Dollars and Sense
Dólares y buen juicio

  • English
  • Español

Dollars and Sense

By Carolina Pichardo

If your child is continually pining for the latest gadget or gear, and just “has” to have the newest pair of sneakers or headphones, you are not alone. Children and adolescents are not immune from the lure of wanting to have it all, especially if that “all” signals just how cool they really are. Here are some thoughts on breaking free from the urge to consume – and consume.

iphone5webWhen my daughter was presented with her first cell phone, she was quite happy then to be receiving a smartphone. It was our reasoning at the time that providing with her an iPhone would curb her tendency to drag our iPad around. We thought it was also time to help get her started on developing healthy phone habits. Still, because it wasn’t the very latest model of the moment, she expressed some doubts.

“Kids in school have the 5,” she said. “Mine doesn’t even have Siri!”

Ah, the cry of the tween.

Nonetheless, we did not budge. We knew how much and how long we had debated offering the older model we had given her. But we had determined that the experience would serve as a learning moment, one in which she would develop and strengthen her sense of responsibility, and also allow us to broaden our and her scope of communication.

Check yourself

Our children’s fascination with the newest and latest thing is not novel. We hankered for our own version of Apple’s latest product years ago. Whether it was a Nintendo game or the new Timex, there’s always something new that calls out to us. It may communicate achievement, status or wealth; it may just be cool. But if it’s out there, someone will want it. And that someone probably lives in your home.

Our children’s values are often a direct reflection of our own. Is your daughter constantly nagging you about a new pair of sneakers? Before you come down too hard on her, ask yourself what your spending habits communicate. Do you also openly pine for new goods at the dinner table? Do you compulsively scan online sales? Do you shop more than is advisable for the family budget?

If any of this applies, you might want to think about, beyond the impact on your finances, what such behavior signals to your children. If you also value acquisition and enjoy the thrill of showing off the latest items, chances are your children will too.

Talk it out

sneakerswebEmpowering your child to make sound decisions about their nascent purchasing power and how to keep tabs on their property should make for an interesting discussion. No, really. You should strive to make it so. While they may come to it thinking that they are in for another nag session, you have the power to make it fun. Look up examples of individuals (yes, Grandma and Grandpa count) who were thrifty and sought to make their wealth durable.

Depending on your child’s age, consider an allowance if it is not already in play. Perhaps it is a symbolic amount for the younger kids; perhaps you will base it on a task/chore schedule. Discuss what conditions are necessary in order to maintain an allowance, how to save up, how and what items can be purchased, etc. Look over catalogs or online stores for sales on items they want to purchase. Make goals – and do it together.

Terms and conditions

Does your child know the difference between a CD (compact disc) and a CD (certificate of deposit)? How about assets, savings, and keeping to a budget? These are basic finance terms your adolescent child should become familiar with by the time they know what smartphones and tablets are – and how much they want one of their own.

Sit down with your partner and/or family members and have an honest conversation about how you’d like for money to be given to your child. Depending on your family’s long and short term goals, consider opening a savings account for your child. Research best options and consult a financial planning professional if you prefer. Bring your child along if possible. They may pout and squirm at first, but the seriousness of what you are doing, and the fact that you are seeking to involve them, will be meaningful lessons.

C’mon, splurge a little

dollars-and-centswebIt’s also sound advice to let loose every so often and splurge a bit. Whether it’s an inexpensive impulse buy at the department store, or contributing the last bit of money your child needs for that coat he’s been saving for, it’s o.k. to show that an occasional treat – so long as you are mindful of your budget – is no sin.

And remember to invest in experiences. Rather than just sticking to goods, think of rewards that last. For example, a new cookbook to dazzle family and friends at Thanksgiving will go farther than this season’s fashion. Sneakers can serve to adorn – and are also useful for hitting the track and keeping fit.

The idea is to communicate clearly that money matters – but that nothing is more important than keeping perspective.

Carolina Pichardo is the co-founder of Young Urban Moms (YUM), and a proud young mom to her beautiful, energetic daughter, Lyanna and little one Max. She’s been an editor and content producer for several publications, newsletters and websites, such as Working Mother Magazine, Grandparents.com, and Parents.com. She can be reached at info@youngurbanmoms.com.

 

Dólares y buen juicio

Por Carolina Pichardo

Si su hijo, o hija, está continuamente suspirando por el último aparato o algo en particular, y simplemente “tiene” que tener el más nuevo par de zapatillas deportivas o auriculares, usted no está solo. Los niños y adolescentes no son inmunes a la tentación de querer tenerlo todo, especialmente si ese “todo” destaca lo geniales que realmente son. Estas son algunas ideas sobre cómo liberarse de la necesidad de consumir, y del consumo.

dollars-and-centswebCuando mi hija recibió su primer teléfono celular estaba muy feliz de recibir un teléfono inteligente. Era nuestro razonamiento en el momento que proveerle un iPhone podría frenar su tendencia a cargar nuestro iPad por todos lados. Pensamos que también era el momento de ayudarla a desarrollar hábitos saludables del teléfono. Aun así, debido a que no era el más reciente modelo del momento, expresó algunas dudas.

“Los niños en la escuela tienen el 5”, dijo. “¡El mío ni siquiera tiene a Siri!”.

Ah, el grito del preadolescente.

Sin embargo, no cedimos. Sabíamos lo mucho y por cuánto tiempo habíamos debatido el ofrecerle el modelo más antiguo que le dimos, pero determinamos que la experiencia podría servir como un momento de aprendizaje, uno en el que ella podría desarrollar y fortalecer su sentido de la responsabilidad, y también nos permitiría ampliar el nuestro y su enfoque de comunicación.

Examínese

La fascinación de nuestros hijos con lo más nuevo y lo último no es algo novedoso. Durante los últimos años hemos anhelado nuestra propia versión de los productos de Apple. Ya sea un juego de Nintendo o el nuevo Timex, siempre hay algo nuevo que nos llama. Puede comunicar logros, estatus o riqueza, o simplemente puede ser genial. Pero si está por ahí, alguien lo querrá. Y ese alguien probablemente vive en su casa.

Los valores de nuestros hijos son a menudo un reflejo directo de los propios. ¿Está su hija constantemente molestando por un nuevo par de zapatillas deportivas? Antes de ser demasiado dura con ella, pregúntese lo que comunican sus hábitos de consumo. ¿También suspira abiertamente por productos nuevos en la mesa durante la cena? ¿Revisa compulsivamente ventas en línea? ¿Hace compras que sobrepasan el presupuesto familiar?

Si algo de esto ocurre es posible que desee pensar en lo que le transmite a sus hijos más allá del impacto en sus finanzas. Si usted valora las compras y disfruta de la emoción de presumir los últimos artículos, es probable que sus hijos también.

Hable sobre el tema

iphone5webEnseñe a su hijo a tomar decisiones acertadas sobre su incipiente poder adquisitivo. El cómo llevar un control sobre su dinero debe ser una discusión interesante. No, en serio, usted debe esforzarse por que así sea. Si bien sus hijos pueden pensar que se trata de otra molesta sesión, usted tiene el poder de hacerla divertida. Busque ejemplos de personas (sí, la abuela y el abuelo cuentan) quienes han sido ahorrativas y buscan que su riqueza sea duradera.

Dependiendo de la edad de su hijo, considere una mesada si no es algo que ya sucede. Tal vez se trate de una cantidad simbólica para los niños más pequeños, tal vez pueda basarla en un horario de tareas/quehaceres. Discuta cuáles son las condiciones necesarias para mantener la mesada, cómo ahorrar, cómo y qué artículos se pueden comprar, etc. Revise catálogos y/o tiendas en línea para encontrar descuentos en los artículos que desean comprar. Establezcan metas y háganlo juntos.

Términos y condiciones

¿Su hijo conoce la diferencia entre un CD (disco compacto) y un CD (certificado de depósito)? ¿Qué hay de los activos, ahorros y restringirse a un presupuesto? Estos son los términos básicos de finanzas con los que su hijo adolescente debe familiarizarse para cuando sepa qué son los teléfonos inteligentes y las tabletas, y lo mucho que desean tener uno propio.

Siéntese con su pareja y/o miembros de la familia y tengan una conversación honesta acerca de cómo les gustaría darle dinero a su hijo. En función de los objetivos a corto y largo plazo de su familia, consideren la posibilidad de abrir una cuenta de ahorros para su hijo.

nvestiguen cuáles son las mejores opciones y consulten a un profesional de planificación financiera si lo desean. Lleven con ustedes a su hijo si es posible. Puede enfadarse y retorcerse en un primer momento, pero la seriedad de lo que están haciendo, y el hecho de que están tratando de involucrarlo, serán lecciones significativas.

Vamos, despilfarre un poco

sneakerswebEs también un buen consejo dar rienda suelta de vez en cuando y derrochar un poco. Ya sea una compra impulsiva de bajo costo en la tienda departamental, o contribuyendo con el poco dinero faltante que su hijo necesita para ese abrigo para el cual ha estado ahorrando, está bien mostrar que un gusto ocasional -siempre y cuando sea consciente de su presupuesto- no es pecado.

Y recuerde invertir en experiencias. En lugar de simplemente apegarse a las mercancías, piense en las recompensas que duran. Por ejemplo, un nuevo libro de cocina para deslumbrar a familiares y amigos en Acción de Gracias será ir más allá de la moda de esta temporada. Las zapatillas deportivas pueden servir para adornar, pero también son útiles para correr en la pista y mantenerse en forma.

La idea es comunicar claramente que el dinero importa, pero que nada es más importante que mantener la perspectiva.

Carolina Pichardo es cofundadora de Young Urban Moms y una orgullosa YUM de su bella y energética hija, Lyanna y el pequeño Max. Ha sido editora y productora de contenidos para varias publicaciones, boletines y sitios web, como la revista Working Mother, Grandparents.com y Parents.com. Puede contactarla en info@youngurbanmoms.com.