A “Son” named Stanley
Un “hijo” llamado Stanley

  • English
  • Español
  • Full Remarks by Steve Simon
  • Discurso completo por Steve Simon

A “Son” named Stanley

Post office renamed for former Councilmember Michels

The Michels family with Rep. Adriano Espaillat.

The Michels family with Rep.
Adriano Espaillat.

Consider it the Michels Mail House now.

A local post office has been renamed to honor an iconic former City Councilmember.

In a ceremony on Sat., Aug. 11 hosted by Congressman Adriano Espaillat, the United States Postal Service (USPS) branch located on 4558 Broadway was renamed for Stanley Michels, who represented the district in the City Council from 1978 through 2001.

During the 115th Congress, Espaillat and Senator Kirsten Gillibrand introduced bicameral bills to designate the USPS facility as the Stanley Michels Post Office Building.

“In many ways, Stanley was ahead of his time,” Espaillat said at a July Congressional hearing to introduce the bill.

During his seven-term tenure, Michels made significant contributions to environmental reform in New York City, such as sponsoring of the Clean Indoor Air Act, the city’s first law regulating smoking in public places.

In 1982, he sponsored Local Law I, the Childhood Lead Poisoning Prevention Act, making the presence of peeling lead-based paint in apartments housing children under six years old one of the most serious violations of the city housing code.

Stanley Michels.

Stanley Michels.

Michels also played an integral role in rehabilitating parks in Northern Manhattan, including projects involving the Highbridge Park Pool at Fort Tryon Park’s Heather Garden.

Michels died in 2008 at age 75.

Following his death, the main walkway in Fort Tryon Park was named the Stan Michels Promenade.

A scholarship program named in his honor provides money to allied health students at the City University of New York (CUNY) and Columbia University.

“His legacy will not be forgotten,” said Espaillat. “Stanley Michels and his family poured their hearts into making New York City a better place to live in.”

The August 10 renaming ceremony was attended by Manhattan Borough President Gale Brewer, State Assemblymember Al Taylor, and local Community Board members María Luna and Steve Simon.

A recent class of Michels scholarship recipients.

A recent class of Michels scholarship recipients.

A former Chief of Staff to Michels, Simon, who said his former boss was a genuine “son” of Northern Manhattan, remarked that he had “worked hard to deliver for his constituents and left his mark on his district.”

Simon explained that Michels also made his mark expanding local schools, convincing Mayor Ed Koch to appoint a Mayoral Task Force to improve Washington Heights and Inwood, and preserving the area’s housing stock.

“We didn’t suffer the abandonment that plagued other parts of upper Manhattan and the Bronx so we weren’t left with a lot of empty buildings and vacant lots,” said Simon. “I like to think this was part of Stanley’s legacy.”

“Seventeen years after he left office, you can still see the results of his work all around us,” he added, “even within just a few blocks of where we are now.”

Un “hijo” llamado Stanley

Oficina de correos renombrada en honor al ex concejal Michels

La senadora Kirsten Gillibrand presentó el proyecto de ley.

La senadora Kirsten Gillibrand presentó
el proyecto de ley.

Considérela la Casa de Correos Michels ahora.

Una oficina de correos local ha cambiado de nombre en honor a un icónico ex concejal de la ciudad.

En una ceremonia el sábado 11 de agosto, organizada por el congresista Adriano Espaillat, la sucursal del Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS, por sus siglas en inglés) ubicada en el No. 4558 de Broadway, fue renombrada en honor a Stanley Michels, quien representó al distrito en el Concejo de la Ciudad desde 1978 hasta 2001.

Durante el Congreso número 115, Espaillat y la senadora Kirsten Gillibrand presentaron proyectos de ley bicamerales para nombrar a la instalación de USPS el Edificio de Correos Stanley Michels.

“De muchas maneras, Stanley se adelantó a su tiempo”, dijo Espaillat en una audiencia en el Congreso en julio para presentar el proyecto de ley.

Durante su mandato de siete períodos, Michels hizo contribuciones significativas a la reforma ambiental en la ciudad de Nueva York, como presentar la Ley de Aire Limpio Interior, la primera ley de la ciudad que reguló el tabaquismo en lugares públicos.

El ex jefe de gabinete Steve Simon (en el podio) comentó que el ex concejal "dejó su huella en su distrito".

El ex jefe de gabinete Steve Simon (en el podio) comentó
que el ex concejal “dejó su huella en su distrito”.

En 1982, presentó la Ley Local I, la Ley de Prevención de Envenenamiento por Plomo en la Infancia, haciendo que la presencia de pintura descascarada a base de plomo en apartamentos que albergan a niños menores de seis años sea una de las violaciones más graves del código de vivienda de la ciudad.

Michels también desempeñó un papel integral en la rehabilitación de parques en el norte de Manhattan, incluidos los proyectos relacionados con la piscina Highbridge Park Pool en el Jardín Heather de Fort Tryon Park.

Michels murió en 2008 a los 75 años.

Después de su muerte, la pasarela peatonal principal en Fort Tryon Park fue nombrada Stan Michels Promenade.

Un programa de becas nombrado en su honor proporciona dinero a estudiantes relacionados con la salud en la City University de Nueva York (CUNY) y la Universidad Columbia.

“Su legado no será olvidado”, dijo Espaillat. “Stanley Michels y su familia volcaron sus corazones para hacer de la ciudad de Nueva York un mejor lugar para vivir”.

Espaillat tiene la palabra.

Espaillat tiene la palabra.

La ceremonia de cambio de nombre del 10 de agosto contó con la presencia de la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, del asambleísta estatal Al Taylor y de los miembros de la junta comunitaria local María Luna y Steve Simon.

Simon, ex jefe de gabinete de Michels, dijo que su ex jefe fue un genuino “hijo” del norte de Manhattan, y comentó que “trabajó duro para cumplir con sus electores y dejó su huella en el distrito”.

Simon explicó que Michels también dejó su huella ampliando las escuelas locales, convenciendo al alcalde Ed Koch de nombrar un grupo de trabajo del alcalde para mejorar Washington Heights e Inwood, y preservar el inventario de viviendas de la zona.

“No sufrimos el abandono que plagó otras partes del Alto Manhattan y del Bronx, así que no nos dejaron muchos edificios vacíos y lotes baldíos”, dijo Simon. “Me gusta pensar que esto fue parte del legado de Stanley”.

“Diecisiete años después de que dejó el cargo, aún se pueden ver los resultados de su trabajo a nuestro alrededor”, agregó, “incluso a unas pocas cuadras de donde estamos ahora”.

Remarks for the Naming Ceremony of the Stanley Michels Post Office

By Steve Simon

August 11, 2018

Politics can be a very strange business. Who could have imagined in 1989, when Adriano ran against Stanley for the City Council and lost, that 29 years later he would be in Congress and honoring Stanley by naming a post office for him?

And why name a post office for Stanley?

I thought that was very strange too, but then I realized they have something in common. Stanley worked hard to deliver for his constituents and left his mark on his district.

Seventeen years after he left office, you can still see the results of his work all around us, even within just a few blocks of where we are now.

The A train still runs express because Stanley met with almost every MTA board member to convince them not to approve a plan to make it run local north of 59th Street 24/7.

The beautiful Heather Garden in Fort Tryon Park was rebuilt and remains the largest unrestricted, free garden in New York City – also the place where we would have held the 10th annual jazz concert in his honor today if it wasn’t raining.

The Medieval Festival, perhaps the largest such event in New York City, was revived in 1982.

I.S. 218 was built on the former Jewish Memorial Hospital site, and P.S. 152, where he went to school and first learned about recycling, has a 300-seat addition – both of which were built because of the effort Stanley made to address the school overcrowding crisis we faced in the 1980’s.

Within weeks of their both taking office in 1978, Stanley played an important role in getting Mayor Koch to appoint a Mayoral Task Force to work on improving Washington Heights-Inwood, which was announced at a town meeting held down the block at the YM-YWHA.

Neighborhood preservation – especially saving our housing stock – was a main focus of that task force. There has been some discussion lately that not a lot of affordable housing has been built in Washington Heights-Inwood in recent years.

What that fails to recognize is that we already have probably the largest amount of affordable, rent-regulated housing of any area in the city.

We didn’t suffer the abandonment that plagued other parts of upper Manhattan and The Bronx so we weren’t left with a lot of empty buildings and vacant lots. I like to think this was part of Stanley’s legacy. He helped lead the efforts to get the city to rehab whatever vacant buildings we had at that time. Back then NYCHA was well-run and well-respected and used federal funds to rehab many of our buildings, including Delafield Hospital, which had been closed in the 1970’s fiscal crisis. Turning that building into 226 apartments for senior citizens with a wonderful senior center was undoubtedly one of Stanley’s greatest achievements.

In 1991, when the Council was expanded to 51 seats, Stanley argued for the creation of the so-called Dominican district here in Washington Heights-Inwood- Marble Hill – at his own political risk. His district was drastically redrawn down to West 122nd Street, and included a section in Central Harlem. At least half of this area was new to him, but he campaigned hard and he won more than half the vote and then served alongside the new Councilman, Guillermo Linares.

Stanley worked with the Dinkins Administration to pass the City’s first Solid Waste Management Plan and to expand the recycling program. Sitting next to Mayor Giuliani at a public meeting, where the Mayor had threatened to veto a bill requiring the weekly collection of recyclables, he did something few people have ever done – and which people should be doing today. He told Giuliani that he was wrong, that he had made up his mind without looking at the facts, and the Mayor afterwards relented, agreed to compromise and signed Stanley’s bill.

Shortly before he died, Stanley told me to make sure that people knew about his key role in passing the Clean Indoor Air Act of 1988, the City’s first comprehensive law restricting smoking in public places, which served as a model for similar legislation across the country, so I have to mention it today.

At a time when lead-paint hazards have been in the news, I also must mention that he was the author of the precedent-setting Childhood Lead Poisoning Prevention Act of 1982, which defined peeling lead-based paint in apartments with young children as one of the most serious housing code violations. As Stanley always said, children should not be treated like canaries in a coal mine.

The condition needs to be corrected before any children suffer permanent damage from ingesting lead-paint flakes or dust.

He also played a key role in protecting the quality of our drinking water, bringing together people from the upstate watershed with people from the city – people who did not trust each other and had never spoken to each other – in order to promote a dialogue that eventually led to the adoption of a historic watershed protection plan. That plan saved the City an estimated $6 billion, the cost of building a filtration plant for the water from the Catskills-Delaware watershed.

Above all else, he was the tenants’ best advocate in the City Council and fought hard against efforts to weaken rent regulation.

Stanley did not shy away from controversy – even when I wished that he would.

No one could ever say that he didn’t devote himself to his work nor represent his constituents effectively and with all of his ability. He never misled them. You always knew where he stood. You could take him at his word. Stanley was a son of Washington Heights-Inwood. He was born here, he grew up here, he raised his family here. And now people can remember him and his good work when they see his name on this building.

Palabras para la ceremonia de nombramiento de la oficina de correos Stanley Michels

Por Steve Simon

11 de agosto de 2018

La política puede ser un negocio muy extraño. ¿Quién podría haber imaginado en 1989, cuando Adriano compitió contra Stanley para el Concejo Municipal y perdió, que 29 años después estaría en el Congreso y honrando a Stanley al nombrar una oficina de correos en su honor?

¿Y por qué nombrar una oficina de correos en honor de Stanley?

Pensé que eso también era muy extraño, pero luego me di cuenta de que tienen algo en común: Stanley trabajó duro para cumplir a sus electores y dejó su huella en su distrito.

Diecisiete años después de que dejó el cargo, aún pueden ver los resultados de su trabajo a nuestro alrededor, incluso a pocas cuadras de donde estamos ahora.

El tren A todavía funciona expreso porque Stanley se reunió con casi todos los miembros de la junta de la MTA para convencerlos de no aprobar un plan para hacerlo local al norte de la calle 59, las 24 horas, los 7 días de la semana.

El hermoso Jardín Heather, en Fort Tryon Park, fue reconstruido y sigue siendo el mayor jardín gratuito sin restricciones en la ciudad de Nueva York, también el lugar donde habríamos celebrado el décimo concierto anual de jazz en su honor hoy si no estuviera lloviendo.

El Festival Medieval, tal vez el evento más grande de ese tipo en la ciudad de Nueva York, fue revivido en 1982.

La I.S. 218 fue construida en el antiguo sitio del Hospital Jewish Memorial, y la P.S. 152, donde él asistió a la escuela y aprendió sobre el reciclaje, tiene una adición de 300 lugares; ambas fueron construidas por el esfuerzo que Stanley hizo para enfrentar la crisis de sobrepoblación escolar que enfrentamos en los años ochenta.

Pocas semanas después de que ambos asumieran el cargo en 1978, Stanley desempeñó un papel importante al lograr que el alcalde Koch nombrara un grupo de trabajo de la Alcaldía para trabajar en la mejora de Washington Heights-Inwood, que se anunció en una reunión del pueblo celebrada en la manzana en la YM-YWHA.

La preservación del vecindario, especialmente salvando nuestro inventario de viviendas, fue el enfoque principal de ese grupo de trabajo. Últimamente se ha discutido que no se han construido muchas viviendas asequibles en Washington Heights-Inwood en los últimos años.

Lo que no se reconoce es que ya tenemos probablemente la mayor cantidad de viviendas asequibles y de renta regulada de cualquier área de la ciudad.

No sufrimos el abandono que plagó otras partes del Alto Manhattan y del Bronx, así que no nos dejaron muchos edificios vacíos y lotes baldíos. Me gusta pensar que esto fue parte del legado de Stanley. Ayudó a dirigir los esfuerzos para que la ciudad rehabilitara los edificios vacíos que teníamos en ese momento. En aquel entonces, NYCHA era bien administrada y respetada, y utilizó fondos federales para rehabilitar muchos de nuestros edificios, incluido el Hospital Delafield, que fue cerrado en la crisis fiscal de los años setenta. Convertir ese edificio en 226 apartamentos para personas de la tercera edad con un maravilloso centro para personas mayores fue, sin duda, uno de los mayores logros de Stanley.

En 1991, cuando el Concejo se amplió a 51 escaños, Stanley abogó por la creación del llamado distrito dominicano aquí en Washington Heights-Inwood-Marble Hill, bajo su propio riesgo político. Su distrito fue rediseñado drásticamente hasta la calle 122 oeste, e incluyó una sección en Central Harlem. Al menos la mitad de esta área era nueva para él, pero hizo una fuerte campaña y ganó más de la mitad de los votos y luego sirvió junto al nuevo concejal, Guillermo Linares.

Stanley trabajó con la Administración Dinkins para aprobar el primer Plan de Gestión de Desechos Sólidos de la ciudad y ampliar el programa de reciclaje. Sentado junto al alcalde Giuliani en una reunión pública, en la que el alcalde había amenazado con vetar un proyecto de ley que exigía la recolección semanal de materiales reciclables, hizo algo que pocas personas han hecho alguna vez, y que las personas deberían estar haciendo hoy. Le dijo a Giuliani que estaba equivocado, que había tomado una decisión sin mirar los hechos, y el alcalde luego cedió, acordó un compromiso y firmó el proyecto de ley de Stanley.

Poco antes de morir, Stanley me dijo que me asegurara de que la gente conociera su papel clave en la aprobación de la Ley de Aire Limpio Interior de 1988, la primera ley integral de la ciudad que restringió el tabaquismo en lugares públicos y que sirvió como modelo para legislación similar en todo el país, así que tengo que mencionarlo hoy.

En un momento en que los peligros de la pintura con plomo han sido noticia, también debo mencionar que fue el autor de la Ley de Prevención del Envenenamiento por Plomo en la Infancia de 1982, que definía la pintura con plomo descascarada en apartamentos con niños pequeños como una de las violaciones más serias al código de vivienda. Como siempre decía Stanley, los niños no deberían ser tratados como canarios en una mina de carbón.

La condición debe corregirse antes de que los niños sufran daños permanentes por la ingestión de escamas de pintura con plomo o polvo.

También jugó un papel clave en la protección de la calidad de nuestra agua potable, reuniendo a personas de la cuenca del norte del estado con personas de la ciudad, quienes no confiaban entre sí y que nunca habían hablado, con el fin de promover un diálogo que finalmente condujo a la adopción de un histórico plan de protección de cuencas. Ese plan le ahorró a la Ciudad un estimado de $6 mil millones de dólares, el costo de construir una planta de filtración para el agua de la cuenca Catskills-Delaware.

Sobre todo, fue el mejor defensor de los inquilinos en el Concejo Municipal y luchó arduamente contra los esfuerzos para debilitar la regulación de las rentas.

Stanley no rehuía de la controversia, incluso cuando deseé que lo hiciera.

Nadie podría decir que no se consagró a su trabajo ni a representar a sus electores de manera efectiva y con todas sus habilidades. Él nunca los engañó. Siempre sabías dónde estaba parado. Se podía creer en su palabra. Stanley fue un hijo de Washington Heights-Inwood. Él nació aquí, creció aquí, crio a su familia aquí. Y ahora la gente puede recordarlo a él y su buen trabajo cuando vean su nombre en este edificio.