Emergency Kit
Kit de emergencia

  • English
  • Español

Emergency Kit

By Carolina Pichardo

You’ll be ready.

You’ll be ready.

We’ve all had those moments.

The kids come home coughing, your significant other starts to sniffle, and soon the babysitter, your parents, and in-laws and anyone within reach (and that might normally lend you a hand) starts to also manifest signs of illness. Either it’s a stomach virus, a cold or the flu, but now everyone’s got it.

What’s a mom to do?

In response, we’ve come up with the mother (literally) of all emergency kits.

When my family was recently sick with the flu, colds and a stomach virus, I decided to take matters into my own hands. I started this kit to help keep me healthy and strong, and to help them on their path to wellness.

Grab a bag and start packing these essential items. You’ll thank us later.

A spot of tea

Just heat some water, and pour.

Just heat some water, and pour.

It’s not only one of the oldest remedies, but also one of the easiest and most natural to prepare. Whether it’s a cold, or just allergies, have a few soothing teas on hand. Just heat some water, and pour. One of the best teas is Echinacea, which can help improve immunity and also lessen the intensity of a cold in progress. Teas made from green tea, lemon and ginger (particularly if prepared fresh from the root) can also help to relieve symptoms. Involve your children in preparing these healthy brews; it will also serve as a great distraction as they fight back germs.

Snacks at the ready

When your kids are sick, and you haven’t slept, the last thing you’ll be readily able to prepare is a full meal. And your patients are less likely to want or be able to eat very much. Make sure you have different kinds of healthy snack bars—fruit bars, granola, candy, cereal, etc. Peanuts, cashews and dry cereal could also serve the cause. Anything that can be consumed on a rumbling stomach, requires little intensive preparation, and will keep for a few weeks or months – stock up.

A little color

coloring pageBW(web)

Keep a couple of coloring pages on hand.

Surprisingly, this won’t be just for the toddlers. Research shows that coloring not only decreases stress for adults, but also helps boost creativity. The hand-eye coordination is also good to keep your mind sharp, which is something you’ll definitely need after the second long sleepless night. It will be a fun activity to take up as you and your kids slump together on the couch.

Drink up

You’re all going to need to stay hydrated, and you’re going to have to do it often. Pick up a couple of colorful PBA-free bottles just for home use, and keep them handy for those moments when illness strikes. Have everyone decorate and personalize their bottle with stickers or markers if you wish. Whatever you do, make sure that you keep everyone (including yourself) drinking water. It helps maintain body temperature, expedites our removal of waste and keeps us going. Drink up.

Dreamland

eye maskC(web)

Sneak in a few winks.

This is probably one you’ll easily overlook, but you also need your own rest, and you might have to take a quick nap right on the couch or the foot of your bed (because your children have taken it over) while they’re also resting. Even just a few minutes of shut-eye will work wonders.

One more thing

It’s important that you remain happy and strong, so your kids could get better quickly. So what will you need? Think through the go-to items you’ll want and need for yourself as you watch over everyone else. Is there a favorite miniseries on DVD you’ve been meaning to watch? A novel for a rainy day? A new bubble bath? These may seem silly now, but you’ll be glad when you rummage through the bag and come across these small treasures.

After several weeks of sharing illness, we finally shook it all off. Though we were all a bit edgy, we were more than ready to get back to our routines. I have since tucked away the water bottles, coloring books, and snacks inside our kit to save for another day. Hopefully, another, very-far-away, not-anytime-soon day.

But when it comes, we’ll be ready.

 

CarolinaPichardo is the co-founder of Young Urban Moms (YUM), and a proud young mom to her beautiful, energetic daughter, Lyanna and little one Max. She’s been an editor and content producer for several publications, newsletters and websites, such as Working Mother Magazine, Grandparents.com, and Parents.com. She can be reached at info@youngurbanmoms.com.

Kit de emergencia

Por Carolina Pichardo

MT emergency kit

Estarán listos.

Todos hemos tenido esos momentos.

Los niños vienen a la casa tosiendo, su pareja comienza a resfriarse, y pronto la niñera, sus padres, suegros, cuñados, yernos cualquier persona a su alcance (y que normalmente podría echar una mano) comienzan a manifestar también signos enfermedad. O es un virus estomacal, un resfriado o la gripe, pero ahora todo el mundo lo tiene.

¿Qué debe hacer una mamá?

En respuesta a ello, hemos llegado con (literalmente) la madre de los ‘kits’ de emergencia.

Cuando mi familia estuvo recientemente enferma de gripe, resfriada y con un virus estomacal, decidí tomar el asunto en mis propias manos. Comencé este kit para mantenerme sana y fuerte, y a ayudarles en su camino hacia su recuperación.

Tome una bolsa y comience a empacar estos artículos de primera necesidad. Nos lo agradecerá después.

Una taza de té

teaC(web)

Sólo caliente un poco de agua, y sírvase.

No sólo es uno de los remedios más antiguos, sino también uno de los más fáciles y más naturales de preparar. Ya se trate de un resfriado, o simplemente alergia, tenga algunas infusiones calmantes  a la mano. Sólo caliente un poco de agua y vierta. Uno de los mejores tés es el de echinacea, que puede ayudar a mejorar la inmunidad y también a disminuir la intensidad de un resfriado en curso. Los tés hechos de té verde, limón y jengibre (en particular si se prepara fresco de la raíz) también pueden ayudar a aliviar los síntomas. Involucre a sus hijos en la preparación de estos brebajes sanos, les servirá también como gran distracción mientras contraatacan gérmenes.

Bocadillos listos

Cuando sus hijos están enfermos, y usted no ha dormido, lo último que estará dispuesta a preparar es una comida completa. Y sus pacientes son menos propensos a ser capaces, o querer, comer mucho. Asegúrese de tener diferentes tipos de aperitivos sanos: barras de frutas, granola, dulces, cereales, etc. Los cacahuetes, anacardos y cereal seco también podrían servir a la causa. Cualquier cosa que se pueda consumir con el estómago retumbando requiere poca preparación intensiva, y se conserva un par de semanas o meses. Tome sus provisiones.

Un poco de color

coloring pageBW(web)

Mantenga un par de páginas para colorear.

Sorprendentemente, esto no va sólo para los niños pequeños. Las investigaciones muestran que colorear no sólo disminuye el estrés en los adultos, sino que también ayuda a aumentar la creatividad. La coordinación ojo-mano también es buena para mantener su mente aguda, que es algo que definitivamente necesita después de la segunda noche sin dormir mucho. Será una actividad divertida que realizar mientras usted y sus hijos se desploman juntos en el sofá.

Bebidas

Todos van a necesitar mantenerse hidratados, y van a tener que hacerlo a menudo. Tome un par de botellas de colores libres de PBA sólo para uso en el hogar, y téngalas a mano para esos momentos cuando pega una enfermedad. Busque que todos decoren y personalicen su botella con calcomanías o marcadores. Haga lo que haga, asegúrese de que todos (incluida usted) estén tomando agua. El agua ayuda a mantener la temperatura del cuerpo, acelera nuestra eliminación de residuos y nos mantiene en marcha. Beban.

La tierra de los sueños

eye maskC(web)

Es importante descansar.

Este es probablemente uno que pasará por alto fácilmente, pero también necesita su propio descanso. Podría tener que tomar una siesta rápida justo en el sofá o al pie de la cama (porque sus hijos ya la ocupan) mientras ellos están también descansando. Incluso unos pocos minutos con los ojos cerrados hacen maravillas.

Una cosa más

Es importante que usted se mantenga feliz y fuerte para que sus hijos puedan mejorar rápidamente. Entonces, ¿qué necesita? Piense en los objetos a que quisiera y necesitaría para usted misma mientras cuida a todos los demás. ¿Hay una miniserie en DVD que desee ver?, ¿Una novela para un día lluvioso?, ¿Un nuevo baño de burbujas? Puede parecer una tontería, pero se alegrará cuando revuelva la bolsa y se encuentre con estos pequeños tesoros.

Después de varias semanas de compartir enfermedad, por fin la superamos. Aunque todos estábamos un poco tensos, estábamos más que dispuestos a volver a nuestras rutinas. Desde entonces escondí las botellas de agua, los libros para colorear y los bocadillos en nuestro kit, para guardar para otro día. Con suerte, un día muy lejano, no en el corto plazo.

Pero cuando llegue, estaremos preparados.

 

Carolina Pichardo es cofundadora de Young Urban Moms y una orgullosa YUM de su bella y energética hija, Lyanna y el pequeño Max. Ha sido editora y productora de contenidos para varias publicaciones, boletines y sitios web, como la revista Working Mother, Grandparents.com y Parents.com. Puede contactarla en info@youngurbanmoms.com.