Stop the Homework Battles
Termine con las batallas por la tarea

  • English
  • Español

Stop the Homework Battles

By Carolina Pichardo

Homework, when approached with care and focus, can help reinforce learning.

Homework, when approached with care and focus, can help reinforce learning.

Whether your child is a straight-A student or struggling with a subject or two, it seems that all parents will experience, at some point or another, the much dreaded homework battles. How can you help your child complete their assignment without the fight?

Your child’s academic success is closely aligned with how they take to their schoolwork and to their homework assignments. Are they organized with their work and project deadlines? Do they struggle or get frustrated with a specific homework subject? Whether they appreciate it or not, homework – when approached correctly – does reinforce classwork and subject matter learning, and also helps foster a sense of responsibility and integrity in work outcomes. You—as the parent—can make sure they’re able to get all these benefits and more.

Know What Teachers Expect

Getting an idea of how a teacher assigns work, and how often, will help you understand and manage your child’s workload. Do they have weekend homework or monthly assignments? Are assignments written out in class or posted online? How often are they tested? Meet with teachers if necessary, and get your child’s input as well.

Create a Homework Space

There is a space for everything – foodstuffs, clothes, the television – so why not have one for your child’s work? Speak with your child on where she would like their space to be, and how she would like it decorated. If you have room for a small desk, add a nice bulletin board to pin future assignments and top grades. But you can just as readily make sure to clear your kitchen table for homework time at the same time every day so that it is clear that this activity is an important part of the day. Make it comfortable also, a space with little to no distractions, so they’re able to enjoy being there after a long school day. This is about creating a dedicated space for focus and concentration.

There is no need to panic.

There is no need to panic.

Give Them the Right Materials

Prepare a small kit that holds the essentials for homework and have it at the ready for homework. Include the basics for your child’s grade: pencils (or pens, if they’re older), pencil case, sharpener, ruler, scrap paper, dictionary and calculator. Make sure these items, however, are kept together and remain in the homework area so that they are not scattered about or lost.

Mind Their Time

If your child has multiple homework assignments, ask them about the subject matter, and how long they estimate each one will take to complete. This gives you an overview of what your child might be excelling in or might have difficulty with. If your child is spending two hours to complete their math homework, then it might be time to step in and talk to her teacher to see how to best support her work. Also, don’t let them leave it for the last minute. Encourage them to always complete their homework as soon as possible upon arrival from school or after-school.

Homework Network

Depending on your child’s age, you can speak with other parents about creating small homework groups or encourage your child to team up with other classmates. This will help if they’re ever stuck with a question or project, and just need direction on how to get it done. Just make certain to check in with your child’s teachers first on his or her policies, and on what assignments can be completed in tandem and which should not be.

Keep Them Motivated

The most important thing you can do to support your child is to continue to motivate her. Constantly praise her efforts, check her work and encourage questions. Should you observe specific struggles, and help identify pitfalls. Does she need more time? Is homework being tackled when the television is on? Is the assignment not fully explained? Together, work to find a solution.

Less warfare, more homework.

Termine con las batallas por la tarea

Por Carolina Pichardo

La tarea, cuando se realiza con cuidado y atención, puede ayudar a reforzar el aprendizaje.

La tarea, cuando se realiza con cuidado y atención, puede ayudar a reforzar el aprendizaje.

Ya sea que su hijo es un estudiante con excelentes calificaciones o si batalla con una materia o dos, parece que todos los padres experimentarán, en algún momento u otro, las muy temidas batallas por las tareas. ¿Cómo puede usted ayudar a su hijo a completar su misión sin luchar?

El éxito académico de su hijo está estrechamente ligado con la forma en que lleva su trabajo escolar y sus tareas. ¿Está organizado con su trabajo y los plazos del proyecto? ¿Lucha o se siente frustrado con la tarea específica de una materia? Si la aprecia o no, la tarea, cuando se realiza correctamente, logra reforzar el trabajo en clase y la materia objeto de aprendizaje, también ayuda a fomentar un sentido de responsabilidad y la integridad en los resultados del trabajo. Usted, como padre o madre, puede asegurarse de que su hijo sea capaz de obtener todos estos beneficios y más.

Conozca las expectativas de los profesores

Tener una idea de cómo un profesor asigna el trabajo, y con qué frecuencia, le ayudará a entender y manejar la carga de trabajo de su hijo. ¿Tienen tareas de fin de semana o asignaciones mensuales? ¿Son trabajos escritos en clase o publicados en línea? ¿Con qué frecuencia tienen exámenes? Reúnase con los maestros si fuera necesario, y obtenga también información de su hijo.

Cree un espacio para las tareas

Hay un espacio para todo – productos alimenticios, ropa, televisión – ¿por qué no tener uno para el trabajo de su hijo? Hable con su hijo sobre dónde le gustaría tener su espacio y cómo le gustaría decorarlo. Si tiene espacio para un pequeño escritorio, añada un buen tablón de anuncios para fijar las futuras tareas y las mejores calificaciones. Usted puede, también, asegurarse de limpiar su mesa de la cocina para la hora de la tarea al mismo tiempo todos los días, dejando claro que esta actividad es una parte importante del día. Hágalo cómodo también, un espacio con poca o ninguna distracción, para que sean capaces de disfrutar estar allí después de un largo día de escuela. Se trata de crear un espacio dedicado a la atención y concentración.

No hay necesidad de sentir pánico.

No hay necesidad de sentir pánico.

Asegúrese de que cuenten con los materiales correctos

Prepare un pequeño kit que contenga los elementos esenciales para hacer la tarea y téngalo listo para las tareas. Incluya lo básico para el grado de su hijo: lápices (o plumas, si son mayores), caja para lápices, sacapuntas, regla, papel, diccionario y calculadora. Asegúrese de que estos elementos se mantengan juntos y permanezcan en el área de tareas de modo que no se dispersen o se pierdan.

Considere el tiempo

Si su hijo tiene varias tareas, pregúntele acerca del tema y el tiempo que estima que cada una le tomará. Esto le da una visión general de las cosas en las que su hijo puede estar sobresaliendo o teniendo dificultades. Si su hijo pasa dos horas completando su tarea de matemáticas, entonces podría ser el momento de intervenir y hablar con la maestra para ver cómo apoyar mejor su trabajo. Además, no permita que lo deje para el último minuto. Aliéntelo siempre a completar sus tareas lo antes posible a su llegada de la escuela.

Red de tareas

Dependiendo de la edad de su hijo, usted puede hablar con otros padres acerca de crear grupos pequeños de tareas, o anime a su hijo a hacer equipo con otros compañeros de clase. Esto ayudará si están alguna vez atrapados con una pregunta o un proyecto, y sólo necesitan dirección sobre la forma de lograr hacerlo. Asegúrese de revisar primero con los maestros sobre sus políticas y qué tareas se pueden completar en grupo y cuáles no.

Manténgalos motivados

La cosa más importante que usted puede hacer para ayudar a su hijo a seguirlo motivando. Constantemente alabe sus esfuerzos, revise su trabajo y fomente preguntas. Si observa problemas específicos, ayude a identificar los obstáculos. ¿Necesita más tiempo? ¿Se distrae con la televisión? ¿La tarea no está explicada completamente? Juntos trabajen para encontrar una solución.

Menos guerra, más tareas.