Lead out of the green
Plomo fuera de los parques 

  • English
  • Español

Lead out of the green

Bill would mandate lead testing in NYC parks

The city does not currently test for lead in parks or its water fountains.

The city does not currently test for lead in parks
or its water fountains.

Time to get the lead out.

New legislation introduced in the City Council would require annual testing of lead levels in New York City parks.

The bill instructs the Department of Health and Mental Hygiene (DOHMH) to test lead levels in city-owned and operated parks, including water fountains and playground soil. If lead levels are unacceptably high, the Department will be required to remediate those levels immediately.

Currently, the city does not test for lead in parks or the thousands of water fountains in them.

Introduced on May 10 by City Councilmember Mark Levine, the Chair of the Council’s Health Committee, the bill is part of a legislative package designed to eliminate childhood lead poisoning by strengthening the city’s lead laws.

The legislation would lower the threshold for what counts as elevated blood lead to 5 micrograms per deciliter (ug/dL), which matches the Centers for Disease Control (CDC) standard. The city’s current level, which is the standard used to instigate a mandatory investigation, is three times higher.

In 2016 over 5,000 children tested positive for high levels of lead, or about 1.65 percent of the one- to two-year-olds tested annually as required by state law. Though that number is down from 12.5 percent in 2005, the legislative package will require the city to conduct more thorough investigations when children test positive for high lead blood levels.

State law requires all children to be tested for lead at ages one and two, and children up to age six to be tested if they are found to be at risk. New York City law also requires blood lead testing of children under age six who are enrolled in child care.

New York City has one of the highest testing rates in the state – more than 80 percent of New York City children are tested at least once before their third birthday.

“While our city has made great strides in the battle against lead poisoning, far too many of our children continue to test positive for dangerously high levels of lead in their blood,” said Levine. “We must attack this challenge everywhere that children are at risk – in our homes, in our schools, and in our parks. This sweeping package of legislation will put New York City at the forefront nationally in this vital public health fight, and as a former Chair of the Parks Committee, I’m especially proud to be introducing legislation that will make our parks and playgrounds safer and healthier for New York families.”

Councilmember Mark Levine.

Councilmember Mark Levine.

LiUNA Local 78, a union representing workers in charge of lead paint removal, commended the Council for addressing the issue but suggested that the bills do not go far enough.

In a statement, LiUNA Local 78 Business Manager Edison Severino stated that lead poisoning should be treated as a public health issue, and said laws should mandate greater protections for workers.

“It is critical to understand that there is no safe level of exposure to lead and that anybody is at risk of exposure – that includes all New York City tenants and particularly workers in charge of lead abatement,” Severino said.

“These laws also must ensure that lead removal is done by qualified and certified professionals. If NYCHA, a government entity, failed to complete lead inspections in its buildings, imagine what private landlords can get away with,” he added.

Plomo fuera de los parques 

The legislation bring the elevated blood lead to 5 micrograms per deciliter (ug/dL).

La legislación lleva el plomo elevado en la
sangre a 5 microgramos por decilitro (ug/dL).

Es hora de sacar el plomo.

La nueva legislación presentada en el Concejo Municipal requeriría pruebas anuales de los niveles de plomo en los parques de la ciudad de Nueva York.

El proyecto de ley instruye al Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH, por sus siglas en inglés) para que realice pruebas de los niveles de plomo en los parques operados y propiedad de la ciudad, incluyendo las fuentes de agua y el suelo de parques infantiles. Si los niveles de plomo son inaceptablemente altos, se requerirá que el Departamento solucione esos niveles de inmediato.

Actualmente, la ciudad no realiza prueba de plomo en parques ni en las miles de fuentes de agua en ellos.

Presentado el 10 de mayo por el concejal Mark Levine, presidente del Comité de Salud del Concejo, el proyecto de ley es parte de un paquete legislativo diseñado para eliminar el envenenamiento infantil por plomo mediante el fortalecimiento de las principales leyes de la ciudad.

LiUNA Local 78’s Edison Severino said laws should mandate greater protections for workers.

Edison Severino, de LiUNA Local 78, dijo que
las leyes deberían exigir mayores protecciones
para los trabajadores.

La legislación reduciría el umbral para lo que cuenta como plomo elevado en sangre a 5 microgramos por decilitro (ug/dL), que coincide con el estándar de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El nivel actual de la ciudad, que es el estándar utilizado para iniciar una investigación obligatoria, es tres veces mayor.

Solo en 2016, más de 5,000 niños dieron positivo para altos niveles de plomo, o alrededor de 1.65 por ciento de los niños de uno a dos años de edad que son evaluados anualmente como lo exige la ley estatal. Si bien ese número ha disminuido del 12.5 por ciento existente en 2005, el paquete legislativo requerirá que la ciudad realice investigaciones más exhaustivas cuando los niños den positivo para niveles altos de plomo en la sangre.

La ley estatal requiere que todos los niños sean evaluados para plomo a la edad de uno y dos años, y que los niños sigan siendo evaluados hasta la edad de seis años si se descubre que están en riesgo. La ley de la ciudad de Nueva York también exige pruebas de plomo en la sangre de niños menores de seis años inscritos en cuidado infantil.

La ciudad de Nueva York tiene una de las tasas de prueba más altas en el estado, más del 80 por ciento de los niños de la ciudad de Nueva York son evaluados al menos una vez antes de su tercer cumpleaños.

The city has one of the highest testing rates in the state.

La ciudad tiene una de las tasas de pruebas más
altas en el estado.

“Si bien nuestra ciudad ha hecho grandes progresos en la batalla contra el envenenamiento por plomo, demasiados de nuestros niños continúan dando positivo en las pruebas de los peligrosos altos niveles de plomo en la sangre”, dijo Levine. “Debemos atacar este desafío en todas partes donde los niños están en riesgo, en nuestros hogares, en nuestras escuelas y en nuestros parques. Este amplio paquete legislativo pondrá a la ciudad de Nueva York a la vanguardia nacional en esta lucha vital de salud pública, y como ex presidente del Comité de Parques, estoy especialmente orgulloso de presentar una legislación que hará que nuestros parques y áreas de juego sean más seguros y saludables para las familias de Nueva York”.

LiUNA Local 78, un sindicato que representa a los trabajadores a cargo de la eliminación de pintura con plomo, elogió al Concejo por abordar el problema, pero sugirió que los proyectos de ley no van lo suficientemente lejos.

En un comunicado, el gerente comercial de LiUNA Local 78, Edison Severino, afirmó que el envenenamiento por plomo debería tratarse como un problema de salud pública, y que las leyes deberían exigir mayores protecciones para los trabajadores.

“Es fundamental entender que no hay un nivel seguro de exposición al plomo y que cualquiera está en ese riesgo, eso incluye a todos los inquilinos de la ciudad de Nueva York y en particular a los trabajadores a cargo de la reducción del plomo”, dijo Severino.

“Estas leyes también deben garantizar que la eliminación del plomo sea realizada por profesionales calificados y certificados. Si NYCHA, una entidad gubernamental, no completó las inspecciones de plomo en sus edificios, imagínense lo que los propietarios privados pueden hacer”, agregó.