Health and Honey
Salud y Miel

  • English
  • Español

Health and Honey

By Kathleen M. Pike

Resilience, sustainability and responsibility were the guiding principles of this year’s G20 Summit Meeting in Hamburg, where leaders met to discuss 15 specific areas of focus, including many that are directly and indirectly tied to mental health.

As I spend time beekeeping in my backyard, I cannot help but think about how the buzzing world of the apis mellifera is an apt metaphor for our G20 leaders and mental health.

Five thoughts follow.

The stakes are high: Through pollination, honey bees are responsible for one out of every three bites of food we take. Wow. But no one talked about honey bees until about ten years ago, when news headlines called attention to the perilous effects of pests and pesticides that were ravaging bee colonies everywhere. Bad for bees; bad for us. We started paying attention when we realized we were losing 40% of the bee colonies each year. It is similar with mental illness. Hidden in plain sight until we recognized that mental illness is the leading cause of disability around the world. Same for many of the issues that the G20 is discussing. Ironic given that we know early intervention is almost always better.

The summit was held in Hamburg.

The summit was held in Hamburg.

Resilience. Promoting resilience means survival of the honey bee. We need research to better understand what puts the bees at risk and what will result in more resilient bees. But resilience is not just relevant to individuals. We need policy that promotes programmatic decisions to enhance resilience of entire bee colonies. If bees disappear, we will still have food – albeit with less variety, reduced quality and at greater cost. The same is true for the issues like economic productivity, climate change and empowering women that our political leaders have prioritized for the G20. Things could get worse before they get attention; but it will cost us. Having been ignored for too long, that is where we are now with mental illness.

Honey bees are responsible for one out of every three bites of food.

Honey bees are responsible for one out of every three bites of food.

Sustainability. Everyone talks about the queen bee, but really it’s not so great being the queen.  Sure, on her maiden flight, she makes the most of the only time she will leave the hive and mates mid-air with as many drones as possible – usually 7 to 10. After that she lives in the dark and lays eggs. Yes, really. We need the queen, but we need every bee – because after the queen lays the eggs, the sustainability of the colony depends on the collective.  Same for any decision at the G20.  Same for mental health.

Responsibility. The collective will collapse if any bee reneges on its responsibility to the hive. From foraging to caring for the brood, to making the honey, to keeping each other warm through the winter. Everyone is responsible. Today’s bees are busy making and storing honey that the hive will depend on for survival through the winter and early spring. But today’s bees will be long gone by that time given that summer worker bees live only about 40 days. The work today produces honey for a generation not yet born. Sweet. Same for economic growth. Same for climate change. Same for mental health.

Don’t Sting. With all the sparring going on these days, the bees also remind us that it’s really a bad idea to sting someone. Honeybees sting only as a last resort. Once they do, they die.

Of course, our global human society is more complex than a honey bee colony, but there is no doubt that stewardship guided by principles of resilience, sustainability and responsibility is good for the G20, good for mental health and good for the bees.

Kathleen M. Pike, PhD is Professor of Psychology and Director of the Global Mental Health Program at Columbia University Medical Center (CUMC). For more information, please visit cugmhp.org or call 646.774.5308.

Salud y Miel

Por Kathleen M. Pike

Resistencia, sostenibilidad y responsabilidad fueron los principios rectores de la Cumbre del G20 de este año en Hamburgo, donde los líderes se reunieron para discutir 15 áreas específicas de enfoque, incluyendo muchas que están directa e indirectamente ligadas a la salud mental.

Mientras paso el tiempo criando abejas en mi patio trasero, no puedo dejar de pensar en cómo el mundo frenético de la apis mellifera es una metáfora apta para nuestros líderes del G20 y salud mental.

Cinco pensamientos siguen.

Hay mucho en juego: a través de la polinización, las abejas son responsables de uno de cada tres bocados de comida que tomamos. Guau. Pero nadie habló de abejas melíferas hasta hace unos diez años, cuando los titulares de las noticias llamaban la atención sobre los peligrosos efectos de las plagas y los pesticidas que estaban devastando las colonias de abejas en todas partes. Malo para las abejas, malo para nosotros. Comenzamos a prestar atención cuando nos dimos cuenta de que estábamos perdiendo el 40% de las colonias de abejas cada año. Es similar con la enfermedad mental, estuvo escondida a simple vista hasta que reconocimos que la enfermedad mental es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. Lo mismo para muchos de los temas que el G20 está discutiendo. Irónico dado que sabemos que la intervención temprana es casi siempre mejor.

Honey is made by one generation for the next.

La miel es hecha por una generación para la siguiente.

Resistencia. Promover la resiliencia significa la supervivencia de la abeja. Necesitamos investigación para entender mejor qué pone a las abejas en riesgo y qué resultará en abejas más resistentes. Pero la resiliencia no es sólo relevante para los individuos. Necesitamos una política que promueva decisiones programáticas para mejorar la resiliencia de colonias enteras de abejas. Si las abejas desaparecen, tendremos alimentos, aunque con menos variedad, calidad reducida y mayor costo. Lo mismo ocurre con cuestiones como la productividad económica, el cambio climático y el empoderamiento de las mujeres que nuestros líderes políticos han priorizado para el G20. Las cosas podrían empeorar antes de recibir atención; pero nos costará por haber sido ignoradas por demasiado tiempo, que es donde estamos ahora con la enfermedad mental.

Sostenibilidad. Todo el mundo habla de la abeja reina, pero realmente no es tan genial ser la reina. Claro, en su vuelo nupcial, ella aprovecha al máximo la única vez que dejará la colmena y procrea en el aire con tantos zánganos como sea posible, por lo general de 7 a 10. Después ella vive en la oscuridad y pone huevos. Sí, en serio. Necesitamos a la reina, pero necesitamos a todas las abejas, porque después de que la reina pone los huevos, la sostenibilidad de la colonia depende del colectivo. Lo mismo para cualquier decisión en el G20. Lo mismo para la salud mental.

Kathleen Pike.

Kathleen Pike.

Responsabilidad. El colectivo colapsará si alguna abeja reniega de su responsabilidad en la colmena. De buscar comida, de cuidar la cría, de hacer la miel, de mantener el calor durante el invierno. Todo el mundo es responsable. Las abejas de hoy están ocupadas haciendo y almacenando la miel de la que la colmena dependerá para su supervivencia durante el invierno y de la primavera temprana. Pero las abejas de hoy habrán desaparecido por mucho tiempo dado que las abejas trabajadoras de verano viven sólo unos 40 días. El trabajo de hoy produce miel para una generación aún no nacida. Lindo. Lo mismo para el crecimiento económico. Lo mismo para el cambio climático. Lo mismo para la salud mental.

Sin picar. Con tanto movimiento en estos días, las abejas también nos recuerdan que es realmente una mala idea picar a alguien. Las abejas pican sólo como último recurso. Una vez que lo hacen, mueren.

Por supuesto, nuestra sociedad humana global es más compleja que una colonia de abejas melíferas, pero no hay duda de que la mayordomía guiada por los principios de la resiliencia, la sostenibilidad y la responsabilidad es buena para el G20, buena para la salud mental y buena para las abejas.

Kathleen M. Pike, PhD, es profesora de Psicología y directora del Programa Global de Salud Mental en el Centro Médico de la Universidad de Columbia (CUMC, por sus siglas en inglés). Para obtener más información, por favor visite cugmhp.org o llame al 646.774.5308.