Drink up
¡A beber!

  • English
  • Español

Drink up

By Nancy Bruning

Water (bottles) can come in whatever style or color you choose.

Water (bottles) can come in whatever style or color you choose.

It’s pretty easy for most of us to remember to drink lots of water in hot weather. In the winter? Not so much. But just because it’s cold outside doesn’t mean that we don’t need to stay wet inside. I mean inside our bodies, which are over 60% water. So it makes sense that if you don’t get enough fluid, your body protests. It says in its own way “Hey, I’m missing something!”

Water Keeps You Going

Your body lets you know it needs more water in lots of different ways. Among the signs of dehydration are dry mouth, tiredness, and headaches. As if that weren’t bad enough, skimping on water can lead to chapped lips, flaky skin, dry cough, nosebleeds, acne, dizziness, constipation, muscle cramps, and even problems with focusing your mind.

Whatever the season, water is needed to maintain basic brain and body functions. Water is a great lubricant for your skin, eyes and joints. It helps us stay healthy by flushing out toxins and carrying around nutrients to where our body needs them. And we need to replenish, as we are constantly losing water through breathing, perspiring and urination. Even when you see your breath in the cold, you’re actually seeing water vapor escaping from your body.

Winter Water Woes

Disposable bottles work in a pinch, but don’t overuse.

Disposable bottles work in a pinch, but don’t overuse.

Winter can pose special problems with dehydration. For one thing, it can dry out your nose, throat, and mouth, making you more vulnerable to infections such as cold and flu.

Sweating in the warmer months is an obvious sign we’re losing water, but we also sweat in the winter as we make our way through the world with layers and layers of clothing, as we shovel snow and ice, and as we exercise. In addition, indoor heat dries the air, increasing our need for hydration.

How Much?

The current guidelines say a person should drink about one half an ounce per pound of body weight. So, if you weigh 150 pounds, you should drink 75 ounces a day, which equals about 9 cups. Another gauge is how you feel. If you feel any of the dehydration symptoms I mentioned above, try drinking more water to see if they go away. Another guidepost is to drink enough water so that your urine is a very pale yellow – almost clear. And while feeling thirsty is another sign you’re not getting enough fluid, it is often the last sign, so drink up beforehand.

More than just a drink

You can refill at a water fountain.

You can refill at a water fountain.

Water is not the only way to get fluids into our bodies. There is coffee, tea, milk, fruit juice, soda, and any other beverage you could name. But water should be your main source of fluids. It has zero calories, zero sugar, and zero fat. It can be zero cost, too, if you don’t drink bottled water. I used to drink lots of bottled water (and I still do if all else fails), but then I thought about the environment and my pocketbook. Did you know that, worldwide, 17 million barrels of oil are used to produce the plastic bottles that we throw away each year?

If you do find a disposable bottle in your hand, it is recommended that you don’t reuse it again and again. Invest in a refillable BPA-free water bottle (to avoid possible hormone imbalance). I use stainless steel. If you’re worried about the purity of the water, invest in a water filter of some kind. There are filters to place under the counter, on the sink and there are even some bottles that have built-in filters. Then you can just refill from your tap. Or, if you’re out and about, ask a take-out restaurant to fill it for you if you can’t find water fountain.

The food that we eat also contains water. So concentrate on foods that have a high water content, such as fruits and vegetables. Tomatoes, for example, are 90% water!

Get water any way you wish – even snow will do.

Get water any way you wish – even snow will do.

Remember, water works wonders in sometimes surprising ways. If you find yourself staring uncomprehendingly at your computer in the afternoon, it could mean you’re not drinking enough water and need to hydrate. Or, it could mean that you’ve just been sitting too long. I kill two birds with one stone by stepping away from my desk once an hour, and drinking some water. Try it yourself.

For more information about drinking water, visit the First Lady’s Drink Up Campaign website at youarewhatyoudrink.org.

Nancy Bruning has a master’s degree in public health, is a certified personal trainer, and is the author or co-author of over 25 books on health and fitness, including the just-published “Nancercize: 101 Things to Do on a Park Bench.” She also is the Chair of the Friends Committee of the Fort Tryon Part Trust and leads outdoor fitness experiences and weight loss workshops. Visit Nancy’s web site at www.Nancercize.net.

¡A beber!

Por Nancy Bruning

Hasta la nieve sirve.

Hasta la nieve sirve.

Es bastante fácil para la mayoría de nosotros recordar beber mucha agua cuando hace calor. ¿En el invierno? No tanto. Pero sólo porque hace frío afuera no significa que no necesitamos permanecer mojados por dentro. Quiero decir dentro de nuestros cuerpos, que es más de 60% agua. Así que tiene sentido que si usted no recibe suficiente cantidad de líquido, su cuerpo proteste. Dice a su manera: “¡Oye, me falta algo!”

El agua te mantiene en marcha

Tu cuerpo te hace saber que necesita más agua en un montón de diferentes maneras. Entre los signos de deshidratación están: boca seca, cansancio y dolores de cabeza. Como si eso no fuera suficientemente malo, escatimar en el agua puede llevar a labios partidos, piel escamosa, tos seca, hemorragias nasales, acné, mareos, estreñimiento, calambres musculares e incluso problemas de concentración.

Cualquiera que sea la temporada, el agua es necesaria para mantener las funciones básicas del cerebro y el cuerpo. El agua es un gran lubricante para la piel, los ojos y las articulaciones. Nos ayuda a mantenernos sanos vaciando las toxinas y llevando los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Y tenemos que reponerla, ya que estamos constantemente perdiendo agua a través de la respiración, el sudor y la orina. Incluso cuando ves la respiración en el frío, en realidad estás viendo vapor de agua que se escapa de tu cuerpo.

Problemas del agua en invierno

Usted puede volver a rellenar su botella.

Usted puede volver a rellenar su botella.

El invierno puede plantear problemas especiales de deshidratación. Por un lado, se puede secar la nariz, la garganta y la boca, haciéndonos más vulnerable a las infecciones como resfriados y gripe.

Sudar en los meses de verano es un signo evidente de que estamos perdiendo agua, pero también sudamos en invierno mientras nos abrimos camino a través del mundo con capas y capas de ropa, mientras quitamos la nieve y el hielo, y mientras hacemos ejercicio. Además, el calor interior seca el aire, aumentando nuestra necesidad de hidratación.

¿Cuánta?

Las directrices actuales dicen que una persona debe beber alrededor de una media onza por libra de peso corporal. Por lo tanto, si pesas 150 libras, debes beber 75 oz al día, lo que equivale a cerca de 9 tazas. Otro medidor es cómo te sientes. Si sientes cualquiera de los síntomas de deshidratación que he mencionado más arriba, intenta beber más agua para ver si desaparecen. Otro hito es beber suficiente agua para que su orina sea de amarillo muy pálido, casi transparente. Y mientras que la sensación de sed es otra señal de que no estás recibiendo suficiente cantidad de líquido, a menudo es la última señal, así que bebe con anterioridad.

Más que solo un trago

Botellas desechables son útiles, pero no una y otra vez.

Botellas desechables son útiles, pero no una y otra vez.

El agua no es la única manera de obtener los líquidos para nuestro cuerpo. Hay café, té, leche, jugo de frutas, refrescos y cualquier otra bebida puedas nombrar. Pero el agua debe ser tu principal fuente de líquidos. Tiene cero calorías, cero azúcares y cero grasa. Puede ser un costo cero, también, si no bebes agua embotellada. Yo solía beber mucha agua embotellada (y lo sigo haciendo, si todo lo demás falla), pero luego pensé en el medio ambiente y mi bolsillo. ¿Sabías que, en todo el mundo, 17 millones de barriles de petróleo se utilizan para producir las botellas de plástico que desechamos cada año?

Si te encuentras una botella desechable, no se recomienda que la utilices una y otra vez. Invierte en una botella de agua libre de BPA rellenable (para evitar un posible desequilibrio hormonal). Yo uso acero inoxidable. Si te preocupa la pureza del agua, invierte en un filtro de agua de algún tipo. Hay filtros para colocar debajo del mostrador, en el lavabo y hay incluso algunas botellas con filtros incorporados. Entonces puedes simplemente rellenar de la llave. O si estás fuera de casa, pide a un restaurante que te rellene si no puedes encontrar una fuente de agua.

La comida que comemos también contiene agua. Así que concéntrate en los alimentos que tienen un alto contenido de agua, como frutas y verduras. Los tomates, por ejemplo, son 90% agua.

Las botellas de agua pueden venir en cualquier estilo o color que usted elija.

Las botellas de agua pueden venir en cualquier estilo o color que usted elija.

Recuerda, el agua hace maravillas en formas a veces sorprendentes. Si te encuentras mirando sin comprender nada frente a tu computadora en la tarde, podría significar que no estás bebiendo suficiente agua y necesitas hidratarte. O bien, podría significar que sólo has estado sentado demasiado tiempo. Yo mato dos pájaros de un tiro alejándome de mi escritorio una vez cada hora y bebiendo un poco de agua. Inténtalo tú mismo.

Para obtener más información sobre el agua potable, visite el sitio web de la campaña Drink Up de la Primera Dama en youarewhatyoudrink.org.

Nancy Bruning tiene una maestría en salud pública, es entrenadora personal certificada, y es autor o coautor de más de 25 libros sobre salud y acondicionamiento físico, incluyendo el recién publicado “Nancercize: 101 Things to Do on a Park Bench”. Ella es también la Presidenta del Comité de Amigos del Fideicomiso del Parque Fort Tryon y conduce experiencias de acondicionamiento físico al aire libre y talleres de pérdida de peso. Visite el sitio web de Nancy en www.Nancercize.net.