Goddess at the Center
Diosas en el Centro

  • English
  • Español

Goddess at the Center

Story, photos and video by Sherry Mazzocchi

“Work is prayer,” says visual artist Andrea Arroyo.

“Work is prayer,” says visual artist Andrea Arroyo.

The goddesses are back—and this time they’re blessing The Shabazz Center.

Andrea Arroyo’s latest solo show—her third this year—is “Interlaced Memories.” Designed specifically for The Malcolm X and Dr. Betty Shabazz Memorial Education Center, the show features Arroyo’s lively and colorful goddesses.

Originally from Mexico, Arroyo was a dancer before becoming an artist. Her lyrical paintings portray lithe goddesses swooping and gliding through mid-air, their bodies and hair defying gravity. Their faces reflect a serenity that only the divine possess.

The dozen or so pieces in the show are some of Arroyo’s largest works to date. The pantheon is eclectic. There is Sarasvati, the Hindu goddess of knowledge and rivers along with Ixchel, the Mayan jaguar goddess.

The Aztec goddess Coatlicue wears her special skirt of snakes. The Egyptian Hathor, or lady of the sycamore tree, floats on handmade lace.

The center is filled with columns and wide windows, exuding a cool masculine energy. Arroyo designed the show to fill the space without being intrusive. “It’s going to be a little bit of a contrast – which I love,” Arroyo said.

Arroyo’s work is displayed – or sometimes painted directly – on fabric.

Arroyo’s work is displayed – or sometimes painted directly – on fabric.

Zead Ramadan, the Shabazz Center’s Executive Director, said, “Andrea’s art is very magical.” He’s known Arroyo a long time and said she has a deep respect for the Center’s legacy.

Her art is perfect for the center, he said, because Malcolm X always maintained that the position of women in society should be respected and heralded more than it is.

He added, “We feel that Dr. Betty Shabazz was probably one of the most powerful women of color.”

Arroyo said this show is different from one at a traditional white-wall gallery. “I love it because it challenges me as an artist—to think outside of personal expression. Instead of making a painting because I want to say something, I’m responding to the space.”

The space has layers of history, worship and activism—with a gigantic tragedy at its core. Originally known as the Audubon Ballroom, it was built in 1921 as a vaudeville house and a movie theater. Soon after, it housed a synagogue in its basement. In the 1960s, Malcolm X held meetings of the Organization of Afro-American Unity, the organization he founded after leaving the Nation of Islam.

On the afternoon of Feb. 21, 1965, the civil rights leader delivered a speech to about 400 people as his wife Betty, pregnant with twins, and four daughters sat nearby. He was shot 21 times at close range with semi-automatic handguns and a sawed-off shotgun. Three men were later convicted of his murder.

Arroyo’s newest show was designed specifically for The Malcolm X and Dr. Betty Shabazz Memorial Education Center.

Arroyo’s newest show was designed specifically for The Malcolm X and Dr. Betty Shabazz Memorial Education Center.

Later, the space was home to the San Juan Theater, which showed popular Latin American films. But by 1967, the building was in disrepair and went mostly unused, sitting like a large open wound in the Washington Heights landscape.

Nearly 25 years ago Columbia University wanted to demolish it to make way for a technology center. Preservationists and activists rallied, and persuaded Columbia to restore the façade and re-create part of the interior. The Malcolm X and Dr. Betty Shabazz Memorial Education Center opened in 2005.

For this show, Arroyo integrated textiles with paintings. Textiles preserve memories, she said. Fabric, and clothing in particular, hold remembrances of special occasions, love, loss and ones we hold dear. “Sometimes our objects are vessels for feelings and values,” she said.

Arroyo’s work is displayed – or sometimes painted directly – on fabric, including an Indian prayer shawl, Indonesian silk and a hand woven Mexican textile. Two of her largest works are drawings on handmade lace.

Painting on intricate, handmade textiles was daunting at first. It’s careful work, with no going back if there’s a mistake. She sees textiles, particularly lace, as a metaphor for women. While it looks airy, light and feminine, its complex pattern makes it surprisingly strong.

“Andrea’s art is very magical,” said Zead Ramadan, the Shabazz Center’s Executive Director.

“Andrea’s art is very magical,” said Zead Ramadan, the Shabazz Center’s Executive Director.

She thinks of “Memories Interlaced” as a kind of co-collaboration with the artisans, mostly women, who lovingly and painstakingly wove and knotted the fabrics. Applying goddesses to their work seems perfectly natural.

Petting the knotted fringe at the edge of a handmade Mexican textile, she said, “It’s about honoring the work—the hands and brains of the person who created this beautiful piece.”

Making handmade textiles or lace is a meditative process, one akin to sacred worship, she said, adding, “Work is prayer.”

The show is also a reflection of her own history, mirrored by the millions of people who’ve traveled through New York harbor and created the city’s distinct diversity and richness.

“It’s part of our history. I wanted to bring my work into that venue—this female energy—while at the same time honoring the space.”

“Memories Interlaced” will be on view at the Malcolm X and Dr. Betty Shabazz Memorial Education Center through January 10, 2014. The public is invited to the opening reception on Fri., Nov. 22, from 6 p.m. – 8 p.m.

Diosas en el Centro

Historia, foto y video por Sherry Mazzocchi

“El trabajo es una oración”, dice la artista Andrea Arroyo.

“El trabajo es una oración”, dice la artista Andrea Arroyo.

Las diosas están de vuelta y esta vez bendiciendo el Centro Shabazz.

La última exposición individual de Andrea Arroyo, su tercera este año, es “Memories Interlaced”, diseñada específicamente para el Centro de Educación Malcolm X y Dr. Betty Shabazz Memorial, la muestra presenta a las diosas animadas y coloridas de Arroyo.

Originaria de México, Arroyo fue bailarina antes de convertirse en artista. Sus pinturas líricas retratan diosas ágiles lanzándose en picada y deslizándose por el aire, sus cuerpos y cabello desafían la gravedad. Sus rostros reflejan una serenidad que sólo posee lo divino.

La docena o más de piezas en la exposición son algunas de las más grandes obras de Arroyo hasta la fecha. El panteón es ecléctico. Está Sarasvati, la diosa hindú del conocimiento y de los ríos, junto con Ixchel, la diosa maya jaguar.

La diosa azteca Coatlicue viste una falda especial de serpientes. La egipcia Hathor, o señora del sicómoro, flota en encaje hecho a mano.

El centro está lleno de columnas y ventanas grandes, exudando una genial energía masculina. Arroyo diseñó la exposición para llenar el espacio sin ser entrometida. “Será un poco contrastante, lo cual me encanta”, dijo Arroyo.

La obra de Arroyo se muestra en la tela, o a veces es pintada directamente sobre ella.

La obra de Arroyo se muestra en la tela, o a veces es pintada directamente sobre ella.

Zead Ramadán, director ejecutivo del Centro Shabazz, dijo, “el arte de Andrea es muy mágico”. Él conoce a Arroyo desde hace mucho tiempo y dijo que ella tiene un profundo respeto por el legado del Centro.

Su arte es perfecto para el centro, dijo, porque Malcolm X siempre ha sostenido que la posición de la mujer en la sociedad debe ser respetada y proclamada más de lo que es. Y añadió: “Creemos que la Dra. Betty Shabazz fue probablemente una de las mujeres de color más poderosas”.

Arroyo dijo que esta exposición es diferente de uno en una galería tradicional de paredes blancas. “Me encanta porque me reta como artista a pensar fuera de la expresión personal. En lugar de hacer una pintura porque quiero decir algo, estoy respondiendo al espacio”.

El espacio cuenta con capas de historia, oración y activismo, con una tragedia enorme en su núcleo. Originalmente conocido como el salón de baile Audubon, fue construido en 1921 como casa de vodevil y una sala de cine. Poco después, albergó una sinagoga en su sótano. En la década de 1960, Malcolm X celebró reuniones de la Organización de la Unidad Afro-Americana, la organización que fundó después de abandonar la Nación del Islam.

En la tarde del 21 de febrero 1965, el líder de los derechos civiles pronunció un discurso ante unas 400 personas, mientras su esposa Betty -embarazada de gemelos- y sus cuatro hijas, se sentaron cerca. Le dispararon a Malcolm X 21 veces a quemarropa con pistolas semi-automáticas y una escopeta de cañones recortados. Más tarde, tres hombres fueron declarados culpables del asesinato.

La última exposición individual de Andrea Arroyo fue diseñada específicamente para el Centro de Educación Malcolm X y Dr. Betty Shabazz Memorial.

La última exposición individual de Andrea Arroyo fue diseñada específicamente para el Centro de Educación Malcolm X y Dr. Betty Shabazz Memorial.

Después, el espacio fue hogar del Teatro San Juan, que proyectaba películas populares de América Latina. En 1967 el edificio estaba en mal estado y prácticamente no fue utilizado, manteniéndose como una gran herida abierta en el paisaje de Washington Heights.

Hace casi 25 años la Universidad Columbia quiso demolerlo para dar paso a un centro de tecnología. Los conservacionistas y activistas se reunieron y convencieron a Columbia para restaurar la fachada y recrear parte del interior. El Centro de Educación Malcolm X y Dr. Betty Shabazz Memorial abrió sus puertas en 2005.

Para esta exposición, Arroyo integra textiles con pinturas. Los textiles conservan recuerdos, dijo. Las telas y la ropa, en particular, mantienen los recuerdos de ocasiones especiales, el amor, la pérdida y los que apreciamos. “A veces nuestros objetos son recipientes de sentimientos y valores”, dijo.

La obra de Arroyo se muestra en la tela, o a veces es pintada directamente sobre ella – incluyendo un chal de oración india, seda de Indonesia y un textil mexicano tejido a mano. Dos de sus más grandes obras son dibujos de encaje hecho a mano.

Pintar sobre textiles intrincados hechos a mano fue intimidante al principio. Es un trabajo cuidadoso, sin regreso en caso de que haya un error. Ella ve los textiles, sobre todo el encaje, como una metáfora de las mujeres. Si bien se ven bien ventilados, ligeros y femeninos, su complejo patrón hace que sean sorprendentemente fuertes.

"El arte de Andrea es muy mágico",  dijo Zead Ramadán, director ejecutivo del Centro Shabazz.

“El arte de Andrea es muy mágico”, dijo Zead Ramadán, director ejecutivo del Centro Shabazz.

Ella piensa en “Memories Interlaced” como una especie de co-colaboración con los artesanos, en su mayoría mujeres, que con amor y cuidado tejen y anudan las telas. Aplicar la deidad a su trabajo parece perfectamente natural.

Acariciando el fleco anudado en el borde de un textil mexicano hecho a mano, dijo: “Se trata de honrar el trabajo de las manos y el cerebro de la persona que creó esta hermosa pieza”.

Hacer los textiles o encajes a mano es un proceso de meditación, uno semejante al culto sagrado, dijo, y agregó: “El trabajo es una oración”.

La exposición es también es una imagen de su propia historia, reflejada por los millones de personas que han viajado a través de la bahía de Nueva York y crean distinta diversidad y enriquecen la ciudad.

“Es parte de nuestra historia. Quería llevar a mi trabajo a ese lugar -esta energía femenina- y al mismo tiempo honrar el espacio”.

“Memories Interlaced” se podrá ver en el Centro de Educación Malcolm X y Dr. Betty Shabazz Memorial hasta el 10 de enero de 2014. El público está invitado a la recepción inaugural el viernes 22 de noviembre, de 6 – 8 p.m.