Cap on the Cabs
Límite a los taxis

  • English
  • Español

Cap on the Cabs

Mayor signs for-hire vehicle legislation

Photos: John McCarten

  

"This legislation creates a blueprint for the rest of the world,” said New York Taxi Workers Alliance Executive Director Bhairavi Desai (center).

“This legislation creates a blueprint for the rest of the
world,” said New York Taxi Workers
Alliance Executive Director Bhairavi Desai (center).

It’s a first brake for the nation.

New York became the first city in the country to implement a freeze on new for-hire vehicles (FHV) on Tuesday when Mayor Bill de Blasio signed into law a legislative package that seeks to regulate the FHV industry, including the bill to cap the number of vehicles for a 12-month period.

The bill passed by a vote of 39-6 on August 8, and authorities moved quickly to enact the legislation.

At City Hall on August 14, Mayor Bill de Blasio joined with City Council elected officials and advocates for a spirited bill-signing ceremony.

The cap on for-hire licenses was effective 5 p.m. on Tuesday.

Intro. 144-B, one of five bills signed by de Blasio, requires the Taxi and Limousine Commission (TLC) to stop issuing FHV licenses for a year while congestion studies are performed.

Advocates for the wheelchair-accessible pushed for the legislation.

Advocates for the wheelchair-
accessible pushed for the legislation.

Additional bills will waive licensing fees for accessible taxi-cabs and FHV, establish minimum payment amounts to drivers, and reduce penalties for unauthorized street hails.

De Blasio said that the cap was needed to stem the tide of congestion caused by the dramatic spike in cabs due to the rise of app-based companies like Uber and Lyft, which he said has also affected the earning power of drivers.

According to the TLC, the number of taxis on New York City streets has increased from 63,000 cars to 130,000 since 2015.

“It’s bad enough that our streets are clogged. What’s even worse is the wages of hard-working drivers have been driven down and down and down further because of a very cynical strategy. This is part of why we have seen these horrible tragedies over the last year,” de Blasio said, in reference to the suicides of six cab drivers in recent months.

“And I have to tell you, it is particularly painful because you know for generations, being a driver was considered one of the ultimate ways to the middle class. It was a guarantee if you worked hard you would do well and you could build your dream.”

He said the cap and the bill to establish a minimum compensation would help bring drivers out of poverty, noting a recent study that indicated that 85 percent of drivers are making below minimum wage.

The cap is in effect.

The cap is in effect.

At City Hall, cab drivers, taxi industry leaders and advocates for wheelchair-accessible cabs surrounded the mayor, Council Speaker Corey Johnson, and Councilmembers Stephen Levin and Rubén Díaz Sr., who helped sponsor the bills.

“Today, we believe we are doing what is right by drivers, we’re doing what is right for the city of New York,” said Johnson.

He said he viewed the legislation as an “incentive” to get more wheelchair-accessible cabs on the road.

“The for-hire vehicle fleet is woefully inaccessible,” he said, pointing out that less than one percent of cabs can handle people with disabilities.

During the 12-month cap period, the TLC will continue to issue new FHV licenses for wheelchair accessible vehicles.

A driver offered personal testimony. Photo: Michael Appleton

A driver offered personal testimony.
Photo: Michael Appleton

The TLC is mandated to provide the City Council with reports on the impact on vehicle ridership, and has the ability to lift the cap if an extreme need is demonstrated in a particular geographic area.

In attendance at City Hall was Northern Manhattan resident Edith Prentiss, Chair of the Taxis for All Alliance, and a longtime advocate for more accessibility in the city’s taxi fleet and public transportation.

“Our groups supported the cap bill because it makes a smart exception for wheelchair-accessible vehicles,” said Prentiss. “We applaud Mayor de Blasio, City Council Speaker Johnson and the Council for taking this crucial step toward wheelchair accessibility.”

Those who opposed the bill said it would negatively impact service in the outer boroughs where transportation is more limited, or harm people of color, who can face discrimination when attempting to hail yellow cabs.

“The city’s 12-month pause on new vehicle licenses will threaten one of the few reliable transportation options while doing nothing to fix the subways or ease congestion,” said Uber spokeswoman Alix Anfang in a statement. “We take the Speaker at his word that the pause is not intended to reduce service for New Yorkers and we trust that he will hold the TLC accountable, ensuring that no New Yorker is left stranded.”

Johnson said he would continue to work with the Council on legislation to provide taxi drivers with health insurance and benefits, and to prevent and predatory leasing.

The icon.

The icon.

“Today, New York City is hitting pause on the economic hemorrhaging that has left tens of thousands of immigrant families in chaos and despair. Driver incomes across all sectors have been in a downward spiral as Uber and Lyft flooded our streets. The immediate cap puts a stop to that. Now, yellow taxi, green cab, black car, livery, Uber and Lyft drivers can finally hope for stability,” said New York Taxi Workers Alliance Executive Director Bhairavi Desai. “This legislation creates a blueprint for the rest of the world and is a direct result of NYTWA’s groundbreaking organizing to unite yellow cab and Uber drivers, as well as green cab, black car, and livery drivers.”

Jim Conigliaro Jr., head of the Independent Drivers Guild, a union that represents black car drivers, also praised the legislation.

“Truth is, throughout my time, the City Council and the TLC turned their backs on the black car industry, profiting from its labor while drivers struggled to survive,” he said. “But this Council, this Mayor and this TLC are changing things.”

 

For more information, visit nyc.gov/taxi.

Límite a los taxis

El alcalde firma la legislación de vehículos de alquiler

Fotos: John McCarten

El alcalde Bill de Blasio firma los proyectos de ley.

El alcalde Bill de Blasio firma los proyectos de ley.

Es un primer freno para la nación.

Nueva York se convirtió en la primera ciudad del país en implementar la congelación de vehículos nuevos de alquiler (FHV, por sus siglas en inglés) el martes, cuando el alcalde Bill de Blasio promulgó un paquete legislativo que busca regular la industria de los FHV, incluido el proyecto de ley para limitar el número de vehículos por un período de 12 meses.

El proyecto de ley fue aprobado por una votación de 39-6 el 8 de agosto, y las autoridades actuaron rápidamente para promulgar la legislación.

En el Ayuntamiento el 14 de agosto, el alcalde Bill de Blasio se unió a los funcionarios electos del Concejo Municipal y a los defensores para una vivaz ceremonia de firma de ley.

El límite a las licencias de alquiler comenzó a las 5 p.m. del martes.

"Estamos haciendo lo correcto para la ciudad de Nueva York", dijo el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson.

“Estamos haciendo lo correcto para la
ciudad de Nueva York”, dijo el
presidente del Concejo Municipal,
Corey Johnson.

Intro. 144-B, uno de los cinco proyectos de ley firmados por de Blasio requiere que la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC, por sus siglas en inglés) deje de emitir licencias de FHV por un año mientras se realizan estudios de congestión.

Los proyectos de ley adicionales eximirán las tarifas de licencia a los taxis accesibles y FHV, establecerán montos mínimos de pago para los conductores y reducirán las multas por paradas no autorizadas en la calle.

De Blasio dijo que el límite era necesario para detener la ola de congestión causada por el máximo dramático en los taxis debido al aumento de las compañías basadas en aplicaciones como Uber y Lyft, lo cual, dijo, también afectó el poder adquisitivo de los conductores.

De acuerdo con la TLC, el número de taxis en las calles de la ciudad de Nueva York ha aumentado de 63,000 a 130,000 desde 2015.

“Ya es suficientemente malo que nuestras calles estén obstruidas. Lo que es aún peor es que los salarios de los conductores que trabajan duro han disminuido y disminuido aún más debido a una estrategia muy cínica. Esto es parte de por qué hemos visto estas horribles tragedias en el último año”, dijo de Blasio, en referencia a los suicidios de seis taxistas en los últimos meses.

“Y tengo que decirles, es particularmente doloroso porque lo han sabido por generaciones, ser un conductor era considerado como uno de los mejores caminos hacia la clase media. Era una garantía, si trabajabas duro, lo hacías bien y podías construir tu sueño”.

Los defensores se manifestaron antes de la votación del 8 de agosto. Foto: Cristóbal Vivar

Los defensores se manifestaron antes de la
votación del 8 de agosto.
Foto: Cristóbal Vivar

Dijo que el límite y el proyecto de ley para establecer una compensación mínima ayudaría a los conductores a salir de la pobreza, y señaló un estudio reciente que indicó que el 85 por ciento de los conductores están ganando menos del salario mínimo.

En el Ayuntamiento, los taxistas, los líderes de la industria del taxi y los defensores del acceso a sillas de ruedas rodearon al alcalde, el presidente del Concejo, Corey Johnson, y a los concejales Stephen Levin y Rubén Díaz Sr., quienes ayudaron a presentar los proyectos de ley.

“Hoy, creemos que estamos haciendo lo correcto por los conductores, estamos haciendo lo correcto para la ciudad de Nueva York”, dijo Johnson.

Dijo que veía la legislación como un “incentivo” para obtener más taxis accesibles para sillas de ruedas en las calles.

"Esta legislación crea un plan para el resto del mundo", dijo la directora ejecutiva de la Alianza de Trabajadores de Taxi de Nueva York Bhairavi Desai (centro).

“Esta legislación crea un plan para el resto del
mundo”, dijo la directora ejecutiva de la Alianza
de Trabajadores de Taxi de Nueva York Bhairavi
Desai (centro).

“La flota de vehículos de alquiler es lamentablemente inaccesible”, dijo, señalando que menos del uno por ciento de los taxis pueden manejar a personas con discapacidades.

Durante el período del límite de 12 meses, la TLC continuará emitiendo nuevas licencias de FHV para vehículos accesibles en silla de ruedas.

La TLC tiene el mandato de proporcionar al Ayuntamiento informes sobre el impacto en el uso de vehículos y tiene la capacidad de levantar el límite si se demuestra una necesidad extrema en un área geográfica particular.

Asistió a Ayuntamiento Edith Prentiss, residente del norte de Manhattan, presidenta de la Alianza Taxis para Todos y defensora desde hace mucho tiempo de más accesibilidad en la flota de taxis y el transporte público de la ciudad.

“Nuestros grupos apoyaron el proyecto de ley del límite porque hace una excepción inteligente para los vehículos accesibles para sillas de ruedas”, dijo Prentiss. “Aplaudimos al alcalde de Blasio, al presidente del Concejo Municipal Johnson y al Concejo por dar este paso crucial hacia el acceso para sillas de ruedas”.

Defensores del acceso para sillas de ruedas impulsaron la legislación.

Defensores del acceso para sillas de
ruedas impulsaron la legislación.

Quienes se opusieron al proyecto de ley dijeron que impactaría negativamente el servicio en los distritos exteriores donde el transporte es más limitado, o dañaría a las personas de color, quienes pueden enfrentar discriminación cuando intentan llamar a los taxis amarillos.

“La pausa de 12 meses de la ciudad a las licencias de vehículos nuevos amenazará una de las pocas opciones de transporte confiable mientras no se hace nada para arreglar el metro o aliviar la congestión”, dijo la portavoz de Uber, Alix Anfang, en un comunicado. “Le tomamos la palabra al presidente cuando dice que la pausa no tiene la intención de reducir el servicio para los neoyorquinos y confiamos en que hará rendir cuentas a la TLC, asegurando que ningún neoyorquino quede varado”.

Johnson dijo que continuaría trabajando con el Concejo en la ley para proporcionar a los taxistas seguro de salud y beneficios, y para evitar el arrendamiento predatorio.

“Hoy, la ciudad de Nueva York está haciendo una pausa en la hemorragia económica que ha dejado a decenas de miles de familias inmigrantes sumidas en el caos y la desesperación. Los ingresos de los conductores en todos los sectores han disminuido a medida que Uber y Lyft inundaron nuestras calles. “Ahora, los conductores de taxis amarillos, taxi verde, coche negro, livery, Uber y Lyft pueden finalmente esperar estabilidad”, dijo Bhairavi Desai, director ejecutivo de la Alianza de Trabajadores de Taxi de Nueva York. “Esta legislación crea un plan para el resto del mundo y es el resultado directo de la innovadora organización de NYTWA para unir a los conductores de taxi amarillo y Uber, así como a los conductores de cabina verde, auto negro y de livery”.

El límite está en efecto.

El límite está en efecto.

Jim Conigliaro Jr., el jefe del Gremio de Conductores Independientes, un sindicato que representa a los automovilistas negros, también elogió la legislación.

“La verdad es que, a lo largo de mi tiempo, el Concejo Municipal y la TLC le dieron la espalda a la industria automovilística negra, aprovechando su trabajo mientras los conductores luchaban por sobrevivir”, dijo. “Pero este Concejo, este alcalde y esta TLC están cambiando las cosas”.

 

Para más información, visite nyc.gov/taxi.