“A wake-up call”
“Una llamada de atención”

  • English
  • Español

“A wake-up call”

Nurses demand more support to battle coronavirus

By Gregg McQueen

There are calls for greater access to testing.

An army without armor.

As coronavirus spreads in New York City, and just a day before the city declared an official state of emergency, nurses gathered to sound the alarm.

“We are your public health army, but we can’t defend people if we are not properly armed,” said Pat Kane, Executive Director of the New York State Nurses Association (NYSNA).

NYSNA members are insisting that there are not enough protection and resources at hand.

During a press briefing on Wed., March 11th, Kane reviewed results of a survey completed by NYSNA members concerning the readiness of health care facilities to deal with the coronavirus.

Kane said that 47 percent of nurses considered their facility’s plan to protect employees during coronavirus to be inadequate.

“We see it’s really a mixed bag right now as to how facilities are dealing with this. There’s inequality,” she said.

Kane explained that nearly half of nurses surveyed said their hospital did not have enough “N95” respirators, considered to be the most protective mask for handling patients with infectious diseases.

H+H/Mayorals Executive Council President Judith Cutchin, RN.

“There is no excuse for not having the right equipment,” said NYSNA President Judy Sheridan-González.

“I’ve taken care of tuberculosis patients for years and never gotten tuberculosis. Why is that? Because I had the right equipment, the right masks,” she said.

Though NYSNA did not name the hospitals involved in the survey, Kane said the union would be sharing results directly with management of those facilities.

“Hopefully, it will be a wake-up call for them,” she said. “Hopefully, they take action.”

Nurses are asking state and federal authorities to establish mandatory standards for the protections of health care workers.

They also expressed concern about New York hospitals already understaffed, and expressed concern that things could get worse if health care professionals became sick themselves.

Lisa Baum, NYSNA’s Lead Occupational Health and Safety Representative, said the general public should also be concerned with nurses not having enough protection.

The virus has been declared an international pandemic.

“It’s not our intention to scare the public,” said Baum. “But health care workers are at a very, very high risk of exposure, and if we don’t protect them, who’s going to protect you?”

She criticized the Centers for Disease Control and Prevention (CDC) for lowering guidelines for health care workers, and advising that surgical masks were sufficient protection.

“The science does not support this,” she remarked.

Sheridan-González voiced support for the COVID-19 Health Care Worker Protection Act, introduced in Congress this week, which directs OSHA to issue an emergency standard that sets requirements for how workplaces must safeguard health care workers against the spread of the coronavirus.

“If the nurses and the other frontline workers get ill, there won’t be enough of us to care for you,” she insisted. “This is a national emergency, and it will take us over if we don’t control it.”

For more, please visit nysna.org.

“Una llamada de atención”

Enfermeras exigen más apoyo para combatir el coronavirus

Por Gregg McQueen

“No podemos defender a las personas si no estamos adecuadamente armados”, dijo Pat Kane de la NYSNA.

Un ejército sin armadura.

A medida que el coronavirus se propaga en la ciudad de Nueva York, y solo un día antes de que la ciudad declarara un estado oficial de emergencia, las enfermeras se reunieron para hacer sonar la alarma.

“Somos su ejército de salud pública, pero no podemos defender a las personas si no estamos armadas adecuadamente”, dijo Pat Kane, directora ejecutiva de la Asociación de Enfermeras del estado de Nueva York (NYSNA, por sus siglas en inglés).

Los miembros de NYSNA insisten en que no hay suficiente protección ni recursos disponibles.

Durante una conferencia de prensa el miércoles 11 de marzo, Kane revisó los resultados de una encuesta realizada por miembros de NYSNA sobre la preparación de los centros de atención médica para tratar el coronavirus.

Kane dijo que el 47 por ciento de las enfermeras consideran que el plan de su instalación para proteger a los empleados durante el coronavirus es inadecuado.

“Vemos que es realmente una mezcla de cosas ahora mismo en cuanto a cómo las instalaciones están lidiando con esto. Hay desigualdad”, comentó.

La encuesta.

Kane explicó que casi la mitad de las enfermeras encuestadas dijeron que su hospital no tiene suficientes respiradores “N95”, considerados como la mascarilla más protectora para el manejo de pacientes con enfermedades infecciosas.

“No hay excusa para no tener el equipo adecuado”, dijo la presidenta de NYSNA Judy Sheridan-González.

“He atendido a pacientes con tuberculosis durante años y nunca he tenido tuberculosis. ¿Por qué es eso? Porque he tenido el equipo adecuado, las mascarillas correctas”, dijo.

Si bien la NYSNA no nombró a los hospitales involucrados en la encuesta, Kane dijo que el sindicato compartirá los resultados directamente con la administración de esas instalaciones.

“Con suerte, será una llamada de atención para ellos”, dijo. “Con suerte, tomarán medidas”.

Las enfermeras están pidiendo a las autoridades estatales y federales establecer estándares obligatorios para la protección de los trabajadores de la salud.

También expresaron su preocupación por la falta de personal en los hospitales de Nueva York, pues las cosas podrían empeorar si los profesionales de la salud se enferman.

“No hay excusa para no tener el equipo adecuado”, dijo la presidenta de la NYSNA, Judy Sheridan-González.

Lisa Baum, representante principal de Salud y Seguridad Ocupacional de NYSNA, dijo que el público en general también debería preocuparse de que las enfermeras no tengan suficiente protección.

“No es nuestra intención asustar al público”, dijo Baum. “Pero los trabajadores de la salud tienen un riesgo muy, muy alto de exposición, y si no los protegemos, ¿quién los protegerá a ustedes?”.

Criticó a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) por reducir las pautas para los trabajadores de la salud y aconsejar que las mascarillas quirúrgicas son protección suficiente.

“La ciencia no respalda esto”, comentó.

Sheridan-González expresó su apoyo a la Ley de Protección de Trabajadores de la Salud COVID-19, presentada en el Congreso esta semana, que ordena a OSHA que emita un estándar de emergencia estableciendo requisitos sobre cómo los lugares de trabajo deben proteger a los trabajadores de la salud contra la propagación del coronavirus.

“Si las enfermeras y los demás trabajadores de primera línea se enferman, no habrá suficientes de nosotros para cuidar de ustedes”, insistió. “Esta es una emergencia nacional, y tomará el mando si no la controlamos”.

Para más información, por favor visite nysna.org.