to perform a privacy assessment before it undertakes a new collection of personal data.

When Commerce Secretary Wilbur Ross announced a citizenship question would be added to the census because purportedly the Department of Justice (DOJ) requested the information to enforce the Voting Rights Act, it immediately raised concerns. When further investigation found that the DOJ was not the genesis for adding the question, reasons for adding it became even more suspect.

“The justification put forward by the Census Bureau is not the real reason for it,” said Davisson.

But how, exactly, would this information be transferred to the DOJ? “Upfront, the Census Bureau is already saying we are going to transfer this information to the Department of Justice for their use in law enforcement activity, which is inconsistent as far as EPIC is concerned with the statistical purpose of the Census,” said Davisson.

A census was deemed so important that the founding fathers put it in Article 1, Section 2 of the U.S. Constitution.  Its purpose is to count everyone living in the U.S., regardless of citizenship. The population statistics are used to calculate representation at federal, state and local levels, and to apportion federal funding to the tune of $700 billion annually.

Professor Latanya Sweeney.

Many state and local governments, as well as civil liberty groups, say the addition of a citizenship question will result in a massive undercount, mainly because people who are undocumented will not respond. Especially if they think their data will be sent to the DOJ.

“The Bureau indicated that it could transfer bulk citizenship status information to other federal agencies for criminal law enforcement purposes. They did not specify what those were, and the document itself is very vague, and that’s actually the core of our lawsuit– trying to force the agency to do a more detailed, specific and fulsome analysis about what it means to collect this personal data,” Davisson said.

Title 13 prohibits the Census Bureau from sharing personalized data with anyone—including other government agencies. “As far as we understand, it is illegal for the Bureau to transfer this data, but at the same time the Bureau reserves the right to do that,” said Davisson. “It’s a point of concern and it’s the heart of our lawsuit to figure out what exactly the Bureau will do with this data.”

Even if the Bureau transmits non-personalized data to the DOJ at the voting block level, without identifying names or addresses, it may still be possible to extrapolate personal data from the bulk information.

In 2000, Professor Latanya Sweeney conducted a study at Carnegie Mellon University. Using 1990 U.S. Census data, she was able to uniquely identify people using publicly available information.

“It seems to be a very aggressive effort by the agency,” said EPIC lawyer John Davisson.

With hospital data sets obtained from the National Association of Health Data Organizations and voter registration lists, Sweeney was able to find key data points—zip code, birth date, race and gender—that overlap and link identities.

“It’s a major point of concern,” said Davisson. “So unless the Bureau is undertaking a very thorough analysis of how privacy might be violated by that transfer of data, the possibility remains that the Department of Justice could work backward and try to identify specific people and citizenship.”

On Fri., Feb. 8th, the U.S. District Court for the District of Columbia tossed out EPIC’s injunction.  It claimed that the Commerce Department did not violate the law by announcing its decision to add the question before conducting a PIA.

“That is not to say negative policy consequences cannot ever result if an agency drags its feet in performing its PIA obligations,” Judge Dabney L. Friedrich wrote. “But publishing a PIA shortly before commencing a new collection of information does not make the PIA “useless” as EPIC claims.”

In a statement, EPIC said it intends to press forward with the Census case.

Revisión del Censo: surgen nuevas preguntas sobre protección de la privacidad

Por Sherry Mazzocchi

Han surgido nuevas preocupaciones.

¿Qué pasará con la información?

Críticos del Departamento de Comercio de los Estados Unidos dijeron que la decisión de agregar una pregunta de ciudadanía al Censo de 2020 viola una Ley de Gobierno Electrónico que requiere una Evaluación de Impacto de la Privacidad (PIA, por sus siglas en inglés).

El Centro de Información Electrónica sobre Privacidad (EPIC, por sus siglas en inglés) dijo que, si bien la Oficina del Censo toma varias medidas para proteger la privacidad, parece que la adición de una pregunta de ciudadanía ocurrió fuera de los medios normales.

“Parece ser un esfuerzo muy agresivo por parte de la agencia para hacer una pregunta sobre el censo que no está completamente revisada”, dijo John Davisson, un abogado de EPIC que se especializa en casos de litigios y la Ley de Libertad de Información.

Durante los últimos 20 años, EPIC ha sido un perro guardián del gobierno. Una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., sigue de cerca la privacidad del consumidor, las libertades civiles y los problemas de tecnología. EPIC presentó una orden judicial en noviembre, alegando que el Departamento de Comercio debe realizar una evaluación de la privacidad antes de emprender una nueva recopilación de datos personales.

Cuando el secretario de Comercio, Wilbur Ross, anunció que se agregaría una pregunta de ciudadanía al censo porque supuestamente el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) solicitó la información para hacer cumplir la Ley de Derechos de Votación, inmediatamente planteó inquietudes. Cuando una investigación posterior descubrió que el DOJ no fue el origen para agregar la pregunta, las razones para agregarla se volvieron aún más sospechosas.

“La justificación presentada por la Oficina del Censo no es la verdadera razón de ello”, dijo Davisson.

Pero, ¿cómo, exactamente, se transferirá esta información al Departamento de Justicia? “Por adelantado, la Oficina del Censo ya está diciendo que vamos a transferir esta información al Departamento de Justicia para su uso en actividades de aplicación de la ley, lo que es inconsistente en lo que respecta a EPIC en cuanto al propósito estadístico del Censo”, dijo Davisson.

Se consideró que un censo era tan importante que los padres fundadores lo colocaron en el Artículo 1, Sección 2 de la Constitución de los Estados Unidos. Su propósito es contar a todos los que viven en los Estados Unidos, independientemente de la ciudadanía. Las estadísticas de población se utilizan para calcular la representación a nivel federal, estatal y local, así como para distribuir fondos federales por un monto de $700 mil millones de dólares anuales.

La profesora Latanya Sweeney.

Muchos gobiernos estatales y locales, así como grupos de libertad civil, dicen que agregar una pregunta sobre ciudadanía resultará en una subestimación masiva, principalmente porque las personas indocumentadas no responderán. Especialmente si piensan que sus datos serán enviados al DOJ.

“La oficina indicó que podría transferir información sobre el estado de ciudadanía en volumen a otras agencias federales para fines de cumplimiento de la ley penal. No especificaron cuáles eran, y el documento en sí es muy vago, y ese es realmente el núcleo de nuestra demanda, tratar de forzar a la agencia a hacer un análisis más detallado, específico y completo sobre lo que significa recopilar estos datos personales”, dijo Davisson.

El Título 13 prohíbe que la Oficina del Censo comparta datos personalizados con cualquier persona, incluidas otras agencias gubernamentales. “Por lo que entendemos, es ilegal que la oficina transfiera estos datos, pero al mismo tiempo la Oficina se reserva el derecho de hacerlo”, dijo Davisson. “Es un punto de preocupación y es el centro de nuestra demanda averiguar qué hará exactamente la Oficina con estos datos”.

Incluso si la oficina transmite datos no personalizados al DOJ a nivel de bloque de votación, sin identificar nombres o direcciones, aún puede ser posible extrapolar datos personales de la información general.

En 2000, la profesora Latanya Sweeney realizó un estudio en la Universidad Carnegie Mellon. Usando datos del Censo de los Estados Unidos de 1990, ella fue capaz de identificar exclusivamente a las personas utilizando información disponible al público.

“Parece ser un esfuerzo muy agresivo por parte de la agencia”, dijo el abogado de EPIC, John Davisson.

Con los conjuntos de datos hospitalarios obtenidos de la Asociación Nacional de Organizaciones de Datos de Salud y las listas de registro de votantes, Sweeney pudo encontrar puntos de datos clave (código postal, fecha de nacimiento, raza y género) que se superponen y vinculan las identidades.

“Es un punto importante de preocupación”, dijo Davisson. “Entonces, a menos que la Oficina esté realizando un análisis exhaustivo de la forma en que la transferencia de datos podría violar la privacidad, existe la posibilidad de que el Departamento de Justicia pueda trabajar hacia atrás e intentar identificar personas y ciudadanía específicas”.

El viernes 8 de febrero, el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia desestimó el recurso de EPIC. Afirmó que el Departamento de Comercio no violó la ley al anunciar su decisión de agregar la pregunta antes de realizar una PIA.

“Eso no quiere decir que las consecuencias de una política negativa nunca puedan resultar si una agencia se esfuerza por cumplir con sus obligaciones de PIA”, escribió el juez Dabney L. Friedrich. “Pero publicar una PIA poco antes de comenzar una nueva recopilación de información no hace que la PIA sea inútil como afirma EPIC”.

En un comunicado, EPIC dijo que tiene la intención de seguir adelante con el caso del Censo.