“An extraordinary power”
“Un poder extraordinario”

  • English
  • Español

“An extraordinary power”

Supreme Court upholds Trump travel ban

Advocates have protested the travel ban.

Advocates have protested the travel ban.

The ban is binding.

The U.S. Supreme Court has upheld the legality of President Donald Trump’s travel ban, ruling that Trump has the authority to block travel into the U.S. from certain Muslim-majority nations.

In a 5-4 ruling on Tues., Jun. 26th, the Court upheld the third version of Trump’s travel ban, which restricts entry from Iran, Syria, Libya, Yemen, North Korea and Venezuela.

Trump issued his response via Twitter: “SUPREME COURT UPHOLDS TRUMP TRAVEL BAN. Wow!”

Chief Justice John Roberts wrote that Trump’s ban was within the scope of Presidential authority under the Immigration and Nationality Act.

“The President of the United States possesses an extraordinary power to speak to his fellow citizens and on their behalf,” Roberts wrote.

“Wow!” responded President Donald Trump via Twitter.

“Wow!” responded President Donald Trump via Twitter.

“Plaintiffs argue that this President’s words strike at fundamental standards of respect and tolerance, in violation of our constitutional tradition. But the issue before us is not whether to denounce the statements,” he added. “It is instead the significance of those statements in reviewing a Presidential directive, neutral on its face, addressing a matter within the core of executive responsibility. In doing so, we must consider not only the

statements of a particular President, but also the authority of the Presidency itself.”

The third version of Trump’s travel ban — which opponents often referred to as a “Muslim ban” — was issued in September 2017, but temporarily halted by preliminary injunctions by two federal judges.

In December 2017, the Supreme Court issued a preliminary injunction that allowed enforcement of the ban, while legal challenges proceed through the lower courts.

In the Supreme Court ruling, Chief Justice Roberts, along with Associate Justices Anthony Kennedy, Samuel Alito, Clarence Thomas and Neil Gorsuch, concurred with upholding the travel ban. Associate Justices Sonia Sotomayor, Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg and Elena Kagan dissented.

Immigrant and faith leaders gathered in Foley Square at noon.

Immigrant and faith leaders gathered in Foley Square at noon.

In her dissent, Sotomayor condemned the ban, writing that “a reasonable observer would conclude that the Proclamation was motivated by anti-Muslim animus.”

“The majority holds otherwise by ignoring the facts, misconstruing our legal precedent, and turning a blind eye to the pain and suffering the Proclamation inflicts upon countless families and individuals, many of whom are United States citizens,” Sotomayor wrote.
In New York City, immigrant advocates and elected officials criticized the Supreme Court’s decision.

“Today’s Supreme Court ruling enshrines bigotry into policy under the pretext of national security and represents a blow to the very values this country was built on,” said New York Immigration Coalition (NYIC) Executive Director Steven Choi in a statement. “America will not be greater or safer by turning our backs on our Muslim neighbors, friends, and family. We will continue to march in the streets and fight back in the courts to protect the people who truly make America great.”

The U.S. Supreme Court has upheld the ban’s legality.

The U.S. Supreme Court has upheld the ban’s legality.

At noon, immigrant and faith leaders gathered in Foley Square for an emergency press conference to denounce the ruling and to pledge support for individuals in need.

“We are clear eyed and know that the impact of this policy is indeed racist and Islamophobic,” said the city’s Commissioner of Immigrant Affairs Bitta Mostofi. “The city will stand together to fight this, and provide increased legal services to affected communities.”

“…#SCOTUS has ruled that the President has the power to carry out racist and hateful policies with a #MuslimBan. Despite these dangerous decisions, we’ll never stop fighting to protect all people in New York, regardless of race, religion, or background,” tweeted Public Advocate Letitia James.
Mayor Bill de Blasio said the travel ban amounts to “institutionalized Islamophobia” under the guise of national security.

“Banning people from our country on the basis of religion is an affront to our founding ideals. With this decision, the highest court in the land has sent a message of exclusion and division across the globe,” de Blasio said in a statement. “As our President tries to build walls, New York City will continue to welcome people from all over the world to our shores, from all faith traditions. Our values have helped make our city the safest big city in the United States – and they are what make America great.”

Residents in need of assistance are asked to call 311 or the Office of New Americans hotline at 800.566.7636 

“Un poder extraordinario”

La Corte Suprema mantiene la prohibición de viaje de Trump

Los defensores han protestado por la prohibición de viaje.

Los defensores han protestado por la
prohibición de viaje.

La prohibición es poder.

La Corte Suprema de los Estados Unidos ha confirmado la legalidad de la prohibición de viajes del presidente Donald Trump, al dictaminar que Trump tiene la autoridad para bloquear el viaje hacia los Estados Unidos desde ciertas naciones de mayoría musulmana.

En un fallo de 5-4 el martes, el Tribunal confirmó la tercera versión de la prohibición de viajes de Trump, que restringe las entradas de Irán, Siria, Libia, Yemen, Corea del Norte y Venezuela.

Trump emitió su respuesta a través de Twitter: “LA CORTE SUPREMA RATIFICA LA PROHIBICIÓN DE VIAJE DE TRUMP. ¡Guau!”

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, escribió que la prohibición de Trump estaba dentro del alcance de la autoridad presidencial en virtud de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.

“El presidente de los Estados Unidos posee un poder extraordinario para hablar con sus conciudadanos y en su nombre”, escribió Roberts.

"¡Guau!", respondió el presidente Donald Trump a través de Twitter.

“¡Guau!”, respondió el presidente Donald
Trump a través de Twitter.

“Los demandantes argumentan que las palabras de este presidente chocan con los estándares fundamentales de respeto y tolerancia, violando nuestra tradición constitucional. Pero el tema que tenemos ante nosotros no es si criticar o no las declaraciones”, agregó. “En cambio, es el significado de esas declaraciones en la revisión de una directiva presidencial, neutral en su cara, abordando un asunto dentro del núcleo de la responsabilidad ejecutiva. Al hacerlo, debemos considerar no solo las declaraciones de un presidente en particular, sino también la autoridad de la propia presidencia”.

La tercera versión de la prohibición de viajes de Trump, a la que los oponentes a menudo se refieren como una “prohibición musulmana”, se emitió en septiembre de 2017, pero fue detenida temporalmente por medidas cautelares de dos jueces federales.

En diciembre de 2017, la Corte Suprema emitió un requerimiento judicial preliminar que permitía la aplicación de la prohibición, mientras que las impugnaciones legales procedían a través de los tribunales inferiores.

En el fallo de la Corte Suprema, el presidente de la Corte Roberts, junto con los jueces asociados Anthony Kennedy, Samuel Alito, Clarence Thomas y Neil Gorsuch, estuvieron de acuerdo con mantener la prohibición de viaje. Los jueces asociados Sonia Sotomayor, Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg y Elena Kagan disintieron.

Líderes inmigrantes y de fe se reunieron en Foley Square al mediodía.

Líderes inmigrantes y de fe se reunieron en Foley Square al mediodía.

En su discrepancia, Sotomayor condenó la prohibición y escribió que “un observador razonable concluiría que la proclamación fue motivada por una animadversión anti musulmana”.

“La mayoría sostiene lo contrario ignorando los hechos, malinterpretando nuestro precedente legal y haciendo la vista gorda ante el dolor y el sufrimiento que la proclamación inflige a innumerables familias e individuos, muchos de los cuales son ciudadanos de los Estados Unidos”, escribió Sotomayor.

En la ciudad de Nueva York, defensores de los inmigrantes y funcionarios electos criticaron la decisión de la Corte Suprema.

“El fallo de la Corte Suprema de hoy consagra la intolerancia convertida en política con el pretexto de la seguridad nacional y representa un golpe a los valores mismos en los que se basa este país”, dijo el director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York, Steven Choi, en un comunicado. Los Estados Unidos no serán más fuertes ni más seguros dando la espalda a nuestros vecinos musulmanes, amigos y familiares. Seguiremos marchando por las calles y luchando en los tribunales para proteger a las personas que realmente hacen grande a Estados Unidos “.

La Corte Suprema de los Estados Unidos ha confirmado la legalidad de la prohibición.

La Corte Suprema de los Estados Unidos ha
confirmado la legalidad de la prohibición.

Al mediodía, líderes de fe y de inmigrantes se reunieron en Foley Square para una conferencia de prensa de emergencia para denunciar el fallo y prometer apoyo a las personas necesitadas.

“Somos claros y sabemos que el impacto de esta política es realmente racista y de fobia al islam”, dijo la comisionada de Asuntos de Inmigración de la ciudad Bitta Mostofi. “La ciudad se unirá para luchar contra esto y proporcionar más servicios legales a las comunidades afectadas”.

“… # SCOTUS ha dictaminado que el presidente tiene el poder de llevar a cabo políticas racistas y de odio con una #MuslimBan (#ProhibiciónMusulmana en español). A pesar de estas decisiones peligrosas, nunca dejaremos de luchar para proteger a todas las personas en Nueva York, independientemente de su raza, religión u origen”, tuiteó la defensora pública de la ciudad de Nueva York, Letitia James.

El alcalde Bill de Blasio dijo que la prohibición de viaje equivale a “fobia al islam institucionalizada” bajo la apariencia de seguridad nacional.

“Prohibir a las personas el ingreso a nuestro país con base en la religión es una afrenta a nuestros ideales fundadores. Con esta decisión, la corte más alta de la tierra ha enviado un mensaje de exclusión y división a todo el mundo”, dijo De Blasio en un comunicado. “Mientras nuestro presidente intenta construir muros, la ciudad de Nueva York seguirá dando la bienvenida a personas de todo el mundo a nuestras costas, de todas las tradiciones de fe. Nuestros valores han ayudado a que nuestra ciudad sea la ciudad grande más segura de los Estados Unidos, y son lo que hace grande a los Estados Unidos”.

A los residentes que necesiten asistencia se les pide que llamen al 311 o a la línea directa de la Oficina de Nuevos Americanos al 800.566.7636.