“Anything is possible”
“Todo es posible”

  • English
  • Español

“Anything is possible”

NBA player visits with uptown students

Story and photos by Gregg McQueen

NBA center Angel Delgado (center) paid a visit uptown.

It might be his first year in the league, but he’s no novice.

Before making it to the National Basketball Association (NBA), Angel Delgado, who grew up in Bajos de Haina in the Dominican Republic, was a star at Seton Hall University. During his college tenure, the “big man” was the Big East Conference’s all-time leading rebounder, and the winner of the prestigious Kareem Abdul-Jabbar Award in 2018, which is presented to the top center in college basketball.

He has also played for the Dominican National Team.

The 24-year-old now plays as center with the Los Angeles Clippers, and was on the East Coast and uptown this past week.

Wearing a black hoodie that read “Dominican Power,” the 6’10”, 245-pound player paid a special visit to local students from the Harbor Heights Middle School on February 15th.  The children attend the school’s afterschool program, run by the YM and YWHA of Washington Heights and Inwood.

Harbor Heights Middle School, with a predominantly Latino student population, is a bilingual public school designed to prepare new Spanish-speaking immigrants for high school.

Delgado said he was motivated to visit the school since he shared the student’s immigrant background.

Delgado held a Q and A with students.

“It’s important to me because these kids are just like I was,” he said. “They know they have someone like them they can do a lot of good things in life and they can be really motivated.”

He’s also no stranger to uptown life. His family moved from the Dominican Republic to the Bronx when he was 15, and he was in town to visit with them during the NBA’s All-Star Break.

Delgado answered some questions from students, signed autographs, and even briefly showed off some slam-dunk moves in the school’s gym.

He said the message he hoped to convey to students is that “anything is possible.”

“There’s no reason they can’t be like me,” he said.

The Y’s afterschool program focuses on academic enrichment, including STEM curriculum and homework assistance as well as sports activities. The program has attracted other celebrity visitors over the years such as MLB star Nelson Cruz.

Alex Fermín, the afterschool Program Director, said that any guest speaker was valuable, not just the famous ones.

“It inspired me,” said eighth grader William Castillo of the visit.

“We welcome anyone from any walk of life that has anything to give back to the kids,” he said. “It’s all about mentoring them, speaking to them, providing opportunities.”

Fermín said that Delgado’s visit left an impression on the children.

“He really had that message that ‘I was in your shoes not too long ago, and things are possible with hard work and dedication,’” remarked Fermín. “When they hear stuff like that from people who look like that and sound like them, they believe it.”

Eighth grader William Castillo, who arrived in the United States from Honduras a few years ago, said he related to Delgado.

“It inspired me. When I came here, I didn’t speak English at all,” he said. “I didn’t even think I’d pass fifth grade. But I kept trying and I did it.”

“Todo es posible”

Jugador de la NBA visita a estudiantes

Historia y fotos por Gregg McQueen

Delgado realizó una sesión de preguntas y respuestas con los estudiantes.

Puede ser su primer año en la liga, pero no es un novato.

Antes de llegar a la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, por sus siglas en inglés), Ángel Delgado, quien creció en Bajos de Haina en la República Dominicana, fue una estrella en la Universidad Seton Hall. Durante su permanencia en la universidad, el “gran hombre” fue el más destacado recuperador de todos los tiempos de la Conferencia Big East, y el ganador del prestigioso Premio Kareem Abdul-Jabbar en 2018, que se entrega al mejor centro de baloncesto universitario.

También ha jugado para la Selección Dominicana.

Ángel, de 24 años, ahora juega como centro con Los Ángeles Clippers, y estuvo en la costa este y al norte del condado la semana pasada.

Usando una sudadera negra que decía “Dominican Power”, el jugador de 6’10” y de 245 libras, realizó una visita especial a estudiantes locales de la escuela secundaria Harbor Heights el 15 de febrero. Los niños asisten al programa extraescolar de la escuela, administrado por YM y YWHA de Washington Heights e Inwood.

La escuela secundaria Harbour Heights, con una población estudiantil predominantemente latina, es una escuela pública bilingüe diseñada para preparar a los nuevos inmigrantes de habla hispana para la preparatoria.

Delgado dijo que estaba motivado para visitar la escuela ya que comparte los antecedentes de inmigrantes de los estudiantes.

El jugador recibió el Premio Kareem Abdul-Jabbar en 2018.

“Es importante para mí porque estos niños son como yo”, dijo. “Saben que tienen a alguien como ellos, que pueden hacer muchas cosas buenas en la vida y pueden sentirse realmente motivados”.

Tampoco es ajeno a la vida del norte del condado. Su familia se mudó de la República Dominicana al Bronx cuando tenía 15 años, y él estaba en la ciudad para visitarlos durante el descanso estelar de la NBA.

Delgado respondió algunas preguntas de los estudiantes, firmó autógrafos e incluso mostró brevemente algunos movimientos en el gimnasio de la escuela.

Dijo que el mensaje que esperaba transmitir a los estudiantes es: “todo es posible”.

“No hay razón para que no puedan ser como yo”, dijo.

El programa para después de clases de la Y se enfoca en el enriquecimiento académico, incluyendo el plan de estudios STEM y ayuda con las tareas, así como actividades deportivas. El programa ha atraído a otros visitantes famosos a lo largo de los años, como la estrella de la MLB Nelson Cruz.

Alex Fermín, director del programa para después de la escuela, dijo que cualquier orador invitado esa valioso, no solo los famosos.

“Damos la bienvenida a cualquier persona de cualquier condición social que tenga algo que aportar a los niños”, explicó. “Se trata de asesorarlos, hablarles, brindarles oportunidades”.

“Todo es posible”, dijo Delgado.

Fermín dijo que la visita de Delgado dejó huella en los niños.

“Realmente tuvo el mensaje de: estuve en sus zapatos no hace mucho tiempo y todo es posible con mucho trabajo y dedicación”, comentó Fermín. “Cuando escuchan cosas como esas de personas que se parecen a ellos y suenan como ellos, lo creen”.

El estudiante de octavo grado William Castillo, quien llegó a Estados Unidos desde Honduras hace unos años, dijo que se identificó con Delgado.

“Me inspiró. Cuando vine aquí, no hablaba nada de inglés”, dijo. “Ni siquiera pensé que aprobaría el quinto grado. Pero seguí intentando y lo hice”.