Bilingualism: Challenging, but worth it
Bilingüismo: Desafi ante, pero vale la pena

  • English
  • Español

Bilingualism: Challenging, but worth it

By Grace J. Bustos

Raising a bilingual child is no small feat.

In a society in which the academic and social structures tend to focus on one language over another as the path to achievement, it can be difficult to foster and sustain interest in an additional language for our children.

Whether your interest is in preserving a family’s native tongue into the next generation, or introducing a new language into your child’s life to broaden horizons, the acquisition of another language can be a daunting task.

Children too can resist learning “another” language, claiming it is too difficult, or boring – or not cool.

But the advantages to sustaining a linguistically rich environment at home, in school, and in your day-to-day life far outweigh the challenges.

And as we gear up for the start of a new school year, it can be helpful to remind ourselves of the advantages to bringing and keeping a second language in our children’s lives.

How many languages does your baby/ child hear every day?

From the early 19th century to approximately the 1960’s, the dominant belief among academics was that bilingualism had a detrimental effect on thinking, causing cerebral confusion.

How the times have changed.

On the contrary, we now appreciate that babies appear biologically ready to acquire, store and differentiate two or more languages from birth.

In fact, memory for language sounds even operates in the fetal stage.

As early as eight months, but more often around a bilingual child’s first birthday, children may utter their first words in both languages.

And the benefits to being bilingual are immense.

Bilingualism gives children an edge over their monolingual peers in various areas of learning and development, including higher reading scores and enhanced problem-solving skills.

Children who learn more than one language early on and use them actively enjoy several advantages throughout their life.

Here are six benefits associated with bilingualism.

Mental rigor: Being bilingual boosts brain power

Learning a second language can boost brain power. Researchers from Northwestern University say bilingualism is a form of brain training – a mental “work-out” that fine-tunes the mind.

Research from The National Academy of Sciences provides evidence.

In one study, the team monitored the brain responses of 48 healthy student volunteers – which included 23 who were bilingual – to different sounds.

They used scalp electrodes to trace the pattern of brainwaves. Under quiet, laboratory conditions, both groups – the bilingual and the English-only-speaking students – responded similarly. But against a backdrop of noisy chatter, the bilingual group was far superior at processing sounds. They were better able to tune in to the important information – the speaker’s voice – and block out other distracting noises – the background chatter.

Professor Nina Kraus, who led the research, said: “The bilingual’s enhanced experience with sound results in an auditory system that is highly efficient, flexible and focused in its automatic sound processing, especially in challenging or novel listening conditions.”

Research has also suggested that being bilingual might help ward off dementia, which is one of the negative cognitive effects of aging in adults.

Language preservation: Bilingual kids keep endangered languages alive

Of the approximately 6,000 known world languages, linguistic researchers like Michael E. Krauss estimate that only 60-80% will survive this century. Teaching your kids your family’s mother tongue or helping them learn a second language is the most effective way to transmit languages to future generations.

Communication advantages: Bilingualism helps bind family ties

Bilingualism enables the child to communicate with all members of the close and extended family as well as with friends. This aids in developing family cohesion and strong relationship-building. It also enables parents to pass on part of their own heritage to their child. And if the language is new to the entire family, learning it will soon turn into the kind of fun activity that can immerse all members equally, as you practice with flash cards, workbooks and audio-visual materials.

Academic advantages: Bilingualism aids scholastic achievement

Studies have found that bilingual children perform better at school. And not just in class – bilingual students tend to perform better on standardized tests than monolingual students. The understanding and development of concepts in more than one language allows the transfer of academic skills across language span.

Self-esteem and identity: Talking the talk helps build social circles

Bilingual children develop close associations with their ethnic and cultural backgrounds by helping offer concrete ways for them to connect to who they are and where they come from. The possession of a linguistic pathway to help navigate more than one world aids in building their self-esteem and self-confidence, and may even reduce some bullying. Bilingual children also have the ability to socialize with more than one language group.

Economic windfall: Increased opportunities in employment and promotion

Studies show that bilinguals earn more than average than monolinguals. In one study by the University of Florida demonstrated that bilinguals earned almost $7,000 more than their English-only counterparts.

As companies become more and more international, there is a greater need for bilinguals in media, sales, marketing and customer services.

Despite the challenges, there is no doubt that either integrating your family’s native language or finding a new one to explore with your child will prove a rewarding experience for all. Though children may resist at first, they too will come to appreciate seeing the world in new ways. And they will find that, armed with language skills, they will now have uniquely personal access to many ethnic, cultural, academic, religious, and culinary (to name but a few) treasures.

The short term struggle is worth it.

And after two languages are acquired, your child may just opt for a third- or a fourth.

Así es la vida.

Grace Bustos is a bilingual Latina professional who has served as a teacher in New York City for 9 years. Bustos has studied Childhood Education and holds a Master of Science degree in Health Education and a Bilingual Extension Certificate. She has taught extensively throughout northern Manhattan and the Bronx, and presently teaches kindergarten Dual Language in East Harlem.

Bilingüismo: Desafi ante, pero vale la pena

Por Grace J. Bustos

Criar a un niño bilingüe no es una hazaña pequeña.

En una sociedad en la cual estructuras académicas y sociales tienden a enfocarseen un idioma por encima de otro como el camino al triunfo, puede ser difícil promoverlo y mantener el interés en un idioma adicional para nuestros niños.

Ya sea que su interés lo sea el preservar la lengua nativa de la familia en la próxima generación, o el introducir un nuevo idioma en la vida de su niño para ampliar sus horizontes, la adquisición de otro idioma puede ser una tarea desalentadora.

También los niños pueden resistirse a aprender “otro” idioma, alegando que es muy difi cultoso, o aburrido—o no está de moda. Pero las ventajas de mantener un ambiente lingüísticamente enriquecido en el hogar, la escuela, y en su diario vivir, supera por mucho los retos.

Y mientras nos preparamos para el inicio del nuevo año escolar, puede ser útil el recordarnos de las ventajas de traer y mantener un segundo idioma en la vida de nuestros hijos.

¿Cuántos idiomas escucha su bebe/hijo cada día?

Desde principios del siglo 19 hasta aproximadamente la década de los 60, la creencia dominante entre los académicos era de que el bilingüismo tenía un efecto perjudicial en el pensamiento, ocasionando confusión cerebral.

Como han cambiado los tiempos.

Por el contrario, ahora apreciamos que los bebes aparentan estar biológicamente listos para adquirir, almacenar y diferenciar uno o más idiomas desde el nacimiento.

De hecho, la memoria para los sonidos del idioma opera en la etapa fetal.

A penas a los ocho meses, pero con más frecuencia para el primer cumpleaños del niño, estos pueden balbucear sus primeras palabras en ambos idiomas.

Y los benefi cios de ser bilingüe son inmensos.

El bilingüismo le da a los niños un margen por encima de sus compañeros monolingües en diversas áreas del aprendizaje y del desarrollo, incluyendo puntaje en lectura y mayores destrezas en la solución de problemas.

Los niños que aprenden tempranamente más de un idioma y lo utilizan activamente, disfrutan de varias ventajas durante sus vidas.

He aquí seis benefi cios asociados con el bilingüismo.

Rigor mental: El ser bilingüe estimula el poder mental

El aprender un segundo idioma puede estimular el potencial del cerebro.

Investigadores de Northwestern University dicen que el bilingüismo es una forma de entrenar el cerebro – un“ejercicio mental” el cual optimiza la mente.

Investigaciones de la Academia Nacional de las Ciencias proporcionan evidencia.

En un estudio, el equipo monitoreo las reacciones del cerebro de 48 estudiantes voluntarios saludables—lo cual incluyó a 23 que eren bilingües—a sonidos diversos.

Ellos utilizaron electrodos del cuero cabelludo para rastrear el patrón de las ondas cerebrales. Bajo tranquilas condiciones en el laboratorio, ambos grupos – los estudiantes bilingües y los angloparlantes, respondieron de manera similar. Pero contra un ambiente de una ruidosa conversación, los del grupo bilingüe estuvieron muy superiores en cuanto al procesamiento de sonidos. Pudieron sintonizar mejor la información importante—la voz del charlista—y bloquear otros sonidos que distraen—la ruidosa conversación.

La profesora Nina Kraus, quien dirigió la investigación, dijo: “La experiencia mejorada bilingüe con sonido da como resultado un sistema auditivo que es altamente efi ciente, flexible y enfocado en su procesamiento de sonido automático, especialmente en condiciones exigentes o novedosas para escuchar.”

Las investigaciones han sugerido también que el ser bilingüe puede también prevenir la demencia, que es uno de los efectos cognoscitivos en los adultos de mayor edad.

Preservación del Idioma: Los niños bilingües mantienen vivos los idiomas en vías de extinción

De los aproximadamente 6,000 idiomas conocidos mundialmente, los investigadores lingüísticos como Michael E.Krauss estiman que solo de un 60 a un 80% sobrevivirán durante este siglo. Enseñar a sus hijos la lengua materna de su familia o ayudarles a aprender un segundo idioma es la forma más efectiva de transmitir los idiomas a las futuras generaciones.

Ventajas de la Comunicación: El bilingüismo ayuda a estrechar los vínculos familiares

El bilingüismo permite al niño comunicarse con todos los miembros del círculo íntimo de la familia, la familia ampliada, así como con las amistades. Esto ayuda al desarrollo de la cohesión familiar y conformar vínculos más fuertes. Permite también a los padres traspasar parte de su herencia familiar asus hijos. Y si el idioma es nuevo para toda la familia, aprenderlo se convertirá en el tipo de diversión que puede incluir de manera equitativa a todos los miembros de la familia, al practicar con las tarjetas ilustrativas y materiales audiovisuales.

Ventajas Académicas: El bilingüismo ayuda al rendimiento escolar

Estudios han demostrado que los niños bilingües tienen mejor rendimiento en la escuela. Y no solo en la clase—los estudiantes bilingües tienden a tener un mejor rendimiento que los estudiantes monolingües en exámenes estandarizados. El entendimiento y el desarrollo de conceptos en más de un idioma les permiten la transferencia de destrezas académicas por vía del idioma.

Autoestima e Identidad: El hablar permite crear círculos sociales

Los niños bilingües desarrollan estrechas asociaciones con su historia étnica y cultural ayudando a ofrecer medios concretos para que ellos se conecten con quien ellos son y de donde provienen. La posesión de una vía lingüística para ayudarle a navegar en más de un mundo, les ayuda a crear su autoestima y su autoconfianza, y hasta puede disminuir el acoso escolar. Los niños bilingües tienen también la habilidad de socializar con más de un grupo lingüístico.

Beneficio Económico: Incremento en oportunidades de empleo y de promoción

Estudios han demostrado que las personas bilingües devengan más que el monolingüístico promedio. En un estudio realizado por la Universidad de Florida, se demostró que las personas bilingües devengaron casi $7,000 más que sus contrapartes quienes solo hablan inglés. A medida que las empresas se tornan más y más a lo internacional, existe una mayor necesidad de bilingües en los medios, ventas, mercadeo y servicios al cliente.

No obstante a los desafíos, no existe duda de que ya sea el integrar el idioma nativo de su familia o encontrar un nuevo idioma para explorar con su niño, esto terminará demostrando el ser una provechosa experiencia para todos. Aunque es posible que en un principio los niños se resistan, ellos también habrán de llegar a apreciar el ver el mundo de diversas formas. Y ellos encontraran que, armados con destrezas lingüísticas, tendrán ahora un acceso único y personal a diversos tesoros étnicos, culturales, académicos, religiosos y culinarios (por mencionar unos pocos).

La lucha a corto plazo bien vale la pena a largo plazo.

Y luego de adquirir dos idiomas, bien puede su niño optar por un tercero o cuarto.

Así es la vida.

Grace J. Bustos es una profesional bilingüe Latina que ha servido como profesora en la ciudad de Nueva York por 9 años. Bustos ha estudiado la educación de la niñez y tiene una maestría en la educación de salud y un certificado bilingüe. Ella ha enseñado extensivamente sobre todo el norte de Manhattan y del Bronx, y actualmente enseña kindergarten en Harlem.